DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 1 dia, 4h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 18, Capítulo 86.

DECIMOCTAVA PARTE: LA NOCHE DE DESCANSO

Capítulo 86

Traducido por Bardock


El estadio se sumió en un silencio absoluto. La noche estaba igual de calmada como el universo 0 había estado en los albores de los tiempos. Había sido a la inversa durante el día: los combates, junto con los gritos y los aplausos de innumerables espectadores, habían hecho resonar todo el estadio.

La mayoría de luchadores dormían. Mientras unos disfrutaban de un descanso bien merecido, otros deseaban que la segunda ronda comenzara lo más pronto posible. Pero algunos guerreros permanecían despiertos. Algunos vigilaban por si a caso y otros porque no tenían nada mejor que hacer, pues no sabían qué significaban dormir. Pero para unos luchadores determinados, el hecho de permanecer despiertos les permitía idear un plan.

Son Gohan del universo 18 era uno de estos individuos. Dejó a Videl durmiendo y desapareció en silencio. Se detuvo durante unos segundos en medio del espacio exterior y observó todo su alrededor. Percibió que alguien, a su derecha, salía del espacio 1. Era su homólogo del dieciseisavo universo. Él también lo vio i se detuvo ahí. Se observaron desde la lejanía y se preguntaban interiormente qué tramaba el otro. A continuación, los dos hombres decidieron, al mismo tiempo, reunirse y hablar.

Gohan del universo de Vegetto le confesó que había estado hablando con los Kaioshins. Estos estaban en presencia del Kaioshin que había emergido de la espada de Videl del universo 9. La presencia de Son Gohan los había sorprendido. El Saiyano mestizo se presentó y los Dioses lo escucharon con más atención cuando el Dios del universo 9 confirmó que Gohan había disfrutado, aparentemente, de los beneficios de sus poderes en el universo 16.

Son Gohan comenzó a describirles, por iniciativa propia, todos los participantes del torneo que él conocía: Freezer, Cell, Bojack, Boo -Gohan sabía muchos detalles del último gracias a Kibitoshin-... i también Vegetto. Esto hizo reflexionar enseguida al otro Gohan: la presencia de Vegetto era un cambio enorme en los universos 16 y 18 y se preguntaba qué había impulsado a su homólogo a hablar con los Kaioshins. ¿Era possible que Vegetto fuera más peligroso que Cell o Majin Boo?

—También les he hablado de Bra... ella es muy diferente a la de vuestro universo.

—Nos hemos dado cuenta de que... tiene unas reservas de energía extraordinarias.

—Si solo se tratara de eso... no domina el segundo nivel de fuerza de los Super Saiyanos. Siempre enloquece cuando lo alcanza. Los Dioses tenían que saberlo.

—Entiendo —dijo Son Gohan del universo 18, quien sabía que él habría hecho exactamente lo mismo en su situación.

Su homólogo del dieciseisavo universo también les habló de Tapion y de lo que escondía en su universo, Hildegan.

—Les he pedido un favor —dijo Gohan del universo 16, interrumpiendo la reflexión de su homólogo acerca de Tapion.

Al principio, los Kaioshins se habían mostrado un poco reticentes. Era un poco precipitado pedir un favor como aquel. Sobre todo para Kaioshin del Sur, quien creía que era intolerable romper la línea que separaba los "Dioses" de los simples "mortales". Pero no dijo nada a los otros y se limitó a escuchar.

—Sé que habían previsto resucitar a los muertos al final del torneo... pero nosotros no estamos tranquilos. En nombre de las próximas víctimas, me gustaría pedirles que revivan las personas caídas lo más pronto posible.

Gohan restaba con firmeza y con la mirada seria antes de bajar la cabeza como señal de respeto. El Gran Kaioshin fue el primero a responder:

—Necesitaremos un set de Dragon Balls.

—No puede ser. ¡Tenemos que pensárnoslo! —hizo inmediatamente el Dios del Sud.

Los Dioses lo discutieron dos minutos entre ellos antes de decir a Gohan:

—Nos lo pensaremos. Ve a dormir. Te haremos llegar nuestra decisión al final de la segunda ronda. Muchas gracias por haber compartido todas estas informaciones con nosotros.

Gohan les agradeció su atención y abandonó el espacio 1.

Después de explicárselo a Gohan del universo 18, era el turno de éste de explicarle su escapada nocturna:

—Voy a visitar el universo 13. Tengo un par o tres de cosas que decirles que conciernen a Pan y a su abuelo alternativo.

Su homólogo lo entendió al instante. Después de varios minutos charlando sobre asuntos más generales, cada uno reprendió su camino. El del universo 16 se dirigió a su espacio mientras el del universo 18 fue al espacio 13.

No se cruzó con ningún Namekiano ni con ningún Varga del universo 1. Los espacios interiores estaban vacíos. Una única puerta adornaba el largo pasillo débilmente iluminado. Aunque Gohan no pudiese detectar las fuerzas del interior del único apartamento, sabía que los cuatro Saiyanos se encontraban dentro.

Llamó a la puerta dos veces, dudó durante un instante y, al darse cuenta de que el sonido tampoco se podía percibir, entró inmediatamente.

Los Saiyanos parecían aburridos. Vegeta estaba sentado en una mesa redonda y Nappa parecía aligerado después de quitarse su armadura. Raditz estaba apoyado de pie contra la pared y Kakarotto admiraba el paisaje rocoso a través de la ventana.

—¿Por qué entras sin permiso? —dijo Vegeta enseguida.

El Príncipe de los Saiyanos no se levantó. Sabía que era un hombre fuerte: había notado su energía cuando se había enrabiado después de la muerte de su hija y, aunque dudaba de si era el del mismo universo o no, parecían demasiado similares para ser diferentes. Pero Vegeta no le temía. Sabía que estaba sano y salvo.

Los otros tres Saiyanos se giraron hacía Gohan en estado de alerta. Pero Gohan no se movía y miraba a cada uno de ellos rememorando unos recuerdos lejanos e infames mientras hacía una especie de monólogo interno:

<>

—¡Contesta a mi pregunta! —exclamó Vegeta sentado en su silla con un tono ligeramente amenazador.

Gohan pensó en Vegeta. En aquella época parecía mucho más débil que Nappa pero en realidad era mucho más peligroso. Estuvo a punto de vencer a su padre. Y, en Namek, se lo encontró a solas. Gohan había escondido una Dragon Ball y su vida estaba en juego. Pero al final solo recibió un rodillazo en el vientre. Estuvo de suerte.

<>

—Quiero hablar con Kakarotto —dijo—. Os propongo algo que os interesará, un simple intercambio. Pero primero, os desafío.

Gohan quería probar su superioridad para hacerse respetar.

—Si de verdad sois Saiyanos, no lo podréis rechazar. Los cuatro... contra mí.

Se sentó delante de Vegeta.

—No se puede combatir fuera del torneo, así que haremos otro enfrentamiento.

Gohan situó su codo en la mesa y abrió su mano.

—Me presento, soy Son Gohan del universo 18. Yo no lucho porque soy el más débil de mi grupo. Podéis empujar todos juntos con los dos brazos, si queréis. ¡Os reto a moverme la mano un centímetro. Ni siquiera me transformaré en Super Saiyano!

Era un farol, pero, por otro lado, realmente no tenía los humos subidos con su poder. Al pronunciar su discurso, pudo detectar un poco de miedo en los ojos de Nappa. ¡Lo había conseguido! Evidentemente, esos Saiyanos no podían saber que Gohan era capaz de desplegar toda su fuerza sin transformarse. Sin aquel don de los Dioses, no habría podido enfrentarse nunca contra varios Super Saiyanos. Solo a uno del mismo nivel. Esperaba una escena patética de sus terribles enemigos de antaño forzándose a usar toda su fuerza contra él. En ese caso, los retendría sin problemas. Hubiese sido una pequeña venganza personal, pero no fue así.

—No seguiremos tus estúpidos juegos —respondió Vegeta de brazos cruzados.

—Ya veo, no lleváis el aparato, así que podéis sentir la energía... Ya sabéis que soy más fuerte que vosotros, sin que os lo demuestre —dedujo Son Gohan con una sonrisa—. Bien, iré al grano. Mi poder no es natural. Es mágico. ¿Os pensáis que nuestro poder, que sobrepasa el vuestro con creces, se alcanza con simple entrenamiento? Vegetto es un fuera de serie. Nuestros poderes desmesurados provienen de la misma fuente.

De hecho, Vegetto había obtenido los pothalas de la mano de Ro Kaioshin, quien había incrementado el poder de Son Gohan. Todo lo que decía era cierto, pero a medías tintas. Una sucesión de mentiras grotescas.

—Los elementos para llevar a cabo esta magia se encuentran en el estadio. Os lo explicaré i os daré todos los elementos para que podáis obtenerla legalmente. A cambio, Kakarotto... harás un combate limpio contra mi hija en la segunda ronda.

—¿Limpio? —preguntó el equivalente maléfico de Son Goku.

—Sin violencia innecesaria. Sin muerte. Sin sadismo. Ni siquiera te pido que pierdas.

—¡Bah! Por quién me to...

Gohan hizo caer la mesa abalanzándose contra Kakarotto. Nadie tuvo tiempo de moverse, ya que era demasiado veloz para ellos. El semisaiyano placó a Kakarotto contra la pared con una sola mano. El último se transformó en Super Saiyano para tratar de liberarse, pero fue en vano.

—Escúchame bien, asesino —comenzó a decir Gohan apretando los dientes con un odio incontrolado—. Al menos hiciste algo bueno en mi universo, golpearte la cabeza y desaparecer para siempre para convertirte en el hombre que es mi padre.

Estaba hasta las narices de la arrogancia de esos monstruos, quienes solo hacían el honor a través de masacres.

Detrás de Gohan, Nappa y Raditz se precipitaron hacía él. Gohan, sin girarse, hizo un movimiento amplio con su brazo libre y los barrió sin dificultades pero con contundencia. Chocaron contra la pared opuesta y tenían problemas para recuperarse.

—¿No vas a hacer nada, Vegeta? —preguntó Gohan mirándolo mientras Kakarotto luchaba para salir de su reclusión.

—¿Para qué? Kakarotto hará lo que le digas. Háblanos de esa magia.

Gohan liberó a Kakarotto, quien lo asaltó cuando ya le había dado la espalda. Pero, justo en el momento en que se concentraba para hacer aparecer una aura alrededor de su cuerpo, Gohan lo tiró al suelo. Se sentó delante de Vegeta y comenzó a hablarle de esa magia famosa, sin entrar en detalles sobre los elementos exactos presentes en el estadio para hacerla realidad. Mientras tanto, los otros tres Saiyanos permanecían de pie y enojados, pero no osaban atacar al guerrero.

Son Gohan respondió algunas preguntas de los Saiyanos. Hablaron mucho sobre Boo y sus diversas formas y Gohan decidió dar por concluida la charla. Esperaba que Vegeta y, sobretodo Kakarotto, cumplieran su palabra.

Al salir, Gohan se dio cuenta de que los Piccolo de los universos 16 y 18 "dormían" en una posición idéntica y levitaban a la misma altura con los ojos cerrados, pero seguro que estaban alerta de todo lo que les rodeaba.

A la izquierda de Son Gohan, el anciano Kaioshin del universo 9 salía del espacio de los organizadores. Se dirigió a su espacio sin mirarlo. En el decimosexto, Vegetto también salía. Hablaba con el Gohan de su universo, quien se fue a la cama poco después de que Vegetto decidiera seguir paseando. Se cruzó con varios guerreros del universo 19, los cuales se dirigían al espacio del universo 1. Entre ellos estaba Eleim y Xeniloum.

Cuando el hijo de Son Goku estaba a punto de entrar en su habitación, percibió una aura que le era familiar. Una aura que vagaba en el espacio 18 y que no pertenecía a ningún miembro de aquel grupo.

<>

Se desplazó a toda velocidad para dirigirse hacia la aura de Freezer. Lo encontró rápidamente y se dio cuenta de que Freezer no sabía detectar energía sin la ayuda de un dispositivo. El hijo de Cold se desplazaba furtivamente, rápidamente y sin provocar el menor ruido. Era evidente que buscaba algo. Pero se encontró a Gohan.

Freezer fue sorprendido por ese encuentro cara a cara, pero ni tan siquiera reculó. Los dos guerreros se miraron y Gohan tomó la palabra:

—En mi universo, eras un ser maquiavélico, Freezer. Nos hiciste sufrir y mataste un montón de Namekianos... Pero nosotros te paramos los pies...

—Eres... un Saiyano? —preguntó Freezer para confirmar su hipótesis.

—Casi. Sé que conoces a Vegeta, Freezer. ¿Pero conoces a alguien más de mi universo?

Freezer no contestó inmediatamente. Reflexionó mientras miraba a Gohan a los ojos. A continuación, dijo:

—No. Solamente conozco a Vegeta.

—¿De verdad?

Gohan, que se preparaba para partir, le dio la espalda al Demonio del Frío. Pero le dijo una última cosa:

—No quiero luchar, pero puedo noquearte con solo un golpe. Fuiste el responsable de muchas desgracias en mi universo. Podría hacerte estallar la cabeza, pero has tenido la suerte de que soy muy pacífico. Lárgate de nuestro espacio y no te metas donde no te llaman. Si no, cualquier otra persona te detendrá a las malas...

Son Gohan comenzó a caminar sin dejar de seguir el rastro de la aura de Freezer, quien abandonó el espacio 18...

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu