DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 5 dias, 1h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 16, Capítulo 80.

Capítulo 80

Traducido por Bardock


Mientras Bujin meditaba a solas en un rincón, Babidi regañaba, una vez más, a Dabra. El hecho de dejarlo vivir era un regalo muy preciado. Pero no le dejaría pasar ni una más. Le repetía una vez tras otra que el próximo paso en falso sería fatal.

Dabra se alegraba interiormente de no haber de luchar más...

Por contra, Babidi, tal y como era habitual, felicitaba y animaba a Majin Boo. Su próximo combate contra un Kaioshin le entusiasmaba mucho. Sabía que en la época de su antecesor, millones de años antes, los había vencido. El brujo estaba seguro que su demonio vencería aquel Kaioshin.

Nappa esperaba su combate contra Freezer. Pero en ese momento se aburría mucho, al igual que sus otros tres camaradas. Esos Saiyanos estaban acostumbrados a una vida llena de acción y de batallas en un universo que gobernaban completamente. No tenían nada qué hacer en esa habitación simple y solitaria. Raditz y Nappa charlaron durante un rato. El primero quería saber a toda costa el famoso plan del coloso contra Freezer. Todo el mundo sabía que Nappa tenía pocas luces. Su plan seguramente tendría fallos y Raditz quería solventarlos.

Su plan no era muy bueno. Raditz le sugirió cambiarlo. Ideo uno de nuevo en solo unos segundos gracias a una idea que germinó en su mente. Sonrió y, a continuación, le explicó su idea a Nappa.

Los androides del universo 14 no tenían ningún plan. Solo "luchar y ganar". Habían conseguido ganar sendos combates en la primera ronda. Pero la muchacha rubia estaba preocupada. ¡Se podía decir que había sido derrotada por Yamcha! A-17 queria quitarle hierro al asunto al darse cuenta de que su hermana no quería seguir participando en el torneo. Solo deseaba luchar contra Son Goku. Estaba encantado de encontrárselo y luchar contra él en el torneo. No por la misión inicial de Gero, sino porque lo había estado soñando durante muchos años.

El adversario contra el cual A-17 tendría que haber luchado, I'K'L, aún no había nacido. Probablemente, su madre estaba a punto de dar a luz. ¿Tal vez esa misma noche? ¿O por la mañana? ¿O antes de la finalización del torneo? Ni siquiera la madre lo sabía con exactitud...

En el espacio 19, los guerreros que tenían un excelente dominio de sus armaduras, estaban inquietos. Una muerte y una armadura Ultra perdida era su pobre balance. Xeniloum no soportaba el hecho de que le hubieran robado su preciada armadura. De algún modo, consideraba que era su vida. No era nada sin ella. Solo una criatura débil.

Eleim descansaba en su habitación i estaba a punto de dormirse cuando alguien llamó a su puerta. Era Xeniloum.

—¿Hay algún problema? —preguntó el líder de la unidad cuando Xeniloum entró.

—Quiero... quiero recuperar mi armadura.

Eleim se sorprendió. Reflexionó y no respondió inmediatamente. Era peligroso recuperar la armadura en el espacio de Boo. Solo había una forma de recuperarla: la vía diplomática.

—Vayamos a visitar a los Vargas —dijo finalmente Eleim a Xeniloum.

Cell esperaba de pie en medio de su espacio. No tenía ningún tipo de dificultad de percibir, sin mirar, que varios miembros del universo 19 se dirigían hacia el primer espacio. Cell se reía de ellos. Consideraba que esos tipos del universo 19 solo eran unos pusilánimes.

El ser autoconsiderado perfecto cerró los ojos durante un momento.

Y cuando los abrió creyó conveniente que era el momento idóneo para actuar. Descruzó los brazos y se dirigió hacia su izquierda, al espacio 14. No había nadie en las afueras de ese espacio que le barrara la entrada al espacio de los androides A-17 y A-18. Descubrió que los dos gemelos dormían en habitaciones separadas. Aún sería más fácil. Entró en silencio en la habitación del muchacho. Este no tuvo tiempo de abrir los ojos que Cell ya había desplegado su cola retractable para absorberlo.

Era capaz de estarse horas cambiando su metabolismo para permitir esa evolución. Y todo gracias a los Vargas.

Solo necesitó un minuto para absorber el primero de los dos gemelos. Contrariamente a lo que se había imaginado, Cell no cambió de forma como las otras veces. Estaba de suerte; de esta manera pasaría desapercibido a los ojos de los otros combatientes.

Sin perder un instante más, la criatura de Gero entró en la habitación de la moza rubia. Percibió su presencia demasiado tarde, al igual que su hermano. Cell la absorbió en un abrir y cerrar de ojos. Su cuerpo tampoco cambió de forma.

¡Pero su fuerza superaba con creces lo inimaginable! Y solo era el principio.

Al salir del espacio 14, continuó su ruta al espacio 9. Allí había otro androide para absorber: Yamcha. Confiando en su instinto, Cell abrió la puerta de una habitación. Falló; era la de la joven Videl. No le interesaba. Se giró, pero Videl había notado su presencia. Se levantó a toda velocidad cargando su media espada con su Kaioken al máximo y lo atacó a la espalda. Lo que quedaba de hoja se rompió en la columna vertebral de la criatura y no le produjo daño alguno. Cell se giró y le propició un golpe con el dorso de su mano. Había tratado de retener toda su fuerza, pero el trompazo rompió el cuello de la joven Terrícola. Le daba igual. Cell abrió otra puerta. Hurra. El androide estaba ahí con la vieja Bulma.

Cell se preparaba para absorber al androide. Yamcha se despertó un poco más rápido que los dos androides precedentes y se las apañó para blocar el ataque de Cell. Pero el golpe siguiente fue fatal. Bulma intentaba pararlo clavándole puñetazos insignificantes. Cuando la absorción de Yamcha estaba a punto de finalizar, el enano viejo Krilin hizo su entrada todo rojo de cólera, a no ser que fuera el efecto del Kaioken. Una cólera inútil contra la criatura perfecta. Extendió su mano hacia el gnomo y le envió una bola de fuego. Entonces, ya no quedaba ni rastro del nuevo Maestro Tortuga. Para no tener testigos, eliminó a Bulma de la misma manera.

Solo le quedaba visitar a alguien. Cell se dirigió al espacio 12. Encontró a A-16 con mucha facilidad. Se encontraba en el medio del pasillo. Trunks debía estar en una de las habitaciones. Esto le facilitaría la absorción a Cell, pues era imposible detectar la energía exterior desde las habitaciones.

A-16 se activó, se levantó y apretó los puños. Su programación era tal lento que no permitió evitar que Cell perforara su torso con su mano. Aquel era el núcleo de A-16. Cuando Cell retiró su mano, el robot se desplomó, inerte, al suelo. Cell sostenía la batería de A-16. Se la tragó. De nuevo, una corriente de energía invadió el cuerpo del ser perfecto. Afortunadamente, ya no podía ir más allá.

Volvió a su espacio, adoptó la misma posición y esperó.

El torneo se retomó. Cell abatió a Bojack rompiéndole el cuello con tan solo un dedo. A continuación, se enfrontó con aquel tal Tapion, que había ganado después del abandono de Krilin, muerto con sus propias manos. Tapion le atacó con la espada. Cell era inmensamente más rápido y, sin que nadie se diera cuenta, desvió la trayectoria de la espada de su adversario. Todos se pensaban que Tapion se había traspasado a sí mismo.

Su cuarto combate fue contra la llamada Pan. Ésta había vencido a Kakarotto y después a Vegeta. Contra el primero sobrepasó la primera forma de Super Saiyano con la que su padre había vencido a Cell en muchos universos. Contra Vegeta, la muchacha alcanzó la forma posterior, la de los pelos largos que se había visto en algunas ocasiones en el torneo. Pero, contra él, Pan no tuvo ninguna opción y fue aplastada en un periquete.

En el siguiente combate se enfrontó contra Son Goku. Tenía muchas esperanzas depositadas en esa lucha, pero Cell se tuvo que rendir a la evidencia: se había vuelto demasiado poderoso. La final, contra Vegetto, la fusión de Goku y Vegeta, no fue mucho mejor y ganó en cuestión de minutos.

La victoria le permetía formular un deseo gracias a los Vargas.

La victòria li permetia de formular un desig gràcies als Vargues.

—¿Cuál es su deseo, gran guerrero? —le preguntó un Namekiano.

Cell pensó y, tímidamente, respondió:

—De hecho... Los Juniors necesitan una madre... Y yo encontrar el amor de mi vida... —dijo con una voz ligeramente temblorosa pero llena de emoción.

Porunga, el gran dragón sagrado, apareció y consiguió hacer realidad su deseo. Delante de Cell, que se encontraba en el ring, apareció una criatura muy parecida a ella. Era rosada, más esbelta y con unas buenas nalgas.

<<¡Ouah! ¡Qué buena está! ¡Porunga ha adivinado mis gustos!En Porunga ha endevinat els meus gustos!>>, pensó la criatura de Gero.

La fémina se le acercó guiñándole los ojos. Se enamoraron mutuamente enseguida y, sin decir ni pío, se besaron delante de los millones de espectadores.

Todos eran felices con ese desenlace del torneo Multiverse. Goku y Vegeta aprovecharon la ocasión para declararse recíprocamente.

Respecto a la madre de los Juniors y a él, salieron volando y partieron inmediatamente hacia el espacio cogidos de la mano. Al llegar a un asteroide, Cell hizo aparecer de la nada una guitarra y le cantó canciones de amor a su querida.

Y fueron felices, tuvieron muchos Juniors y destruyeron todo el universo.

Cell abrió los ojos. Una gota de sudor recorría su frente.

<>, pensó, recordando esa vez que soñó que absorbía a Krilin en lugar de a A-18. Eso sucedía un día de hacía muchos años mientras esperaba los inicio de los Cell Games...

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu