DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 2 dias, 20h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 29, Capítulo 141.

PARTE VEINTINUEVE: LA TRAMPA DE BABIDI

Capítulo 141

Traducido por Alice & Logan

— Finalmente se terminó esta pesadilla, Gast del universo 7 es el ganador de este combate... ¡todos le debemos nuestra gratitud y la vida! El Varga locutor se dejó caer en su sillón, exhausto. Durante los siguientes minutos, se restauró la iluminación del estadio, mientras que todos los Namekianos disponibles pasaron por el estadio para brindar atención a quienes lo necesitaban. La Varga que se había desmayado debido al grito de Hatchiyack estaba siendo resucitada, pero todavía estaba sufriendo convulsiones. El monstruo había causado verdaderos estragos.

Cuatro de sus hermanos fueron a Carcolh, esperando que fueran suficientes para curarle lo suficiente. Mientras se aplicaban las manos, uno no podía evitar mirar ansiosamente la pila de cenizas que había cerca.

— Ese demonio era una abominación. Todos le debemos nuestras vidas, señor. No se preocupe, evitaremos resucitar al anciano o a su monstruo más tarde.

— Dudo que incluso la Dragon Balls puedan hacer que Raichi vuelva a la vida, respondió Gast, cerrando los ojos. Pero, probablemente es lo mejor para su propio universo...

En el pasillo de los apartamentos del Universo 3, una silueta oscura escuchaba atentamente. Baddack encontró los comentarios de Gast como una sorpresa, pero un alivio a la vez.

— ¿Entonces Raichi se quedara muerto, por siempre? Es casi demasiado bueno para ser verdad, me cuesta entenderlo. Bueno, quizá se deba por todo lo acontecido hace unos instantes... mi gente, mis amigos, todavía están muertos. Eso no va a cambiar.

— Tus lamentos no son de interés para el Maestro Babidi, dijo Piccolo Daimao detrás de él, con una sonrisa. Sin embargo, te ha convocado para que te unas a él. Nuestro maestro sabe que tienes un cierto... talento, uno que él cree será el más útil. Él te quiere a su lado, cuidándolo personalmente. Ve con el ahora.

— Bien, no importa... gruñó Baddack, chocando con los hombros con el Namekiano al pasar.

En el balcón del Universo 16, Son Gohan estaba vigilando a los miembros de su familia. Afortunadamente, su esposa y su hija habían evitado lo peor de los gritos de Hatchiyack. Piccolo, preocupado, se paró contra la pared aparentemente recuperándose. Vegetto, por otro lado, estaba sentado en silencio junto a la pared, inmóvil.

— ¿Está todo bien, Vegetto? El sufrimiento fue difícil de soportar, lo sé, pero seguramente habrías resistido más que el resto de nosotros.

— No estoy realmente seguro de lo que pasó", respondió el Saiyano fusionado, suspirando y sacudiendo la cabeza. Puede ser debido al hecho de que todavía poseo dos almas, ancladas muy dentro de mí, que reaccioné de manera mucho más violenta. Dos por el precio de uno, así que tuve que pagar el doble de la tarifa. De todos modos, me duele un poco la cabeza, si me disculpan...

Gohan se detuvo un momento.

— Ya sabes, yo también estoy preocupado por Bra. Debería ir a ver cómo está ella. Si papá esta tan afectado, no me sorprendería si ella también lo estuviera.

Vegetto se volvió.

— No ahora, Gohan, no la molestes. De tener que lidiar con Ginyu, y ahora la bestia de la máquina de Raichi, ya ha tenido suficiente. Déjala descansar un poco, la despertaremos a tiempo para su próxima pelea. Después de todo, ella merece una buena siesta, y no quiero que eso sea interrumpido.

— Voy a comprobar que ella está bien entonces, dijo Trunks, corriendo por el pasillo. No te preocupes, no la despertaré.

Trunks del universo 12 se estaba recuperando poco a poco. El dolor se había calmado, pero los recuerdos, todos esos gritos de horror, todavía resonaban en su mente. El androide número 16 lo miró, en silencio. El medio Saiyano sacudió la cabeza, apretando los dientes, cuando sintió un fuerte golpe en la parte superior de su cabeza. Se giró, viendo a Vegeta del Universo 13, que parecía no haber sido afectado.

— Levántate, muchacho, dijo el Emperador, mirándolo. Se supone que eres mi hijo, ¿verdad? Entonces no actúes como los otros débiles de aquí, se hombre y toma el dolor sin hacer una escena.

— No eres mi padre, Trunks le respondió agresivamente. Puede que te veas igual, pero en algún lugar del camino divergieron sus caminos. El único que alguna vez ha sido un padre para mí es Vegeta del universo 18, un hombre orgulloso, valiente y bueno. Eres escoria en comparación con él.

— Hmph, Vegeta gruñó con desdén. ¿Te refieres al que luchó contra ese idiota de Kakarotto de mi universo, y que sufrió tanto como tu con estas lamentaciones patéticas? Lamentable. Pero... supongo que todavía hay un poco de la verdadera realeza Saiyana escondida en lo profundo de ti, muchacho. Harías bien en recordar eso la próxima vez que te comportes como un cobarde.

La rabia de Trunks estaba a punto de estallar cuando C-16 puso una mano en su hombro por detrás. Le dio a su amigo un leve asentimiento, calmándolo antes de volverse hacia Vegeta. Este último le había dado la espalda y ya se estaba alejando.

— Eres un Saiyano. Tú eres mi Hijo. Intenta actuar de manera digna, chico..., dijo el emperador cuando se fue.

Trunks se quedó sin habla. Parecía que a pesar de sus tendencias genocidas, quizás este y todos las demás Vegetas poseían cierta nobleza. Una cosa era segura, su orgullo siempre sería lo más importante, y tener a un hijo que era un Super Saiyano era algo que deseaba con muchas fuerzas.

Trunks del universo 16 recorrió sus apartamentos de puntillas sin hacer ruido, cerrando cuidadosamente la puerta detrás de él. Al acercarse a la habitación de Bra, abrió la puerta y echó un vistazo. Su hermana estaba durmiendo tranquilamente bajo sus mantas, como lo demuestra la calma en su firma de energía. Si Hatchiyack la había molestado, su influencia parecía haber desaparecido por completo ahora. Tranquilizado, cerró la puerta con suavidad y se fue, sin darse cuenta de que una magia extraña ahora estaba trabajando a su alrededor, tanto en la arena como en los pasillos...

Un curandero Namekiano corrió a la nave de los demonios del frío, habiendo sido convocado por Freezer y Coola. Los dos hijos esperaron frente al tanque, con los brazos cruzados, mientras el curandero era escoltado por varios de sus soldados. Estaba claramente incómodo y apurado por irse.

— Usted solicitó un Namekiano, ¿necesita alguna curación?

— Sí, lo necesitamos, respondió Coola, señalando el tanque con el dedo.

— Apúrate y cúralo, exigió Freezer, entornando los ojos y golpeando la cola violentamente.

— Ya veo, así que cambiaste de parecer, después de todo, dijo el Namekiano mientras colocaba su mano en el cristal.

— Nuestro maestro insistió en ello, se burló Freezer.

— Apúrate, gruñó Coola, mirando a su hermano, quien se calló de inmediato.

Poco a poco, la carne que fue desgarrada, chamuscada o herida, fue cosida mágicamente. El daño del cuerpo de Cold se desvaneció y los ojos del demonio finalmente se abrieron, el Namekiano tuvo un mal presentimiento por su mirada. Los ojos del emperador brillaban con malicia; el curandero quería desesperadamente salir de esa nave ahora.

En el balcón del Universo 1, los Kaioshins habían recuperado gradualmente su espíritu. Todos ellos poseían una gran predisposición a la empatía, constantemente preocupados por el destino de los mortales inocentes, y por lo tanto habían sido blancos perfectos para los gritos del monstruo.

— ¿Te sientes mejor? Preguntó el Kaioshin del norte, frotándose la cabeza.

— Podría estar peor, argh... el del sur hizo una mueca.

— Bueno, todavía estamos vivos, gracias a Gast..., agregó el Kaioshin del oeste. Somos afortunados de que la última serie de ataques no haya continuado o no estaríamos aquí contándolo.

— ¿Estas bien? Buu le preguntó a su captor. No te ves nada bien.

— No te preocupes por mí, respondió el Gran Kaioshin con una sonrisa. Se necesitará mucho más que eso para hacerme caer.

Buu silbó casualmente, lo que le valió miradas severas del otro Kaioshin, confundiéndolo con burla. Pero el Djinn no tenía la intención de burlarse de ellos esta vez, ya que algo más había llamado su atención. Presumiblemente, la arena no mantendría su ambiente relajado por mucho tiempo.

Al otro lado de la arena, los miembros del Universo 18 estaban preocupados por el estado de todos. Gohan abrazó a Pan y Videl en sus brazos mientras Piccolo verificaba la condición de Trunks y Goten. En cuanto a Vegeta, todavía tenía a su temblorosa hija en sus brazos.

— ¿Estás bien, Bra?

— Yo... creo que sí, gimió ella. Lamento haberte preocupado, papá...

— No digas eso, dijo, dibujando una breve sonrisa. Mientras tú estés bien, eso es todo lo que me importa.

Bra también sonrió y rápidamente abrazó a su padre, antes de encontrar un lugar para sentarse en la pared divisoria con el universo 17. Sin embargo, Son Goku estaba sorprendido por el gesto cariñoso de su rival. Había oído hablar de Piccolo sobre el príncipe que sostenía a Trunks antes de enfrentarse a una muerte segura contra Majin Buu. Pero esta vez, ni siquiera molestó a Vegeta actuar de esa manera en público, ¿sus instintos paternos realmente tuvieron prioridad sobre su orgullo por una vez en la vida?

— Maestro, preguntó Uub, con la cabeza lo suficientemente clara como para pensar ahora. Me gustaría ir a ver a Son Bra, solo para asegurarme de que esté bien.

— Estoy seguro de que ella apreciaría tu preocupación, Uub, respondió Goku, sonriendo. Pero ahora no es el mejor momento, no puedo dejarte ir.

— ¿Por qué es eso? Uub exclamó.

— En unos momentos comenzaremos la cuarta ronda, anunció un Varga en toda la arena. Actualmente estamos reparando la arena y revisando todos nuestros sistemas. Pero, mientras tanto, si vuelves la vista a la pantalla, ¡tenemos algunos anuncios! ¡Son Goku y Uub del universo 18, harán la apertura para esta ronda, preparense!

— ¡Vez, por eso! Exclamó Son Goku.

Los ojos de Uub se ensancharon. El combate contra su sensei estaba a punto de llevarse a cabo. Su corazón comenzó a latir con fuerza, dejando momentáneamente a Son Bra fuera de sus pensamientos. Estaba aterrado y emocionado al mismo tiempo: el momento en que sería empujado al máximo de sus habilidades, al máximo, casi había llegado.

A medida que su mente se aceleraba, un aplauso considerable sonó en todo el público. Gast Carcolh había salido por fin del campo de batalla, regresando a su balcón, y estaba recibiendo una ovación del público agradecido, ahora completamente curado. Casi todos adoraban a los Namekaianos y aplaudían fuertemente en apoyo de su héroe. Uub, intoxicado por el ambiente, exclamó a su maestro:

— ¡Será un honor pelear con usted, maestro! ¡Lo daré todo!

— ¿Estás seguro de poder ganarme? Preguntó Goku con una sonrisa.

— ¿Uh? YO...

No se atrevió a responder. Pan se rió al ver al joven tan intimidado y avergonzado. El hijo menor de Son Goku, Goten, se deslizó detrás de su padre y le dio a Uub dos pulgares arriba del hombro de Goku. Uub sonrió, apretando los puños.

— ¡¡Por supuesto que voy a ganar!!

— ¡Genial! Respondió Son Goku, satisfecho. Voy a darlo todo, igual que tú, ¡y no tengo ninguna intención de dejarte ganar!

— Hahah, se rió Uub, desafiando a Son Goku.

Al ver al maestro y al alumno intercambiar una amistosa broma, los ojos de Piccolo y Gohan se encontraron. Goten se rió antes de ir al interior de los apartamentos para ir al baño y le dio a Uub un guiño final antes de irse. Incluso Vegeta sonrió y, notando la mirada de Uub, le dio un discreto pulgar hacia arriba. El joven guerrero tenía amigos que lo apoyaban, pero la alegría y el orgullo que sintió ante el reconocimiento de Vegeta superaron todo lo demás.

Sin embargo, los tonos generosos del Saiyano disminuyeron rápidamente. Con una mirada oscura dirigida hacía Piccolo seguido de un gesto de asentimiento, la pareja salió del balcón hacia el Universo 11...

En los apartamentos de abajo, la frente del mago Babidi se llenó de sudor mientras se concentraba. Sus manos temblaron cuando las sostuvo sobre su bola de cristal, que brillaba con un aura de color púrpura oscuro. Majin Buu se quedó mirando con los ojos abiertos.

— ¿Qué está haciendo Babidi?

— ¡Silencio! Ordenó el rey demonio. Está lanzando un hechizo en todo el estadio, transformándolo en una habitación mágica.

El cuerpo de Babidi se estremeció, la pequeña figura respiraba pesadamente mientras detenía momentáneamente el conjuro.

— ¡Maldita sea, maldita sea, maldita sea! Parece que no puedo extender mi magia a los apartamentos, después de todo, ¡no solo está protegido sino que es demasiado grande! ¡Los universos que no pude hechizar resultarán problemáticos!

— Nosotros nos encargaremos de ellos, maestro, dijo Dabra. Ahora no solo tenemos la ventaja en números, sino también varios poderosos guerreros nuevos de nuestro lado. Nada puede detenernos ahora.

— Claro, solo, Babidi respiró profundamente. Déjame recuperar algo de fuerza...

— ¡Puede que no tengamos el lujo del tiempo, Maestro Babidi! Dabra exclamó, señalando la esfera. ¡Vegeta del Universo 18 se dirige directamente hacia nosotros!

— ¿Qué? Babidi entró en pánico.

— ¿Puedo ir a comerlo? Buu preguntó alegremente.

— ¡Maldición, tienes razón, tendremos que adelanta las cosas y lanzarnos a la ofensiva! ¡Vamos al ataque ya! Dabra, ¡sabes qué hacer!

El Rey de los demonios se inclinó y corrió hacia la salida. Babidi comenzó a recitar un largo encantamiento mientras agitaba las manos sobre la esfera. Sería esencial poner la distancia máxima entre los participantes no corruptos y el estadio. Pero gracias a Vegeta, no tuvo tiempo de encontrar un planeta remoto en el otro extremo verdadero del universo. El reloj estaba corriendo, pero había encontrado un planeta tóxico a unos miles de millones de parsecs del estadio. Es suficiente. Todos morirían rápidamente por asfixia antes de que tengan tiempo para encontrar el asteroide y teletransportarse.

Terminó de recitar el hechizo justo cuando Vegeta pasaba frente a los apartamentos del universo 13, lanzando una mirada a su homólogo. Babidi suspiró, aliviado de haber logrado evitar un ataque preventivo, luego puso las manos en la esfera y desató sus poderes. Pronto, todos los universos le pertenecerían.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu