DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 4 dias, 5h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120
[Chapter Cover]
Parte 6, Capítulo 30.

PARTE SEIS: ¡EL PRIMER COMBATE A MUERTE DE PAN!

Capítulo 30

Traducido por Bardock; corregido por Kugan


En el ring, dos hombres de Sauza fueron a recogerle. Cada uno llevaba una parte de su cuerpo para cargarla hasta el espacio 8. Los miembros del comando Ginyu no se resistieron a burlarse: aunque ellos hubieran perdido algunos combates, ¡al menos seguían de una sola pieza! Aquel fue el mismo argumento que Freezer empleó contra Cooler: después de la derrota de su hermano, no se quería privar de criticar a su hombre de confianza aunque eso implicara que su padre los tuviera que separar una vez más...

Mientras tanto, Krilin caminaba tranquilamente al espacio 9. Detrás de él, alguien que se pensaba que lo reconocería, lo interpeló:

—¡Krilin! ¡Hey, Krilin!

Cuando se giró, el viejecito con barba blanca se preguntó por qué ese individuo lo había llamado. Ese cabello puntiagudo, su físico musculado... No había ninguna duda. Ese tipo era un saiyano. Desconfiando, pero sin miedo, dejó que se le acercara. Podría tratarse de una trampa, pero ese saiyano tenía una sonrisa enormemente amistosa.

—Jum. ¿Qué quieres, saiyano? —Preguntó cuando ya estaba cerca de él.

—¡Soy yo! ¡Goku! ¡Me alegra que participes! ¡Te has vuelto un viejo maestro! ¿Has hecho realidad tu sueño de casarte?

—Hablas como si fuéramos amigos... —suspiró el enano pelado.

Goku se sorprendió y no fue capaz de articular ni una sola palabra en ese momento. Solo se quedó mirando al homólogo de su gran amigo. Éste, prosiguió mientras miraba en dirección al Universo 18:

—No sé quién eres, pero a tu amigo saiyano sí lo conozco.

—¿Amigo saiyano? Jm... ¿Vegeta?

Asintiendo, el humano prosiguió:

—Y al mismísimo Piccolo Daimao... Es una lástima que la mayoría de universos estén llenos de monstruos como vosotros.

—¿Monstruos? Piccolo no es malvado —trató de decir Goku. Pero no parecía que Krilin quisiera escucharlo y continuó:

—Saiyanos... demonios, el imperio de Cooler, androides, Babidi... este lugar es indecente.

Dándole la espalda a Goku, el individuo que realmente se había convertido en el Maestro Tortuga, heredando el cargo de Mutenroshi, se dirigió a su espacio donde le esperaban Yamcha y Ten Shin Han.

El saiyano restó un momento ahí para observar cómo se iba. Se preguntó qué le habría sucedido a ese Krilin... Seguramente había sustituido a Mutenroshi... Pero no le conocía. Aún así, era amigo de Yamcha y de Ten Shin Han, lo que le resultó curioso, ya que fue gracias a él que se conocieron en primer lugar. ¿Puede que en el Universo 9 se quedase viviendo en las montañas? ¿A lo mejor Bulma no llegó nunca? ¿O se murió antes de irse a entrenar con Mutenroshi? Tal vez no liquidó a su abuelo Son Gohan y éste cuidó de él, cambiando así su destino y el de Krilin. Las posibilidades eran infinitas.

En plena reflexión, los vargas hicieron un anuncio importante:

—Hemos terminado la primera mitad de los 32 combates de finales. Empezaremos el almuerzo de descanso.

En el estadio, los espectadores y los participantes se preparaban: estaban más o menos hambrientos y esperaban con más impaciencia la comilona que el próximo combate. Asimismo, los organizadores aún no habían anunciado el nombre de los próximos luchadores. De esta forma se mantendría el suspense.

Goku, recuperando su sonrisa al pensar en un buen festín, volvió al espacio 18 donde le esperaba su primer hijo junto a Videl y Pan.

—¿De qué habéis hablado? —Preguntó Gohan a su padre cuando éste ya había saltado el murito.

—Bueno, no hemos hablado mucho... no me ha reconocido.

—¿En serio?

Esa pequeña revelación sorprendió a Gohan. Desde muy chiquillo y sobre todo durante el viaje a Namek con Krilin y Bulma, le habían explicado las aventuras de su padre con Yamcha, Bulma, Krilin, Ten Shin Han y Piccolo. Era evidente que la fuerza que había obtenido Krilin y los demás era gracias a la ayuda de su padre, quien les había ayudado a llegar a lo más alto.

Sin Goku, los terrícolas no habrían viajado a Namek y el poder de Krilin no habría despertado por el jefe namekiano, considerando que en el Universo 18 se trataba de su último gran incremento de poder. Yamcha y Ten Shin Han no se habrían entrenado con Kaio en ese momento si Goku no hubiera ido ahí antes. ¿Qué tipo de entrenamiento debería de haber seguido Krilin para derrotar con tanta facilidad a Sauza, quien, aparentemente, estaba al mismo nivel que Ginyu?

—En cambio, ha reconocido a Vegeta y también a Piccolo —aclaró Goku.

Esto sorprendió aún más a Gohan. En aquella época, Piccolo fue derrotado por Goku unos años antes del entrenamiento para enfrentarse a Nappa y a Vegeta. Si otro saiyano fuese enviado a la Tierra en lugar de Goku, ¿se producirían todos esos cambios? ¿Era posible que Krilin adoptara el rol de «héroe» y ganase al namekiano? ¿Debió de luchar contra Raditz? Gohan no tuvo tiempo de reflexionar sobre todo esto:

—¡Ja, ja! —Hizo Goku totalmente alegre—. ¡Nos están preparando las mesas!

Efectivamente, detrás de Gohan, el suelo se deformaba, y de él salió, como si fuera una plastilina que se abollaba automáticamente, una mesa y unos bancos, mientras que los que ya estaban colocados se fundieron lentamente en el suelo. Los vargas prepararon la mesa con platos, cubiertos y otros utensilios para el número exacto de personas presentes en el Universo 18.

—Parece que comeremos fuera —dijo Gohan mirando cómo en los otros espacios los vargas también instalaban todo lo necesario.

—De esta manera veremos a todos los participantes —declaró Piccolo acercándose a su antiguo discípulo.

—Tienes razón, no lo había pensado.

Son Gohan comenzó a observar los otros espacios, empezando por el primero de todos. Les conocía, eran los Kaio Shins. Por contra, al lado, aparecieron nuevas testas. Los participantes del Universo 2, quienes habían permanecido en el interior de su espacio, salieron todos, o casi todos, para comer.

Gohan no reconoció a nadie. Piccolo tampoco. En cambio, Goku sí:

—¡Vaya, es Arale! ¡Era más fuerte que yo cuando la conocí! Pero ahora no debe de estar a nuestra altura... —acabó diciendo un poco decepcionado.

Al lado de Arale, había un hombrecillo con peinado puntiagudo por encima de la cabeza e idéntico al de los super saiyanos. Pero el color era completamente distinto con tonos rosados. Era bajito como un muchacho y tenía cuernos en la cabeza, otorgándole una apariencia de demonio. Apareció una tercera persona. Era una especie de gato todo azul, orejas grandes y una sonrisa de oreja a oreja. No era muy imponente.

Entonces, aparecieron otros personajes extravagantes. Un hombre-zorro con una cola poblada, un hombre bajito y disfrazado, aparentemente, de Superman. Una chica con el cabello de diversos colores, un vampirito con apariencia de koala y de lobo, unos hombrecillos redondos que parecían manzanas con antenas en la cabeza y dos colmillos que sobresalían de sus bocas gigantes, otros animales de dos patas y también hombres-animales. Las orejas puntiagudas eran una característica común en la mayoría de ellos. A parte de Arale, no había nadie que nuestros amigos pudieran reconocer.

Gohan y Piccolo miraron al espacio del al lado. En el Universo 3 reconocieron a Tapion, pero había dos personas más escondiéndose en las sombras; Bu residía en el 4, comiendo caramelos; el Universo 5 estaba completamente vacío; en el Universo 6, la Banda de Bojack se juntó por un lado mientras que Kat y sus amigas por otro; en el 7 estaba sentado el «súper namekiano»; por su parte, en el 8, la pequeña tanda de soldados se encontraba comiendo, mientras que los «Demonios del Frío» estaban bebiendo… ¿vino? Pero ni Gohan ni Piccolo vieron a Ginyu. En el Universo 9, la mesa preparada por los vargas parecía demasiado grande para tres personas. En cuanto al resto de universos, permanecían igual… No había nuevos luchadores...

Mientras que Ub, Pan, Goten y los hijos de Vegeta se peleaban por el sitio donde querían sentarse, un pequeño varga violeta se aproximó al grupo:

—Díganme qué desean, por favor.

—¡Yo quiero esto, esto y esto! —Dijo Goku señalando los platos que había en el menú multimedia del varga—. ¡Oh, y esto también! ¡Y esto también aunque no sepa qué es!

—¿Qué medida de ración quiere? —Pidió el camarero—. Tenemos pequeña, mediana, grande y pantagruélica. Es preciso que sepan que somos conscientes que los luchadores suelen comer mucho, y por eso la medida «pequeña» ya contiene una buena porción.

—Esto... creo que grande —dijo Goku.

—No —se adelantó Gohan, deduciendo que su padre no sabía qué significaba la última palabra de la medida de la comida—. Quiere de medida pantagruélica.

—Hum. Escúchenme. Creo que no lo han entendido —dijo el varga tímidamente—. Pantagruélica, e incluso grande, es una medida colosal. Hicimos esa medida para luchadores gigantes, como por ejemplo ese namekiano de dos metros y medio. Estoy seguro que él pedirá esa ración. Ustedes deberían tomar la medida mediana. ¡Ah, ya lo entiendo! ¿Este pedido es para todo vuestro grupo, verdad?

—No, no —dijo Gohan—. Para mi padre, para Vegeta y para mí, marque pantagruélica. Y para Goten y Trunks también. Creo que Bra querrá la grande, al igual que Pan y Ub. Y Videl, una medida pequeña.

El varga se estremeció. ¡Una grande para una chica que era un poco más alta que él y para una niña que incluso era más chica que él! ¡Con una ración pequeña, él tendría comida suficiente para un par de días!

Poco a poco, los participantes y espectadores del Universo 18 escogieron lo que querían. Casi todos pidieron el clásico. Los vargas tenían que preparar una gran cantidad de comida en muy poco rato. Y, además, en las graderías también había millones de espectadores que tenían que ser alimentados.

Los vargas tomaron nota de cada uno de los pedidos y sólo tardaron unos minutos en llevarles la comida. Piccolo estuvo en la cabecera de la mesa, ya que su capa estorbaba. Debido a que Trunks y Goten no paraban de hacer chiquilladas y no paraban de reírse por una broma idiota, Vegeta los separó, pidiendo a Bra que se colocara en medio de ellos. Eso le permitía tenerlos separados: Trunks se hallaba situado entra Bra y su padre, y Goten entre la hermana de su mejor amigo y Piccolo, quien era demasiado serio.

Delante de ellos, Ub y Pan estaban sentados el uno al lado de la otra, mientras que Gohan y Videl se sentaron en los dos sitios que quedaron libres. Son Goku, al igual que Piccolo, era uno de los cabezas de mesa. La comida empezó con un pequeño entrante.

En el centro de control del estadio, había una aglomeración de una veintena de vargas y de namekianos en diversas consolas gestionando los pedidos de los luchadores y de los espectadores, además de controlar el sistema de gravedad artificial y otros artefactos mecánicos. Un jefe varga, un poco más grande que el resto, recibió unos informes.

En medio de toda esa locura tecnológica, recibió la visita de un namekiano poco después de comunicarse el anuncio del almuerzo.

—Todo funciona correctamente —le dijo al jefe varga.

—Lo sé —respondió esa especie de pájaro azul.

—No ha habido ningún rifirrafe entre los diferentes universos —retomó el namekiano que permanecía bien firme—. Los participantes están respetando el reglamento.

—Muy bien. ¿Cuál es la situación de los muertos y de los heridos?

—Aún no hemos tenido que intervenir. Algunos han rechazado nuestra curación, como aquel participante del Universo 11 que está a punto de morir.

—No les podemos obligar...

—Ha habido tres muertos y, a pesar de las situaciones tensas derivadas de las muertes en los tres universos, no ha habido ninguna venganza gratuita.

—¿Están listas las Dragon Balls?

—Sí. Están en un lugar seguro. No tendría que haber ningún problema.

—Bien. ¿Eso es todo? —Preguntó el jefe varga esperando dar por finalizada la conversación con su interlocutor.

—Los dos namekianos homólogos de los universos 16 y 18 han venido a visitar el espacio 20 para hablarnos sobre el participante congelado.

—¿Ah, sí? ¿Le conocen? ¿O era mera curiosidad?

—Le conocen y aseguran haberse enfrentado con él en el pasado. Aunque lo intentaban disimular, parecían un poco asustados. El participante del Universo 20 parece peligroso. Nos han desaconsejado su descongelación.

—Umm. ¿Cómo se llaman estos namekianos?

—Piccolo. El participante del Universo 20 se llamaría Broly.

—¿Broly? En ese caso, usaremos ese nombre cuando llegue su turno de combatir. Ve a comunicarles esto a los Kaio Shins.

—Sí, Señor.

El namekiano abandonó la sala. El jefe varga prosiguió con la lectura de los informes.

Cuando hubo llegado al Universo 1, el de los Kaio Shins, el namekiano les informó sobre la situación tal y como había hecho con el jefe varga hacía un momento. Cuando nombró a Broly, todos los Kaio Shins lo reconocieron.

—Hey, ¿no era ese el nombre del Saiyano Legendario? —Preguntó el más joven de los dioses.

—Sí, es él... Se supone que es el ser más poderoso del universo... —respondió el más veterano.

—¿Lo conocen? —Preguntó, sorprendido, el namekiano.

—Bueno, vamos a decir que una vez nos lo encontramos, también —dijo el Kaio Shin que participaba en el torneo, mirando hacia su derecha en dirección al bloque de hielo que contenía al famoso Broly...

Este capítulo marca el fin del primer tomo impreso de la novela de DBM, sólo disponible en francés en eventos realizados por el staff.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu