DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 2 dias, 2h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116
[Chapter Cover]
Parte 6, Capítulo 28.

PARTE SEIS: ¡EL PRIMER COMBATE A MUERTE DE PAN!

Capítulo 28

Traducido por Bardock; revisado por Kugan


Pan cayó, inerte, mientras que Bojack, con aires de grandeza, permanecía en el ring para contemplar el descenso de la joven. Al mismo tiempo, el presentador gritó a través de su micrófono:

—¡Muerte de Pan! ¡Bojack del Universo 6 es el ganador!

El anuncio iba acompañado de una frialdad palpable en sus palabras. ¿La muerte de una niña no era motivo suficiente para cambiar el tono de sus anuncios? Después de todo, no se podía esperar mucho más de un torneo donde estaba permitido matar al oponente, aunque era cierto que la muerte sólo sería de forma temporal... Pero, aún así...

—¡Pan! —Chilló su madre abalanzándose sobre ella, llorando y con los brazos extendidos para atrapar a su hija.

Pero Son Gohan apareció de repente para alcanzarla. Apareció a toda velocidad detrás de ella como si se hubiera teletransportado, y con los brazos en una posición idónea. Descendió lentamente con la cabeza gacha para aterrar seguido por Videl, quien no podía creérselo.

Una sonrisa terrible se dibujó en el rostro del hombre verde y musculoso:

«Ya está. Lástima que he mostrado mi fuerza en la primera ronda... Bien, mi próximo adversario es ese tal Cell —pensó, mirando de reojo a su próximo adversario del Universo 17. »

Vegetto y Son Goku se encontraron en el espacio del Universo 16. Las Videl de los universos 16 y 18 estaban en estado de shock; antes, cayeron de rodillas y lloraron cuando Bojack rompió el cuello de la adolescente. Ambos Son Gohan apretaban sus puños y sus dientes.

Ahora, existía una diferencia esencial entre los universos 16 y 18…

En el 18, Videl se apresuró a envolver a su hija con sus brazos para reconfortarla. Pan no sólo acababa de perder a su amiga, sino que también se había visto a sí misma morir. Llorando y temblando, buscó apoyo en su padre, llegando a tranquilizarse un poco por su presencia. Gohan miró a su homólogo del Universo 16. Había perdido a su hija y la única cosa a la que podía aferrarse era en la resurrección de Pan por parte de los vargas al final del torneo. Pero... ¿sería capaz de contenerse? En el ala del Universo 18, Gohan permanecía calmado, aunque, interiormente, estaba enrabiado. Esa Pan era realmente muy parecida a su hija. Si él estaba a punto de estallar, ¿cómo debería sentirse su homólogo del 16?

Mientras Gohan se dirigía lentamente al espacio 16, se iniciaron diversas conversaciones por todos lados. En las gradas se hablaba de un Bojack despiadado, autor del segundo asesinato de un torneo donde parecía que no existía un límite de edad. En el Universo 13, el de los «Super Saiyanos», Kakarotto, alegremente, dijo unas palabras más para sí mismo que para sus compañeros:

—Mira a esos idiotas. Hacen participar a su cría y ahora lo lamentan.

—Lo van a lamentar más —intervino Raditz, a su lado—. En unos pocos segundos estarán todos eliminados.

—¿Eh? ¿Por qué? —Se preguntó Nappa acercándose al hermano de Kakarotto.

—Porque no está permitido luchar fuera de un combate... —prosiguió Raditz—, y este grupo no parece tener un Vegeta como nosotros para parar a los más tontos.

—Escucha —dijo Kakarotto avergonzado porque se había dejado llevar por el ataque de feromonas—, yo estaba...

Tan pronto como había empezado su frase, fue interrumpido por un poder enorme que parecía proceder del Universo 16. Gohan, que ardía interiormente, mostró su disgusto con su rígida expresión facial… Pero no era él quien desplegaba toda esa nueva fuerza...

—¡¡Vas a morir, Bojack!! —Gritó Bra transformándose instantáneamente en Super Saiyana, al igual que Pan unos minutos antes.

Muchas personas se sorprendieron por la repentina transformación de esa chica. En el ala del Universo 17, Cell se maravilló una vez más después de haberse sorprendido con Pan. Y esa muchacha no parecía menos fuerte que Pan.

Todos, en el Universo 18, quedaron anonadados. Bra fue la primera. Su padre la miró un instante. Ella mostró claramente que aquel poder que escondía no era un secreto. Vegeta no lo admitiría, pero se contentó de saber que tenía la capacidad de transformarse en Super Saiyana. Pan también estaba atónita. Primero fue su homóloga y después Bra: aquella demostración de poder no la ayudaría a recobrar confianza en su fuerza. Si la propia Bra, aunque fuera de otro universo, era más fuerte que ella... ¿qué se suponía que tenía que hacer?

Al lado de un Son Goku sonriente ante esa sorpresa, Ub estaba casi maravillado. Una Bra Super Saiyana, y que se entrenaba... ¡Menuda clase! ¡Y menuda fuerza y presencia también! Mientras no perdía ni un segundo mirándola de arriba a abajo, parecía que ella estuviese llena de rabia y lista para expulsarla:

—¡No, Bra! ¡Fuera de un combate no! Exclamó Piccolo extendiendo su brazo pero incapaz de detenerla. Efectivamente, Bra, con la cabeza baja, se preparaba para abalanzarse sobre Bojack, quien justo estaba entrando en su espacio.

Finalmente, fue frenada por su padre, quien la cogió por los hombros:

—Piccolo tiene razón. Nos enviarían a nuestro mundo y Pan no volvería a la vida al final del torneo.

Bra seguía ardiendo de cólera por dentro. Se giró para mirar a su padre a los ojos, quien notaba que su hija se controlaba cada vez menos. No era conveniente que siguiera furiosa. Vegetto siguió intentando dialogar con su hija:

—Mira, incluso tu hermano, conocido por sus iras legendarias, se contiene. Así que no te dejes llevar por una de tus rabietas habituales.

Era cierto que Gohan, ya de adulto, era siempre calmado y alegre… De cualquier manera también era cierto que, tiempo atrás, en algunos momentos de su vida, su bien justificada ira terminaba explotando, resultando en un poder excepcional. Incluso algunos podrían afirmar que era la clave de su fuerza. Cell, en algunos universos, podía afirmarlo... ¡y Bojack, en algunos universos, también! Similar a Gohan, Bra solía desatar su ira en varias ocasiones… y significaba que Vegetto tendría que hablar con ella e intentar tranquilizarla. Ub escuchó esas palabras y tembló. La Bra de su universo era una chica consentida y estaba lejos de ser simple, pero nunca pareció tener un temperamento así…

Justo en el momento en que Vegetto decía eso, Gohan, con su hija en brazos, llegaba al murito que delimitaba los espacios. No saltó por encima ni lo pateó, sino que pasó a través de él como si nada. El murito en cuestión se hizo añicos debido a una fuerza que permanecía invisible, un aura bien repleta de ira.

—Toma, Gohan —dijo Piccolo, manteniendo la calma tal y como era habitual en él, haciendo aparecer en sus manos un objeto vacío de la medida de Pan.

—Gracias, Piccolo —respondió su antiguo discípulo depositando a su hija dentro.

Después de permanecer durante un momento cerca de su esposa, Gohan fue interpelado por Bra, quien estaba situada detrás de él.

—¡Hermano! ¡Bojack debe morir! Yo...

—¡Tú no vas a hacer nada, Bra! Bojack ha respetado las normas. No tenemos derecho a atacarle.

—¿¡Así que le vas a dejar!? ¿No quieres vengar a tu hija? —Continuó Bra, enojada.

Son Gohan temblaba de arriba a abajo. Bra no le ayudaba a calmarse. Se quitó sus gafas. Sus ojos buscaron a su mujer. Su presencia le reconfortaba, pero no era suficiente. Le dio sus gafas, se giró, apretó sus puños y explotó parte de su rabia liberando su energía. Una violenta aura blanca le rodeó.

Después de la sorpresa por la fuerza de Bra que sobrepasaba a la de Pan y, seguramente, a la del propio Bojack, los espectadores y los combatientes de los otros diecinueve universos quedaron estupefactos ante el poder desplegado por Gohan.

En el espacio 19, los representantes del universo de los «nano-guerreros» —sobrenombre que habían legado de sus antepasados— uno de los integrantes del grupo midió con un sensor la fuerza de combate que provenía del semi-saiyano, y que hacía temblar todo el estadio.

—¿El asteroide está temblando? —Preguntó sorprendido uno de los guerreros con armadura.

—¡El detector capta un enorme flujo de energía! —Le respondió otro un poco asustado, quien analizaba a cada combatiente.

El único representante del Universo 4 sonrió con los brazos cruzados:

—Hum. ¡Veo que Son Gohan no ha perdido nada de fuerza! ¡Interesante!

En el espacio 17, Cell se sorprendió aún más. ¿Era esa la fuerza de un Son Gohan adulto? ¡Qué poder! Hacía un montón de años, en la época en la que tuvo que autodestruirse, se impresionó con su nivel. Pero esto… ¡Esto era algo completamente diferente!

Respecto al namekiano del Universo 7, que parecía que dormía desde que el Universo 18 había llegado, abrió los ojos por primera vez, intrigado por ese poder.

—¡Bra! —Dijo abruptamente Gohan colocándose delante de ella con los puños cerrados—. Si quieres desahogarte, pégame. ¡Pero no pongas en peligro nuestra participación... ni la resurrección de Pan! —Gritó, liberando aún más poder bajo el efecto de la cólera; una rabia que hacía temblar todo el asteroide.

Pequeños trozos de ring que habían caído al espacio 16, flotaban alrededor de Gohan y de Bra bajo el efecto del aura blanca. Incluso Bra temblaba ligeramente ante la inusual expresión de Gohan.

Fue frenada en su intento de vengar a Pan. Adoraba a la hija de Son Gohan y Videl, pues era su sobrina. Tenía sed de venganza, pero al mismo tiempo no podía enfrentarse a su hermano. Después de todo, tenía razón...

—Entendido... —respondió finalmente después de calmarse y mirar al suelo.

Gohan continuó enrabiado y mantuvo su aura diversos minutos. Vegetto sabía que no se descontrolaría y que se resistiría a matar a Bojack una segunda vez. De todos modos, lo vigilaría por si acaso.

Mientras la tensión se desvanecía poco a poco, el miedo se apoderaba de una chica en el Universo 18. Había visto la expresión de su padre del Universo 16... y se atemorizó. Ella nunca sería capaz de hacer algo para que su padre, el verdadero, el del Universo 18, tuviese una expresión como esa.

Además, su espíritu combativo se esfumó y ya no estaba motivada para participar en el torneo. ¿Quizás se había creído inmortal? ¿Podía ser que la presencia de su padre y de su abuelo... así como la de Vegeta y Ub, o incluso la de Trunks y Goten, quienes se podían fusionar, le hubieran reconfortado? ¿Se había creído que no le podía pasar nada? Si le sucedía algo, ¿vendría alguien a rescatarla igual que a Kat, que había sido salvada de las manos de Kakarotto por Vegeta del Universo 13? ¿Le llegaría pronto la hora a ella también?

—Papá, creo que me retiro... —dijo con en voz baja—. ¡No quiero morir!

La muchacha dejó ir los brazos de su madre para mirar a su padre. Videl se levantó y seguía con una mano en su boca a causa del impacto psicológico de la muerte de Pan. Su hija auténtica seguía hablando con su marido:

—Además, ella ha perdido... a pesar de ser más fuerte que yo... Estoy lejos de este nivel de pelea.

Son Gohan miró a su hija. Tenía razón. En el fondo quería que se retirara por seguridad. No obstante, tenía que seguirla animando y tranquilizándola:

—Pan, eres tan fuerte como ella si quieres... Sois idénticas. Seguro que te podrás transformar pronto.

Bra aprovechó la ocasión para hablar de sí misma. Quería cambiar de tema para no incidir en la muerte de Pan. Realmente, no era mala idea:

—La otra Bra no es idéntica a mí. No tenemos el mismo padre... Y yo nunca seré Super Saiyana...

—Podrías, si te entrenaras —intervino muy seriamente Vegeta.

—No me interesa. ¿Has visto este peinado? Además, no quiero volverme una musculosa sin cerebro como Goku y tú.

—¡¿Qué has dicho?! —Vociferó el ex Príncipe de los Saiyanos realmente molesto por esa apreciación. ¿De verdad su hija siempre lo había considerado un musculoso sin cerebro?

Goku permaneció alegre por lo que había escuchado. De hecho, no tenía intenciones de demostrar lo contrario. Hacía mucho tiempo que aquel tipo de comentarios le dejaron de importar…

Gohan seguía hablando con su hija.

—Puedes abandonar en cualquier momento y no permitiré que ningún adversario te haga daño si el combate ya se ha acabado. Estoy seguro que soy mucho más rápido que ese Vegeta, si la ocasión lo requiriese. Sé que es un tema que no podemos tomárnoslo a la ligera, pero en este torneo la muerte sólo es de forma temporal. Suena raro, lo sé, pero piénsalo de esa manera.

En el Universo 11, Babidi se impacientaba. Después de la derrota de Dabra, su única forma de conseguir su deseo era gracias a Bu. La espera para la segunda ronda era demasiado larga. Además, los organizadores estaban perdiendo mucho tiempo reparando el ring. Y los otros lloraban a un muerto...

—¡Qué pesados! —Exclamó perdiendo la paciencia—. ¡Mi Dabra también ha muerto y no me quejo!

A sus pies, el demonio abrió lentamente sus ojos y consiguió decir:

—¡Aún... no estoy muerto!

Bu, situado detrás de Babidi, se quedó fascinado por las palabras de su amo. Se le acercó y le preguntó con una gran sonrisa en sus labios:

—Si está muerto, ¿me lo puedo comer?

Casi en el límite de sus fuerzas y enfadado porque lo ignoraban, Dabra continuó defendiéndose:

—¡Que no estoy muerto! ¡Argh! Coff...

Al mismo tiempo que el Rey Demonio perdía el conocimiento, el ring era devuelto a su forma de esfera. El presentador aprovechó para anunciar el próximo combate: ¡Tapion contra Caracoru!

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu