DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 4 dias, 17h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 28, Capítulo 139.

PARTE VEINTIOCHO: EQUILIBRANDO FUERZAS

Capítulo 139

Traducido por Alice & Logan

Después de un breve pero intenso silencio, el ladrón de cuerpos Ginyû y el todopoderoso Vegetto se lanzaron el uno contra el otro. Apretando sus manos, plantaron sus pies en el suelo y extendieron sus auras al máximo. Ginyû estaba bastante impresionado con el poder de su nuevo cuerpo. ¡Estos Súper Saiyanos son realmente increíbles! Pero, a pesar de que experimentó un nivel de poder mucho mayor que cualquier cosa que hubiera imaginado, sintió que estaba siendo rechazado. Su cara comenzó a sudar, mientras que Vegetto seguía estoico, dominando el combate sin esfuerzo.

Entonces, Ginyû mostró su energía al máximo, poniendo toda su fuerza en sus brazos, pero nada ayudó. En lugar de empujar a Vegetto, sus propias piernas se hundieron más profundamente en el suelo. Apretó los dientes, luego gritó de dolor cuando el Saiyano freno su agarre, rompiendo los puños de Ginyû. Este último se tambaleó y pataleo fácilmente evitado por Vegetto quien, sin embargo, lo dejo libre.

Ginyû sacudió sus manos rápidamente, ahogando un suspiro. Se apresuró hacia él, enviando ráfagas de golpes a alta velocidad, girando alrededor de este sujeto arrogante. Cada uno de sus ataques fue preciso y poderoso, pero ninguno fue un golpe certero. Sin siquiera mirarlos, Vegetto bloqueó los golpes con una desconcertante facilidad. Ginyû utilizó técnicas avanzadas y viciosas fintas para lograrlo, pero nada logró cruzar la defensa del ser fusionado. Sin embargo, Ginyû estaba en el máximo de su Super Saiyano de nivel 1, mientras que Vegetto había desplegado solo la mitad.

— ¡Este tipo es realmente asqueroso! Ginyû pensó para sí mismo.

Preocupado por los patéticos esfuerzos de este intruso no deseado, Vegetto dio una gran bofetada con el dorso de la mano que hizo que Ginyû se doblegara. La sangre pura del cuerpo de la Saiyana voló por el aire. Aturdido, Ginyû recibió un golpe duro y se tambaleó.

Vegetto lo miró con hostilidad y dijo en tono agresivo y superior:

— Incluso mi pequeña Bra no se acerca a una décima parte de mi nivel. Nadie puede, en ningún universo. ¡Soy Vegetto, el guerrero supremo!

— ¡Vaya megalomanía sostienes!, Se rió Ginyu. ¡Te faltan modales y humildad, Saiyano! ¿No crees que hay, en algún lugar de un universo entre los miles de millones posibles, otro Vegetto mucho más fuerte, o un Broly con una energía insuperable? ¡Un Cell capaz de barrer galaxias con un simple respiro! ¿O incluso un ser que supera todas las razas de su universo, incluidos los propios dioses? Eres pretencioso, y ese siempre ha sido el defecto más irritante de los Saiyanos.

— Aparentemente, has adoptado esta característica sin problemas, replicó Vegetto, endureciendo su mirada. Estás cegado por un poder que no te pertenece. Crees que estás fuera de los límites, pero no tienes las habilidades reales de Bra. Necesitas la armonía del cuerpo y la mente, y tú no la tienes.

- Y tú, ¿Qué sabes al respecto? Ginyu hizo una pausa mientras limpiaba la sangre que fluía de su boca.

— Hace mucho tiempo tomaste el cuerpo de Son Goku, uno de los Saiyanos que me componen. Sin embargo, su alma era tan pura y atada a su cuerpo que apenas podías obtener una décima parte de su fuerza, incluso gradualmente acostumbrándote a el. No importa lo fácil que llegues al estado de Super Saiyano, no eres nada comparado con lo que mi propia hija puede hacer. Ella ya no puede medirse en los estándares normales, así que no tienes ninguna posibilidad contra mí. Ríndete, parásito.

— ¿Estas completamente seguro de eso, sucio mono?, Exclamó Ginyu con una sonrisa burlona. Voy a rectificar tu razonamiento y lo simplificaré para que tu cerebro primitivo lo entienda. Mi intercambio funciona con dos cosas: mi capacidad de adaptación al cuerpo y la bondad del alma de mi anfitrión. Pasé los últimos treinta años cambiando los receptáculos una y otra vez, acostumbrándome así a varios niveles de poder. Incluso me apodere del Rey del universo, el antiguo Rey Cold. Los Demonios del Frío tienen un poder enorme, en la escala galáctica. Ese gusano tuvo que restringirlo en varias formas de reducción porque no tenía control sobre su propio poder.

Yo, como un maestro de la lucha y el dominio de los cuerpos, lo domé rápidamente, aunque con algunas dificultades, pudiendo permanecer fácilmente en su forma original más tarde. ¡He pasado décadas tomando el control, empujándolo más allá de sus límites, siendo el Rey Cold hasta la célula más pequeña! Gracias a esta prueba, puedo gestionar sin preocupaciones todas las reservas del cuerpo que tomo, sin temor a explotar en poder o perder la cordura con un abrumador sin sentido de poder. ¡Especialmente en un cuerpo que no tiene bondad! Tu arrogante hija no es perfecta, igual que tú, Saiyano. Nadie se hace fuerte sin perder su inocencia, ¡no existe alguien así en ningún universo! Me pregunto qué obtendría si tomara el cuerpo de ese Son Goku ahora, ja ja ja! Ahora, déjame probarte que este cuerpo es mío. ¡Soy más digno de su poder que tu insoportable heredera!

Con estas palabras, Ginyu mostró todo el poder del cuerpo de Bra, y pasó al nivel dos, totalmente extasiado en poder. Vegetto no había dicho una palabra durante el discurso del capitán, admitiendo a regañadientes la verdad. Y ahora el parásito estaba llegando a donde nunca había llegado su hija, con el control total de su poder máximo en el nivel dos.

Desde la arena, Buu silbó con admiración, lo que el Gran Kaioshin tomó como reacción ante el combate que estaba teniendo lugar en ese momento. Pero Buu estaba más interesado en la lucha que estaba teniendo lugar en el espacio.

— ¡No está mal, el poder de la chica, cuando saben dominarlo!, Pensó internamente. Gohan habría luchado para suprimir ese poder en el nivel uno, ¡pero es una perdida de tiempo ahora!

Primero, con una mirada de asombro, Vegetto suspiró con desdén y también pasó al nivel dos. Estaba cansado de esta vana confrontación, y quería terminarla rápidamente. Cualquier ojo externo podría ver la diferencia de poder entre los dos. Pero Ginyû estaba tan intoxicado por su extraordinario potencial que se sentía todopoderoso. Arrojándose sin restricciones sobre Vegetto, dio un poderoso golpe que su "padre" esquivó rápidamente retrocediendo. Ginyu lo persiguió y se lanzó a una serie de disparos compactos y precisos en el combate cuerpo a cuerpo. ¡Quería golpear una y otra vez, saborear su energía lo más posible! Sus ataque no obtuvieron el final esperado, porque Vegetto bloqueó todos los ataques, pero se sintió intoxicado por tanto poder. Él podría devastar sistemas enteros simplemente aplaudiendo y desplegando su fuerza, y eso era emocionante. Desafortunadamente para él, había un nivel muy por encima, poco realista y desagradable.

Mientras Ginyû pensaba que estaba ganando ventaja, y Vegetto parecía agacharse bajo sus incesantes ataques, entre esferas de energía y Kienzans que Ginyu estaba lanzando en dirección hacía el Saiyano y que lograron dar en el punto exacto. ¡Lo había derrotado! Pero era solo una imagen persistente...

Vegetto se teletransportó detrás de él, pasando instantáneamente al nivel tres. Ginyu apenas tuvo tiempo de darse vuelta, paralizado por el enorme poder que lo abrumaba. Escuchó, justo antes de tomar un puño devastador en la cara:

— ¡Se acabó!.

El asteroide sobre el cual se encontraban, fue desintegrado, pulverizado por el impacto. Ginyû fue arrojado al espacio, rompiendo la imponente pieza de roca en la que Buu estaba mirando. Este último abrió mucho los ojos y se descompuso en un líquido rosa, mientras que Ginyû golpeó fuertemente la ubicación donde estaba el globo ocular dos segundos antes. El Djinn, atento a la insana agudeza de Vegetto, transformó el líquido antes de desvanecerse, cambiándolo a un charco de mercurio. Nada ilógico en el espacio. Era preferible a un estanque rosado y gelatinoso que lo habría desenmascarado inmediatamente.

El asteroide se movió bajo la fuerza del choque. Vegetto teletransportó a su hija desfigurada que jadeaba en el líquido negro. El Saiyano no le prestó atención, preocupado por el estado del cuerpo de Bra, en el que un Ginyû se sostenía a medias. El daño no estaba tan mal. Al no poder mantenerse a la par con su fuerza inconmensurable, el nivel dos de Bra parecía haber resistido lo suficiente. Y de nuevo, estaba lejos de haber dado su máximo poder realmente. Ya se estaba imaginando la reacción de Bra a su regreso, y sonrió.

Agarrando a Ginyu que gemía por el cuello, la levantó y, colocando su cara cerca de la suya, le dijo:

— ¿Has entendido el mensaje? Ahora vas a...

— ¡CHANGE! Gritó Ginyû, aprovechando sus últimos recursos para apoderarse desesperadamente del cuerpo de Vegetto.

¡Lo había conseguido! Vegetto había ganado su confianza, ¡ya no sospechaba! Creyendo que su hija no podía moverse, no se dio cuenta de que sus caras estaban ahora a solo unos centímetros de distancia. La energía de Body Change tenía una cierta velocidad, y podríamos evitarla. Así es como fue atrapado en Namek por Goku, incluso si este Ginyû... lo ignoraba... ¡Pero ahí, Vegetto no tendría tiempo de reaccionar! El contacto energético fue directo.

Su técnica fue un éxito, y su mente se convirtió en una nueva y colorida espiral. Iba a tomar posesión del ser más poderoso de los universos. Nada podría detenerlo, ¡él sería el maestro absoluto!

— ¡Si! ¡Soy invencible! Ahora todo el universo, no, todos los universos son míos, ¡ah ah ah!

Finalmente llego a su destino. Sin embargo, rápidamente se dio cuenta de que algo estaba mal. No recordaba haberle hecho daño a Vegetto en el pecho. Tampoco que tuviera cuatro brazos. Lentamente comenzó a entender, sin atreverse a abrir los ojos. ¡Este bastardo se había reintegrado en su cuerpo anterior! Pero... ¿Cómo? Decidiendo mirar, vio con furia al Saiyano levantando el cuerpo de la Saiyana sobre él, una expresión de alivio en este último. El ser fusionado se había aprovechado de su desesperación y pánico para atraparlo y obligarlo a volver a intercambiar con su hija. Y lo peor para Ginyû era que no podía mostrar su frustración o gritar de rabia, su cuerpo estaba demasiado herido para eso. Miró a los demonios del frío, todavía inconsciente en el suelo.

— ¡Y ahí estás! dijo Vegetto en tono satisfecho.

— Te has tomado tu tiempo, dijo Bra enfadada, pero con una sonrisa agradecida. Pero... ¡Me rompiste la boca!

— Uh... también me alegro de verte, dijo Vegetto cuando Bra notó sus heridas.

Un ruido detrás de ellos llamó su atención. Coola y FreezEr se habían despertado y se estaban enderezando. Coola escupió sangre y dijo enojado:

— ¡Maldito! Te atreves a venir aquí, y tú... ¡Asqueroso mono!

— ¡Espera! interrumpió Freezer. ¿Dónde está Ginyû ahora, Saiyano? ¿Qué le pasó a él?

— Bueno, como puedes ver, tuve que persuadirlo para que me obedeciera, dijo Vegetto, señalando a Bra y luego a Cold. Él ha reincorporado el cuerpo de tu padre, puedes hacer lo que quieras. Es todo tuyo. Ahora vuelvo a mi espacio, ¡nos veremos pronto!

Coola no pudo soportar el tono más alegre de este egocéntrico Saiyano. Se lanzó sobre él para darle un puñetazo, pero este último se teletransportó con su hija, quien bajó los ojos, inmóvil.

— ¡Cobardes! Maldijo Coola. Freeza, movilicemos a nuestras tropas, ¡y vamos a atacarlos!

— Deja a ese Saiyano en paz, no estamos a su altura, dijo Freezer con calma, acercándose al tanque. Entonces, Capitán Ginyû, ¡qué reunión tan sorprendente! Entonces, durante todos estos años, te escondiste allí, bajo nuestros ojos, llamándonos "hijos", dándonos órdenes y manipulandonos como querías. Sí, lo veo con tu mirada enojada, quieres matarme, pero estás indefenso ahora. Fue una gran actuación, debo admitirlo.

— Freezer, ¿qué estás...

— Tú, continuó Freeza, endureciendo sus ojos e impidiendo que su hermano terminara, ¡miserable parásito! ¡Habría sido mejor que murieras aquel día de tu ejecución, lamentarás haber jugado conmigo! Estás a mi merced y te haré desaparecer de una vez por todas. ¡Coola!

— ¡Con mucho gusto! Exclamó Coola, imitando a su hermano y levantando su brazo hacía el cuerpo del antiguo Rey, con una esfera de energía en la palma de su mano.

Sin embargo, en el momento de aniquilar a Ginyû, quien desafió a los hermanos con la mirada, listo para aceptar su final inminente, los tres Demonios del Frío fueron tomados por una migraña intensa. Coola se desplomó en el suelo, gritando de dolor:

— ¿Pero que me pasa? ¡Argh!

— Ya veo..., refunfuñó Freezer intentando levantarse. ¿Qué mago impío cree que puede controlar a un auténtico Demonio del Frío? ¡Insensato!

— ¿Qué ser corrompido por el mal cree que puede resistirse a la magia más ancestral? Babidi resopló, poniendo todo su poder mágico para doblegar a la familia.

Agotado mental y físicamente, el Rey no tardó en subyugar. Coola lo seguía rápidamente. Estaba lleno de resentimiento y odio. Freezer se convirtió en el último y el más difícil. Babidi sabía que esta especie tenía afinidades con los poderes psíquicos, pero este tenía sorprendentemente un gran recurso mental. Era tan difícil de domesticar como Cell un poco antes. Sin embargo, termino rompiendo sus defensas mentales y sometiéndolo. Su ejército estaba casi listo. Le recordó a Buu que se mantuviera a su lado y le dijo a Dabra que se preparara. Tenía algunas personas interesantes para atacar, y podía conquistar este estadio. El clímax estaba por llegar.

Mientras tanto, en el lado del Universo 16, Vegetto había regresado con Gohan y los demás. Pan, Trunks y Goten se sorprendieron por la patética condición de Bra, su cara y su cuerpo cubiertos de sangre y llena de cortes. Vegetto se llevó a Bra con él y le dijo a Piccolo:

— ¡Senzus, por favor!

Tomando un puñado grande de Senzus, la Saiyana tragó todo sin preocuparse por la imagen que dio, y caminó a los apartamentos, sin mirar a sus seres queridos ni a la superficie de combate, de donde provinieron los sonidos de unos disparos potentes. Ella dice mientras hace crujir las Senzus:

— Me voy a la cama.

Bajo la mirada ansiosa de Pan y Videl, ella desapareció en el corredor del Universo 16. Uub, desde el Universo 18, percibió su aura que desapareció momentos después. Más tarde, quizás, él preguntaría acerca de su condición. Gohan se acercó a Vegetto y dijo:

— ¿Y Ginyû?

— De regreso al cuerpo de Cold, y ya no es nuestro problema. Que Freeza lo elimine si le da la gana.

— Bra debería estudiar a su oponente ahora que este asunto está resuelto, dijo Piccolo. Creo que ella lo necesitaría, dado lo que vimos. Y lo que está sucediendo podría interesarle...

— Viniendo de ella, eso sería inteligente, así que olvídalo..., suspiró Vegetto. Espera, interesante, ¿cómo? ¿Este Gast es tan fuerte como pensaba?

— No solo eso, dijo Gohan con un sudor en la frente.

Volviendo su mirada hacia la arena, Vegetto tuvo un shock real que lo congeló. En medio del campo de batalla, Gast estaba sangrando, una rodilla en el suelo, frente a Vegeta del Universo 13, transformado en Super Saiyano de nivel 3. Y detrás de Gast, una inmensa masa de músculos en una armadura negra reluciente, iluminada por una intensa aura verde esmeralda...

Momentos antes, mientras Vegetto se ocupaba del caso Ginyû en el espacio...

Gast Carcolh se enfrentaba a Raichi, encaramado como siempre en su esfera de cristal. Había seguido el aura de Vegetto hasta que desapareció hacia el espacio, pero no le importó demasiado. Este problema no le preocupaba de ninguna manera. En el lado Tsuful, este último había revisado sus fantasmas una última vez, para asegurarse de que no había nada sospechoso. Todos sus fantasmas del turno anterior estaban listos, al igual que el nuevo... Dándose palmaditas a su pelota con los dedos, frunció el ceño y dio un paso hacia Gast. El Namek dice en un tono paciente:

— Debe tocar el ring, anciano...

— Deja que mis fantasmas se encarguen de eso, venerable Namekiano, respondió Raichi.

A su alrededor aparecieron multitud de Namekianos, aldeanos y niños. Estos fueron usados ​​por los adultos para evitar ser aplastados por la gravedad. Los dos Gohans estaban asombrados, porque los espectros estaban más afectados que en el turno anterior. Buu silbó en su prisión.

Gast y los Namekianos de la arena estaban indignados por esta escena.

— ¿Qué... mataste a Namekianos?

— ¡No tengo inocentes en mi conciencia! Raichi replicó, inquieto. ¡Estos aldeanos fueron asesinados por los Saiyanos una y otra vez! Cada uno de mis fantasmas, excepto las víctimas de este torneo, fueron el objetivo de esos monstruos. Mi gente, los Namekianos, mi joven amigo... Tú también debes entenderlo. Debemos erradicar a estas criaturas infernales. ¡Son genocidas sin fe ni ley! Tú y yo tenemos el mismo ideal de paz! ¡Déjame ganar las Dragon Balls para lograrlo!

— No es la paz o la justicia lo que te guía, comentó Gast, es la venganza. Tu corazón está atormentado, lo siento desde el principio del torneo. Dígame, si gana, ¿usaría las Dragon Balls para devolver la vida a su gente?

Gast tenía esperanza. Al igual que Piccolo Daimao, quería apaciguar el alma del viejo Tsuful y liberarlo de sus demonios y rencor. Desafortunadamente, el odio del anciano era insaciable. Gruñendo en un tono oscuro, él dice:

— Los muertos no vuelven.

— Sin embargo, estás rodeado de ellos. Replicó Gast.

Gast comenzó a dar un paso adelante, paso a paso. Raichi tomó esto por un gesto ofensivo y ordenó a los Namekianos que lo atacaran. En una fracción de segundo, sus fantasmas desaparecieron, los impactos de los golpes se esfumaron en un parpadeo. Gast estaba de pie frente a él, con una mano en su escudo. Raichi se estremeció, asustado.

— Vives en el pasado, encerrado en tu cáscara de negación, continuó el Gran Namekiano. Tú y tus fantasmas han sufrido bastante. Mataste a los Saiyanos en tu universo, deja en paz a los otros Universos donde habitan. Es hora de seguir adelante... Por tu propio bien. Abandona este torneo y encuentra la paz en tu mundo.

Sin esfuerzo, Gast rompió el escudo de Raichi, que retrocedió rápidamente. El Namekiano no quería matarlo, ni mucho menos. Quería presionarlo para que abandone su búsqueda del genocidio. Pero el Tsuful no se rindió.

— ¡Un hombre joven, que quería ver a su pequeño hermano asesinado, fue asesinado por un monstruo como estos Saiyanos! Raichi gruñó, poniendo sus manos en su esfera. Nunca dejaré de luchar para erradicar estos bichos. Si te opones a mí, no serás mejor y te eliminaré sin ninguna consideración.

Detrás de él, apareció Hildegan, lanzando un grito de furia que hirió los tímpanos de la audiencia. ¿Qué mejor manera de vengar a Tapion que usar a su criatura para llevar a cabo esta cruzada?

Hildegan dio un poderoso puñetazo en dirección a Gast, quien estiró el brazo y detuvo el ataque sin temblar. El Namekiano envió un pulso que se extendió por el cuerpo del monstruo gigante. Hildegan desapareció en un vapor de plata, bajo el resplandor de Raichi. ¡Era imposible! Pero, ¿qué era este Namekiano?

— Puede lanzarme lo que quiera, dijo Gast, pero haré mi deseo realidad. Mi gente volverá, lo jure ante mi extinta raza. Usted también, si persiste en ponerse en mi camino, será mi enemigo. Última oportunidad para usted.

Gast comenzó a caminar hacia él otra vez, listo para obligarlo a abandonar, pero una poderosa patada golpeó su cara, expulsándolo a unos pocos metros de distancia. Logró pararse, y vio con consternación que Vegeta del Universo 13, con su largo cabello dorado y un rayo a su alrededor, estaba de pie entre él y Raichi. Vegeta proclamó:

— No toques al Maestro, Namekiano. ¡Inclínate o muere en nombre de su noble causa!

— ¡¡¿Qué?!! Enfureció al verdadero Vegeta desde su respectivo espacio.

Hizo una careta llena de ira. Ya no era el de otro universo, ¡era él mismo, exactamente él! Excepto que se vio sometido a un sinvergüenza y sucio Tsuful. ¡Incluso tuvo la audacia de quitarse la capa, símbolo orgulloso de su reinado y dominación! Esta basura...

Gast hizo una mueca al ver a este guerrero enfrentarlo. Como Namekiano, sabía cómo medir la fuerza de sus oponentes. Incluso si supiera que era superior a este Vegeta, no sería fácil ganar. No eran realmente iguales, pero él iba a tener que ponerse serio. En dirección hacía Vegeta, lanzó su puño hacia adelante, un puño que se encontró con el del Saiyano que estaba dibujando una sonrisa de satisfacción. El suelo crujió cuando Vegeta le dijo a Gast:

— Así que hiciste tu elección. Tanto mejor, me complacerá luchar contigo. ¡Perecerás por la gloria del Maestro Raichi!

Encadenó con un gancho que Gast bloqueó entre sus dedos. La mano del Namekiano vibraba bajo tal poder, de hecho iba a tener dificultades. Los dos se separaron y luego se cargaron entre sí en un explosivo cuerpo a cuerpo. El poder que emitieron no tuvo nada que ver con la pelea entre Cell Junior y Vegeta en la ronda anterior. Buu y Gohan lo percibieron bien: era casi lo mismo que en su confrontación, cuando Buu había absorbido a Gotenks para pelear con él después. Al menos, Gast era del mismo nivel. Vegeta fue abrumado gradualmente, tomando ráfagas de golpes en el pecho y la cara. Incluso impulsado por Raichi, el nivel tres no era fácil de administrar y desplegar al máximo. Incluso para un fantasma. Sin embargo, logró rendirse, y pese a su mayor resistencia, Gast estaba sangrando y sintiendo el dolor de los ataques del Saiyano. Vegeta se alejó y se puso de pie, exclamando:

— ¡Garlick Cannon!

Gast cruzó los brazos frente a él y cobró el disparo de energía con toda su fuerza. Sus piernas cavaron un surco profundo mientras retrocedía. Empujando a un increíble Ki, disipó el ataque, revelando a Vegeta nuevamente como voluntario para un combate cercano. Sus puños chocaron violentamente, el brazo izquierdo de Vegeta se rompió, rompiendo un grito de dolor. ¡Gastó suficiente poder, y ahora iba todo en contra! Desplegando su aura, golpeó a Vegeta con una tormenta de golpes que dejaron grandes marcas de impacto en todo su cuerpo. Pero el Saiyano elevo su poder a su vez y trató de dar un tiro ancho que Gast esquivó saltando hacia atrás.

El Namekiano se sorprendió al encontrar un obstáculo mientras se alejaba. Vio un brillo esmeralda reflejado en los costados y entendió lo de quien se trataba. Frente a él, detrás de Vegeta, que lucía una sonrisa victoriosa, estaba el balcón del Universo 18. Gohan, Piccolo, Vegeta y Son Goku mostraban una expresión de puro terror. Goten y Trunks ya se habían convertido en Super Saiyanos, un reflejo provocado por el terror intenso. Gast se volvió lentamente y vio el rostro de Broly, el Saiyano legendario, cerca de él, con una enorme y cruel sonrisa en su rostro. Broly dijo con una voz obscena:

— ¡Dile adiós a tu vida, asquerosa babosa!

Una fuerza increíble cayó sobre la cabeza de Gast, que dobló la rodilla, gritando de dolor. El puño de Broly casi lo había noqueado, y los dos Saiyanos se rieron de su patética debilidad. Raichi apretó los dientes, pero no dijo nada. El Namekiano había elegido su destino. No podía sentir los poderes, pero lo sabía: Broly ya había superado a Gast.

Vegetto, veinte segundos atrás, quedó asombrado e incluso encantado. Si Gast fue derrotado por Broly, y si este último se desataba, ¡tendría derecho a un combate de consolación! Decidió mantenerse alejado por el momento y ver cómo se las arreglaría Gast. Por el lado de Vargas, fue el pánico total.

— ¡Otra vez él! ¡Refuercen el escudo al máximo!

— ¡Prepárense para expulsar a todo el Universo 3 si es necesario!

— Pero queda Piccolo Daimao para el torneo secundario...

— ¡No importa, este monstruo es demasiado peligroso!

Del lado de los Kaioshins, los dioses estaban asustados, listos para luchar también. Este Broly estaba lejos de ser tan fuerte como el primero, todavía estaba a su alcance, al menos para lanzarlo a una estrella. Buu le preguntó a su tutor, quien persistió en rechazar su solicitud:

— ¡Por favor, libérame! Quiero enfrentarme a él, no me tortures de esta forma, ¡es demasiado horrible! ¡Esta es una oportunidad única, te lo ruego! ¡Déjame pelear con él!

Gast se alejó de Broly. Esta confrontación se volvió realmente peligrosa para él, tenia que terminar este encuentro rápidamente. Fue directo a Raichi, perseguido por Broly y Vegeta. Raichi invoco y ordeno a Cell Junior y Bojack que lo detuvieran, pero los dos fantasmas fueron rociados de un suspiro, incapaces de detenerlo. Gast se topó con un Oozaru que de repente apareció, bloqueándolo momentáneamente. Lo borró con una ola rápida, pero el daño ya estaba hecho, Broly logró pararse frente a él. No tenía elección. Poniendo todo el poder en su puño, dio su golpe más fuerte en el tórax del Saiyano legendario... Quien se burlaba del Namekiano. El brazo de Gast estaba cubierto de venas de las que fluía su sangre. Gast sintió una fuerte sensación de terror porque estaba totalmente indefenso, este ataque lo demostró.

— Emmm, si... ¿Qué no entendió la palabra "invencible"? Es un golpe que puede romperte los huesos, es invulnerable a los ataques directos.

Desde un amplio gancho a la espalda, Broly expulsó a Gast en el aire, y la sangre escapó de la boca del Namekiano. El Saiyani legendario se rió a carcajadas y expulsó su energía, esta última se duplicó. Su Goku, Vegeta y Gohan se tensaron. Ahora estaba fuera de su alcance. Broly se movió tan rápido que Gast no pudo seguirlo. ¿Estaba tan abrumado? Estaba rodeado por Broly y, a pesar de toda su fuerza, no podía liberarse. Su miedo aumentó cuando vio a Vegeta un poco más lejos, mostrando una sonrisa feliz. Este último extendió sus brazos y envió una descarga de Kienzan a Gast quien luchó violentamente, en vano. Los Kienzan lo golpearon directamente, luego se doblegaron ante el invulnerable cuerpo de Broly, quien reía a carcajadas. Los escasos restos de Gast cayeron al suelo, con los ojos vidriosos. En pedazos...

Los dos Piccolo se sorprendieron, cuando los Vargas comenzaron a contar mientras las extremidades de Gast golpeaban el suelo. Raichi suspiró con tristeza cuando Vegetto hizo crujir sus nudillos. Parecía que su intervención tendría que ser necesaria al final.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu