DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 4 dias, 5h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120
[Chapter Cover]
Parte 2, Capítulo 7.

PARTE DOS: ¡AQUÍ HAY MUCHOS VIEJOS ENEMIGOS!

Capítulo 7

Traducido por Rei Vegeku & Bardock


Piccolo seguía su conversación con Nail del universo 10:

—Tengo la impresión de que hay Namekianos en pocos universos —dijo después de echar un vistazo a los espacios de alrededor.

—Eso es porque nuestra gente no se diferencia de un sitio a otro... Pero hay una variación en los universos 1 y 7.

—¿El universo 1? ¿El de los organizadores?

—¿No lo notas? No han sufrido ningún cataclismo como nosotros, por ejemplo. Parece que no han conocido nunca ninguna atrocidad y aman luchar como juego sin que llegue a ser mortal.

—Aquí tenemos la razón por la que se ha organizado este torneo... ¿los Namekianos del primer universo pudieran participan?

—No, al descubrir el séptimo universo creo que echaron marcha atrás... Mira ahí...

Observando ese espacio, Piccolo lo vio.

¡Un gigante!

Un Namekiano aún más grande que el propio Piccolo y más imponente. Estaba apoyado contra la pared con los ojos cerrados. ¡Su altura superaba a la de la puerta! ¿Medía más de tres metros? De todos modos, ese Namekiano impresionaba con clase. Y su capa contribuía a enfortecer su presencia.

—Para detener a Freezer —prosiguió Nail—, todos los Namekianos de ese universo se fusionaron en uno. Un gran Supernamekiano anónimo que representaba a todo su pueblo.

—Un Supernamekiano... —repitió Piccolo.

Hasta ese momento, Piccolo se había considerado uno, pero ese ser aportaba un nuevo significado.

—Funcionó a las mil maravillas —prosiguió Nail—. Venció fácilmente a Freezer, pero había un inconveniente: las Dragon Balls. Se volvieron inactivas y no podía crear unas nuevas. Se dedicó a viajar por el espacio para encontrar un equivalente. Creo... que veremos el fin de su trayecto aquí mismo. Las Dragon Balls de otros universos a lo mejor podrán hacer realidad su deseo.

Piccolo se preguntaba qué deseo querría pedir ese Supernamekiano poderoso, pero no quería interrumpir a Nail.

—Durante su odisea se encontró numerosas criaturas muy poderosas... Entonces mató a un monstruo-lagarto que amenazaba el universo, y luego a un demonio rosa. Por cierto, ambos están aquí, provenientes de otros universos.

—Sé de quién hablas...

—Creo que pedirá a las Dragon Balls el deseo de separarse para volver a ser la gente de antes de la fusión. Creo que él ganará este torneo.

En efecto, se esperaba que ofrecería un buen espectáculo. Su ki no parecía ser muy elevado, pero sabía cómo esconderlo, sin duda. Piccolo seguía de piedra debido a la presencia que ese guerrero desplegaba... Si todos los Namekianos se fusionaban en uno solo, ¡el resultado tenía que ser mucho más poderoso que él de lejos!

—¿Y tú participas? —preguntó Nail.

—No. En mi universo hay mucha gente más poderosa que yo. Hubiese sido inútil. Por otro lado, pareces el más poderoso de los Namekianos de tu universo... ¿te has inscrito?

—Sí. Aunque este Supernamekiano sea mucho más poderoso que yo, y que el ki de ese tal Freezer y el de otras criaturas me impresione, me gustaría llegar lo más lejos posible solo para representar a mi universo. Otros tres Namekianos se han inscrito conmigo —dijo designándolos detrás suyo.

—¡Vaya! Cargot, me acuerdo de ti —dijo Piccolo reconociéndolo gracias a los recuerdos de Nail que habitaban en su interior—. Pero cuando eras pequeño en mi universo no tenías realmente aptitudes para luchar...

—Efectivamente, pero cambié rápidamente. No recuerdo el motivo exacto, pero los ancianos de Namek me dijeron que fue por tozudez.

—Lo entiendo —dijo Piccolo—. Bueno, en cualquier caso, os deseo mucha suerte. Pero no dudéis en abandonar si no tenéis ninguna oportunidad. No es necesario morir en vano.

Todos los Namekianos se miraron entre ello antes de que Nail respondiera a Piccolo con una sonrisa:

—Gracias por tu consejo, amigo. Lo tendremos en cuenta.

Trunks y Goten, cerca de ellos, ya habían terminado sus quehaceres en el universo 10. No tenían nada qué aprender de ellos.

Trunks comenzó a partir:

—Bueno, volvamos a nuestro espacio.

Al decir esas palabras, se cruzaron con Goku, quien se dirigía hacia el universo que ellos estaban abandonando. Ni Trunks ni Goten le preguntaron qué iba a hacer ahí, pues Goten se distrajo con algo "más interesante":

—¡Mira, los participantes del universo 19 ya han llegado! —dijo señalándolos con el dedo.

Eran muy numerosos. Desde lejos todos tenían la misma apariencia más o menos. Vestían una especie de armadura hecha de metal o de una aleación muy resistente. ¡Llevaban armas y uno de ellos parecía que tuviera un lanzacohetes en la espalda! La mayoría de esos guerreros vestían un casco único. Respecto a la corpulencia, estaba el flacucho con armadura hasta el robusto sin armadura. También se podía apreciar que el peinado del más grande era erizado hacia atrás.

Mientras Trunks y Goten saltaban el murito que delimitaba su espacio, Goku llegó delante de su padre y Piccolo, un poco más alejado, estaba atento a la conversación que estaba a punto de suceder:

—Nos parecemos mucho —dijo Goku.

—Sí —respondió simplemente su padre, molesto por tener que responder a un desconocido.

Un silencio se instaló en el ambiente durante largos segundos...

—Parece ser que mi nombre era Kakarotto, pero desde que era pequeño me llamo Son Goku. Nunca te he conocido.

—Sí, te pareces a Kakarotto. Soy Bardock —dijo fríamente el padre de Son Goku.

—Humm... —hizo Goku cruzando los brazos.

Nuevamente, una pausa...

—No pareces muy fuerte... —dijo Goku finalmente.

—¡¿Qué!? ¡¿Cómo osas decir eso?! ¡Desde que naciste tuve que protegerte porque tu poder era completamente ridículo! ¡Fue una auténtica liberación el día que fuiste asesinado!

—¿Eh? ¿De verdad que era tan débil?

—Peor aún... un Saiyano de clase baja que incluso avergonzaba a su propio hermano.

Son Goku hizo una mueca al sentir hablar de su hermano. Cuando se enfrentó a él era, efectivamente, mucho menos fuerte. Pero ya había pasado mucho tiempo desde entonces..

Goku se fue debido a que Bardock no decía nada y no parecía que estuviera dispuesto a hablar con su hijo de otro universo. De hecho, no tenía nada qué decirle a ese hombre que no había conocido nunca y que solo acabaría conociendo esa migaja. Al volver a su universo y mientras Piccolo aterrizaba cerca de él, saludó a los del universo 19, pero solo uno de ellos le devolvió el saludo. De repente, Pan llamó la atención de todos para que miraran hacia... al espacio del universo 20.

La jovencita estaba muy sorprendida:

—¿Ese es el luchador del universo 20?

Tres Vargas y dos Namekianos estaban empujando una plataforma que levitaba -Gohan se preguntó si era antigravitacional o si estaba encima de un cojín de aire-, encima de la cual había un enorme bloque de hielo que había sido cruelmente cortado.

—Hay alguien dentro de ese bloque de hielo —especificó Goku.

Piccolo, con su mirada penetrante, descubrió enseguida quién era. No se pensaba que la revelación pudiera producir un pánico como el que siguió:

—Ese es... ¡Broly!

—¿¿¿Qué??? —dijeron Goku, Vegeta y Son Gohan, atónitos.

Cuando se acercaban al espacio del universo 20, seguidos de cerca por Piccolo y Gohan del universo 16, un Varga empezó a explicar:

—Le hemos encontrado congelado en medio del espacio. Si está vivo a la hora de su combate, participará.

—Qué mala idea... —añadió perspicazmente uno de los Namekianos a su lado, mirando al gigante en posición fetal dentro del hielo.

«¿¡Cómo han podido traer a ese monstruo aquí!? —pensaba Goku mientras le caía una gota de sudor por su frente.»

—¡Es horrible! —gritó Bra del universo 18 con una voz muy estridente.

—Exacto —respondió Gohan, quien no las tenía todas—. ¿Cómo es posible?

—Incluso tú, Bra, puedes notar lo peligroso que es? —le preguntó Vegeta, feliz por pensar que su hija pudiera percibir una cosa así por una vez.

—¡Qué va! ¿No te has fijado en su conjunto? —preguntó Bra dejando estupefactos al resto—. Mirad esos brazaletes. ¡Son muy cursis! ¡Es increíble!

Vegeta no se atrevió a hacer un comentario al respecto... A esa muchacha aún le quedaba mucho para tener espíritu de Saiyana... ¡Y todo por culpa de su madre! Cuando volvieran...

—De hecho hay más de un peligro por todo el estadio... —intervino Gohan del universo 18 con un aire misterioso, recorriendo los espacios de los participantes con la mirada.

Las miradas de los combatientes del universo 18 se detuvieron en Cell del universo 17, quien les devolvió la mirada con cara de pocos amigos. Después se fijaron en Majin Bu del universo 11, luego en Freezer y en su familia del universo 8, antes de fijarse en Bojack y en Zangya del universo 6. En ese momento vieron abiertamente en su espacio a A-17 y A-18 sonriendo sádicamente en su espacio, quienes habían aterrorizado al Trunks del futuro...

—Menuda gracia —dijo Trunks rememorando la pequeña tunda que Goten y él recibieron cuando lucharon contra Broly en la Tierra. Aunque, en esa ocasión, "luchar" eran palabras mayores...

—¿Nos vamos? —prosiguió Goten, continuando la idea de su mejor amigo, también horrorizado por el hecho de encontrarse cara a cara con Broly.

—Holgazanes —replicó Vegeta—. Os habéis inscrito como Gotenks, ¿verdad? No tendríais que tener ningún problema si os enfrentáis a él.

—Yo no estaría tan seguro, Vegeta —añadió Goku—. ¡No te olvides de que su poder aumenta cada segundo! No podemos saber con exactitud lo poderoso que es veinte años después.

Esa precisión no perturbó en lo más mínimo a Vegeta:

—Hoy... ¡lo haría pedazos!

—No estés tan seguro de ti mismo...

—Es como si conocieras a todos los de por aquí... —dijo Ub una vez todos volvieron a su espacio.

—No te preocupes —lo tranquilizó su mentor—. La mayoría tienen un nivel inferior al nuestro. ¡Veremos enfrentamientos legendarios!

«Especialmente contra Broly? —pensó.»

De repente, unos fuegos artificiales empezaron a estallar por el cielo y una pieza musical, apenas audible, se escuchó durante no más de un minuto. Era la señal que precedía al principio del torneo. En las gradas, los centenares de miles de espectadores se despertaron de golpe y empezaron a gritar.

Goku estaba impaciente. Esa sensación, ese gran número de fans de las artes marciales... Por otro lado, Ub estaba nervioso. Pan estaba demasiado contenta e impresionada a la vez como para tener miedo. Su atención se centró en un pequeño disco volador que pasaba no muy lejos del ring con forma de planeta. Sobre ese objeto estaba de cuclillas un pequeño ser de color verde y azul. Su cabeza estaba dotada de diez ojos y dos bocas verticales que comenzaron a hablar a través de los dos micrófonos que sostenía dos de sus cuatro manos:

—¡Habitantes de todos los universos! —empezó diciendo la criatura con voz grave y aguda a la vez, pero se escuchaba y se entendía perfectamente resonando por todo el estadio.

Se permitió un instante de silencio. ¡Y es que esa única frase había causado un gran impacto sobre los extasiados espectadores! ¡Gritaron, silbaron, aullaron e incluso dieron puntapiés y/o de pezuñazos! Goku no había visto nunca un público -ni una multitud como esa- tan excitado por el comienzo de un torneo.

—¡Amantes de las artes marciales y de los combates! ¡Están aquí reunidos para presenciar el torneo más grande que haya existido jamás!

Nuevamente, los gritos de los millones de espectadores llenaron el estadio, y esta vez no dejaron escuchar la voz del presentador durante varias decenas de segundos.

—¡Presenciaran batallas titánicas entre los representantes más poderosos del mundo multiversal! ¡Sesenta y cuatro luchadores! ¡En total, sesenta y tres luchas! ¡Veinte universos diferentes, un solo torneo, y un único ganador!

Sin duda, ¡ese presentador sabía crear expectación! Y no solamente entre los espectadores, sino que Goku se encontró a sí mismo diciendo "¡venga, venga!" pisaba con dureza el suelo. ¡Pero aunque odiase esperar, tenía que admitir que le encantaba esa excitación que le producía el comienzo del torneo!

—¡Todos los participantes han llegado! —proclamó el presentador—. ¡Ya hemos llevado a cabo el sorteo! ¡Es solo cuestión de minutos! ¡No! ¡Segundos! ¡Den las gracias a los organizadores del universo 1, quienes nos han permitido organizar este torneo! ¡Y para arbitrar los combates, mis doce hermanos gemelos y yo estaremos a su servicio!

En un abrir y cerrar de ojos, los doze hermanos aparecieron alrededor del estadio. Todos eran idénticos respecto al primero. Saludaron a los espectadores. Tenían la misma voz. Por tanto, serían completamente indistinguibles en medio de un combate... Pero el hecho de ser doce le ayudaría a seguir a raja tabla los combates.

—¡Ya ha llegado el momento! ¡Ahora sabrán quién inaugurará el torneo! Llamo al ring... —hubo unos instantes de silencio, ¡los últimos antes del auténtico inicio!—, a Nappa del universo 13!

—¡Perfecto! —dijo Nappa cerca de Vegeta y de Kakarotto—. ¡Soy el primero, chavales! ¡Mirad y aprended!

—Contra... ¡Cargot del universo 10!

Nappa voló en dirección al ring... y un Namekiano hizo lo propio. Los dos luchadores aterrizaron en el ring... ¡el combate ya podía comenzar!

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu