DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 3 dias, 1h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 25, Capítulo 125.

PARTE VEINTICINCO: CONTRA EL OPONENTE QUE TE HIZO SER QUIEN ERES

Capítulo 125

Traducido por Alice

Un día, en los bordes exteriores del universo, apareció un guerrero en cierto planeta. Este mundo era famoso por sus deliciosas especias, que llamaron la atención de los comerciantes del espacio y los gobernantes intergalácticos por igual. La mayoría de las partes interesadas intercambiaron bienes en el comercio pacífico, involucrando a diplomáticos cuando fue necesario y cuidando de evitar la violencia. Sin embargo, a raíz de un imperio colapsado, y la construcción de uno nuevo en su lugar, liderado por un emperador aún más formidable y acompañado por sirvientes igualmente terroríficos de una raza que se creía extinta, todo eso cambiaría. Cuando este guerrero llegó, proclamando que el territorio ahora pertenecía a la raza todopoderosa y superior de los Saiyanos, la población estaba demasiado aterrorizada para oponerse al sangriento emisario. Sin embargo, este guerrero se negó a aceptar una rendición tan rápida. Innecesariamente, se volvió loco, devastando el mundo, cometiendo genocidio en casi todos sus habitantes, un planeta que había recibido instrucciones de tratar con delicadeza. Mientras el guerrero se sentaba sobre una pila de cadáveres, fue confrontado por un Saiyano mucho más poderoso por su insubordinación: el Emperador Vegeta. El líder había tenido la intención de convertir el planeta en una joya comercial, una encrucijada que solidificara su reinado sobre el sector.

Este evento, al igual que muchos otros, había llevado a los dos Saiyanos a despreciarse mutuamente. Uno de ellos había sido criado como príncipe de su pueblo, antes de haber aplastado al tirano Freezer que había exterminado a la mayoría de su raza, y había tomado su asiento como señor imperial. El otro, Kakarotto, siempre había odiado a su señor por su actitud despreciativa hacia él y su hermano Raditz. ¡Hubiera dado cualquier cosa por romper esa cara real en una roca antes de arrastrarlo a cientos de millas, romperle todos los huesos y escuchar con júbilo su estertor de muerte! Kakarotto había soñado con algún día enfrentarse y aplastar a su arrogante emperador, volar a su lacayo calvo y masacrar y desmembrar a muchos cientos de miles más después de eso. Parecía que había una sed insaciable de violencia en el fondo de su mente, siempre presente.

Hoy, ahora que poseía un poder mayor de lo que alguna vez había creído posible, finalmente podía satisfacer todos los deseos de su corazón: su locura asesina podía tener un reinado libre, sin ser obstaculizado por la mano controladora de su superior. ¡Además, debe demostrar su nueva fortaleza contra otro Vegeta! Recordando cada una de las humillaciones que le había dado el Emperador Vegeta, Kakarotto impregnó sus puños con la plenitud del resentimiento. Como Vegeta del 18vo. Universo continuó sonriendo, solo amplificó la ira del Super Oozaru, acelerando sus ataques.

Enfrentándose a su enemigo, el príncipe Saiyano cavó en su posición defensiva, plantando firmemente sus piernas y apuntalando sus brazos al frente. Podía sentir y sentir la ira de Kakarotto como un camión a punto de arar sobre él, y sin embargo, el Saiyano quería enfrentarlo, probarse contra enemigos más fuertes siempre había sido su principal objetivo. Humillar a esta versión alternativa de su mejor amigo no jugó ningún papel en eso. Le pareció fascinante enfrentarse a un Saiyano puro en su forma más primitiva y bestial, combinado con todo el poder mítico de un Super Saiyano. Vegeta estaba preparado para poner todo en la línea para ver los límites de su Super Saiyano de nivel 2, y poner su teoría a prueba. Si las cosas salieron como esperaba, derrotar a Son Goku más adelante no sería tan difícil.

El golpe entrante del Oozaru se estrelló contra él y lo aventó hacia atrás varios metros esta vez en una trinchera. La determinación de Vegeta de bloquear era claramente evidente, sus venas se hinchaban, su espalda se arqueaba. Los relámpagos que lo rodeaban se duplicaron en intensidad cuando el príncipe empujó hacia atrás la gigantesca mano izquierda. Lo apretó alrededor de su cintura, forzando los nudillos del gorila a su alrededor y dentro de la barrera violentamente. Kakarotto apretó los dientes, alejándose del escozor y dejando que al mismo tiempo Vegeta corriera a su cara.

Pero el Super Oozaru desapareció, asombrando a los espectadores, así como a los dos Pans, que se encontraron incapaces de mantener el ritmo de su velocidad. El príncipe de los Saiyanos giró su cabeza para esquivar el ataque sorpresa del mono desde atrás, aterrizando suavemente sobre el ring. Kakarotto luego trató de pisotearlo bajo sus pies, pisoteando violentamente, pero el Super Saiyano de nivel 2 esquivó deslumbrantemente cada golpe. Vegeta parecía satisfecho, al igual que su contraparte contra Raichi, aceleraba sus movimientos y evitaba ser perseguido. El hermano de Raditz refunfuñó y luego disparó rápidamente un cañón de su boca. Una gruesa ola de polvo envolvió la arena, revelando lentamente la profunda zanja que se había formado a raíz de su ataque. Pero por el momento, no había rastros de su oponente.

Este último se había movido a una velocidad tan grande que incluso su hijo del futuro no había podido seguirlo. Con cada segundo que pasaba la escena se desarrollaba, Trunks estaba cada vez más sorprendido. Su padre era tan diferente ahora del guerrero arrogante que había permitido que Cell se volviera perfecto. No solo en el poder, sino que la vanidad y el orgullo que habían formado su esencia central parecían haberse calmado. En su lugar, ahora había una gran determinación sincera: la voluntad de luchar por algo más que él mismo. Incluso el C-16 lo había notado.

— Este Vegeta... es diferente, observó el androide. Sus intenciones están desprovistas de maldad y su determinación es clara. No se puede decir lo mismo de su contra-parte del universo 13. A pesar de a quién se enfrenta en esta ronda y del resentimiento y la ira que su enemigo le haya contagiado, tu padre está tranquilo y sereno. Sus habilidades como guerrero son impresionantes, Trunks.

Oozaru blast

Zen Buu, que había estado espiando la conversación, estaba tan sorprendido como cualquier otra persona. La evolución del linaje real era fascinante, y de alguna manera había llevado a un Vegeta indigente de sí mismo y vitriólico, a un hombre calentado por el afecto paternal, orgulloso y protector de su familia, motivado para luchar del lado de la justicia. Ahora se sentía impulsado por su rivalidad con Goku y su deseo de enfrentarse a cada desafío verdadero, una mentalidad que Buu encontraba especialmente intrigante considerando que contenía un Vegeta muy dentro de sí mismo; alguien cuyo corazón todavía estaba manchado por el resentimiento. Era curioso cómo el príncipe Saiyano se había convertido en un adversario tan digno.

Vegeta estiró su mano hacia el Gran Mono Dorado, con la palma hacia arriba, los dedos extendidos mientras comenzaba a acumular una esfera de energía.

— Big Bang...

Apenas había dicho las palabras cuando su enemigo desapareció una vez más, esta vez a una velocidad aún mayor. Incluso la cabeza del emperador Vegeta giró en pánico, incapaz de seguir los movimientos de la gran bestia. El Oozaru dorado reapareció sobre el príncipe, desdeñosamente sonriendo.

— ¿Me tomas por un patoso, Vegeta? ¡Te mostraré cuán equivocado estás! ¡Ahora desaparece!

Big Bang Attack

El Mono Dorado extendió un dedo por encima de su cabeza, concentrando una cantidad insalubre de ki en su brazo y convirtiéndola en una bola de energía masiva pero deforme. Incluso los espectadores se sintieron incómodos al observar que el gorila preparaba su ataque. El mismo Freezer se estremeció ante la presencia de un aura tan malvada, no solo un intento asesino sino una ferocidad psicópata y descontrolada detrás de él. Con un gruñido sádico de animal, Kakarotto arrojó su brazo extendido, lanzando el ataque a Vegeta.

—  ... ¡Attack!, Rugió rápidamente el príncipe, disparando su contraataque mucho más pequeño.

Las dos bolas de energía se golpearon violentamente, explotando con vientos huracanados que amenazaban con derrocar tanto al competidor como a la audiencia. Muchos cavaron sus pies en la tierra, preparándose con todas sus fuerzas para no ser arrastrados. La descendencia de Cell fue lanzada hacia atrás contra la pared detrás de él, aunque el bio-android no hizo ningún movimiento, de hecho, parecía decepcionado por el triste espectáculo. Hasta el momento, ninguno de los oponentes había mostrado mucha más potencia que Gohan en su torneo, los Juegos de Cell. Vegeta se rehusaba a desatar su verdadero potencial, y aunque una parte de él quería verlo desesperadamente ahora, otra parte del ser perfecto esperaba que fuera él quien lo arrancara del príncipe de primera mano. Secretamente, se enredó con Vegeta, mientras que sus jóvenes, que habían sido tomados por sorpresa, se levantaron de la onda de choque sin un rasguño.

explosion

La luz deslumbrante alrededor de la explosión finalmente se apaciguó, revelando un Mono de Oro algo encogido, con volutas de humo arremolinándose en su boca gigante. En cuanto a su oponente, Vegeta yacía en un cráter de suelo resquebrajado, su cuerpo se apoyaba contra él con una mano. Su cuerpo fue cortado, su ropa rasgada en varios lugares, y su piel quemada provocó un dolor sostenido.

— ¡Papá! Exclamo Trunks del universo 18, su voz entró en pánico. Su homólogo del universo 16, aunque ahora veía a Vegetto como su padre, estaba igualmente preocupado. Nunca había olvidado a su padre original, Vegeta, y sus recuerdos de la infancia del hombre, en particular el abrazo que había recibido antes, noqueado contra Majin Buu, habían cimentado su respeto y afecto. La próxima vez que había visto a su padre en persona, había sido como el guerrero fusionado Vegetto, la forma a la que se había acostumbrado. Trunks amaba mucho a su padre sustituto, y aunque reconocía las muchas similitudes de carácter que tenía con Vegeta, Vegetto todavía era un ser diferente: ver a su padre biológico herido y dolorido era difícil. Mientras las lágrimas se hinchaban, Bra lo miraba silenciosamente por el rabillo del ojo. No podía entender la conexión entre ellos, ya que su padre era el propio Vegetto, pero decidió que no era el momento adecuado para bromear con su medio hermano. En cuanto al propio súper guerrero fusionado, miraba al Gran Oozaru Dorado junto a Gohan y Piccolo. Una cierta sensación de inquietud se apoderó de ellos ante la mera visión de un ser así, pero no pudieron identificar qué era exactamente.

Vegeta comenzó a pararse, apoyándose en sus brazos ensangrentados, enderezando su espalda y murmurando para sí mismo.

— Pfff. Este nivel de ataque no es nada comparado con la golpiza que recibí de Majin Buu. Solo espera a que me ponga serio, ya verás...

De repente, una sombra masiva bloqueó la luz desde arriba de él. Alzando la cabeza, fue recibido por la imagen de un enorme gorila dorado, furioso y con las mandíbulas abiertas, arrojándose sobre él.

— ¡Hijo de puta! Rugió la bestia. ¡Mira quién está agotado, y ahora voy a terminar esto!

Vegeta in Crater

— ¡Mierda! Vegeta respondió, escupiendo sangre. Puso toda su fuerza en sus piernas y saltó hacia atrás; las extremidades del Saiyano aún estaban algo entumecidas y sabía que aún no podía moverse correctamente. Tendría que ganar algo de tiempo para recuperar la sensación. El pie del Gran Simio se estrelló contra el suelo en el punto exacto en el que Vegeta había estado un instante antes. Pero sin vacilar, la bestia gigante pateó su pie en dirección al príncipe como si estuviera pateando una pelota. Actuando por instinto, Vegeta rodó hacia un lado, escapándose apenas una vez más. Antes de que fuera a esquivar, Kakarotto logró desaparecer y reaparecer justo por encima de él, con sus brazos gigantes fuertemente apretados sobre su cabeza. El Oozaru dorado golpeó con sus dos puños con todas sus fuerzas sobre un Vegeta completamente indefenso e inmóvil.

La onda expansiva resonó amargamente por la arena, astillando roca y tierra. Pan se protegió los ojos, su padre le puso la mano en el hombro para sostenerla. Podía sentir cierta tensión en su padre, pero también una extraña confianza y tranquilidad. La niña también recordó su promesa a Vegeta de que no debería apartar la mirada de la lucha pase lo que pase. Lentamente, levantó la vista para enfrentar la escena frente a ella. En la arena, se escuchó la risa en auge de Kakarotto. No podía sentir ninguna energía desde el lugar donde había golpeado su golpe, y como sus manos todavía estaban plantadas en el suelo, se creía victorioso.

— ¡Un Vegeta menos! Vino su mordaz carcajada. Y al otro le queda poco, ja ja ja!

Por el rabillo del ojo pudo ver al Emperador Vegeta con una mirada preocupada, el rostro tenso de su jefe lo miraba. Internamente se regocijó al ver tal temblor ante su nuevo poder, pero su alegría de repente se agrió. Una delgada sonrisa de pronto se grabó en la mejilla de su líder y el macizo simio de repente sintió movimiento detrás de él. Se volvió, angustiado, para ser recibido una vez más por la cara deslumbrante de Vegeta, un rasguño ensangrentado en su frente. El príncipe había agarrado firmemente su cola, y lo había empujado hacia atrás y desequilibrado.

— No es que te tome por un idiota... ¡Claro que eres un idiota!

Con una fuerza asombrosa, levantó al Oozaru dorado, el músculo peludo y todo, y lo estrelló contra el suelo. La espalda de Kakarotto se contorsionó y chasqueó de maneras antinaturales mientras gritaba de dolor. No tuvo tiempo para recuperarse; el Saiyano real tiró de su cola una vez más, arrojándolo alrededor y aplastándolo contra el suelo. Vegeta parecía estar balanceándolo como una salvaje mano de reloj en la superficie cada vez más agrietada, entreteniéndose girando más rápido y más duro cada vez. No solo fue el equilibrio de Kakarotto completamente destruido, sino que fue todo lo que pudo hacer para no vomitar. El príncipe saltó en el aire de repente, esta vez levantando al Gran Gorila Dorado en el aire y balanceando su poderoso torso en la pared del escudo como un gong. Enormes gotas de saliva ensangrentada fueron arrojadas en todas direcciones mientras la armadura del mono bestial era arrancada. Finalmente colapsó, boca abajo, el cuerpo inerte. Vegeta flotó unos pocos pies por encima de él, antes de agarrar su cola por última vez y tirándola.

— ¡Puedes ser grande, pero no eres tan fuerte como esperaba!

Kakarotto down

Cuando Kakarotto gritó de dolor, comenzó a sufrir un espasmo y perder su enorme tamaño y pelaje. Pronto, la bestia había desaparecido por completo, dejando nada más que un hombre roto en un charco de baba. Su mente seguía dando vueltas por el paseo salvaje que su cráneo acababa de experimentar, y recuperar el control de sus sentidos estaba tomando tiempo. Pero una voz pareció reenfocar su enojo.

— Y ahora... parece que todo lo que queda es... ¡nada! Aún así, me has entretenido un poco. Te daré crédito por ello.

Mordiéndose el labio, canalizando rabia y dolor, Kakarotto se obligó a salir. Aunque temblaba, se puso de pie de nuevo, apretando los puños varias veces para asegurarse de poder moverse otra vez. Luego dirigió su mirada hacia Vegeta, quien lo miró con orgullo. La furia violenta de ver esa cara otra vez, la cara de su némesis, comenzó a hervir en su sangre una vez más. Incluso ahora se rehusaba a ceder: odiaba a Vegeta, ¡odiaba esa mirada pretenciosa e insoportable de desdén y corrección! Pelearía, desataría todo su odio y su locura. Kakarotto comenzó a acercarse a su enemigo, rechinando los dientes con cada paso. Pero se detuvo en seco, estupefacto ante lo que vio. Vegeta había liberado el rayo en su aura, descendiendo al nivel de un Super Saiyano normal. La audiencia estaba tan sorprendida como él. El aura dorada del príncipe ardía solo un poco más brillante que la suya. Cualesquiera que sean sus razones, Vegeta acaba de firmar su propia sentencia de muerte.

— Bien entonces, tercera ronda, proclamó Vegeta, doblando sus dedos repetidamente, provocando a Kakarotto para que se lo pusiera. Aquí es donde verás por qué soy un verdadero guerrero de élite, y tú eres realmente patético.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu