DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 10h., 11m.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137
[Chapter Cover]
Parte 26, Capítulo 126.

PARTE VEINTISEIS: CREACIONES SINIESTRAS

Capítulo 126

Traducido por Alice

Los dos Súper Saiyanos estaban frente a frente, sin inmutarse, sin moverse para atacar. Kakarotto, todavía mareado, temblaba mientras su ira continuaba aumentando. Su nuevo super Oozaru no había sido suficiente contra su peor enemigo, Vegeta, e incluso había regresado al Saiyano de nivel 1, 'bajándose' al mismo nivel. Esta indignación era un paso demasiado lejos, no había forma de que lo permitiera.

— Tú... escupió, su voz trasmitia resentimiento. ¡Escoria dorada! Lucha con TODO tu poder, no quiero tu compasión, bastardo! Lo juro... ¡Voy a matarte! ¡Pedazo de mierda!

De repente, Kakarotto alcanzó su mano y lanzó un rápido estallido de energía: su oponente lo desvió, evitándolo fácilmente. Sintiendo ya su paciencia deslizarse, Kakarotto totalmente comprometido con la presa y encadenando bolas de ki hacia Vegeta. El príncipe esquivó a cada uno sin mucho esfuerzo. Alrededor de la arena, explotaron contra la barrera protectora. El subordinado del universo 13 gruñó con odio, concentrando energía en sus puños y rodeándolos con una fuerte luz violeta. Vegeta se detuvo bruscamente, agachándose de repente y apenas evitando el gancho entrante. Luego plantó su pie en el ring, rompiendo un trozo de piedra desde abajo y haciendo que se eleve en el aire. El Príncipe, se encontró de frente con los puños de Kakarotto. El bloque de piedra se desintegró, pero la reacción había sido confirmada a los ojos de Vegeta. A pesar de su locura e incluso aparente falta de inteligencia, Kakarotto poseía verdaderos instintos de batalla de un guerrero Saiyano. Era un guerrero capaz de mostrar ingenio e incluso talento ocasional durante una pelea. Frente a un oponente capaz de manejarse tan bien como lo era Vegeta, aunque indudablemente había sido él mismo, ya sea el del universo 13 o el del universo 18. Dibujando una sonrisa en su rostro, el saiyano del universo 18 lanzó una patada a la cabeza de Kakarotto, que evadió la decapitación justo en el último momento. El enloquecido Saiyano tomó represalias con puños que se balanceaban salvajemente, golpes que Vegeta tejió fácilmente antes de golpear los puños de su oponente de frente. El duelo feroz se calentó de inmediato, innumerables grietas resonaron en la arena con cada golpe mortal.

En el balcón del Universo 18, Pan estaba temblando de excitación, aunque aturdido por la valentía de Vegeta. Una de las personas que más admiraba, un verdadero y leal héroe, estaba arriesgando su vida en una batalla entre Saiyanos -la misma sensación que tenía una profunda vibración en las entrañas de cada verdadero Saiyano- el mismo sentimiento que ella misma había descubierto y transformado en Kakarotto. Gracias a las palabras de aliento de Vegeta, se había envalentonado para enfrentar a ese loco, una experiencia que la había ayudado a crecer más allá de sus espectativas. Ahora, Vegeta se ha limitado conscientemente a la emoción de la confrontación, y a demostrar la siempre presente necesidad de mejora. Un día, ella podría competir en esta pelea, y no había duda de que alcanzaría su objetivo. Pan se armó de valor, devolvió la atención al ring y fijó su atención en el príncipe de los Saiyanos. Detrás de ella, Piccolo y Gohan compartieron una mirada amistosa.

Cerca de ahí, Vegeta del 13º se encontró sonriendo, aunque por razones bastante diferentes. El pretencioso Kakarotto estaba siendo golpeado en una patética pelea. A pesar de su jactancia e incluso de una nueva e impactante nueva transformación, el Saiyano, nacido de la realeza, puso a su enemigo eterno en su lugar. Al reflexionar más allá, el emperador del universo 13 no estaba seguro de si su propio Super Saiyano de nivel 2 hubiera terminado el juego como su homologo lo hizo contra el Oozaru dorado -Ciertamente, si hubiera tenido que enfrentar el Oozaru Transformado antes de ascender contra Raichi, las cosas hubieran sido... desfavorables para el emperador.

En el ring, Vegeta de repente encontró una abertura, acelerando y plantando un violento codo en la cara de su enemigo. Kakarotto se estrelló a unos pocos metros de distancia, tratando de retroceder tan rápido como pudo. Apenas reaccionando ante el príncipe que se acercaba, que tenía una bola de ki ya formada en su mano derecha, Kakarotto levantó dos dedos de alto, parte del ring debajo de Vegeta comenzo a explotar. El ataque siente una fina capa de polvo en todas las direcciones, una gruesa ola gris de partículas del ring finamente molidas arrojadas en todas direcciones por un fuerte viento. No podía decir si era capaz de alcanzar su objetivo:

— Oye, ¿todavía estás vivo después de eso? Jadeó, cansado. No puedo escuchar tus lamentos, ¡así que es difícil de decir! ¡Ataca, te desafío!

— Te estás desesperando, respondió una voz profunda desde lo alto sobre la arena.

Kakarotto levantó su cabeza, descubriendo a su oponente en el borde exterior de la atmósfera del asteroide, casi en el espacio. El guerrero dorado extendió su brazo hacia la infinita negrura, acumulando energía en la palma de su mano desde las profundidades galácticas. Alrededor de su cuerpo una luz de energía púrpura comenzó a girar, su epicentro ubicado en un pequeño globo esférico arriba. Aquellos que miraban desde el universo 18 quedaron asombrados al ver esta nueva técnica por primera vez, Vegeta del universo 13 igualmente de asombrado. Era otra oportunidad para él para observar las habilidades de su contraparte.

— Gah... escupió Kakarotto, gruñendo. Esperaba nunca usar este estúpido ataque. Pero a la mierda mi orgullo, todo lo que importa es destruir a Vegeta. No me importa nada, ¿me oyes, Vegeta? ¡¡Te aplastaré, así sea lo último que haga!!

Plantando sus pies y preparándose, Kakarotto jaló sus manos hacia su cadera derecha, adoptando una postura familiar para muchos presentes en el torneo. Un orbe azul de ki apareció entre la palma de sus manos, confirmando su habilidad para realizar el movimiento característico de Roshi.

- ¡Es el Kamehameha!, Exclamó Pan del universo 18, preocupada. Sé que dijo que era tan patético y poco original.

— Cierto, pero dejó en claro que no sabía cómo usarlo, respondió Gohan. Probablemente no importe mucho, pero no importa. Está demasiado débil para seguir luchando con Vegeta en cuerpo a cuerpo, y su energía restante será suficiente para una ola de energía final.

Goku asintió.

— ¡En cierto modo me recuerda la primera vez que luché contra Vegeta! Disparó su Galick Gun, amenazando con volar la Tierra. Ya estaba agotado por el Kaioken, pero tuve que bloquearlo con un Kamehameha con toda mi fuerza. Me pregunto cómo se desarrollará en esta ocasión...

Mientras Vegeta continúa cargando su nuevo ataque de energía, él también reconoció la postura de su oponente, aunque no fue una sorpresa. Sabía que Kakarotto no recuperaría la ventaja ahora, sin importar lo que hiciera. Al demostrar esta nueva técnica, pudo darle a Cell y a su rival Son Goku un pequeño vistazo a la batalla que estaban esperando. La esfera de ki violeta en su mano brillaba más intensamente, ahora completamente cargada.

Debajo, un Kakarotto en pánico lanzó hacia adelante sus manos, liberando un gigantesco Kamehameha. Cell sonrió, notando que era casi tan fuerte como lo era antes. Arriba, un Vegeta inexpresivo observó en silencio cómo la ola masiva se alzaba hacia él.

— ¡Toma esto! Anunció, finalmente extendiendo su brazo y desatando la bola de energía.

El orbe violeta se estrelló contra el Kamehameha de Kakarotto, girando violentamente como una turbina enojada cuando los dos chocaron. Pero la onda azul característica envolvió el ataque de Vegeta, continuando su viaje hacia el cielo hacia el príncipe. Kakarotto sonrió locamente. Pan tembló de miedo. El ataque azul de hace un momento se dirigia directamente hacia Vegeta, pero se dividio en dos en cuanto lo toco, pasando alrededor del Saiyano mientras flotaba, inmóvil, como si acabara de ganar un concurso de miradas con el ataque fallido.

— ¿Qué pasó? Exclamó Vegeta del 13º universo. ¡Qué hizo él, no lo entiendo!

— ¡Debe ser esa bola de energía extraña! Raditz respondió, también estupefacto.

Kakarotto estaba estupefacto, con la incredulidad que fue atacado por última vez y tan confundido en cuanto a lo había visto. Descargó el Kamehameha, conservando la energía que le quedaba, solo para encontrarse de repente cara a cara con la esfera púrpura que giraba, corriendo directamente a toda velocidad. Aterrorizado, salta fuera del camino con total abandono, el ataque apenas rozando su hombro al pasar. Cuando se dio la vuelta, se encontró con los ojos deslumbrados de Vegeta, de pie sobre él.

- Ese ataque es una masa concentrada de energía, compilada desde el entorno a nuestro alrededor y mezclada conmigo. Destruirá absolutamente todo a su paso hasta que se disipe dentro de unas horas. Incluso mientras hablamos, atraviesa todo el asteroide y ahora se pierde en el espacio. Si no hubieras logrado evitarlo, solo serías un idiota con un agujero en tu pecho.

Hubo una sensación mutua de asombro entre los espectadores de los universos 13, 16, 17 y 18.

— ¡Qué ataque!, Exclamó Piccolo. No solo logró capturar la energía de la atmósfera, sino que la integró con la suya e hizo un nuevo tipo de ataque. ¡Es suficiente para dar escalofríos!

— Sí, no está mal, lo admito, reconoció Vegetto. Un ataque auto sostenible y extremadamente destructivo... Por supuesto, podría haberlo pensado también. Y he mejorado, pero definitivamente puedo apreciar su talento nato.

Parado en el balcón del universo 17, Cell estaba encantada también. Viendo tal ingenio de su próximo oponente hizo que su próxima pelea fuera aún más emocionante; él apenas podía soportar la espera. Cell, estaba destinado a ser perfecto, pero, estaría más que feliz por conocer las nuevas técnicas del principe de los saiyanos por su propia cuenta en su combate.

En cuanto a los Saiyanos del Universo 13, cada uno estaba completamente impresionado. El Vegeta del Universo 18 estaba lleno de sorpresas, y con cada nueva revelación su propio líder se sorprendió.

— Esa técnica... se sentía similar a las lunas falsas que solíamos crear... solo que la canalizó en una forma completamente diferente, murmuró Vegeta en voz alta.

Permitió que su curiosidad tomara precedencia sobre sus celos, y decidió irse con su contraparte después. Si pudiera tragarse su orgullo, podría ampliar su conocimiento con una aclaración de la fuente de tal poder.

En el suelo frente a Vegeta, Kakarotto se había recuperado, aunque todavía sin aliento y temblando. Por encima de él, el príncipe Saiyano tenía un ceño inexorable. El loco Super Saiyano comenzó a balancearse, pero se inundó de dolor cuando tomó un fuerte derechazo de su oponente. Kakarotto una vez más arrojó sangre de su boca, probando la suciedad y el polvo en el ring.

— Eso es por la maga del universo 6 que intentaste violar, exclamo Vegeta. Ambos deben aprender a como criar a un hijo antes de pensar en tener uno, realmente no me importa la chica, pero realmente me ha hecho enfadar tu actitud ante ella.

El loco Saiyano, cegado por la ira, se puso de pie y se volvió hacia el orgulloso príncipe. Otra patada en el vientre le quitó el aliento, seguido por un revés que el pobre Kakarotto dejó en el suelo.

— Esto fue de parte de Pan. Ella es mil veces más valiente que tú; ella se está convirtiendo en una verdadera guerrera, una que humillará a todo tipo de idiotas como tú. Si tienes un poco de inteligencia, aprende de ella y te darás cuenta del porqué eres tan patético. Hasta entonces, nunca serás digno de respeto.

Él ha aterrizado otra patada en la caja torácica de Kakarotto, arrojándolo a unos metros de distancia mientras grita en agonía. El tormento físico de cada aliento laborioso solo fue aumentado por las lecturas de autosuficiencia de Vegeta. El príncipe lo agarró por el cuello de su armadura, manteniendo derecho a su enemigo a pesar de que su legado tambaleante no podía soportar su propio peso. Luego le dio un golpe en la espalda, obligando a Kakarotto a arrodillarse sumisamente.

— ¡Y eso es porque no quieres mirarme a los ojos, escoria! Sientelo Kakarotto, como guerrero Saiyano, solo piensa en lo que te podrías haber convertido. Qué desperdicio.

El Saiyano en el suelo ¿Cómo podría ser tratado así, por una virtuosa versión predilecta de su peor enemigo? Se negó a escuchar otra palabra, solo guiado por sus instintos asesinos.

—  ... Si piensas por un segundo, que eres superior a mí... dijo Kakarotto, de alguna manera maniobrando para ponerse de pie. ¡Entonces eres un tonto!

Con toda su energía restante, que había estado acumulando en su mano, giró y arrojó un Kienzan al cuello de Vegeta. El príncipe, que había estado avanzando lentamente hacia él, sería decapitado para que todos lo vieran; ¡incluso usaría su cabeza como una pelota para jugar! Sí, ¡después de todo lo que había sufrido, sería lo más adecuado!

— ¿No lo viste venir, ¿verdad? ¡JAJA!

De vuelta en el Universo 18, en el planeta Tierra, específicamente en la Corporación Cápsula, Bulma repentinamente alcanzó su corazón. Una premonición premonitoria se había apoderado repentinamente de ella, una no muy diferente a lo que había sentido cuando Vegeta se sacrificó contra Majin Buu. Chi Chi, que estaba allí bebiendo café con ella, de repente agarró su muñeca.

— Bulma, ¿estás bien? ¿Qué pasa?

— No lo sé. En ese momento, tenía una extraña sensación de que algo terrible había sucedido... ¿Vegeta? Espero que esté bien...

— ¿Crees que algo podría haberles pasado?Dijo Chi Chi.

— No estoy segura, con suerte no, respondió Bulma. Pero, sé que Vegeta ha estado entrenando incansablemente por una oportunidad como esta. Con lo duro que ha trabajado, estoy seguro de que no puede pasar nada malo.

— Oye, no te olvides de mi Goku y Gohan, respondió la otra mujer. Son bastante capaces de manejarse ellos mismos en una crisis también, ¡sabes! Además, Goten y Trunks se han vuelto bastante fuertes, ¡estoy segura de que juntos no habrá ningún problema!

— Hmph, dijo Bulma, adoptando el mismo tono de burla de su marido. Admitiré que Goku siempre ha sido el héroe de nuestro planeta, incluso Vegeta lo ha aceptado como el número uno, pero no sabes lo duro que ha estado trabajando todos estos años. ¡Incluso yo no sé de lo que es realmente capaz, solo que es tan experto como Goku en el manejo de situaciones delicadas!

— Ya veremos... ¡después de que Goku llega a casa vencedor!, Respondió Chi Chi, riéndose entre dientes. Pero sabes, parece que Vegeta le ha tomado cariño a Pan, ¿no crees? Ella lo admira mucho, tanto como su propio abuelo, habla y habla de él.

— Oh absolutamente, concordó Bulma. Vegeta se ha convertido en un gran modelo para ella, y un hombre genuinamente respetable. Incluso si él pasa todo el tiempo entrenando, nunca he sido tan feliz. Realmente lo amo con todo mi corazón.

Sonrojándose, tomó otro sorbo de café mientras su amiga simplemente miraba fijamente el líquido en su taza. Es cierto, Goku y Vegeta son los dos mejores guerreros vivos... nada podría abrumarlos. Pero ganen o pierdan, ambas mujeres solo querían que sus familias regresaran vivos e ilesos.

Por otro lado, en el palacio de Kami-Sama, Mr. Popo y Dende se preocupaban por el bienestar Piccolo.

Alguien en algún lugar debe preocuparse por el al menos, fue el antiguo Dios de la Tierra después de todo...

— Maldición... jadeó Kakarotto, hundiéndose en el suelo exhausto.

Vegeta lo miró diagonalmente, inclinando la cabeza hacia un lado para evitar al Kienzan. Había percibido el movimiento cuando era simplemente una emoción, una idea cruda en la mente de Kakarotto que lo tentaba a un último intento tonto y desesperado. En este punto, nada lo sorprendería. Su enemigo apenas lograba mantenerse en pie, lo que le ganó algo de admiración por parte de los espectadores, pero esta pelea había terminado.

— Eres patetico, Kakarotto, afirmó simplemente.

Con toda su fuerza restante, Kakarotto intentó levantar su puño en el aire, solo para arrojar de repente un gran fajo de sangre y saliva. Sus ojos se desdibujaron al ver la forma borrosa de la mano y el antebrazo de Vegeta perforando su armadura y su torso, el guante blanco ahora manchado de un rojo oscuro. Kakarotto colapsó sobre sus rodillas bajo la mirada de su hermano desde el balcón de su universo. Antes de perder el conocimiento, distinguió las últimas palabras de su némesis.

— Deberías seguir el ejemplo de una niña pequeña y su valiente abuelo... un gran Saiyano llamado Son Goku.

Después de eso, todo lo que Kakarotto vio fue a su némesis dándole la espalda mientras se estrellaba contra el suelo, antes de perder el conocimiento.

Las sombras lo rodeaban por todos lados, envolviendo al Saiyano. De repente se vio a la deriva, bañado en un abismo sin fin, un mar de oscuridad. Desde el fondo de su alma, podía escuchar el llanto. Su mente comenzó a relampaguear a través de los recuerdos de su vida. Él era nuevamente un bebé en desarrollo en el útero; escuchó la voz de su madre, ordenando la matanza de cualquiera que se cruzara en su camino. La pena inimaginable comenzó a apoderarse de él, y una soledad más profunda que cualquier otra cosa que hubiera conocido.

Luego fue un bebé, corriendo salvajemente destruyendo todo lo que estaba a la vista: los débiles eran sus sacos de boxeo, sus rostros eran simples prácticas de tiro. Todavía podía escuchar la voz constante en su cabeza:

— ¡Mata a todos los humanos!

La gratificación en ciernes de romper huesos despertó en su mente de nuevo, como si lo estuviera experimentando por primera vez, desatando su fuerza. ¡Era un Saiyano, la raza más poderosa del universo, conquistando guerreros y siendo destructores! Su misión en el distante planeta Tierra hubiera sido la gloria de su pueblo. Se encontró con un anciano con nombre de comida, uno que parecia de elite debido a su poder y estaba entre sus objetivos a destruir de todos modos, el cual se dejó engañar y el pequeño Saiyano se dejo educar, aunque nunca se tomó el tiempo para comprender sus lecciones. Una vez que se volvió lo suficientemente fuerte, tomó el consejo de la misma voz femenina que había escuchado cuando era un bebé. Miró a la luna, convirtiéndose en un monstruo y pisoteando al viejo hombre como una hormiga insignificante, destruyendo el paisaje y todo lo que estaba a la vista.

Al crecer después de eso, había vivido en la soledad, extendiendo el terror donde quiera que fuera. Miles cayeron sobre él cuando una locura comenzó a echar raíces en su espíritu. Las únicas cosas que podían saciar sus retorcidos antojos eran los gritos aterrorizados, el sonido de huesos astillados, la salpicadura de sangre, el ki más insignificante desapareciendo, y la completa estela de destrucción que quedaba en cada ciudad que visitaba. Como adulto, había erradicado casi a la totalidad de la humanidad, solo quedaban algunos luchadores de la resistencia, incluido un hombre calvo con tres ojos y un guerrero con cicatrices. Al no tener nada más que hacer, los persiguió interminablemente, solo para finalmente descubrir que ya habían sido asesinados. Su asesino era un guerrero de pelo largo cuya apariencia invocaba una extraña sensación de déjà-vu. Su fuerza era impresionante pero, impávido, los instintos de Kakarotto lo llevaron a atacar de todos modos. Fue derrotado fácilmente, llevado en contra de su voluntad y encerrado durante muchos largos meses en un lugar desconocido.

— ¡Mata a todos los humanos, Kakarotto!

Su aislamiento solo fortaleció su sed de sangre hasta el punto de atacar a cualquiera que se acercara a su jaula, incluso a aquellos que trataban de observarlo o alimentarlo. El otro guerrero, su captor, apareció y lo controló instantáneamente con un poder muy superior. Este hombre afirmó ser su hermano, y en algún lugar muy dentro de él, los recuerdos se despertaron nuevamente. El llamado 'Raditz' lo explicó todo: por qué lo habían enviado a una misión y por qué había ido a buscarlo. Durante meses, entrenaron juntos, ambos mejorando significativamente. Kakarotto en realidad comenzó a desarrollar una conexión con alguien, por primera vez en su vida sentía afecto por otro. El viejo ermitaño de las tortugas ya no le importaba. Después de eso, viajaron a un planeta bien defendido, uno que sería difícil de conquistar, pero para él había desarrollado nuevas habilidades en la Tierra, sabía qué hacer.

— ¡Mata a todos los humanos!

Kakarotto se ahogó brevemente en la conciencia, escupiendo sangre y oyendo una voz que gruñía de desprecio. No sabía dónde estaba, ni su mente podía recuperarse. El dolor lo abrumaba nuevamente, sumiéndolo nuevamente en sus pesadillas.

Recordó su primer encuentro con los otros dos miembros de la ya extinta raza Saiyana, un antiguo príncipe y su subordinado, que lo saludaron solo con insultos y desdén, a pesar de que había conquistado al enemigo. Un odio sin fin nació en él, se mezcló con su locura y angustia, volviendo loco al temible guerrero. A continuación, fueron tras siete bolas mágicas y llegaron a un planeta verde cuyos habitantes se parecían al que se hacía llamar "Kami" en la Tierra.

— ¡Mátalos! ¡Vamos, mátalos!

Hubo una batalla larga y difícil contra un tirano y sus subordinados, que afirmaron ser sus amos. El príncipe, después de muchas pruebas, descubrió una nueva transformación y derrotó al Soberano. Un nuevo emperador tomó su lugar, y después de muchas luchas feroces, Kakarotto también descubrió la transformación, un nivel que lo hacía indispensable, pero que no le proporcionó la fuerza necesaria para perseverar en su venganza. Todo lo que quería era aplastar el objeto de su resentimiento, esa cara que odiaba tanto; ahora era todo el propósito de su existencia. Nada más importaría si pudiera romper las costillas de Vegeta, salpicar su sangre, probar su carne, y montar su cabeza como un trofeo. Su único deseo era satisfacer esa vendetta, pisotear a su superior insolente que constantemente hablaba con él, lo despreciaba y lo sermoneaba, se burlaba de él y lo insultaba...

— ¡Mátalos, Kakarotto!

El loco Saiyano abrió los ojos, cortando un coágulo de sangre espesa. Él se sorprendió de estar vivo, especialmente cuando se dio cuenta de que todavía quedaba empalamiento en su torso. Se sacudido, recordó el golpe final que el otro Vegeta le había dado. Entonces... él perdió. Rechinando los dientes, se preguntó cuánto tiempo había estado inconsciente. Giró su cabeza hacia la arena, escuchando intensos sonidos de lucha. Había cuatro personas compitiendo en el ring, aunque no tuvo el buen sentido de darse cuenta de que era parte del torneo secundario. Uno era un terrícola que reconoció, ahora un cyborg, el mismo hombre que había sido asesinado por Raditz ante sus propios ojos. También estaba el Namek del universo 3 luchando contra el hijo de su contraparte del universo 18 (en realidad Goten del 16, pero Kakarotto se olvidó de Vegetto). Por último, estaba Reecum, uno de los soldados de Freezer que habían aplastado hace mucho tiempo, que había sido maltratado y desfigurado por un Namekiano en la primera ronda del torneo.

Kakarotto había perdido mucha sangre, apenas podía razonar o pensar debido al dolor.

— ¿Así que ya estas conciente, imbecil?, Comentó un hombre cerca de él. Maldición, es una lastima...

Un destello de odio sacudió al luchador medio muerto mientras movía la cabeza hacia la fuente de esas palabras: Vegeta, que estaba de espaldas para ver la pelea, pero lo miraba por el rabillo del ojo. Al darse cuenta de lo que el bastardo le había hecho, la indignación de Kakarotto se multiplicó diez veces.

— ¿Por qué no se han tratado mis lesiones?, Gimió desde donde yacía. ¡Maldito Vegeta!, Gritó mientras su líder mantenía la espalda obstinadamente.

— Cuida tu boca, su líder respondió severamente. A menos que quieras otro agujero en tu pecho, te referiras a mi como tu superior, ¿entiendes? Soy mucho más poderoso que tú, y mi homólogo simplemente te aplastó sin siquiera pelear en serio. Quédate abajo como la lombriz de tierra eres, la tierra es lo único que te conviene.

— Bastardo... susurró Kakarotto. ¿Qué esperas ganar con esto, una risa por mi sufrimiento? ¿Y dónde está mi hermano Radtiz? Maldito sanador, ¡ven ahora!

Un Namekiano cercano, que escuchó la llamada a pesar de que la voz del Saiyano era débil, rápidamente voló hacia él, poniendo sus manos sobre el pecho de Kakarotto. Después de una lesión así, era increíble que estuviera vivo. Lentamente, la herida abierta en la carne se unió, la sangre perdida se regeneró, pero no sin aparente dolor por parte del Saiyano, quien continuó maldiciendo. Finalmente en pie, el Saiyano miró a Vegeta con todo su odio por un momento, antes de entrar al departamento solo, en silencio. Los ojos de Nappa lo siguieron hasta la entrada del corredor.

Tenía la intención de encontrar a su hermano mayor, horrorizado de cómo podría haber estado al borde de la muerte por tanto tiempo. No era típico que los Saiyanos mostraran mucho cariño, pero él y Raditz estaban conectados y siempre se habían protegido mutuamente; ¡hasta le había salvado la vida varias veces! Para su propio hermano haberlo abandonado así era inconcebible. Tenía que encontrarlo y exigir una explicación, y emplear una pequeña disciplina con los puños si fuera necesario. Estaba tan enojado que no se dio cuenta de la imponente figura que lo seguía.

— ¡Raditz! Pateó la puerta de la habitación de su hermano, gritando. ¡Sal aquí ahora mismo! Como pudiste dejar que Vegeta hiciera esto...

— Él no está aquí, interrumpió una voz gruñona que conocía demasiado bien.

Las venas de ira latieron a través de los puños y la frente de Kakarotto mientras giraba y miraba directamente a Nappa a los ojos. Este último, apoyado contra la puerta, miraba con severidad hacia atrás. Kakarotto no tenía dudas sobre el motivo de su presencia.

— Entonces, el perrito faldero de Vegeta está aquí para vigilarme, ¿eh?, Gritó. ¡Vamos asqueroso perro! ¡Regresa a tu perrera! ¡Todos piensan que soy un idiota, que estoy loco...!

Nappa frunció el ceño. Cuando estaba a punto de insultarlo, su camarada de repente tomó su cabeza con ambas manos, lanzando un fuerte grito. Al atribuirlo a la llamada locura, Nappa continuó con su burla.

— Oh, no hay dudas al respecto. Estás loco...

Kakarotto lentamente levantó su cabeza, dando una mirada tan llena de crueldad que incluso el cabello del calvo Saiyan se hubiera puesto de punta, si todavía tuviera alguno, claro. Ya no era disgusto, desprecio o frustración lo que ahora sentía al verlo, era un miedo real y genuino.

—  ... Pero, susurró Kakarotto con una amplia sonrisa,... mi mente nunca ha estado tan clara...

Nappa permaneció congelado de terror por un momento más, antes de que él mismo fuera presa de un repentino dolor de cabeza también. Agarrándose con ambas manos la cabeza, escuchó a Kakarotto burlarse, dándose cuenta de que algo definitivamente estaba mal. El dolor se intensificó y lo hizo arrodillarse. En su espíritu atormentado, docenas de imágenes hipnóticas desfilaron por su mente: Al Emperador Vegeta besando sus pies, bailarinas exóticas rodeándolo y acariciándolo, un poder más alto que sus sueños más salvajes pudo imaginar, todo el universo inclinándose ante él en sumisión...

Toda su envidia y ambiciones salieron a la superficie, y ¿qué ser podría resistirse a esas promesas tan brillantes? El Saiyano ciertamente no era la excepción, y Babidi había entrado a su corazón y había descubierto sus debilidades fácilmente. Estos monos serían servidores valiosos, ambos fácilmente atrapados por el mal en sus corazones. Sin embargo, no se atrevió a probar su suerte con Vegeta del universo 13. Incluso este Saiyano, quien ahora era el emperador de todo su universo, podría ser difícil de corromper ahora. En cambio, se centró en Nappa, otros lo seguirían más tarde. En unos segundos, sintió que el espíritu del Saiyano cedía. El guerrero calvo se enderezó, ahora luciendo la misma sonrisa que su compañero.

— ¿Cuáles son sus ordenes, maestro?, Ambos exclamaron al unísono.

— ¿Ordenes para ustedes? Oh, nada por ahora, Babidi se rió entre dientes detrás de su bola de cristal. Permanezcan en su apartamento por el momento, tengo grandes planes para ustedes más tarde.

— Como usted ordene, Maestro Babidi, respondieron los Saiyanos, inclinándose.

La imagen del mago desapareció de sus mentes y dirigió su atención a un grupo de espectadores corruptos. Sutilmente había logrado colarlos en el apartamento del universo 18, claramente el grupo más peligroso aparte de los KaiôShins del universo 1. Ningún miembro podía ser subyugado, y todos eran poderosos. En caso de que se convirtieran en un problema, necesitaría influencia, por lo que había decidido tomar a una de las mujeres entre ellos como rehenes. La más joven de ellos, Pan, podría transformarse como sus compañeros y difícilmente sería fácil de capturar. Lo mismo podría decir de la hija de Vegeta... especialmente si ella fuera algo así como su contraparte del universo 16. La tercer mujer, sin embargo, podría ser capturada mucho más fácilmente: parecía completamente ordinaria. Él la agarraría y amenazaría con matarla si cualquier otro miembro de ese universo interfería en sus asuntos. Sí, era sabio pensar en el futuro...

Todas las piezas móviles estaban en su lugar, solo necesitaba dar la orden. Mientras señalaba a sus majin sirvientes, cambió la imagen de su bola de cristal a la lucha actual, mirando al gigantesco Cell. Una vez que esta batalla terminara, si el bio-androide sobreviviera, él también sería un esclavo muy útil. Si bien algo sobre la criatura verde era una reminiscencia de Vegeta, era tan malvado que difícilmente importaría; sin mencionar que se debilitaría después de su batalla. ¡Ni siquiera uno tan poderoso como Cell se resistiría al gran y terrible mago Babidi!

Esto deja ver que Vegeta es el único ser capaz de resistir la magia de Babidi, hasta el momento.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu