DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 6 dias, 21h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 29, Capítulo 143.

PARTE VEINTINUEVE: BUDOKAI ROYALE "EL PRINCIPIO DEL FIN"

Capitulo 143

Traducido por Alice & Logan

Momentos antes, de vuelta en la arena del torneo...

Son Gohan, Piccolo, Bra y Videl del universo 18 miraron a su alrededor, angustiados. Sus compañeros habían desaparecido inexplicablemente, junto con muchos otros de los diversos universos presentes. Exclamaciones de sorpresa y confusión hicieron eco en los restantes. Cerca de allí, Eleim, Tidar y Xeniloum habían desaparecido mientras sus compañeros se habían distraído. Del Universo 16, Pan, Trunks, Goten y Vegetto también habían desaparecido.

— Oye, ¿a dónde fueron todos? Videl entró en pánico, agarrando el brazo de su esposo.

— ¡Solo los participantes se han ido!, Exclamó Piccolo, con una gota de sudor en la frente.

A unos pasos más, el Gran Kaioshin había escuchado al Namekiano y estaba mirando su mano ahora vacía con una mirada perpleja. Su "prisionero" había sido liberado, sin siquiera una burla alegre. ¿Era él el catalizador de este repentino rapto? ¡Si era responsable o no, su descuido era realmente irritante! Cerca de él, el Kaioshin del oeste estaba pensando lo mismo.

— Gran Kaioshin, si esto es obra de Buu, debemos actuar sin demora. ¡Debemos enviarlo de vuelta de donde vino!

— ¡Sabía que algo todavía estaba mal! Dijo el Kiaoshin del este. ¡Informa a los Vargas que lo expulsen de inmediato!

— Pero Gast Carcolh también ha desaparecido, observó el Kaioshin del norte. ¿Tal vez él está coludido con Buu?

— No debemos sacar conclusiones apresuradas, interrumpió su líder, frunciendo el ceño. En primer lugar, debemos...

Su voz se cortó bruscamente cuando una cuchilla afilada fue presionada contra su cuello. Dabra estaba detrás de él, con una sonrisa malvada en sus labios mientras miraba a los sorprendidos Kaioshins.

— ¡No hagan movimientos bruscos, Kaios! Siseó brutalmente. Eso también va para ti, Gran Kaioshin! ¡Un movimiento y puedo despedirte la cabeza!

— ¡Asqueroso demonio!, Exclamó la divinidad del oeste. ¿Qué les hicieron a los participantes? ¿Esto es obra de Buu?

— Ese malvavisco era una amenaza para el plan del Maestro Babidi, susurró Dabra. Pero los que realmente deberían preocuparte son los que se quedaron con nosotros...

Con un gran grito de guerra, una horda de majin soldados comenzó a salir corriendo de varios departamentos. Entre ellos se encontraban Kakarotto y Nappa, sus frentes marcadas con una marca claramente reconocible. El sello majin; "M", el mismo que había sido impreso en Vegeta años antes, un sello de esclavitud por Babidi, coronaba por encima de sus ojos.

— ¡Ha llegado el momento! Gritó Kakarotto, transformándose en Super Saiyano. ¡En nombre de nuestro glorioso maestro, pisotearemos a estos insectos!

Los enemigos se congregaron por todos lados. El androide número 17, del balcón más cercano, mostraba una sonrisa perturbadora: finalmente tenía un nuevo propósito. Por encima del balcón del Universo 8, en las tribunas, el ejército de los demonios del frío comenzaron una oleada de destrucción entre la multitud. Al ver una horda tan salvaje caer sobre ellos, los Vargas comenzaron a entrar en pánico. Apenas se habían dado cuenta de que algo estaba mal, ya que habían estado tan ocupados haciendo los preparativos para la próxima ronda de combates. Ninguno sabía cómo reaccionar.

— ¿Qué esta pasando?

— ¡Estamos bajo ataque, y desde muchos universos diferentes!

— ¡Envíenlos a sus universos, inmediatamente! Exclamó un Namekiano.

— ¿Cuál de ellos?

— ¡Todos los que nos están atacando!

El Varga en los controles rápidamente comenzó el proceso de expulsiones, solo para caer repentinamente boca abajo sobre su escritorio, con una daga en su espalda. Detrás de él estaba la Varga con el pelo despeinado, jadeando y sonriendo maliciosamente. Los otros vargas quedaron atónitos en silencio.

— ¡No evitarás que el maestro dirija su gran golpe! ¡Toda la gloria al hechicero Babidi!

Cuando los Namekianos se apresuraron a controlarlo, junto con los organizadores restantes quedaron atrapados en una explosión repentina. Fueron asesinados instantáneamente, sus cuerpos quemados hasta convertirse en crujientes o incinerados completamente por la explosión. Más arriba de ellos, Freezer sonrió ante la torre de control destruida, una risa burlona llenó el aire a su alrededor y su hermano a su lado.

Gohan del universo 16 apretó los dientes, mirando a su alrededor. Había cientos de hombres de Freezer además de los de su padre y su hermano, todos invadiendo el área de los espectadores. La gran cantidad de fuerzas de Babidi estaban abrumando a los fanáticos, al menos a aquellos que no habían sido convertidos en esclavos por el mago. Con el Gran Kaioshin tomado como rehén, no sabía en qué forma actuar primero.

— Esa marca... Piccolo gruñó, temblando de ira.

— Deberíamos haberlo sabido, le respondió Gohan, luciendo sombrío. ¡Babidi nunca iba a aceptar la derrota!

— Eso es lo que Vegeta del universo 18 estaba haciendo, lo vi dirigirse hacia Babidi justo antes de que todos desaparecieran, murmuró Piccolo. ¡Si nos hubiéramos dado cuenta antes podríamos haber actuado!

— ¿Qué vamos a hacer?, Se preocupó Videl.

— Me encargaré de Freezer y su ejército, dijo Gohan, dando un paso adelante. Creo que mi otro yo va a proteger a los dioses, tal vez los Heloitas puedan ayudarlo también...

Volviéndose hacia los nano-guerreros, los encontró a todos detenidos a punta de pistola por un solo traidor dentro de sus filas. Estaban inmóviles, teniendo dificultades para aceptar la traición de su camarada. Aún más sorprendente, Gohan notó que su contraparte, junto con Piccolo, Videl y Bra, estaban rodeados por seis Cell Juniors, los gnomos repugnantes que había masacrado una vez. Antes de que pudiera hacer un movimiento para ayudarlos, fue atrapado por una larga cola verde. Él, Piccolo y Videl estaban atrapados. Un brazo musculoso se deslizó bajo su cuello, agarrándolo con fuerza. ¡El color, las manchas oscuras, no había duda! Detrás de él, Cell preparó una onda de ki cerca de la cabeza de Gohan.

— Si yo fuera tú, no me movería, dijo en un tono amenazador. El Maestro Babidi no sabía lo peligroso que eres, pero afortunadamente fue lo suficientemente sabio como para reclutar a alguien para, por ejemplo, perfeccionar sus planes. Ah, y mis hijos de allí están en e su máximo poder, ¡así que ni siquiera pienses en idear un plan de apoyo!, dirigiéndose hacia el universo 18.

— Cell... Gohan gruñó, su voz reflejaba el odio que había sentido en su transformación a Super Saiyano de nivel 2 cuando era adolescente. Así que incluso tú...

— Por su puesto, muchacho, ¿qué esperabas? ¡Soy un ser malvado, después de todo!, Respondió el bio-androide con una sonrisa. Esto es muy malo para Vegeta, esa hubiera sido una buena pelea de revancha. Pero mi maestro tiene sus propios planes en mente. De todos modos, te doy rienda suelta para que intentes resistirte, es decir, por supuesto, si estás dispuesto a dejar que tu amada esposa pierda la cabeza.

Cuando pronunció su amenaza, colocó el final de su apéndice en la garganta de Videl. La chica ahora estaba jadeando, aterrorizada. Piccolo, también, fue paralizado en la inacción. Pero la ira de Gohan por la amenaza de su esposa comenzó a desbordarse.

— ¡Eres un infeliz bastardo!, Gritó.

— Claro que soy, se regocijó Cell.

Cerca de ahí, el otro Gohan estaba en una postura defensiva, pero estaba rodeado y sabía que no debía lanzarse a una contraofensiva. En el primer movimiento, su esposa y Bra serían eliminadas. Los Juniors estaban muy bien posicionados, y él no tendría tiempo para protegerlos a todos. Su cuerpo temblaba de rabia, frustrado por la impotencia.

Por su parte, Babidi había delegado con éxito a sus soldados a sus diversas responsabilidades. Sin duda, Cell fue era su mayor activo, capaz de manejar incluso al más peligroso de los universos. Mientras tanto, Dabra había dominado con facilidad a los Kaioshins, y el resto de la audiencia estaba siendo atacada por su vasto ejército. Los espectadores eran débiles, presas fáciles incluso para los soldados de bajo nivel. Los participantes de corazón puro seguramente estaban muertos, y él dejo de pensar en ellos.

Primero, tenía que asegurar su victoria completa y total en la arena, subyugando a cualquiera que quedara en pie. Babidi se volvió hacia Baddack, que estaba junto a Majin Buu. Había ganado un valioso activo al corromper al resentido Saiyano, con la capacidad de ver el futuro. El mago estaba seguro de que sería invaluable para evitar cualquier evento desafortunado.

— Saiyano, ¿qué ves en el futuro?, Preguntó.

— Mis disculpas, maestro, Baddack bajó la cabeza. No es así como funciona mi habilidad, no soy capaz de activarlo a voluntad. Las visiones me llegan solas.

— Hmm, ya veo, se quejó Babidi, mirando a su sirviente con ira. En ese caso, tendré que tomar otras precauciones.

El mago volvió a agarrar su esfera de cristal, lanzando un hechizo para asegurarse de que estaba fuera del alcance de cualquiera que lograra infiltrarse en su apartamento. Sabía que sus reservas de magia se habían agotado, podría irle mal si tuviera que defenderse de un ataque enemigo. Y su departamento quedó expuesto, sin una fortaleza.

— Con eso, mi victoria está casi asegurada. ¡¡Todos los universos pronto me pertenecerán, ja ja ja!!

Dabra se rió entre dientes, deleitándose con la facilidad con que había sometido a los Kaioshins. Los supuestos dioses estaban completamente a su merced, y con todos los participantes presuntamente muertos, no quedaba nadie más para detenerlos. Al menos, eso es lo que pensó.

Curiosamente, el Gran Kaioshin se había mantenido tranquilo, incluso logrando sonreír. Dabra fue tomado por sorpresa por el gesto, perplejo y desconcertado.

— ¿Cómo qué soy un rehén, rey de los demonios? Tenemos un montón de Dragon Balls para que me vuelvan a la vida...

Una repentina oleada de duda se estremeció a través de Dabra, perturbado por las palabras. ¡Si él hubiera dicho la verdad, las Dragon Balls eran un obstáculo en el camino de Babidi! Sin embargo, no podía permitir ninguna distracción, era su deber mantener a los Kaios bajo control.

Pero ese momento de duda fue toda la apertura que necesitaban. El Kaioshin del este, percibiendo la señal de su líder, se lanzó hacia el demonio en el instante exacto y le lanzó una poderosa patada en la cara. El Gran Kaioshin, sereno como siempre, simplemente había inclinado ligeramente la cabeza para evitar el golpe. Su provocación había funcionado, y ahora era el momento de restablecer el orden.

Asegurándose de que Zen Buu no estaba involucrado, tenía plena confianza en que no pasaría mucho tiempo antes de que los participantes regresaran. Su amigo nunca permitiría que las cosas terminaran a favor de Babidi, a quien odiaba tanto. Fue el mejor interés de Buu para continuar en el torneo. Quizás, por el momento, estaba observando discretamente a medida que se desarrollaban los acontecimientos, pero elegiría su momento para actuar. Si bien el Kaioshin encontró que tal comportamiento despreocupado era hasta cierto punto frustrante, también lo entendió en cierta medida. Su trabajo era resolver este problema, no el de Buu.

— ¡Detén este sin sentido de una vez!, Exclamó el Kaioshin del este en voz alta, llamando la atención de todos los sirvientes de Babidi. Si no lo hacen, pagarán el precio.

Estaba claro ahora, no iban a caer sin luchar.

Inmediatamente recibió un puñetazo en la cara y la empujaron hacia la pared posterior de su espacio. Dabra se paró frente a ella, furioso.

— Realmente debes querer sufrir, se quejó. ¡Que así sea! ¡Vengan, Kaioshins, entretengamos a mi venerado maestro con su inútil resistencia!

Desde el balcón del Universo 18, Piccolo y Gohan vieron a los dioses ser los primeros en desafiar a Babidi.

— ¡Necesitan nuestra ayuda! Susurró Gohan. Pero...

— Si haces un movimiento, Videl y Bra quedarán atrapadas en el fuego cruzado, aclaro Piccolo, respondiendo telepáticamente. ¡No podemos correr el riesgo!

— Lo sé, respondió Gohan, por el momento estamos atrapados. Pero prepárate.

— Lo estoy, respondió Piccolo.

— Por favor, alguien, suplicó Bra, aterrorizado. Papá, Trunks, cualquiera, ¡sálvenos!

En ese momento, Goten regresó del baño, con la vejiga aliviada. Estaba encantado de haber ayudado a Uub a ganar algo de confianza en sí mismo, a pesar de que a veces estaba celoso de la cantidad de atención que su padre le daba al alumno. Pero habían pasado años desde que había dejado de entrenar, y solo podía culparse a sí mismo. El hijo más joven de Son Goku sabía que si volviera a entrenar seriamente, alcanzar el nivel dos sería claramente posible, aunque simplemente no estaba interesado. Había luchado contra Majin Buu cuando tenía solo siete años, y desde entonces aspiraba principalmente a vivir una vida normal y tranquila. Son Gohan tenía un poder pacífico pero abrumador, y su padre y Vegeta nunca dejaron de entrenar. El mundo tenía suficientes guerreros fuertes para protegerlo, no creía que tuviera sentido buscar el mismo camino.

De todos modos, las palabras de Vegeta durante el torneo no cayeron en oídos sordos. Gotenks tenía un poder tremendo y desconcertante, y era cierto que no lo merecían hasta cierto punto. La mayoría de los luchadores adquirieron sus habilidades y habilidades solos, a través de un entrenamiento increíblemente duro y sin depender de la fusión o cualquier otra técnica de grupo. Son Goten recordó las palabras de Yamcha después de haber perdido con él en el torneo doble. El androide había hablado de su potencial individual, único para él. ¿Realmente lo poseía? Desde la perspectiva de Goten, las artes marciales consistían principalmente en competiciones y rivalidades, es decir, hasta que el malvado hechicero Babidi le había hecho conocer el miedo. Había sido solo un niño, y sin embargo, se le había pedido que enfrentará a un monstruo que había aplastado a su hermano mayor y había matado a Vegeta sin esfuerzo. La fusión era la única opción que tenía para enfrentar tal pesadilla, y el humor y la inmadurez resultantes de Gotenks habían sido la culpa de dos niños irresponsables. Ahora que todo había terminado, su único placer en la lucha era hacer un buen espectáculo con su amigo de la infancia...

— ¿¡Qué!?

Al salir del corredor, Goten fue sorprendido por el caos. Su padre, Vegeta, Trunks, Uub y Pan, fueron reemplazados por seis Cell Juniors que rodeaban a su hermano y su esposa, Bra y Piccolo. Las miniaturas poseían un poder increíble, y un aura similar a la de un Super Saiyano de nivel dos. Los ojos de Bra se sacudieron de terror mientras que los de Gohan lo hacían con rabia, y eso hizo hervir la sangre de Goten. ¡De inmediato comprendió que esto era un peligro real y sus compañeros fueron atrapados incapaces de actuar por la trampa!

Algo imprudente, Goten se transformó e inmediatamente corrió hacia el Cell Junior más cercano, a quien le dio un golpe en la espalda. Había una gran diferencia de poder entre ellos, pero Goten lo ignoró cuando el peligro hizo que golpeara al Cell Junior desprevenido en la cabeza con todas sus fuerzas. El pequeño monstruo se tambaleó, atrayendo la atención de los demás y proporcionando la apertura perfecta. Gohan y Piccolo, sin siquiera necesitar telepatía, actuaron al unísono.

Goten tomó un revés inmediato de la criatura, la sangre brotaba de su boca, pero Piccolo había logrado agarrar a Bra y Videl y escapar de la escena. Las dos mujeres, que no sabían lo que estaba pasando, gritaron, pero se sintieron aliviadas de no ser el foco de atención de los hijos de Cell. Son Gohan había atraído toda la atención del joven, desintegrando a uno de ellos con un solo golpe y dirigiéndose a los demás con los puños preparados.

Cell silbó en admiración desde dos balcones de distancia. ¡No está mal, Gohan, no está mal en absoluto! Cada uno de ellos es más fuerte de lo que eras antes, ¡así que veamos cómo manejas cuatro a la vez!

El otro Son Gohan, todavía bloqueado por Cell, intentó liberarse. El bio-androide apretó su agarre en respuesta, y rompió la piel del cuello de Videl con su cola, permitiendo un pequeño rastro de sangre mientras la chica tragaba saliva.

— ¡Oh, realmente no quieres hacer esto, Gohan! ¡Ni siquiera lo pienses! Cell se rió entre dientes.

El medio Saiyano se tensó, la ira cubría su rostro. Piccolo estaba petrificado también. No podían hacer un movimiento sin garantizar el final de Videl, por lo que se sintieron totalmente atrapados e inútiles.

En el universo 18, Gohan esquivó hábilmente uno de los ataques del Junior, agarrando el brazo de otro en su lugar mientras esquivaba y aterrizaba una poderosa izquierda que destruyó a otra de las miniaturas. El Junior atrapado gritó y trató de liberarse cuando el Saiyano se dio la vuelta para notar que su hermano menor estaba recibiendo bastante golpes. La cara de Goten estaba magullada, los huesos rotos y seguían rompiéndose en cada golpe. La diferencia de poder entre los dos era insuperable, ¡y Gohan sabía que tenía que actuar rápidamente para salvar su vida!

Agarrando al joven mutilado por el cuello, lo golpeó contra el que estaba atacando a su hermano, aplastandolo contra la pared. Gohan luego lanzó un ataque de ki de tal intensidad que desintegró a los dos pequeños en papilla al instante. Son Goten se derrumbó, arrodillándose sobre una rodilla, admirando a su hermano mientras luchaba contra los dos últimos Cell Juniors. ¡Qué tonto había sido! Si solo hubiera seguido el consejo de su padre y hubiera entrenado más, también habría podido ayudar a manejar estas plagas, en lugar de confiar siempre en su hermano mayor. Son Gohan, ciertamente el de la familia que más valoraba la paz, siempre fue confiable.

Goten gruñó, maldiciendo su pereza y encendiendo su aura al máximo. Corrió a uno de los Juniors y lo golpeó con todas sus fuerzas. La criatura lo bloqueó con una sola mano, pero era todo lo que Gohan necesitaba. En ese momento de falta de atención, los agarró por las cabezas y los golpeó uno contra el otro, luego arrojó sus cuerpos al aire y lanzó una ola de ki que vaporizó a la descendencia del insecto verde, la pesadilla de su infancia.

Videl y Bra se apresuraron a reunirse con ellos, junto con Piccolo. Este último se arrodilló junto a Goten, que se estaba limpiando la sangre de la cara.

— Lo hiciste bien, Goten. ¿Puedes ponerte de pie?

— Peuf... escupió un fajo de sangre coagulado. ¿Qué piensas? Soy el hijo de Goku, hermano de Gohan. ¡Se necesita mucho más que esto para derribarme!, Dijo, incluso logrando dibujar una sonrisa.

— Estoy de acuerdo contigo, respondió Piccolo, devolviéndole la sonrisa. Desafortunadamente no tengo ninguna senzu, tendrás que quedarte atrás.

— No, todavía puedo luchar, protestó Son Goten. Todavía puedo manejar fácilmente a Freezer y a su ejército, o incluso al debilitado androide número 17, yo...

— Quédate aquí, Goten, le instruyó su hermano, con un tono insistente. Necesito que protejas a las chicas, nos encargaremos de Babidi. Si lo eliminamos, todas las fichas de dominó caerán. Defiéndelas, consígueles en un lugar seguro.

Piccolo asintió, luego se fue volando junto con su antiguo alumno. Al principio Goten estaba consternado, pero se dio cuenta de que su hermano le estaba confiando la vida de su esposa y la hija de Vegeta. Estaban bajo su protección, y Gohan creía en él y en sus habilidades. Finalmente, comenzó a recuperar el aliento, sintiendo una sensación de orgullo. Una vez que esto terminara, reanudaría su entrenamiento de nuevo en serio, no dejaría que algo así volviera a suceder. Pero por ahora, la parte difícil aún estaba por delante. Reavivó su aura de Super Saiyano una vez más.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu