DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 6 dias, 20h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137
[Chapter Cover]
Parte 6, Capítulo 27.

PARTE SEIS: ¡EL PRIMER COMBATE A MUERTE DE PAN!

Capítulo 27

Traducido por Neferpitou y Bardock; revisado por Kugan


Badum ba-dum, badum ba-dum, badum ba-dum.

El corazón de Pan del Universo 16 aceleraba rápidamente. Bojack se abalanzaba hacia ella y sintió que no podía hacer nada contra él. El miedo la hizo entrar en pánico y fue incapaz de moverse cuando el pirata, que se había vuelto un gigante verde, le asestó un puñetazo en el estómago. Pan salió volando a gran altitud desde el suelo hasta las gradas, incapaz de estabilizarse, de moverse ni de respirar.

Se estrelló contra el escudo energético de los vargas que protegía al público. Este nuevo choque hizo que se espabilara: su respiración pudo retomar, por fin, un ritmo normal. Emplazando sus manos en sus abdominales adoloridos, permaneció suspendida en el aire, lejos del ring y de Bojack.

¡Menudo golpe! Estaba casi noqueada con sólo un trompazo... ¡era tan poderoso y rápido! ¡Tenía que encontrar una solución pronto!

De repente, se escuchó un ruido extraño que provenía del ring, cuyos trozos giraban alrededor de los otros de acuerdo con las asombrosas leyes físicas cuyo secreto era únicamente conocido por los vargas. Bojack aún seguía concentrando su poder con una gran sonrisa en su rostro, revelando así sus grandes dientes blancos.

Dejándose caer unos metros, Pan consiguió eludir el enorme puñetazo asestado por su oponente. El ataque golpeó violentamente el escudo, que vibró durante unos segundos, haciendo que el público de detrás se tambaleara. Algunos espectadores incluso huyeron de sus asientos al ver la mirada intimidatoria del luchador del Universo 6.

Pan se distanció aún sosteniendo su vientre con una mano, pero no tan rápido de lo que hubiese querido. Se dirigía hacia el ring destrozado, donde esperaba utilizar el terreno a su favor gracias a su agilidad. Pero Bojack la persiguió.

La muchacha se giró y disparó una bola de energía que dio en el blanco: Bojack se frenó en seco después de ser tocado en plena testa. El factor sorpresa permitió que la cría tuviese tiempo de refugiarse detrás de un trozo de ring. Se calmó, hizo desaparecer su aura dorada y bajó su ki, esperando que su adversario no fuera capaz de detectarla.

El humo que cubría la cabeza de Bojack se disipó para revelar un rostro totalmente indemne, solamente un poco empolvado, pero igual de sonriente. Después, rompió a reír. Todo el estadio lo escuchó. Era una gran carcajada de locura, pues estaba muy seguro de su victoria. De repente, se detuvo y su sonrisa se desvaneció momentáneamente. Hizo aparecer una pequeña bola luminosa en su mano derecha. Bojack la lanzó al ring produciendo un silbido agudo. La explosión destruyó otro trozo del planetoide, causando que el pirata volviera a desternillarse.

La nieta de Vegetto aprovechó ese momento para esconderse detrás de otro trozo de ring, recuperar sus fuerzas y agradecer la suerte de no haber sido duramente abatida por el ataque a larga distancia de su adversario.

—¡Muéstrate! —Vociferó el pirata antes de precipitarse en el montón de escombros del ring.

Pan cambió su posición... pero pronto se encontró cara a cara con la asesina y sádica mirada de Bojack. Emitió un pequeño chillido de sorpresa, se espantó y lanzó un ataque menos eficaz que el Kamehameha, pero que al menos era útil en algunas ocasiones. Rápidamente situó sus manos en su frente y gritó el nombre de la técnica antes de lanzar el ataque directamente contra Bojack:

—¡Masenko!

Esa técnica heredada de su padre, quien, por su parte, la aprendió de Piccolo cuando apenas tenía cinco años de edad, tenía la ventaja de que podía ser arrojada velozmente. Su poder era inferior, pero Pan ganó algo de tiempo. Valiéndose de la explosión como distracción, voló para situarse en el trozo de ring más grande.

Bojack salió completamente ileso del ataque raudo y veloz que había recibido y se colocó en el lado opuesto del mismo trozo de ring. Empezó a caminar lentamente hacia la joven, quien se sintió de nuevo presa del pánico. Escuchaba claramente los pasos lentos pero seguros de su oponente. Parecía que nada podría detenerlo.

¡Pero tenía que actuar! Dejando de un lado a su gran terror, se colocó en posición:

—Kame...

Bojack continuó avanzando... y sólo estaba a una veintena de metros de distancia.

—Hame...

El pirata sonrió y se detuvo después de caminar unos cuantos pasos más, examinando el ataque de su oponente: una luz azul deslumbrante brillaba en el vacío de las manos de la muchacha.

—¡Ha!

Extendiendo los brazos en dirección a Bojack, Pan desplegó toda su fuerza en esa técnica. El golpe, potente y rápido a la vez, devoró en un abrir y cerrar de ojos la quincena de metros que la separaban del humanoide verdoso. Éste, sonriendo como siempre, esperaba pacientemente para contrarrestar la mejor técnica de la chica: ¡bloqueó el Kamehameha con una sola mano! Entonces, gracias a un movimiento seco, amplio y hacia arriba con su brazo, desvió la trayectoria del ataque, el cual acabó topando, en la lejanía, contra el escudo de las graderías.

Pan puso una rodilla en el suelo, temblando, sudando y respirando débilmente. Su corazón latía con fuerza. Delante de ella, Bojack seguía riéndose. Sólo sentía un ligero escozor en su mano. Se lo estaba pasando bomba gracias a esa cría.

¿Qué podía hacer? Pan estaba angustiada. Incluso su mejor técnica había quedado en ridículo. Pensó en su padre, Son Gohan. ¿Qué le diría si perdía? Seguramente, nada. Él sería feliz sólo de verla sana y salva. ¿Y su abuelo, Vegetto? Se decepcionaría, pero lo entendería. ¿Y su homóloga del Universo 18? Aparentemente, tenían el mismo carácter, por lo tanto, también se decepcionaría pero se entendería la situación. ¿Y Bra? ¡Sin duda que se burlaría de ella! ¿Cuántas veces había alardeado cerca suyo? ¡Le recordaría su derrota durante los próximos años! ¡No! ¡No podía permitir que eso sucediese! ¡Debía perseverar bajo cualquier término!

Pan se levantó con una nueva expresión dibujada en su rostro: mostraba una determinación fuerte e infrangible. Apretó sus puños y su aura dorada reapareció con más belleza. Su fuerza parecía haber aumentado ligeramente. ¡De todos modos haría servir todo su poder para ganar!

Emitió un gran grito. A continuación, se lanzó gritando hacia Bojack, quien seguía sonriendo. Le clavó un puñetazo que Bojack paró con su brazo. Le asestó un segundo golpe que fue rechazado de nuevo. Encadenó diversos puntapiés y puñetazos, pero todos fueron bloqueados. Aún peor: Bojack ni se inmutaba por ellos. No se había movido del sitio donde paraba todos los ataques. Parecía que Pan estaba golpeando un muro indestructible. Tenía las manos y las piernas doloridas.

Pero redobló sus esfuerzos golpeándole constantemente una vez tras otra. Finalmente, empezó a perder velocidad y fuerza. Ya agotada, Bojack la agarró entre sus brazos. La empezó a estrujar con fuerza. Pan gritaba de dolor ante los ojos aterrorizados de su madre. El suplicio duró unos segundos eternos.

—Ya va siendo hora de que abandones, mocosa —dijo el pirata dejándola caer a sus pies.

«Abandonar»... De repente, esa palabra sonaba con dulzura en las orejas de Pan. Abandonar... sería tan simple, tan fácil... el dolor desaparecería... Volvería al espacio 16 donde sería reconfortada por sus padres y protegida por su abuelo...

Protegida por su abuelo... para siempre... ¿Siempre?

Bojack rompió a reír pero se detuvo en seco: la muchacha estaba en sus pies casi inerte, pero, inesperadamente, pareció reavivarse. Su aura dorada reapareció a su alrededor. Sin darle tiempo a moverse, Pan giro sobre sí misma para golpear con un puntapié los tobillos de su adversario. El porrazo lo desequilibró y, durante una centésima de segundo, se encontró prácticamente en posición horizontal. Pan saltó con todas sus fuerzas para asestarle un cabezazo en su vientre. Continuó el asalto sorpresa con un rodillazo también en su vientre, seguidamente de un gancho. Se alejó rápidamente y apretó los puños para aumentar un poco más la intensidad de su aura.

Bojack voló unos metros de forma vertical y se frenó. Restó levitando, cansado después de haber recibido todos esos golpes, fijando la cría que estaba abajo. Tenía que despacharla rápidamente, pues ella empezaba a luchar con fluidez. Se dio cuenta de que la muchacha estaba preparando un nuevo ataque. Y esperó un poco para ver qué se disponía a hacer.

Pan concentró su energía tranquilamente. A continuación, hizo aparecer una bola de energía en la palma de cada mano que brillaba con una luz intensa de color amarillo. Unos segundos después, las lanzó hacia Bojack. Éste, las desvió fácilmente. Pan lo intentó de nuevo... y otra vez más... entonces, atacó cada vez con más rapidez pero siempre de la misma manera. Bojack desviaba todos los ataques y advirtió de que algunos disparos luminosos pasaban de largo. Sin dejar de desviar las salvas, dijo:

—¿Estás ciega o estás tan agotada que hasta te falla la puntería?

Se rió de nuevo al ver que los ataques directos habían cesado. Pero dejó de reírse al comprenderlo todo: los ataques que había desviado y los que habían pasado rozándole... ¡todo estaba planeado! Así pues, Bojack se encontraba rodeado de centenares de esferas de energía amarillas.

—¡Mal nacida! ¡Te voy a aplastar!

Pan se permitió una sonrisa. Entonces, tal y como Piccolo le había enseñado recientemente, controló todas las bolas de energía con sus brazos dirigiéndolos rápidamente contra su pecho. Una primera oleada golpeó a Bojack. La explosión fue grandiosa. Pan repitió el mismo procedimiento dos veces, y en cada uno de ellos una cincuentena de bolas se dirigía instantáneamente encima del pirata verde antes de explotar.

En el Universo 16, Vegetto miró sonriendo a Piccolo. Estaba encantado de que Pan hubiera aprendido una técnica suya. ¡Pero ella la había mejorado aún más! Era increíble.

Pan del Universo 18 estaba aún más impresionada. Conocía el Masenko, pero esa técnica que acababa de usar su homóloga no la había visto nunca. Esperaba que fuera suficientemente eficaz para dejar fuera de juego a Bojack.

En el ring, Pan cayó de rodillas al suelo. Enormes gotas de sudor caían de su nariz al suelo. Estaba completamente exhausta. Pero había valido la pena; ahora, Bojack estaba… ¿vivo y sin ninguna herida grave?

«¡Imposible! —Pensó la joven, al ver a su oponente por los aires ileso y sin ninguna rascada después de aquel ataque devastador. »

Pan sonrió, no de placer, sino porque se burlaba de sí misma al constatar su endeblez. Estaba claramente derrotada. Lo sabía. Todo el mundo lo sabía. ¿Entonces por qué quedarse con los brazos cruzados y ser humillada un rato más?

Su padre tenía razón: tendría que haber sido aún más prudente. Ese individuo era realmente poderoso. ¿Cómo había conseguido vencerlo antaño? Más o menos tenía la misma edad que su padre cuando éste enfrontó a Bojack...

Qué debilidad... qué vergüenza...

Pan se levantó. Sus piernas temblaban ligeramente bajo su peso aunque fuera ligera. Cerró los ojos durante un momento con una sonrisa en su rostro. ¡Ojalá se hubiera batido contra alguien del Universo 10, al igual que su homóloga! Pero ya era demasiado tarde.

«Ahora es el momento de abandonar... —pensó finalmente Pan empezando a alzar su brazo derecho.»

¡Bojack se plantó frente a ella súbitamente! Pan se detuvo en seco, perdió su sonrisa y abrió los ojos como platos. ¡Ni tan siquiera llegaba a la cintura de Bojack!

—Mocosa malcriada...

Rápidamente la cogió por el cuello. Un ruido muy extraño salió del fondo de su garganta, y Pan se percató inmediatamente de que le faltaba aire y que su sangre se congelaba. Echándose a reír, Bojack la alzó con el brazo extendido. Quería presenciar bien cerca cómo su víctima sucumbía.

Pan trató de librarse de su reclusión. Golpeó con el canto de su mano varias veces la muñeca de Bojack, pero fue inútil. Se fue debilitando poco a poco mientras sus ojos se turbaban. Su lengua, llena de babas, parecía buscar un mínimo trago de aire. Su pelo volvió a su color oscuro original... hasta que se ahogó en la inconsciencia...

Mientras tanto, en el espacio del Universo 16, Vegetto, y sobre todo Gohan, se mantenían firmes, deseando intervenir, mientras que Bra intentaba animar a su amiga al tiempo que Videl, a su lado, lloraba. En el Universo 18, Videl y Pan, ambas con lágrimas en los ojos, se cogían de la mano.

Intentando luchar por última vez, sacando fuerzas de flaqueza y de coraje, Pan apretó sus puños. Su pelo se volvió de color dorado y su aura reapareció durante unos segundos, el tiempo suficiente para que la muchacha pudiera flanquear unos cuantos puntapiés y manotazos al brazo musculoso de Bojack. En el Universo 16, Bra y Videl tenían la esperanza de que eso funcionaría.

Pero, de repente, el tiempo pareció detenerse junto con las carcajadas de Bojack. Realmente, sólo se detuvo para una joven adolescente que no tuvo tiempo de darse por vencida. Un crujido sonó en la arena. Su cabello volvió a tornarse negro, y entre un intento de respiración entrecortada y un intenso dolor en el cuello... su alma fue liberada de su cuerpo... Todo se había acabado: Bojack apretó con la fuerza suficiente como para romper el cuello de Pan. No contento de haberla matado, la lanzó bien lejos como si fuera un trapo sucio... El cuerpo frágil y sin vida de la niña cayó...

Y así, la segunda muerte del torneo concernió a una adolescente...

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu