DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 6 dias, 21h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108
[Chapter Cover]
Parte 13, Capítulo 62.

PARTE TRECE:¡REVELACIÒN! ¡PERSONAJES Y FORMAS OCULTAS!

Capìtulo 62

Traducido por Alice.


Cold se hacía cada vez más fuerte a simple vista. Sus músculos tomaban un poco de espesor a nivel de las piernas y los brazos. Era sólo el principio de su transformación física. Sus labios tomaron volumen al mismo tiempo que toda su cara se alargaba hacia adelante. Su cráneo se estiró hacia atrás y sus cuernos cambiaron de lugar y de color. Su capa volaba bajo el aura turbulenta que rodeaba al Rey de los Demonios del Frío. Pronto, se desprendió de la armadura que llevaba, ésta misma comenzando a romperse aquí y allá. En su espalda aparecieron cuatro cuernos enormes que hicieron estallar la armadura: los dos más gruesos a nivel de los omóplatos y creciendo hacia arriba, los dos otros justo abajo y dirigidos hacia abajo. Sobre sus brazaletes y canilleras naturales crecieron en cada uno un cuerno afilado y sólido, y finalmente, sobre sus hombros, las hombreras de la armadura dejaron sitio a hombreras de un blanco lechoso del nuevo cuerpo de Cold. El cambio final fue su nariz, que desapareció para formar un labio superior más grueso. La armadura, completamente quebrantada por la fuerza de los abdominales y los pectorales del rey, cayó en migajas al suelo mientras el aura que lo rodeaba se calmaba. El ring mismo dejó de temblar.

Cold abrió los ojos, y sonrió. Se rió. Había acabado. Videl tenía delante de ella a un adversario completamente nuevo, más fuerte, pero seguramente también más rápido. Debía tener cuidado.

— Ha, así esta mejor, dijo Cold con su voz ligeramente modificada también.

Asì que..."¡Papá ha decidido por fin dejar su forma de reducción de fuerza!" pensó Cooler. "Hacía decenas de años que no había pasado a un nivel superior...

Si él y Freezer siguen mi ejemplo, no me conviene... ¡Yo era el más fuerte con mi forma de aumento, pero así ya no será el caso!"

En el espacio nùmero 12, Trunks comentaba a #16:

— Vaya, si lo hubiese dejado transformarse en su momento... ¡El combate no habría sido tan simple!

— Él... ¿Es más fuerte que antes? dijo Freezer, al lado de su hermano, verdaderamente impactado.

— Es imposible... Bajo su primera forma de reducción, me sobrepasa, añadió Cooler, asombrado.

— Es ahora cuando esto va a complicarse, dijo Gohan apretando ligeramente sus puños. ¡Esperaba que ganara, y rápidamente!

Videl atacó primero, activando su Kaioken. Después de haber extendido el brazo izquierdo, con la palma abierta hacia su adversario, tiró varias salvas de bolas de energía rojizas, que impactaron en el demonio, el cual había parado varias. Otras estallaron en el ring, justo delante de él y a su lado. Aprovechando el polvo que se levantaba, ambos combatientes intentaron cada uno un movimiento. Videl lanzó su espada hacia su adversario con una fuerza realmente sobrehumana, pero Cold, sin haber intentado anticiparlo, sólo por suerte, lo evitó saltando: intentaba sorprender a Videl volando alto para atacarla desde el aire.

El golpe de espada lo sorprendió, y oyendo el choque del arma cortante sobre el ring, bajó la cabeza hacia el suelo, por reflejo. Videl se había preparado para una finta por parte del demonio y estaba lista para lanzar nuevas salvas de energía. Miraba sin pestañear a la izquierda y a la derecha. Fue finalmente en lo alto que percibió el cráneo alargado del monstruo salir del humo blanco. Tiró una decena de veces, luego continuó volando, tomando altura. Cold se quedó en su sitio pero paró y esquivó todos los ataques. Luego de repente, la misma Videl se lanzó hacia Cold justo detrás de sus últimos ataques energéticos. El demonio se dejó tocar, sin un daño, para golpear con el puño a la mujer que pareció estrellarse contra él.

La terrícola, viva, extendió sus dos manos hacia adelante para tomar apoyo sobre el puño, que sólo él era del tamaño de las suyas reunidas. Aprovechando el efecto cinético, pareció deslizar sus piernas delante de ella para poner lo más rápidamente posible un pie sobre el ring… junto a la espada que empuñó igual de rápido. Apretando los dientes, atacó a Cold por debajo mientras éste todavía no había comprendido la picardía de todos aquellos ataques.

La sincronización debía ser precisa. Si Videl atacaba demasiado tarde, se percataría. Si por el contrario daba el golpe demasiado pronto, como mucho le haría sólo un rasguño, ¡en el peor de los casos le fallaría! Un detalle que había olvidado: el humo del ring provocado por las explosiones de sus ataques. Volviéndose con la espada, se encontró con polvo en los ojos, lo bastante como para no estar segura de su golpe. ¡Dio un sablazo horizontal y sintió que había tocado algo!

No tenía que quedarse en el mismo lugar para comprobar los daños: lo mejor para ella era distanciarse, con el tiempo de encontrar una visión perfecta, lo cual hizo. Cuando pudo mirar de nuevo, Cold estaba de pie, con aire de un perfecto estado, en un solo pedazo. La miraba de lejos.

— Pequeña astuta ... Reconozco que no me esperaba tal flexibilidad... Tendría que haber desconfiado de tu lanzado de espada también, dijo el demonio acercándose a la joven mujer. Debo felicitarte, de todos modos, eres la primera desde hace mucho tiempo en haberme arañado. En cambio, acuchillarme el dedo del pie, no es muy eficaz, ¿no te parece?

"Se burla de mí... Pero por lo menos, me permites confirmar lo importante: ¡con esta espada, puedo cortarte!"

Este pensamiento reconfortó a la combatiente, que se preparó para un nuevo asalto.

"Ahora se acabó lo de jugar. Merece una corrección," dijo Cold.

Cold cargó, esta vez gritando. Intentó un primer derechazo sobre la mujer, pero ésta saltó hacia arriba e intentó cortarlo en dos con un golpe vertical... ¡Por lo menos era lo que quería hacer creer por su posición! Pero Cold, como gran combatiente que era, se dio cuenta de aquella superchería cuando sutilmente Videl cambió su agarre sobre la espada. Bajó inmediatamente, evitando un golpe horizontal: ¡uf! ¡Si se hubiera equivocado, habría sido cortado en dos!

No había tiempo de pensar en otra cosa. Cold atacó de nuevo con el puño derecho levantándose, un golpe rápido y poderoso que Videl evitó por los pelos reculando algunos centímetros. El siguiente en cambio, con el izquierdo, lo recibió en plena cara.

La endeble mujer pareció volar tan fácilmente como un balón tirado con el pie. Aquel golpe aturdió dos segundos a Videl, que recuperó el sentido mientras se dejaba ascender.

"¡Mierda, qué golpe! ¡No resistiré mucho tiempo contra esa potencia! ¡Esto va a volverse verdaderamente una carrera contra reloj!"

Oyó a Cold gritar de nuevo: había saltado del ring para atraparla. Videl frenó su "caída" hacia arriba y apretó un poco más fuerte su espada con su mano izquierda. Se concentró y gritó:

— ¡Siguiente nivel de Kaioken!

Cold se reía mientras llegaba muy cerca de la combatiente del universo 9. Valiéndose de su nueva potencia que la hacía más rápida, más eficaz, utilizó de nuevo la espada para intentar acuchillar a su adversario de abajo arriba. ¡ Pero consiguió frenarse justo delante! ¡Qué rápido! Era verdaderamente fuerte. Y buen táctico: ¡sabía que con aquella espada pesada, y con la fuerza que había puesto, estaría arrastrada hacia atrás, sin defensa! ¡Un blanco de elección! Atacó con el puño. ¡Su cara estaba tan cerca y expuesta!

Cold tuvo tiempo de ver la determinación sin fallo de la guerrera. No se daba por vencida. Aprovechó el peso de la espada para dejarse llevar para atrás, evitando por poco el puñetazo, y flanqueando con sus dos pies un golpe en pleno vientre del demonio. Era mucho más poderosa de lo que Cold la imaginaba. Las primeras refriegas entre ellos no eran reveladoras de la verdadera fuerza de la mujer.

Sorprendido, sin aliento durante un segundo, Cold perdió poco terreno. Videl atacó para no dejarle un solo segundo de tregua: intentó cortarlo, dando golpes violentos con la espada, al vacío, pero cada vez un poco más cerca de su objetivo. Era fuerte y rápida, y Cold no podía tomar el riesgo de parar la hoja con su brazo...

En el universon nùmero 1, los dioses comentaban:

— Se diría que ahora pelea con su fuerza máxima, dijo el Kaiô Shin del Este.

— Se cansa rápidamente, añadió el del Sur antes de añadir: es anormal. Es menos fuerte que un Kaiô Shin, sin embargo pudo retirar la espada.

— Todos lo hemos probado, continuó el Gran Kaiô, sin resultado... Tengo la teoría desde hace tiempo que la espada Z fue protegida especialmente contra Kaiô Shins... Seguramente para designar a un héroe de abajo.

— Entonces, ¿sería ella, ese héroe? dijo la Kaiô Shin del oeste. Habrá que ir a hablarle, es escencial.

No lejos de los Dioses, en el universo 3, el guerrero Tapion lo había oído todo. Había observado que aquella espada desprendía un aura particular, un aura heroica. Aquello concordaba con las declaraciones de los Dioses. Había dado parte de aquello a su viejo amigo desde hacía ya años, el Dr. Raichi. Conocía muchísimas cosas, pero aquella espada le daba igual. Lo mismo para el tipo de las orejas puntiagudas de su universo, que aún no se había mostrado a plena luz. Parecía apenas interesado por el torneo... Ni siquiera conocía su nombre...

Que importa, no iba a combatirlo. Raichi en cambio podía potencialmente encontrárselo desde el próximo combate... ¡Por otra parte, esperaba su combate con impaciencia!

Sobre el ring, el combate continuaba: Cold había remontado la pendiente y atacaba de vez en cuando. Videl lograba sin embargo mantenerlo a distancia: la espada le aportaba una largura confortable. En cambio, para vencer, aquello era otra historia.

En el universo nùmero 16, Videl reflexionaba. Ella jamás se había imaginado poder ser tan fuerte... Y lo lamentaba en ese instante. Si hubiera sido tan fuerte, posiblemente habría tenido las agallas de intervenir para salvar a su hija... Si hubiese sido seria y hubiese seguido el mismo entrenamiento que su hija… ¿Quizás habría sido diferente? Si aquel día que había decidido, por una vez, seguir a Pan cuando fue a entrenarse con Vegetto y Bra, hubiese sido seria, habría cambiado. Cuando Vegetto había dicho de dar la vuelta a la Tierra volando, su hija se fue de buena gana, mientras que ella se había quedado en el mismo lugar. Si solamente...

Una lágrima fluyó por la mejilla de una madre que había perdido a su hija, y que se resentía de no haber sido fuerte... Gohan le puso una mano en el hombro para reconfortarla, mientras continuaba siguiendo el combate de su mujer de un universo alternativo.

— ¡Buena energía! dijo Krilin del universo 9. Aún ha mejorado, ¿no? No pensaba que resistiría tanto tiempo contra el rey Cold, ni a la repercusión de la utilización del kaiôken de modo intensivo y continuo... Mantiene al demonio a distancia a pesar del peso de la espada.

— Ésa es nuestra pequeña Videl, dijo Yamcha sonriendo, orgullosa de ella y de sus progresos. Era en cierto modo el ojito derecho de la nueva generación, la más prometedora.

— La espada no debe pesar mucho más que su caparazón, Maestro Krilin, intervino Trunks, como para defender a su novia. Si a su edad, usted consigue llevar tal carga, es lógico que ella se las apañe por lo menos igual de bien.

— Ves, mi antiguo alumno, estoy simplemente impresionado de verdad. No estoy seguro de que hubiese aguantado tanto tiempo.

— Como de costumbre, usted se subestima, continuó Trunks.

Krillin sonrió, y prefirió dejar ahí el tema. Lo que importaba en aquel momento, era el combate de Videl.

¡Esta última visiblemente había hecho retroceder al demonio hasta el ring e iba a darle un golpe fatal! ¡Un golpe cortante de arriba abajo que… falló su blanco! La espada se hundió en el ring, haciéndo estallar varios pedazos. Cold lo había planeado todo: había esquivado el golpe pero se había quedado muy cerca. Videl lo había visto bien, pero no podía hacer nada: si soltaba la espada para poder esquivar el próximo golpe y retroceder, jamás le dejaría recuperar su arma. ¡Peor aún, podría apoderarse de ella! Videl prefería recibir un golpe conservando la espada.

Aquello no llegó. Cold había tenido otro razonamiento: esta espada lo molestaba por dos cosas. Primero por el alargamiento que le proporcionaba a su adversario. Era fastidioso para acercarse. Y luego, por el potencial peligroso de la hoja. Había conseguido arañarlo, a pesar de que estaba en primera forma de reducción... Su conclusión: había que desembarazarse de la espada. ¡Nada mejor que romperla!

Golpeó con todas sus fuerzas con su puño. Para gran sorpresa de Videl, de todo el universo 9, pero también de los dioses del universo 1, la espada se pulverizó. Una mitad gruesa echó a volar a saber dónde, la otra se quedó en las manos de Videl, impactada. En el espacio 18, Gokû no pudo evitar sonreír. Sabía muy bien lo que iba a pasar. Vegetto, en el espacio 16, también lo sabía. Para la guerrera del universo 9, el combate iba a dar un giro verdaderamente difícil...

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu