DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 3 dias, 17h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147
[Chapter Cover]
Parte 30, Capítulo 146.

TRIGÉSIMA PARTE: BUDOKAI ROYALE "ESTRUENDO SUPERSÓNICO"

Capítulo 146

Traducido por Alice & Logan

Momentos antes, cuando Gohan del universo 18 acababa de dispararle a Cell desde las alturas...

El furioso bio-androide, con su sello majin resplandeciente, miró fijamente a Gohan del universo 16. Son Gohan había arrancado los restos de camisa quemada por el impacto de su homologo, pareciendo mucho más como un verdadero guerrero ahora que no tenía camisa.

— Videl, comenzó, manteniendo su mirada fija en su enemigo. Quédate con Piccolo.

Vacilante, su esposa se movió cerca del Namekiano, quien inmediatamente extendió un brazo frente a ella de manera protectora. Piccolo hizo un gesto hacia las gradas, y ambos volaron juntos para ayudar a los espectadores contra los soldados de Babidi. Siguiendo su energía, Gohan se sintió un tanto tranquilizado.

— ¡Ahora esto es entre tú y yo, Cell! Sé que esto es lo que has querido desde que inicio el torneo, ¡así que vamos a saldar cuentas de una vez por todas!

— ¡Ah, perfecto! Exclamó la mejor creación de Gero, liberando su aura electrizante. He estado esperando este momento durante bastante tiempo, Gohan. Tal vez sea el destino que desea que finalmente terminemos el empate entre nosotros. ¡Estoy ansioso por saber cuál de los dos es el más fuerte! Así que, Gohan, ¿estás listo para morir nuevamente?

Sin una respuesta, Gohan se lanzó hacía él, luciendo bastante serio y determinado, mientras que Cell sonreía con emoción. La pelea tan esperada finalmente había comenzado. Sus puños se enfrentaron, destruyendo la pared baja del balcón del universo 16 y rompiendo el pasillo del apartamento. No había sido nada más que un simple intercambio de golpes, sin haberse ejercido directamente, y sin embargo el poder ya era increíble. Goten, postrado y mirando, estaba asombrado por la energía de su hermano y el bio-androide.

— Interesante, comento Cell, encantado. Eres tan poderoso como esperaba que fueras, Gohan. La fuerza que mostraste ayer por ira parecía totalmente controlada, y si quieres evitar que mate a todos, ¡necesitarás darlo TODO!

— No vas a ganar esta vez, Cell, contestó el hijo mayor de Son Goku, sus ojos se endurecieron.

Ambos peleadores se apresuraron uno al otro a una velocidad supersónica, los dos adversarios causaron de inmediato un estruendoso trueno con cada golpe resonante. A lo largo de la arena, otras peleas se detuvieron en mitad de la batalla, mirando hacia la fuente de tal poder con intriga, aunque la anarquía se reanudó poco después. Cell y Gohan se movieron con tal velocidad que ninguno de los presentes podría siquiera seguir su lucha, salvo uno. Buu del universo 4, siendo solamente un globo ocular en un pequeño charco escondido para evitar ser detectado, contemplaba la batalla con mucho entusiasmo.

Ninguno de los dos parecía capaz de ganar ventaja, cada golpe era bloqueado, contrarrestado y devuelto. La agilidad de Cell estaba fuera de lo imaginable, esquivando a Son Gohan de una manera impresionante. Es más, el estilo de lucha del bio-androide se había perfeccionado y lo había madurado a la perfección en los últimos veintisiete años. Confiar en lo que recordaba de las técnicas de Cell no sería de ninguna utilidad. No solo tenía su poder en una escala completamente diferente, el bio-androide había tomado conocimiento de las técnicas de combate de los demonios del frío y los guerreros Z y los había llevado al limite de una manera única para su biología y estilo de movimiento. Con un ligero toque en el dorso de su mano, descartó los golpes de Son Gohan, ninguno de ellos parecía estar cerca de ganar. Cell sonrió, notando la joven mueca del Saiyano. Luego comenzó a empujar su propia ofensiva.

Pero la velocidad de reacción de Gohan no era nada para burlarse. Sujetando el brazo de Cell con ambas manos, cruzó los antebrazos y giró el ser perfecto sobre sí mismo. El Majin más fuerte escupió una maldición, recuperándose con las alas extendidas detrás de él. Esta vez, Gohan había sido rápido en usar el tiempo a su favor y ponerse en posición. Con las manos levantadas sobre su cabeza, Gohan exclamó...

— ¡Masenko!

La onda de energía se estrelló contra Cell, obligándolo gradualmente a retroceder, pero de inmediato Gohan se dio cuenta de que no había causado ningún daño. El bio-androide había bloqueado totalmente la explosión del ki, con las manos apoyadas en su pecho. Luego se echó a reír y expulsó el ataque fácilmente al espacio, formando rápidamente dos Kienzan en sus palmas y arrojándolas directamente hacía Gohan.

Sonriendo, el medio Saiyano atrapó ambos discos contra su aura sin esfuerzo. El Kienzan se rompió en fragmentos de luz bajo la abrumadora fuerza de Gohan, mientras que el guerrero místico siguia examinando a su viejo enemigo. El poder de Cell, un ser conocido por ser perfectamente peligroso, no era un asunto simple.

— Bueno, yo diría que el calentamiento ha terminado, no es así, ¿Gohan?, dijo Cell con una sonrisa. Entonces, ¿qué dices si bajamos a la arena y comenzamos la batalla real?

La voz de Babidi de repente sonó dentro de su cabeza.

— Cell, necesito que vuelvas a mí inmediatamente. Uno de esos malditos Saiyanos se dirige directamente hacia nosotros; Debes interceptarlo, ¡date prisa!

Cell miró hacia la entrada del Universo 11, solo captando la silueta de Gohan del Universo 18 corriendo por el pasillo. Su distracción momentánea le costó de inmediato. Gohan había tomado la apertura para colocarse directamente delante y plantar un golpe fuerte en su pecho. El bio-androide gimió de dolor, respondiendo con una rodilla afilada a la barbilla del Saiyano, quien dibujó un pequeño rastro de sangre en su rostro.

— Estoy ocupado peleando con el doble de ese mismo Saiyano, ¡y él es extremadamente fuerte! ¡No puedo manejar a ambos a la vez, tendrás que enviar a Majin Buu! Cell respondió telepáticamente a su maestro.

— Eh, está bien, pero será mejor que te apresures, fue la respuesta del mago. Tal vez pueda detenerlo mientras tanto, ¡pero será mejor que no me decepciones!

Babidi cortó la comunicación, Cell sacudió la cabeza mientras se concentraba en la batalla. Gohan también se había recuperado de su mareo, el sabor de la sangre todavía en el borde de sus labios.

— Ah... ¿¡reanudamos esto, mi viejo enemigo!? Exclamó Cell con entusiasmo. ¡Es hora de demostrar lo que realmente puedo hacer!

El medio-terrícola cargo con toda su energía hacia Cell, quien lo recibió con una patada rápida. Cell lo esquivó fácilmente, contrarrestando con un golpe de revés ancho. Gohan lo evitó, inclinándose hacia atrás mientras rozaba a unos centímetros frente a su cara. Manteniendo su impulso, el Saiyano enderezó completamente su pierna, que se estrelló contra la cabeza del bio-androide. A continuación, encadenó una serie de golpes de mano a mano que empujaron a Cell al suelo. El guerrero perfecto gruñó por el dolor, apretando los puños mientras se estrellaba. Cuando Gohan se estiró para agarrarlo por el cuello, el cuerpo de Cell repentinamente comenzó a brillar de color rojo, su temperatura corporal aumentó drásticamente. Son Gohan gritó, su mano chamuscada y negra, aunque se había alejado antes de quemarse demasiado.

— ¿Qué pasa, Gohan, no puedes soportar el calor? Se rió entre dientes, girándose para presionar su propia emboscada física.

El mismo aire a su alrededor era espeso y pesado, simplemente respirar era suficiente para enviar dolor a través de la nariz y la garganta de Gohan, sin mencionar la presión. Pero lo peor de todo, se dio cuenta Gohan, sería si fuera a recibir un golpe. Por el momento, tenía que evitar a Cell a cualquier costo. El guerrero perfecto se rió en voz alta mientras su oponente evitaba desesperadamente sus ataques.

Son Gohan rápidamente ideo una estrategia, liberando una poderosa onda de energía a corta distancia. Cell estaba rodeado de humo y polvo de la explosión, pero la disipó con una ráfaga de viento. El único efecto secundario es que su cuerpo ahora ha regresado a su coloración verde habitual, aunque cubierto de cenizas.

— ¡Mierda!, Gritó. Bien entonces, ¡toma esto!

Un rayo de Ki salió disparado de su mano extendida, que Gohan trató de evitar. Pero la energía lo siguió, superándolo y envolviéndose alrededor de su tobillo.

— ¿Qué? Exclamó Gohan, tratando de liberarse, sin éxito.

— Es hora de ponerte en forma, muchacho, se burló Cell.

La energía que había disparado de repente se volvió sólida, formando una cadena de ki brillante que agarró con ambas manos. Luego, tirando con todas sus fuerzas, comenzó a arrastrar a Gohan a su alrededor en un círculo, girándolo cada vez más rápido. La sensación de equilibrio del Saiyano era una tormenta, su mente daba vueltas. Luego, con una sonrisa repentina, el bio-androide extendió la cadena a una longitud increíble. Gohan, todavía atrapado de su pierna, fue arrojado al espacio donde chocó con uno de los cuerpos gaseosos que decoraban el horizonte. Explotó en el impacto, Gohan escupió sangre una vez más. No se había dado cuenta de que Cell podía alargar su lazo de energía como le diera la gana, ¡y si podía alargarlo, probablemente también podría reducirlo!

Su rápido análisis no fue lo suficientemente rápido, y Gohan no pudo liberarse antes de que la cadena se estrechara de repente. El terrícola fue arrancado rápidamente hacia abajo, antes de girarse rápidamente de nuevo, Cell se reía todo el tiempo. El poderoso Son Gohan se había reducido a una bola de demolición que podía lanzar en cualquier dirección que quisiera, era eufórico. Columpiándolo sobre su cabeza, Cell aumentó la longitud de la cadena una vez más, esta vez enviando a su enemigo de cabeza a la arena. El asteroide tembló por el impacto, haciendo que muchos perdieran el equilibrio. Cuando el humo se disipó, Gohan permaneció inerte en un cráter, todavía enganchado por el lazo. Cell comenzó a reír aún más fuerte.

— Realmente, Gohan, eres demasiado divertido. ¡Finalmente, se vengó del Saiyano que lo había humillado hace tantos años con su transformación de super saiyano de nivel 2!

Gritos desde atrás de repente llamaron su atención, y Cell se giró para ver a Piccolo lidiando con los demonios del frío. Coola, en su quinta forma, estaba siendo manejado fácilmente por el Namekiano, mientras que los otros dos estaban a distancia, aparentemente en el proceso de transformación. De repente, Piccolo lanzó una poderosa explosión de energía a Cold. Cell pudo deducir de inmediato que el demonio del frío no podría reaccionar a tiempo, y quedó completamente abierto. Actuando de inmediato, Cell arrojó su lazo de energía al camino del ataque de Piccolo, desviándolo.

— Buen intento, se rió Cell, divertido por la expresión desconcertada del Namekiano. El solo hecho de contemplar el miedo en su rostro valió la pena de separarse brevemente de su propia lucha.

Pero su momento de falta de atención a sus propios asuntos resultó costoso. Tan pronto como volvió la cabeza hacia el hijo de Goku, se encontró con una onda de energía abrumadora en la cara.

— ¡Argh!...

Cell fue lanzado a los cielos por la explosión, la cadena en su mano se desvaneció. Gohan aprovechó la oportunidad para seguir golpeando a Cell con violentos golpes en todo su cuerpo. El bio-androide jadeó de dolor y rabia, escupiendo gavillas de saliva. El joven Saiyano era más resistente de lo que había pensado, ya que no había perdido nada de su vigor o fuerza. Desesperado, Cell lanzó sus brazos hacia afuera y creó una enorme burbuja verde que repelía a su oponente. El bio-androide apretó los dientes al darse cuenta de lo lejos que estaba esta pelea de ser ganada. Se estaba divirtiendo, pero sabía que tenía que darse prisa y evitar que el otro Gohan atacara a Babidi. Al menos la contraparte tampoco lo había atacado, o probablemente ya habría sido derrotado y ambos Saiyanos podrían perseguir a Babidi juntos.

Quizá no fue una idea inteligente darle una oportunidad a una amenaza que puede acabar con un gohan tarde o temprano...

Nedwook fijo la mirada hacia los dos super-guerreros que luchaban arriba, listo para apoyar a Gohan como sugirió Goten. Pero cuando dejó atrás al herido hermano menor, una voz lo llamó desde las tribunas. Un espectador, desplomado en la plataforma, con el rostro cubierto de sangre y ojos llorosos, gritaba pidiendo ayuda.

— Por favor, te lo ruego. ¡Ayúdanos! ¡Nos están matando!

Uno de los soldados de Freezer se acercó por detrás y comenzó a tirar de su cabello.

— ¡Cállate, humano! Nadie te salvará, ya estás muerto, ¡simplemente no lo sabes!

Cuando estaba a punto de ejecutarla, Nedwook desapareció y reapareció al lado del majin, explotando su cabeza con un solo golpe. La mujer simplemente sostuvo su cabeza en sus manos, llorando, mientras que los otros soldados cercanos atacaron al Heloita juntos. El nano-guerrero recibió sus pequeños intentos de ataque sin perder la cordura, matándolos uno por uno por decapitación o empalamiento. No estaba dispuesto a perdiendo el tiempo, y después de ver a Kakarotto recuperarse de una herida fatal, no correría ningún riesgo.

Estirando su brazo hacia las gradas, disparó un enorme rayo de energía desde su armadura que destruyó una gran parte de la estructura, creando así un pasaje al recinto del edificio.

— ¡Dense prisa!, Exclamó, dirigiéndose a los espectadores sobrevivientes. ¡Vayan, busquen refugio adentro!

La mujer, al igual que muchas otras personas, lograron llegar al interior de manera segura, mientras que Nedwook mantuvo a raya a sus posibles perseguidores. Al ver a docenas de soldados apresurándose, voló en dirección al cielo, atrayendo su atención hacia arriba. Los espectadores estaban a salvo, se había ocupado de eso, y los peones restantes no eran peligrosos para él. Pero, sus números seguían siendo un problema.

Otros soldados comenzaron a aparecer detrás de él, rodeándolo por todos lados en el cielo. El Heloita apretó los dientes, y a su vez apretando los puños. Tendría que deshacerse de estos peones antes de ir por una pieza más importante: Cell.

Cerca del balcón del Universo 1 reinaba la violencia absoluta. El Kaioshin del este estaba de rodillas, herido y sangrando cerca del silencioso Gran Kaioshin, que seguía viendo la pelea con una mirada severa. Frente a ellos, Dabra estaba luchando contra los otros dos dioses y la chica Heloita. Phipsil tenía muchas herramientas a su disposición que podrían haber sido útiles, pero temía usarlas tan cerca de los otros dioses. En cambio, confió en el combate mano a mano, desplegando cuchillas delgadas.

El Kaioshin del Norte recibió un rodillazo devastador en el estómago, lo que le hizo tambalearse. Este intentó un asalto por detrás, pero fue detenido por un codo del Rey de los Demonio, plantado en su rostro. A pesar de ser superado en número, el sirviente de Babidi se mantenía firme, abusando de sus oponentes sin mucha dificultad. Phipsil se dirigió a el a continuación, preparando sus espadas. El demonio estaba a punto de desatar una poderosa explosión de ki sobre ella cuando de repente se quedó inmovilizado. Detrás de él, el magullado y golpeado Kaioshin del este tiró sus brazos, paralizando al Demonio con su técnica especial. Phipsil se apresuró a Dabra inmediatamente, con la esperanza de aprovechar la oportunidad.

— ¿¡Eh!? ¡No puedo moverme! Dijo Dabra para si mismo.

Dabra, esperando hasta que estuviera demasiado cerca para posiblemente esquivarlo, escupió a la sorprendida Heloita. Su armadura, ahora en contacto con la saliva del diablo, comenzó a convertirse gradualmente en piedra.

— ¡No, no! ¡Eso no!

Las lecturas de datos sobre el ataque inundaron su visor, informándole que en menos de veinte segundos estaría completamente petrificada. Ella tenía que actuar rápidamente para evitar convertirse en una estatua.

Shin gradualmente perdió su control sobre Dabra, quien estaba comenzando a recuperar su libertad de movimiento. El Kaioshin del norte, temblando, logró dar un paso hacia Dabra, tenso. De repente, una onda de energía golpeó al Kaioshin del este en la espalda, rompiendo su concentración inmediatamente. El diablo, encantado, giró y plantó una rodilla en el estómago del Kaioshin del Oeste.

— ¿¡Te atreves a intentar inmovilizar al Rey de los Demonios!? ¡En tus sueños, inútil!

Luego, agarró a Shin por el brazo y lo arrojó contra el Kaioshin del norte, enviando a ambos al suelo. Desde el oscuro corredor del Universo 3, Piccolo Daimao emergió con una sonrisa burlona. Él había sido el que atacó al Kaioshin del este.

— Yo soy la encarnación del mal. ¡Ya no existe Kami-sama, la deidad benigna en mi ser, ahora me he adentrado en una oscuridad sin fin! ¡Y los aniquilaré Kaioshins, demostrando de una vez por todas lo equivocado que estaba mi otra mitad!

Los Kaioshin se tensaron, mientras que Dabra estaba encantado de recibir refuerzos. El diablo entonces arrojó los brazos, convocando dos espadas demoníacas que brillaban con energía oscura.

— ¡Se acabo, estupidos e inutiles dioses! ¡Su muerte ha llegado! Mueran ante el Rey de los Dem...

Su pecho repentinamente implosionó, un ataque por detrás que había generado un agujero circular a través de sus órganos vitales. El círculo abierto en su torso drenaba sangre por todos lados mientras se desplomaba sobre sus rodillas, tartamudeando y temblando. Detrás de él estaba Phipsil, viva y en forma, bastante lejos de ser una estatua.

— ¿Tú...? ¿Pero cómo?...

— ¡Nunca debes subestimar el poder de la tecnología!, Respondió ella. Mi armadura está compuesta por nanobots, innumerables, todos trabajando en perfecta sincronía. Contrarrestaron la transformación de piedra, al igual que eliminan a todos y cada uno de los agentes ajenos a mi. En pocas palabras, ¡tu magia no funcionará con nosotros!

— Maldición... tú... Dabra no pudo terminar su oración, habiendo colapsado inconsciente.

El Gran Kaioshin se apresuró hacia el del este, quien se encontraba en las peores condiciones. Fue un alivio que el del norte y la del Oeste, aún heridos, no estuvieran en una condición tan grave.

— ¡Vayan, ayuden a detener esta locura!, Le ordenó su líder. ¡Muchos otros necesitan nuestra ayuda contra el ejército de Babidi!

— ¡Cierto! Exclamaron los dos dioses, apresurándose.

— ¡Iré a ayudar a Nedwook!, Declaró Phipsil, habiendo notado que su camarada luchaba con varias docenas de soldados enemigos a la vez.

El Gran Kaioshin volteo hacia Dabra con desconcierto. No estaba seguro de si el demonio aún vivía, pero una cosa era cierta: la situación aún no les beneficiaba. Su mejor, y quizás la única esperanza, era que todos los participantes regresaran. Solo esperaba que Buu estuviera de acuerdo en ayudarlos a regresar...

Los dos Kaioshins corrieron hacia Piccolo Daimao primero, quien los esperó en el patio del Universo 3. El malvado Namekiano parecía bastante molesto, habiendo visto a Dabra derrotado por un disparo tan débil a simple vista, pero estos dioses no eran una amenaza real para dominar a Babidi, especialmente no con Cell, King Cold y Majin Buu de su lado.

Una luz parpadeó en los ojos de Daimao, y dos rayos oculares salieron disparados. Alerta, los Kaioshins se agacharon debajo de ellos, mirándose el uno al otro. El Kaioshin del norte dejó en claro que manejaría esto el solo, mientras que la Kaioshin del Oeste voló en otra dirección.

— ¡No lo creo! Exclamó Piccolo, alcanzándola.

Pero la deidad del Norte golpeó violentamente su antebrazo, desestabilizando a Piccolo. El Namekiano rápidamente reanudó su equilibrio, mirando furioso a su enemigo.

— Seré tu oponente, dijo el Kaioshin del norte provocativamente. ¡Empleate a fondo!

— ¡Si tantos deseos de morir tienes, que así sea! Exclamó el Gran Rey Demonio, invocando su aura.

La Kaioshin del Oeste, por su parte, rápidamente tomó en cuenta el estado de todos los combates y la situación de todos. Son Gohan parecía estar conteniendo a Cell, al menos por el momento. Los Heloitas supervivientes estaban limpiando al resto de los soldados de los demonios del frío. El androide número 17 estaba haciendo un juego de cuántos espectadores podía matar. Estaba a punto de interceptarlo cuando una poderosa onda de choque llamó su atención. Piccolo, del universo 18, estaba siendo completamente dominado por King Cold.

El Emperador de los demonios del frío lo estaba tratando como a un saco de boxeo, usando un poder muy superior al del Namekiano. A pesar de sus habilidades de lucha, Piccolo no tenía muchas esperanzas contra los tres titanes del frío. King Cold le impidió atacar a cualquiera de sus 'hijos', permitiéndoles aplicar presión con ataques de energía a distancia constante. Brevemente, la Kaioshin fue capaz de captar los pensamientos del Namekiano mientras él apenas lograba defenderse de los ataques de Cold.

— 'A la velocidad que estoy perdiendo energía no duraré mucho más. Tengo que detener a Freezer y a Coola ahora mismo. ¡Pero Cold sigue atacando sin darme un solo respiro, me matarán si no puedo encontrar una apertura!'

La Kaioshin se apresuró a ayudarlo, sabiendo muy bien el monstruo que era Cold. Ella no podía enfrentarse a él por mucho tiempo, pero si había un área en la que los dioses superaban a los mortales, era la telequinesis. Tenía que confiar en sus habilidades psíquicas. Lanzando sus brazos hacia el frente, extendió su energía y lo detuvo justo antes de que él hubiera dado un golpe violento contra un Piccolo completamente indefenso. El puño del demonio se detuvo en seco, aturdiéndolo.

— ¿¡Qué es esto!? Cold quedó sin aliento, paralizado.

— ¡Lo mantendré alejado!, Gritó frenéticamente la diosa, mientras Piccolo lo miraba sorprendido. ¡Acaba con los otros dos, Kami!

Piccolo vaciló, pero sólo brevemente. Al ver a Cold atrapado por la Kaioshin, sabía que ella le había dado la oportunidad que necesitaba para deshacerse de los otros dos alborotadores. Pero Freezer y Coola, aún lejos, no tenían la intención de bajar la guardia fácilmente.

— ¡Déjalo ir, maldita perra! Gritaron ambos 'hijos', volando en dirección a la Kaioshin.

— ¡Oh no, el juego termino para ustedes! Piccolo los intercepto. ¡Ustedes dos son míos ahora!

— Tks, se burló Freezer. Nuestro 'padre' estaba a un ataque de terminar tu patética vida. Es posible que hayas sido más fuerte que yo, Namekiano. Pero ahora tu energía se está agotando. ¡Me temo que encontrarás que derrotar a los tuyos realmente es un asunto simple, estúpido!

— ¡No tenemos tiempo que perder contigo!, Agregó Coola, señalando a sí mismo. ¡Así que desaparece!

El mayor de los hermanos lanzó un puño hacía Piccolo, quien logró bloquearlo pero al mismo tiempo fue atacado por el dolor. Los golpes de Cold ciertamente le habían hecho un gran daño, y las repercusiones en su cuerpo confirmaron que Freezer no estaba equivocado. La cola de Coola se envolvió alrededor de su pierna y tiró con fuerza, enviando a Piccolo de vuelta a los pies de Freezer. Un chasquido interrumpió el ataque, mientras que el Namekiano tosió un poco de sangre. Luego Coola siguió, juntando sus manos y golpeándolas contra el abdomen de Piccolo. El Super Namekiano estaba abajo, cayendo sin poder hacer nada y chocando con fuerza contra el suelo de la arena. Sin embargo, logró levantarse, notando a los dos hermanos nuevamente tratando de liberar a su 'padre'. Pensando rápido, extendió rápidamente sus brazos y agarró a cada uno por la pierna, tratando de jalarlos hacia él.

— ¡Tú, babosa insolente! Gritó Freezer, siendo arrastrado con fuerza.

A unas docenas de metros de distancia, La Kaioshin del Oeste continuó sosteniendo a Cold en su prisión psíquica.

— Un truco barato, diosa... ¿¡Por qué no hacemos una pelea justa!?

— Lo siento, respondió ella, pero no soy capaz de hacerlo. Desearía ser tan bueno como el del Sur, pero contra seres inferiores como tú no parece ser necesario. ¡Mis otros poderes son suficientes para derrotarte, y no dudaré en usarlos todos!

Creando un golpe de ki fuerte, ella expulsó a Cold hacia atrás, causándole un daño superficial. El intenso esfuerzo que estaba tomando para mantenerlo preso se estaba haciendo evidente en su rostro. Todavía era capaz de mantenerlo por el momento, pero estaba pasando factura las heridas de su "combate" pasado. Dabra definitivamente la había agotado. Además, Cold era mucho más fuerte que el Rey Demonio; ella tembló ante la idea de él usando su siguiente transformación. Ella no sabía cuánto tiempo podría contenerlo, solo sabía que tenía que ganar todo el tiempo posible para que los demás pudieran derrotar a sus respectivos enemigos.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu