DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 1 dia, 1h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 28, Capítulo 140.

PARTE VEINTIOCHO: TODO EL ODIO DEL UNIVERSO

Capítulo 140

Traducido por Alice & Logan

Un segundo a la vez, la cuenta atrás para la derrota de Gast Carcolh avanzaba.

— Dos, tres, cuatro... Las aves hacían el conteo.

— ¡Broly, destruye los restos! Ordenó Vegeta, señalando las porciones de carne de abajo. ¡Estos Namekianos pueden regenerar extremidades perdidas, desintegra sus restos rápidamente!

Sin embargo, el Saiyano legendario solo lo oyó a medias, ya que estaba demasiado preocupado por los gritos a su alrededor. En todas partes, gritos de pánico, las masas temerosas temblando ante él, Broly se deleitó ante tal espectaculo. ¿Por qué lidiar con un gigante medio descompuesto cuando una fiesta de criaturas frágiles estaba frente a él? Concentró una bola de Ki en la palma de su mano y la arrojó a la audiencia, un dudoso Vegeta observó la escena. La esfera explotó contra el escudo de energía, haciendo que Broly retrocediera de sorpresa.

— ¿Eh...?

Irritado por el muro invisible que lo había resistido, el Saiyano voló hacia abajo, aterrizando cerca del balcón del Universo 8. Realmente no tenía un objetivo fijo, solo quería golpear algo, golpear y destruir. Vegeta refunfuño y preparó varios ataques de ki en sus manos.

— Maldito lunatico. Ha vuelto a atacar todo lo que ve. Lo haré yo mismo entonces, no debería haberle pedido que lo hiciera en primer lugar.

Se apresuró a enviar un montón de esferas de energía a los restos de Gast, que se convirtieron en cenizas al contacto. Mientras tanto, Broly siguió golpeando el escudo como un tambor, aterrorizando a los soldados de los demonios del frío que se habían quedado para ver la pelea. Sabían que este Saiyano estaba loco, y preferirían ser ejecutados por Freezer que ser aplastados por él.

— ¡Maestro, llámelo de vuelta inmediatamente! Exclamó Vegeta, girándose hacia Raichi. ¡Broly ha llegado al límite de su cordura! ¡Su estado legendario está más allá incluso de su tecnología, él también nos destruirá si no se detiene!

— Solo unos segundos más, contestó Raichi, levantando su mano para disuadir a Vegeta de intervenir.

— Los Namekianos son una raza formidable, especialmente este. Él todavía puede seguir con vida, nunca se sabe. Sin Broly no podré vencerlo, y no podré usar a Broly durante mucho tiempo.

Los del Universo 16 y 18 se preparaban para actuar si era necesario.

— ¿Por qué los organizadores simplemente no declaran ganador a Raichi?, Preguntó Pan del 18, preocupada al ver a Broly.

— Porque los Namekianos son ingeniosos y Gast es el mejor de nuestra raza, explicó Piccolo, con un toque de orgullo en su voz. Los Vargas saben que no deben declarar por terminado este combate antes de la cuenta atrás, podría reaparecer en cualquier momento. Y personalmente, dudo que él pudiera ser asesinado tan fácilmente. Solo espero que las cosas no se salgan de control en una masacre.

— Goten y yo nos fusionaremos al final del conteo, sólo nos tomará unos segundos, dijo Trunks. ¡Vegetto también está de guardia, tiene que estar ansioso por enfrentarse a otro Broly!

— No es una mala idea, continuó Gohan, arremangando las mangas de su camisa. Él no es tan fuerte como el primero, así que si actuamos lo suficientemente rápido tendremos una oportunidad, si Gast no aparece, claro...

— Vegetto se hará cargo de esto, Goku habló de repente. No hay necesidad de preocuparse. ¿Qué estás pensando, Vegeta?

— Ahí... ¿no te diste cuenta?, Respondió su amigo, mirando a Raichi.

— ¿Qué?

— Cerca del Tsuful. Algo se movió... continuo Vegeta.

Cuando el conteo llegó a veinte, el máximo poder de Broly comenzaba a abrumar el escudo. No solo con grietas visibles, sino también el silbido de una tecnología defectuosa y una barrera que se desvanecía y desaparecía al instante. Los soldados del otro lado temblaban por sus vidas, algunos ya habían huido al corredor. Mientras cruzaba la barrera, el Saiyano legendario sonrió salvajemente.

En la sala de control de los Vargas, un pequeño Varga preocupado por la situación, era todo lo que podía hacer al no poder adelantar el conteo. Porque sabía que si no respetaba las reglas, estaría en serios problemas, incluso en esta circunstancia extrema. Pero aún así, el miedo a ser desplumado vivo y luego salvajemente despedazado era aterrador. Su vecino, el anunciador del torneo, de alguna manera estaba logrando mantener la calma al describir los horribles eventos a medida que se desarrollaban.

— ¡Oh, y Broly ha penetrado la barrera impenetrable! Es realmente una visión paralizadora, verlo atravesar nuestra tecnología como si fuera un simple inconveniente. Y ahora se está volviendo más y más fuerte, damas y caballeros, ¡me pregunto si atacará a los espectadores después! ¡Si atacará la sala de control y hará volar todo el multiverso! ¡Si acabará con toda vida en las realidades existentes!

—  ... veintisiete, veintiocho, veintinueve..., continuó el otro Varga, intentando recuperar el oxígeno.

— ¡¡BEEP BEEP BEEP!!

— ¿Eh? Exclamó un Varga. ¡El dispositivo indica que Gast está vivo... y sigue en pie!

— ¿Estás bromeando?

Las aves se quedaron sin aliento, explorando la arena de arriba a abajo. De hecho, justo detrás de un Raichi totalmente desprevenido, estaba Gast, su cuerpo completamente cubierto de un líquido verdoso. Estaba completamente desnudo, empapado, excepto por su cabeza, luego extendió su mano al escudo de Raichi y lo rompió sin esfuerzo, tal como lo había hecho al comienzo de la pelea. El anciano se dio cuenta demasiado tarde, al igual que Vegeta, cuyos ojos se abrieron de par en par. En pánico, corrió hacia su maestro, pero el Gran Namekiano ya se había arrodillado y apoyó su mano contra la esfera. Dejó horrorizado al viejo Tsuful con solo unas pocas palabras:

— Sin esta esfera no habrá más fantasmas, no habrá más combates. Se acabó. Vete en paz.

Con eso, rompió la esfera de cristal de Raichi, haciendo que Broly desapareciera justo cuando estaba a punto de aplastar el cráneo de un soldado con cada mano. Vegeta, a un metro de Gast, también se desvaneció, pero la mayor sorpresa fue el propio doctor. El Tsuful se desmayó, desapareciendo junto con sus guerreros y dejando atrás solo los fragmentos de vidrio en el suelo como evidencia de su existencia.

Gast usó rápidamente su magia para generar un conjunto de su ropa normal, antes de arrodillarse para examinar el cristal, cerrando los ojos.

— Así que tú mismo no eres más que una sombra, un espectro sostenido solo por el odio. Qué máquina tan extraña... Rezo para que ahora tu alma finalmente encuentre el descanso y la verdadera paz.

Entre los combatientes, muchos se preguntaban acerca de la misteriosa resurrección de Gast, cada uno presentando su teoría al respecto. Solo dos seres tuvieron la respuesta correcta.

— ¡Extraordinario! Buu exclamó con asombro.

— No estoy seguro de entender, el Gran Kaioshin frunció el ceño. ¿Cómo sobrevivió? ¿No fue todo su cuerpo destruido por Vegeta? ¿Cómo se regeneró en tales circunstancias?

— Todo está en la magia que usó justo antes de regenerarse. ¡Fue una idea tan inteligente que ni siquiera yo la habría pensado! Encantó un trozo de roca para que se pareciera a sus restos y fuera un blanco perfecto para Vegeta, quien fue completamente engañado por la fachada. Camuflado en la roca cercana, se escabulló silenciosamente hacia Raichi mientras Vegeta y el Tsuful estaban enfocados en Broly. ¡Muy admirable!

Vegetto, por su parte, explicó básicamente el mismo escenario a sus compañeros, quienes también estaban asombrados. Piccolo, escuchando desde el balcón del universo 18, compartió la información con Goku y los demás.

— Tengo que reconocerlo, ¡la magia de Gast es realmente única y muy asombrosa! Dijo Goku, bastante sorprendido. Él encarceló a Buu en unos segundos, nos engañó a todos con esa ilusión: no hay duda de que es un oponente formidable.

— Y eso es magia de alto nivel, agregó Uub, ahora capaz de calibrar con mayor precisión el truco del Namekiano. No creo que yo hubiera podido lograr eso.

— Una pena por Raichi, dijo Gohan. Su tecnología era genial, pero es muy triste que solo usó su brillantez para perseguir el odio y masacrar a los Saiyanos.

— Entonces, ¿él también era un fantasma proveniente de esa esfera? Preguntó Videl, sin entender realmente. Para empezar, ¿estaba vivo?

— Parece que no, respondió Gohan, sonriendo. Es realmente increíble, su odio lo mantuvo consciente todos estos años. Me interesaría estudiar eso.

En la logia de los Vargas, el anunciador estaba a punto de declarar la victoria de Gast, bastante seguro de la muerte de Raichi. Sin embargo, justo cuando agarró el micrófono, sus sensores comenzaron a fallar.

— ¿Ahora que?

— ¡Los datos indican una enorme fuente de energía que emana de un miembro del Universo 3! ¡Viene de la arena, parece que Raichi todavía puede estar allí!

Abajo en el ring, Gast suspiró y miró con algo de tristeza. No había podido apaciguar la ira del médico sin matarlo, y prometió no cometer el mismo error con Piccolo Daimao. Pero, de repente, abrió los ojos cuando un vapor espeso comenzó a escaparse de la esfera destrozada. La niebla que lo rodeaba era espesa y de ella emanaba un poder increíble, incluso Buu y Vegetto mostraban expresiones de asombro por la cantidad de energía que percibían. La nube opaca tenía un poder que superaba con creces incluso al de Gohan, asombrando a ambos.

Del humo, se formó una silueta imponente, borrosa detrás de la bruma. El mismo Gast retrocedió al ver el misterioso coloso, flotando justo encima del globo de cristal. Con una increíble musculatura que hizo que incluso el propio Carcolh pareciera delgado, el ser desconocido no se parecía a nada que Gast hubiera visto en sus viajes por el universo. Extraños ópalos esmeralda fueron insertados en su cabeza, torso y brazos. Su torso y bastidor blindados variaban entre dos tonos de rojo, pero una cosa era cierta: Gast no comenzó a compararse con este nuevo luchador en términos de poder puro solo. Al sentir el aura de la criatura, fue capaz de identificar varias firmas de energía reconocibles, especialmente los fantasmas, incluido el propio Raichi.

— ¡¡Es absurdo!!, exclamó, con voz temblorosa. ¿Qué es esta abominación? ¡Es como si todo el odio de la máquina se hubiera coagulado en una amalgama de puro odio!

— Raichi del universo 3 aún no ha sido eliminado, sonó la voz del Varga a través de la arena. ¡El combate puede continuar!

— ¡¿Qué?! Jadeó Piccolo del 16. Claramente no es Raichi, y ese poder es enormemente...

Fue interrumpido por un grito violento, pero no un grito que ningún mortal pudiera producir, formado por el miedo, la alegría o la ira. Este chillido virreinal fue el bramido más inhumano y monstruoso que jamás había escuchado. Era como si el lamento contenía todo el dolor y el sufrimiento de todos los que habían vivido hace siglos y muerto de manera violenta. La furia, el odio implacable que barrió de la boca abierta del monstruo y en todo el universo era indescriptible. Cerca de allí, los asteroides se reducían a polvo, al igual que las decoraciones gaseosas, mientras que el sufrimiento audible, que fluía en forma de ondas de sonido, golpeaba a todos los presentes con toda su fuerza.

Incluso los Kaioshins se derrumbaron, abrumados por el resentimiento.

— ¿Qué es... todo este enojo... argh? El Kaioshin del sur hizo un gran esfuerzo para hablar.

Los gritos de la audiencia se unieron al rugido de la criatura, llevando a todos los presentes en el estadio a un estado de casi desvanecimiento. Los Heloitas se desplomaron sobre sus rodillas, mientras Trunks del universo 12 se tambaleó y fue ayudado a ponerse de pie por su amigo C-16. El androide giró su cabeza hacia la fuente de la gran perturbación.

— Esta entidad está utilizando todo el odio y el dolor acumulados por las muertes violentas de la máquina de Raichi, y lo está liberando en oleadas al mismo tiempo. Incluso puedo sentir emociones tan fuertes que estoy seguro de que todos los que son sensibles al sufrimiento de los demás pueden sentirlo. Es realmente horrible.

— ¡Que horrible! Siento que... puedo escuchar a todos los asesinados en nuestro universo por C-17 y C-18..., dijo Trunks en tono tenso.

La ola golpeó a Gast más fuerte. Realmente lo percibió, todas las vidas inocentes llevadas por los monstruos, brutalmente asesinadas. Lo había sentido cuando Freezer había exterminado a parte de su gente. Fue abrumador, causando la peor migraña que había experimentado. No solo su psique, sino también su audición fue abrumada por el grito furioso de la criatura. Finalmente, después de un corto tiempo, la criatura se calmó... permitiendo a Gast recuperar el aliento.

— Finalmente, jadeó, ha dejado de grit...

Sus palabras fueron interrumpidas cuando la criatura concentró una energía masiva en los ópalos de sus antebrazos. Las piedras que cubrían su cuerpo estaban iluminadas con una deslumbrante luz verde, antes de que el monstruo desatara una explosión de extraordinario poder en Gast. La cara del Super Namekiano era la de un verdadero susto antes de ser golpeado de frente por el ataque. Detonó con tal fuerza que llenó toda el área dentro del escudo de energía, que al principio apenas funcionaba, y se canalizó hacia arriba a lo largo de la curva de la barrera hacia el espacio. Sin excepción, todos los luchadores presentes se prepararon contra la onda de choque, desde los más débiles entre ellos, como los soldados del Universo 8, las dos Videl, Bra del 18 y las dos Pan derribadas por la explosión. Los dos Gohan rápidamente protegieron a sus familias, mientras que Vegeta apoyó a su propia hija mientras ella luchaba. El humo negro liberado por la explosión se elevó gradualmente hacia el cielo y se desvaneció, revelando detrás de lo que Vegetto consideraba una vista sorprendente. Consideraba a Gast como uno de los luchadores más fuertes, pero el Namekiano estaba en condiciones extremas, con la ropa carbonizada, el cuerpo quemado y el sangrado. Su brazo izquierdo colgaba flojo e inutilizable, y junto a él había una profunda grieta. El mismo meteoro que apoyaba la arena casi se había desintegrado y Gast estaba paralizado. Si no hubiera tenido la mentalidad de esquivar, habría sido destruido instantáneamente. Esta criatura tenía tal poder que no necesitaba envidiar a Vegetto en su forma de Super Saiyano de nivel 1, quizás más.

En la torre de control, los técnicos del escudo, los científicos y los organizadores estaban en pánico.

— El escudo ya estaba muy debilitado por Broly, ¡pero ahora está casi completamente drenado!

— ¡Redirige toda la energía disponible para fortalecerla! ¡Ahora!

— Redirigiendo el poder de la gravedad del ring a la barrera. Copiado.

— Cierra todos los sistemas excepto el soporte vital.

— ¿Qué es este monstruo? ¿Y qué debemos hacer?

— ¡El líder murió en esa explosión, no tenemos forma de saberlo!

Gast arrancó y desechó su brazo dañado, regenerando rápidamente uno nuevo. Los Vargas parecían indecisos acerca de actuar, por lo que era su responsabilidad hacerle frente a esta entidad maligna y evitar que atacara a otros. El aumento de la gravedad del ring de repente se desvaneció, reforzando un poco los escudos, e incluso las luces del techo parpadearon y comenzaron a apagarse. Pronto, la oscuridad cubrió todo el estadio, que ahora estaba iluminado solo por las pocas estrellas distantes que el pequeño planeta estaba cerca. Fue entonces cuando la criatura desató su horrible aura verde, iluminando a todas las tribunas con su brillo misterioso. El Super Namekiano abrió con sorpresa los ojos, fulminado con la mirada cuando por fin entendió.

— Ya veo... así que eres tú, el infame Hatchiyack, coleccionista de todo odio. Una vez que te destruya, todos los muertos comprendidos en el interior podrán encontrar la paz en el más allá. Es hora de que termine esta atrocidad.

Acometió a la criatura, pero otra vez se detuvo en seco por otro gran rugido: el dolor se extendió por la arena, lo que provocó que Videl del universo 16 y 18 se derrumbara en los brazos de Gohan.

— Todo este sufrimiento... Dios mío, no puedo soportarlo más... susurró ella llorando.

El Gran Kaioshin golpeó su mano libre contra la pared de su espacio, jadeando pesadamente. Buu frunció el ceño, preocupado. Aparentemente, estuvo entre los pocos presentes que realmente no sintieron los efectos del chillido desolado. Dentro de él, aquellos cuyas almas eran amables lo hicieron sentir un dolor muy leve, por lo que comprendió lo que todos los demás estaban pasando. El grito desgarrador buscó a cualquiera que tuviera una disposición hacia la empatía y les hizo sentir lo peor, hizo que compartieran la misma desesperación, dolor e ira que sienten millones de víctimas. Hatchiyack era puramente malvado, de hecho, tanto o más como lo era la forma original de Buu.

Abajo, en los apartamentos del Universo 11, Babidi estaba emocionado. Lo que para la mayoría era una sinfonía de horrores sonaba como un vals en sus oídos. Pero de todos modos, le preocupaba cómo notaba cómo estas olas rencorosas atravesaban fácilmente los apartamentos, mientras que él mismo no podía hacerlo ni con la magia que estaba preparando para su próximo asalto. era espantoso, pero al menos disfrutaba de un concierto deliciosamente malvado.

Detrás de él, Majin Buu parecía tan ingenuo como siempre, mientras que Dabra hacía todo lo posible por no verse afectado. Internamente, el Rey de los Demonios en realidad se encontraba preocupado, incómodo con el grito. Pero Babidi realmente parecía insensible, un verdadero señor malvado. Ver al mago deleitarse tan sádicamente fortaleció la determinación de Dabra, haciéndolo sentir orgulloso de ser un sirviente leal.

En su respectiva habitación, Son Bra envuelta entre almohadas alrededor de su cabeza, trataba de bloquear el sonido que la torturaba. Luchó contra las sábanas, golpeando su cabeza contra la pared, incapaz de levantarse sin que sus oídos sintieran que estaban en llamas.

— ¡¡Maldito seas!! ¡¡Cállate pedazo de mierda!!

En los apartamentos del Universo 5, una voz profunda habló desde la misteriosa bruma oscura.

— Los gritos del mal nos resuenan incluso aquí, interesantes... refuerza la puerta, nada debe llegar desde afuera. Fuimos intervenidos una vez, no volverá a suceder.

Gast Carcolh no pudo avanzar hacia Hatchiyack, el dolor de los muertos lo golpeaba constantemente. Apenas logró pararse, apretando los dientes mientras se resistía. La estrategia de la criatura se estaba volviendo más clara, sin embargo, era vulnerable mientras acumulaba energía al gritar. Eso le permitió mantener todas las amenazas a raya mientras se preparaba para el siguiente estallido de energía. Gast sabía que no podría sobrevivir a otra de esas explosiones...

Gast, siendo siempre un estratega brillante, esperó a que el grito se debilitara incluso un poco, y así se dio cuenta de un único punto débil. Cada técnica tenía sus puntos fuertes y sus defectos, y esta no era la excepción.

— ¡Tardó exactamente quince segundos en cargarse completamente! Dijo Gast para sí mismo.

El monstruo volvió a disparar su explosión de energía, Gast saltó en el aire para evadirlo. Una vez más, una detonación atronadora consumió por completo la arena: el escudo se agrietó aún más que antes. Gracias a su audición avanzada, el Namekiano escuchó a algunos de los Vargas conversando frenéticamente en la torre.

— ¡El escudo se está desmoronando, no se mantendrá más tiempo!

— Estamos prácticamente sin energía para restaurarlo!

— ¡Un ataque más como este y todos vamos a morir!

— ¡Espera, Gast está intentando algo!

El Super Namekiano se lanzó hacia la criatura, usando la calma momentánea para enfrentarlo en combate cuerpo a cuerpo con toda su fuerza restante. Sin importar el costo, ¡tenía que evitar que el monstruo disparara de nuevo! Todos contaban con él, espectadores y competidores por igual, incluso Vegetto sostenía su cabeza en sus manos, sentado en el borde del patio. Parecía estar mucho más afectado que los demás a su alrededor, y estaba completamente inmovilizado e incapaz de reaccionar, al igual que su hija.

Gast alargó su brazo y lanzó un puñetazo de alta velocidad a la cara de Hatchiyack, pero ni siquiera pudo tocar a la criatura. El monstruo, quien era el odio el cuerpo presente, lo había golpeado primero, solo que con una fuerza y ​​velocidad inmensamente mayores. Los ojos de Carcolh se volvieron vidriosos mientras escupía un fajo de sangre. Comenzó a caer hacia atrás, pero de alguna manera logró enderezarse y dar otro golpe. Sin embargo, la máquina de odio respondió primero una vez más, golpeándolo en el abdomen, doblándolo, apretando sus huesos. El odio viviente comenzó a encadenar golpes por todo el cuerpo de Gast, desfigurando al Super Namekiano, quien no pudo responder. Contra un enemigo en este nivel, él era como nada, ni siquiera podía ver a través de la extraordinaria velocidad de los ataques entrantes. De alguna manera logró liberarse y tropezar hacia atrás. El párpado izquierdo de Gast estaba cerrado, goteando sangre.

Hatchiyack no lo había perseguido, en lugar de eso, reanudo su posición anterior, con los brazos cruzados. Era muy extraño, la criatura parecía estar evitando el combate cuerpo a cuerpo, excepto cuando era absolutamente necesario. Por otra parte, nadie podía entender realmente lo que sentía el ser que encarnaba el odio y la carnicería. Su mente seguramente se consumió con resentimiento hacia los Saiyanos y posiblemente toda la vida misma. El odio enfocado de Raichi claramente siguió siendo una fuerza impulsora, junto con la locura absoluta del Saiyano legendario. Y como el gran Gast estaba en su camino, tenía que ser aniquilado. ¡Todos los presentes, que aplaudieron la violencia de las batallas pasadas, sentirían el horror del dolor y el odio!

Hatchiyack soltó otro gruñido aterrador, este incluso más fuerte que los anteriores. Sobrecargó sus sentidos más allá del límite, espectadores en todas partes se desmayaron o perdieron todo el sentido de quiénes eran y dónde estaban, incapaces de soportar tal ira. Bra del universo 18 gimió, llorando mientras caía en los brazos de su padre - Vegeta se volvió hacia Goku, furioso.

— Si Gast no detiene a este demonio pronto, me saltaré las reglas y, ¡lo haré yo mismo!

— Iré contigo, contestó Goku, ayudando a Uub quien se encontraba bastante mareado.

Sabían que Hatchiyack estaba ahora más allá incluso de ellos, en términos de poder en bruto. Pero no se quedarían atrás mientras sus familias sufrían bajo la angustia mental del grito. Contra un enemigo como este, no dudarían en usar todo su poder si Gast fallara de alguna manera.

Cerca de allí, incluso el androide número 16 experimentaba una sensación nueva y única: una que creía que un ser artificial como él era incapaz de sentir. Sin embargo, sintió pánico, sus circuitos empezaron a sobrecalentarse, corriendo ante la presencia y el abrumador grito de este monstruo.

En los apartamentos del Universo 9, Yamcha tampoco era inmune.

— ¿Qué está pasando? ¡Siento que mi cabeza va a explotar!

— ¡Quédate aquí! Ordenó el viejo Kai, quien no se veía tan bien, golpeado por las olas negativas. Las Vargas y los otros universos se encargarán de este problema, ¡no te preocupes!

— No sé porque encuentran tan insoportable estos sonidos, dijo Raditz, perplejo. Es molesto, pero es solo un grito, ¿verdad?

En los apartamentos del Universo 17, Cell pudo sintonizar los aullidos de Hildegan, el demonio que había hecho sufrir en su combate anterior. Era una melodía bastante agradable, pero todos consideraban que aún le preocupaba. Los planes de Babidi pronto serían ejecutados, y esta interrupción improvisada podría interferir si no se soluciona pronto.

— Bah, debería frenarlo por mi propia cuenta si esos inútiles de afuera no hacen nada al respecto...

Arriba en la torre de control...

— ¡Ya es suficiente, cruzó la línea!, Dijo un Varga, medio colapsado. ¡Atacó al público, tiene que ser expulsado!

— Aunque no lo hizo directamente, comentó un Namekiano, apoyándose contra una pared cercana.

— ¡No nos importa! Exclamó otro Varga, con los ojos apenas abiertos.

Alcanzó el botón, pero el dolor era insoportable: su dedo índice estaba a unos centímetros del gatillo cuando se desmayó. Los otros vargas cayeron al suelo en breve, inconscientes. Gast era ahora su única esperanza...

El Super Namekiano reunió toda su energía restante y la concentró en las palmas de sus manos. No tenía otra opción, era matar o morir. Solo esperaba que el monstruo no hubiera heredado la invulnerabilidad de Broly. Incluso Vegetto estaba fuera de servicio, los dos únicos capaces de hacer algo ahora eran él y Buu, el djinn era demasiado peligroso como para liberarlo. Sin embargo, podría no tener otra opción. Si fallaba, Gast decidió que usaría su magia para liberar a Buu de la prisión del Gran Kaioshin, con la esperanza de que los salvaría a todos.

Buu miraba a Gast con suma atención, entendiendo con un vistazo lo que pretendía. Permitiría que el Namekiano hiciera su último esfuerzo antes de abandonar su treta e intervenir. Su amigo el Kaioshin ya no podía razonar adecuadamente, ni para liberarlo ni para idear algún plan. Gast cargó su energía al máximo, luego la empujó incluso más allá, confiando en cada fibra de su cuerpo para dar su máximo poder e incluso más en este decisivo encuentro entre el odio absoluto y la bondad del Namekiano. Él daría absolutamente todo lo que tenía, y si llegara a fallar, por lo menos haría una excelente y honrosa última jugada.

Hatchiyack, habiendo completado de nuevo su acumulación de energía, cesó por fin el rugido. Estaba a un instante de vaporizar todo el asteroide de una sola vez cuando Gast apareció de repente frente a él. Hubo una sola apertura, menos de un milisegundo de debilidad en la que su guardia estaba completamente abajo, preparándose para desatar su ataque final, y en ese preciso momento, Gast lanzó un extraordinario estallido de Ki destructivo en el cuerpo expuesto de la criatura. Sus ojos se agrandaron, el gran Namekiano estaba ahora a solo unos centímetros delante de él, entonces Hatchiyack fue inmediatamente reducido a nada más que cenizas. La última carta de triunfo de odio del Doctor Raichi había desaparecido en una oleada de fuego, dejando solo sus pies plantados en el suelo, ahora convertidos en piedra.

Gast se derrumbó en el ring, más agotado que nunca, cuando los Vargas finalmente se recuperaron y anunciaron su victoria. Asombrosamente, había dado el 200% de todo lo que tenía, si tal cosa fuera imposible, Gast lo hizo posible por unos instantes. Todo lo que sabía era que había ido mucho más allá de sus límites, pero al final lo había hecho.

Había vencido todo el odio en el universo.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu