DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 6 dias, 6h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121
[Chapter Cover]
Parte 24, Capítulo 118.

Capítulo 118

Traducido por Alice

Buu salió de la habitación de los chicos, y luego visitó al joven prodigio del universo 18, un chico que poseía un potencial mayor de lo que él mismo conocía: una reencarnación del poder destructivo puro. Al llegar cerca de él, Buu observó al chico atentamente. Al acercarse, inmediatamente pudo sentir su propia presencia dentro de él, 'una porción de Buu' por decir. Pero ese remanente había sido de la forma original de Buu, Kid Buu, una versión descontrolada y poco inteligente. Fue solo gracias a su inteligencia que Buu del universo 4 se había dado cuenta de lo que una vez fue y estaba bastante contento de haber evitado que Vegeta desprendiera el capullo que mantenía a Buu gordo dentro de el cuando él y Goku se habían colado dentro del Djinn. Volver a su forma más primitiva fue, sin duda, la peor pesadilla del Djinn, ya que perdia todo aprecio por lo que el universo tenía para ofrecer: placeres, luchas, experiencias, incluso la vida. Afortunadamente, este joven, Uub, se oponía al horror de Kid Buu en todos los sentidos, de hecho, en todos los sentidos, excepto en su potencial de poder destructivo. De hecho, parecía poseer una fuerte fortaleza moral hacia la justicia y la paz. Por lo tanto, al djinn le había gustado mucho el chico, y planeaba instruirlo personalmente sobre cómo usar muchos de sus poderes latentes, habilidades únicas e inherentes al Majin. Después de todo, siendo una reencarnación, indudablemente tenía las facultades potenciales dentro de él.

— Hmm, la mejor forma de hacerlo... Realmente preferiría explicártelo yo mismo. Tal vez podría asumir la forma de un amigo de la infancia, que podría enseñarte unos cuantos trucos, solo un minúsculo y discreto sueño en el muchacho.

Sin esperar, la creación de Bibidi transfirió su conciencia a la mente del chico, reuniendo recuerdos y creando la ubicación de su reunión, una escena de la juventud de Uub. Después de analizar, Buu descubrió una forma adecuada también, una chica de belleza bastante notable para quien el muchacho tenía algo más que amistad en mente.

— Jeje, se rió entre dientes, esto será divertido...

Buu adoptó la apariencia de una chica humana, materializándose en el sueño de Uub, y puso las cosas en movimiento. El chico del universo 18 estaba caminando por las calles de su pueblo, pero estaba completamente desierto.

— ¡Hola! ¿Hay alguien ahí? ¿Dónde están todos?, Gritó.

— Somos estamos nosotros dos, tontos, dijo una voz femenina detrás de él. Pensé que podrías darte cuenta que es solo un sueño.

— ¿¡Anju!? Exclamó Uub, volteándose lentamente hacia el amor de su niñez. Él tragó saliva audiblemente. ¿Qué... está sucediendo?

De repente se dio cuenta de que estas eran las primeras palabras que había pronunciado frente a ella, y estaba tan sonrojado por la idea de que nuevamente se quedó en silencio.

— Entonces, todos crecimos y finalmente regresas a la aldea, eres un luchador poderoso por derecho propio, ¿pero todavía tienes miedo de hablar conmigo?, Dijo la chica. Es solo un sueño, Uub, no hay razón para estar nervioso. ¡Puedes decir lo que quieras!. (Algo perturbador sabiendo que es Buu quien se materializo en forma de chica...)

— Oh... sí... cierto... de alguna manera logró responder, con sus mejillas de color carmesí.

— No estés nervioso. Eres el ser humano más fuerte del planeta, y ahora eres un hombre... Sé que quieres hablar conmigo cuando vuelvas a la aldea, así que hazlo. Si no puedes hacerlo ahora en un sueño, ¡nunca lo harás de verdad!

— Oh... supongo... respondió, todavía inquieto y mirando al suelo.

— ¡Olvida eso por ahora!, Dijo Anju abruptamente.

Lentamente levantó la cabeza, atreviéndose a mirarla a los ojos.

— Sé que eres tímido, dijo su amigo de la infancia, pero debes pensar en cómo tus acciones afectan a otras personas. No me has hablado una vez desde que mis pechos comenzaron a crecer, de hecho parece que me has estado evitando.

— Lo siento... es solo... que...

— ¿Crees que soy adorable?, Soltó una risita. Y quieres saber si tengo interes hacia ti, pero tienes mucho miedo. Pero, ¿no te das cuenta de que me alejaste? Y escondido detrás de tu escudo de timidez, ¡en realidad me has estado insultando y me has hecho llorar!

— ¿Qué... qué? Nunca te he insultado... se tropezó

— ¿Oh enserio? Entonces, porque cuando vuelves a la aldea hablas con todos los demás, pero al verme inmediatamente te alejas sonrojado, sin siquiera saludarme, ¿no crees que sea insultante? Me odias, ¿verdad? ¡Eso es lo que pienso, y quieres evitarme a toda costa!

Uub estaba sin palabras. Nunca había pensado en eso de esa manera, sus ojos se abrieron de repente. Al no prestar atención al impacto de su negligencia... y dejar que su timidez ganara... ¡había sido muy egoísta! Y por miedo a acercársele, lastimaba los sentimientos de Anju.

— Entonces, ahora lo entiendes.

— Sí, y lo siento.

— Bueno. Ahora, asegúrate de ir a disculparte con la verdadera Anju.

Uub se rascó la parte posterior de la cabeza mirando a su alrededor, medio esperando que otra Anju apareciera de la nada.

— ¿Eh?, Preguntó.

— ¡Todavía estamos en un sueño, a eso me refiero!, Gritó. La verdadera Anju está a años luz de distancia, en otro universo...

— Lo siento, lo siento. Entonces, ¿quién eres tú?

— Solo un amigo, pasando por tu subconsciente. Y como el flujo dentro de los sueños es maleable, ¡tenemos todo el tiempo que necesitamos para analizar lo que nos gusta y aprender del uno al otro!

— ¿En serio? Uub sonrió. Esta Anju lo había tranquilizado, restaurando su confianza y preparándose para asegurarse de que hablara con la chica bonita cuando regresara a casa.

— ¿Por qué no nos sentamos...? Dijo el Djinn en forma de Anju.

El joven se sentó en un banco al lado de Anju. Se estremeció, imaginando que tenía algo bajo la manga, pero se sentó a una distancia cercana y respetuosa. No pudo encontrar nada que decir, por lo que durante unos momentos se limitó a contemplar la vista de su pueblo: estaba bastante tranquilo, sin habitantes. Pero el silencio no duró mucho tiempo.

— Entonces, ¿sabes cómo usar magia, como Buu?

— ¿Huh? No, soy solo un humano normal, no tengo ese tipo de poder...

Uub se sorprendió de cómo este "amigo" parecía saber todo sobre él, su pueblo, sus orígenes... y las preguntas formuladas casi sonaron retóricas. El ser parecía estar guiando su conversación en una dirección particular, hacia temas muy específicos. Pero independientemente, Uub sabía que no podía hacer magia. Había visitado a Buu en su propio universo y lo observó usando magia, y era claramente algo imposible para un humano.

Pero el Dijinn disfrazado no se sorprendio con la respuesta de su amigo. Ella le devolvió la sonrisa, usando sus grandes ojos negros contra Uub, juguetona e incluso un poco maliciosamente. Ella bajó la voz, como si le estuviera diciendo un secreto oscuro y travieso.

— ¿Quieres que te enseñe cómo hacerlo...?

— Uh... Uub vaciló. Bueno, yo... no diría que no... ¿realmente crees que podrías enseñarme?

La chica aplaudió, haciendo que un conejo apareciera entre ellos.

— Mantén tu mano hacia mí, luego concéntrate en lo que quieres cambiar. Probablemente sentirás cierta incomodidad en tu cuerpo, pero te acostumbrarás, es la energía Majin que fluye a través de ti. No podrás regenerarte como Buu, pero ciertamente podrás devolver sus mágicos ataques hacia él. ¡Vamos, pruébalo!

Vacilante, obedeció, enfocando su mente en el objeto de una zanahoria. Un escalofrío recorrió su cuerpo, y sintió una especie de líquido extraño que fluía a través de sus músculos y nervios. La extraña sensación fue casi suficiente para convencerlo de que se detuviera, pero él se abrió paso. Un destello violeta parpadeante apareció alrededor de su mano, titilando y haciendo temblar al aprendiz de mago. Colocando una rodilla en el suelo, sujetó su brazo con el otro y formó una espiral mágica que golpeó al conejo. Sin embargo, en lugar de convertirse en una zanahoria, creció exponencialmente hasta alcanzar varios metros de altura. Uub entró en pánico cuando el mamífero saltó sobre él, sin duda con la intención de devorarlo. El joven estaba listo para dispararle un Kikoho al monstruo, cuando de repente fue golpeado por la misma ola de energía púrpura, convirtiéndola en una galleta gigante, de la cual solo el ojo más perceptivo podría distinguir la cara de Buu incrustada en su interior. Uub no se dio cuenta, ya que estaba demasiado aturdido. Anju trató de componerlo, decepcionado por su fracaso, pero aún orgulloso de haber tenido éxito en la magia en su primer intento.

— No te preocupes, dijo ella, seguiremos trabajando en ello, al menos lograste encontrar la magia dentro tuyo. Pero dominarlo dependerá de ti. Tenemos toda la noche si la necesitamos, pero estás en el camino correcto.

— De acuerdo, suspiró Uub, todavía sorprendido de que hubiera tenido tanto poder dentro de sí mismo todo el tiempo.

Si lograba aprender a controlarlo, las posibilidades que se revelarían eran infinitas, y ciertamente podría marcar la diferencia en la próxima pelea contra su contraparte, por no mencionar la posibilidad de una pelea con su maestro. Sabía muy bien que aún no podía derrotar a Goku, no con el enorme poder de su maestro, pero con este nuevo poder podría hacer las cosas mucho más interesantes. Ahora motivado, continuó practicando.

Después de varias sesiones largas, y aprovechando la maleabilidad del tiempo dentro de los sueños, Buu finalmente quedó satisfecho. Dejó la mente del joven, dejando solo el residuo de la forma de Anju para actuar como una guía en el futuro. Fue entonces cuando Buu sintió un movimiento cerca. Presa del pánico, se teletransportó inmediatamente cuando Goku despertó, se puso de pie y comenzó a examinar la habitación. No estaba seguro de qué había causado su repentino despertar, pero Vegeta salió corriendo de su habitación un segundo después, también alerta, frunciendo el ceño pero tratando de no despertar a los demás.

— ¿Qué está pasando, Kakarotto?, Murmuró. Algo sobresaltó a tu ki, ¿qué sentiste?

— No estoy seguro, Vegeta, contestó Goku, todavía serio. Juro que sentí que algo pasaba por encima de mí, pero podría haber sido solo mi imaginación. Uub no parece haber sentido nada, no podría estar durmiendo más tranquilamente.

— Hmph, gruñó Vegeta. No descartaría tus sospechas tan rapidamente. Estamos rodeados de viejos enemigos, cualquier cosa podría suceder en cualquier momento.

— Cierto.

Vegeta exhaló, bajando sus brazos a los costados.

— Solo sé más atento la próxima vez y descansa un poco. Lo necesitarás.

El otro Saiyano regresó a su habitación, cerrando con llave la puerta, pero Goku permaneció despierto unos minutos más, conteniendo la respiración en silencio mientras sentía a su alrededor. El frío de su repentino despertar era válido, estaba casi seguro de eso. Por otra parte, Piccolo estaba afuera, al igual que Vegetto. Seguramente nada podría pasar por ellos.

Buu finalmente se relajó cuando Goku retomó su respiración normal.

— Debería haber sospechado que esos dos podrían percibir mi presencia casi instintivamente, pensó. Tuve suerte esta vez.

Sin perder otro segundo, reanudó su camino, su pequeño trozo de si mismo incluso comenzó a tararear.

— Nananananana... Oh, ustedes chicos mios,

Adivinen quién no parara esta noche

Pop por, no necesitan hacer ninguna llamada

¡Mañana todos quedarán impresionados por las batallas que les he

preperado!

Como Santa Claus, saben que soy generoso

Y solo me gusta ver peleas de calidad

duerman ya, que Buu los cuidara

Muy bien toda la noche

Pronto el show comenzará una vez más

Con un puñado de hombres y personajes extraños

Su sangre fluirá, la Tierra temblará

Dejen que los cuerpos caigan al suelo mientras yo como un gran pastel

Pero no teman en darlo todo

¡Si, Buu va a igualar el este torneo!

¡BoOOOOW!

El djinn estaba bastante satisfecho consigo mismo, escabulléndose sin ser notado, manipulando las cosas para sus propios fines. Pero aún era consciente de su entorno. Cuando pasó por las áreas del universo 17 y 16, fue bastante cuidadoso.

— Cell nunca duerme, así que no hay forma de acercarse a él, pero de todos modos estará bien por su cuenta. Lo mismo ocurre con esa chica malhumorada del universo 16, pensó para sí mismo.

Luego se encontró en el corredor del 15º universo, donde moraba la anciana embarazada que no había sido vista durante mucho tiempo. El demonio se detuvo un momento, pensando. Podía echar un vistazo dentro, pero no tenía tiempo que perder. Había muchos universos para visitar, y él no era tan importante después de todo. De repente, sintió una presencia aparecer cerca, y en una centésima de segundo se había escondido detrás de una planta de brotes rosados. Sus dos ojos alcanzaron su punto máximo detrás de él, viendo al Kaioshin del Sur y a Vegetto deslizándose en su patrulla nocturna - el par era bastante molesto -. Una vez que se habían ido, Buu entró en los apartamentos del universo 14 donde los dos androides estaban profundamente dormidos. Hizo una pausa mientras pasaba sobre n. °18, recordando lo que había escuchado unas horas antes: ambos necesitaban reparaciones, y la descomposición en sus núcleos de energía se estaba acumulando.

Buu estiró el tentáculo de su cabeza hacia ella, envolviendo a la chica en un rayo mágico. Todo su cuerpo brilló cuando sus fuerzas fueron restauradas.

— ¡Ahí tienes, estas como nueva!

Él también podría haber reparado a su hermano gemelo, pero este ya no tenía ningún partido para pelear y, por lo tanto, no tenía valor ante los ojos de Buu. Pero la androide número 18 prometia ser una sorpresa al día siguiente. Sin pausa, se apresuró al siguiente universo, cantando nuevamente mientras volaba, girando la cabeza de un lado a otro.

— Cuando Buu desciende de los cielos...

Con poderes magicos...

Es para ayudar a los más desdichados

Y no hay forma en que pierdas este torneo lleno de malvados...

¡Malvados monstruos colosales que no dudaran en machacarte!

Mientras tanto, en el universo 1, los Kaiôshins habían ido a ver a su líder, cuya mano mantenía el hechizo de prisión sobre el demonio rosado, cuya mente parecía atrapada en otra parte. El Kaioshin del Norte parecía ansioso, y habló primero.

— ¿Está todo bien? ¿Ha tratado de escapar?

— ¡No, todo está bien! Respondió el gran Kaioshin, con una gran sonrisa en su rostro. Estoya totalmente bajo mi control, no te preocupes. Él es tan sabio y permanece inmóvil como la sagrada espada Z, aún plantada en la roca de nuestro universo.

Todavía suspicaces, los dioses no volvieron a hablar, mirándose el uno al otro.

— Si es posible, agregó el Kaioshin del este, quizás no le importe si le ayudo a mantenerlo prisionero.

— Claro, ¿por qué no?, respondió. Ciertamente me harás una mejor compañía, mucho más placentera para mí.

— Gracias, respondió el joven Kaioshin.

Aún receloso, miraba el ser rosado cada cierto tiempo. Sin embargo, este último ni siquiera lo miró, aparentemente absorto en sus propios pensamientos. ¿Qué conexión podría haber entre los dos? Estaba claro que el gran Kaioshin no estaba siendo manipulado, eso ahora era cierto. Aunque todavía estaba en duda, no se atrevería a acusar abiertamente a su líder sin algún tipo de prueba.

En el universo 13, todavía quedaba un solo luchador en disputa: Kakarotto. Según las estimaciones de Buu, el Saiyano no tenía absolutamente ninguna posibilidad en su próxima pelea contra Vegeta del universo 18. Si él fuera un djinn de apuestas, habría puesto todo en contra de Kakarotto, con una derrota en cuestión de segundos. Pero hacer la pelea más equitativa, encontrar la forma de desafiar realmente a Vegeta, sería complicado.

— Veamos, pensó el Majin. ¿Qué demonios voy a hacer contigo? Hmm, si no recuerdo mal, tienes esos trasplantes miniatura de lámparas en tus ojos que te permiten transformarte a tu antojo. Entonces, si meramente regenero tu cola, entonces... sí, por qué no... deberías ser capaz de transformarte e ir a directamente al Súper Saiyano al mismo tiempo. ¡Esto podría ser divertido!

Buu se fue una vez más, pasando por los apartamentos del 12º universo, sabiendo que Trunks y el androide número 16 ya habían perdido. Al entrar a la sala de estar del universo 11, se encontró con su alter-ego, sentado en la mesa central, mirando al vacío. Buu solo necesitaba unos segundos de sueño de vez en cuando, no dormir por horas como los demas o por meses, por lo que se encontraba solo con bastante frecuencia mientras su amo descansaba. Babidi, durante años, insistió en que no se metiera en problemas, o que hiciera cualquier cosa, cuando estaba durmiendo. ¡Lo último que quería era despertar y encontrar el mundo al revés y todos los árboles y plantas convertidos en pasteles y dulces!

El gran djinn dejó escapar un suspiro al ver a Fat Buu. ¿Cómo había sido reducido a tal criatura? Maldijo por dentro al gran Kaioshin, que al ser absorbido había reducido drásticamente su poder y había reducido su mente a la de un bebé foca. Aunque, nunca se hubiera convertido en lo que era hoy si no hubiera sido así, ya que esto lo llevó a enfrentarse a oponentes más fuertes y convertirse en lo que era hoy en día. A pesar de las diferencias entre ellos, la gota gorda que se encontraba frente a él era todavía una versión de sí mismo, y no podía dejar a la pobre criatura indefensa a merced de los trucos de sus futuros oponentes, especialmente con Uub durmiendo cerca, practicando las artes mágicas en sus sueños. Sería una pena que su batalla se viera truncada por la feliz ignorancia de Fat Buu.

Cuando Buu se acercó, su homólogo eternamente infantil se volvió y lo vio

— ¡Amigo!, Exclamó alegremente.

— ¡Shuuush! Buu rápidamente lo cayo, asustado. No seas tan ruidoso, ¡nadie puede saber que estuve aquí!

— ¡Está bien, está bien!, Respondió Buu con ingenuidad, sonriendo todo el tiempo. un Buu, amigo de otro Buu. ¿Jugamos un juego ahora?

Antes de que la cabeza flotante pudiera responder, el otro Buu continuó balbuseando.

— Buu dice... ve a esconderte, luego te encuentro. Buu realmente es un buen buscador... ¡listo, listo!

Entonces, Buu suspiró, bajando los ojos. Esto realmente no iba a ser fácil, pero era la mejor manera de ayudarlo.

— En otra ocasión, amigo, respondió el djinn. Ahora escucha atentamente. Voy a explicarte las reglas del torneo, de lo contrario es probable que hagas algo estúpido, seguro...

En los siguientes minutos, revisó cada una de las reglas en detalle. Buu seguramente convertiría el proceso de memorización en una especie de juego, y hablaría sus palabras poéticamente para atraer la atención de su homólogo distraído. Tuvo que cavar bastante profundo, recurriendo a métodos de enseñanza de muchas civilizaciones diferentes, confiando en las experiencias de muchos profesores que había absorbido; de lo contrario, todo lo que dijo iba a irle de un oído y al otro. También aconsejó a Fat Buu diseminar trozos de su cuerpo sobre la superficie de la arena, tal como lo hacia él mismo. De esa forma, estaría protegido si su cuerpo principal fuera destruido o desapareciera.

A pesar de algunas interrupciones, en las que el demonio rosado aplaudió en voz alta, y a pesar de su aparente ingenuidad, parecía haber aprendido todo lo que necesitaba saber. Finalmente satisfecho, el visitante del Universo 4 se fue, pero con cierta angustia. Una vez en el pasillo, se detuvo, casi dando media vuelta y regresando. La tentación de explicar a Fat Buu cómo librarse de Babidi era fuerte, pero ya había demostrado cómo hacerlo cuando había inundado toda la arena de color rosa, impidiéndole hablar y terminar con él. Pero, su homólogo claramente no había entendido esto, y probablemente permanecería bajo el control del hechicero durante cientos de años. ¿Debería ir y explicarlo? No, las escapadas nocturnas de Buu tenían un solo objetivo: garantizar que aquellos luchadores que aún estaban en pelea estuvieran en plena forma. No tenia tiempo para distraerse.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu