DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 3 dias, 11h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
[Chapter Cover]
Parte 10, Capítulo 46.

PARTE DIEZ: LOS ÚLTIMOS RECURSOS DE VEGETTO

Capítulo 46

Traducido por Genghis Khan; revisado por Key; segunda revisión por Kugan


¡Vegetto había derrotado a Broly! ¡Fue el primer ganador de la segunda mitad de la primera ronda!

A lo largo de la sección de espectadores de la arena del Torneo Multiversal, centenares de namekianos estaban pululando por toda la multitud, cuidando de aquellos que habían sufrido lesiones menores, como resultado de caer desde moderadas alturas a las que fueron expuesto debido a la transformación de Super saiyanoo 3 de Vegetto, la cual creó un «nuevo centro gravitatorio» en las inmediaciones, arrastrando a los espectadores hacia él.

Sin embargo, la gran mayoría de los heridos se sentían extasiados.

—¡Fue genial! —dijo uno de ellos.

—¡Wow! ¡Fue una gran pelea! —dijo otro.

—¡Ahora sé lo que es volar! —dijo otro más, que luego comenzó a, apaciblemente, verter salsa caliente en uno de sus refrescos, mientras que un namekiano se encontraba sanando su pierna.

—¡La emoción de esa pelea fue grandiosa!

—¡Casi me quedo ciego, pero valió la pena! —decía otro, que luego se preguntó si los vargas iban a crear mercancía relacionada con los luchadores del torneo, ya que quería añadir una taza de Vegetto a su vasta colección.

Entre los luchadores de los universos, muchos compartían el sentido general de inspirado temor y se habían humillado por la experiencia, mientras que otros consideraban que todo lo que habían visto había sido ineficazmente desalentador.

Para algunos de los que habían sido desalentados, reconocieron que sería altamente improbable que alcanzaran la milésima parte de la fuerza de cualquiera de los dos Super saiyanoos que habían peleado en el último round. Sin embargo, muchos de los combatientes vieron la experiencia positivamente, especialmente aquellos entre la familia del ganador, amigos y contrapartes de otros reinos.

—¿Qué piensas, papá? —preguntó Gohan del Universo 18 a su padre.

—Fue... ¡increíble! —respondió Goku.

—Vegetto parece mucho más fuerte de lo que pensaba que sería —continuó Gohan—. ¿Estás sorprendido?

—Cuando Vegeta y yo nos fusionamos en nuestro propio universo con los Potara, no nos empujamos tan lejos —dijo Goku—. Contra Bu, incluso después de que te absorbió, junto con Goten, Piccolo y Trunks, nuestro propio Vegetto fue capaz de eclipsar su poder incluso al transformarse en su forma básica de Super saiyanoo. En ese momento, no había razón para que intentáramos transformarnos más.

Los dos guerreros permanecieron en silenciosa contemplación unos instantes.

Goku reflexionó sobre sus recuerdos del breve tiempo en que había sido parte de Vegetto en su propio universo, y recordó que todos esos años, después de fusionarse, una parte de la personalidad de Vegetto atribuible a Vegeta se había sentido obligada a ejercer su poder entero para experimentar la máxima extensión de las nuevas capacidades del guerrero fusionado. Vegeta en ese momento se había esforzado fervientemente por ser el guerrero definitivo en el universo, y la oportunidad de superar la forma básica de Super saiyanoo, como Vegeta y Goku antes habían hecho, había sido tentador para Vegetto.

Era muy posible que, si Vegetto del Universo 18 hubiera tenido más tiempo para luchar contra Bu, habría demostrado su fuerza de Super saiyanoo 2, y para todo lo que Goku sabía, Vegetto del Universo 16 lo había hecho en su propia pelea con Bu de ese universo.

Ahora, sin embargo, a Vegeta no le importaba significativamente si era el peleador más fuerte de su universo. Sin considerar la fuerza de Gohan, Goku sabía que Vegeta estaba satisfecho con ser al menos el segundo más fuerte.

Goku se preguntó, sin embargo, qué pasaría si él y Vegeta se fusionaran de nuevo. Habían pasado 20 años desde que habían peleado contra Bu como Vegetto, y como cada uno de ellos ahora era más fuerte de lo que había sido entonces, se preguntó si en una segunda fusión podrían superar colectivamente a Vegetto del Universo 16.

En cualquier caso, Goku estaba muy orgulloso de Vegetto, ya que derrotar a Broly fue un logro legendario en sí.

Mientras Goku terminaba de reflexionar sobre estas consideraciones, el ocupante del espacio del cuarto universo también expresó sus felicitaciones al guerrero fusionado. A pesar de que Vegetto estaba a punto de aterrizar en el ala del Universo 16, Bu habló en voz alta:

—Muy bien, Vegetto. No esperaba un combate tan intenso. Me has impresionado, de verdad.

El luchador rosado miró hacia el espacio del Universo 16 y notó que otros también lo estaban haciendo, pues muchos buscaban felicitar a Vegetto por su logro.

»Como todos los demás están relativamente ocupados celebrando su victoria o arreglando lo que fue dañado, parece que he adquirido la libertad de aventurarme lejos de la arena por un breve tiempo —se dijo Bu, justo antes de desaparecer de repente de la arena, pasando totalmente inadvertido.

Vegetto estaba en medio de enfatizarle a su familia y amigos que estaba relativamente bien, cuando un sanador namekiano llegó.

—¿Quieres ser curado? —preguntó el namekiano.

—No, gracias —dijo Vegetto—. La curación namekiana no es suficiente para mí, ¡pero no te preocupes! ¡Tenemos semillas senzu!

El curador namekiano permaneció unos instantes sólo para asegurarse de que Vegetto estaba realmente bien, y entonces Piccolo abrió una bolsa de senzu para que Vegetto pudiera beneficiarse de su notable naturaleza restauradora.

A una distancia muy lejana de la arena, en un asteroide pequeño y remoto en la inmensidad del cosmos, «algo» —o, mejor dicho, «alguien»— apareció de repente.

Era en su mayoría de color rosa y estaba vestido con pantalones blancos, con piezas de antebrazo y botas de color negro y amarillo. A pesar de los miles de millones de años que habían transcurrido desde que se formó el asteroide, esta era la primera vez que un ser vivo estaba de pie allí, y probablemente también sería la última vez.

Bu miró hacia el infinito relativo, hacia las estrellas brillantes cuyas apariciones resonaban a través del tiempo.

—Ah, sí..., esa es la dirección en la que necesito concentrarme —pensó Bu.

Estaba buscando algo específico... algo moviéndose muy rápido y que él deseaba inefablemente.

Lo quería aún más de lo que una de sus encarnaciones quería un dulce. Lo quería más que casi todo lo que había deseado antes, y aunque había adquirido elementos similares de excelencia en los últimos años, había pasado tanto tiempo desde que había tenido una oportunidad de esta magnitud.

—La técnica de Movimiento Instantáneo que adquirí de Kibitoshin es todavía muy útil —pensó.

La técnica había mejorado considerablemente su versatilidad, ya que estaba aún menos imposibilitado por las limitaciones del espacio y tiempo de lo que Goku había estado con la Transmisión Instantánea. Bu sabía que la Transmisión Instantánea era una técnica más limitada que el Movimiento Instantáneo, porque la primera requería que el usuario se concentre en una energía antes de poder viajar hacia ella, mientras que los poseedores del Moviento Instantáneo podían ir a donde quisieran, incluso lugares remotos energías percibibles.

Bu siguió explorando la dirección relativa del espacio, hasta que de repente determinó que había hecho una importante detección.

«¿Estoy lo suficientemente cerca? —se preguntó Bu—. Sí... ¡Encontré la energía del ataque que empujó a Broly!»

Con una sonrisa, Bu se teletransportó de nuevo, esta vez con la técnica de Transmisión Instantánea, para llegar a su destino.

En el estadio del Torneo Multiversal, Vegetto tuvo una sorprendente revelación:

—¿Dónde está? —preguntó con gran seriedad, mirando hacia el espacio del cuarto universo y confirmando que su ocupante no estaba allí.

El saiyano fusionado colocó entonces su índice derecho y sus dedos centrales en su frente y comenzó a usar sus capacidades de detección de energía para buscar a Bu a través del cosmos.

—¿Dónde está quién? —preguntó Piccolo, mientras seguía sosteniendo la bolsa de semillas senzu con la mano izquierda.

—Lo he encontrado —dijo Vegetto—. Síganme.

Al término de esa frase, Vegetto se trasladó lejos de la arena, dejando a Piccolo, Bra, y los otros integrantes del Universo 16 sorprendidos.

—¿Lo siguen? —preguntó Piccolo, alarmado.

—¿Qué espera que hagamos? —preguntó Gohan—. ¡Ni siquiera sabemos dónde fue!

Gohan se sentía exasperado por lo que había pasado, ya que no era la primera vez que Vegetto se había trasladado instantáneamente a un lugar y les había pedido a otros que lo siguieran, a pesar de que todavía no conocían la técnica.

Sin embargo, Bra era muy consciente de cómo realizar la Transmisión Instantánea, y a pesar de no haber estado preparada para abandonar la arena, colocó su índice izquierdo y sus dedos centrales en la frente para intentar localizar a su padre.

Bu surgió, gracias a la Transmisión Instantánea, en medio de —relativamente— ninguna parte, el cual se distinguía de otros, simplemente, por una brillante y particular bola de energía que brillaba en las cercanías.

No era una estrella, sino más bien el remanente del Final Dragon Flash de Vegetto, y dentro de la esfera estaba el mismo Broly.

Aunque Broly estaba inconsciente dentro de la esfera, todavía estaba en su forma Super Saiyano Legendario, que probablemente lo había salvado de ser asesinado.

«Esa es la belleza de la velocidad relativa —pensó Bu—. Ahora estás inmóvil desde mi punto de vista.»

El análisis que realizó reflejaba una comprensión avanzada de la física, pues Bu había adquirido una enorme gama de conocimientos científicos como resultado de la absorción de muchos seres altamente inteligentes a través de todo el Universo 4. Era cierto que llegar utilizando la teletransportación tuvo el efecto de dar al usuario la velocidad del punto de referencia —Broly, en este caso— al que se había movido. Sin una atmósfera que los ralentizara, ambos combatientes (y por lo tanto la bola de energía también), se movían en el vacío a la misma velocidad.

«Hacía años que no encontraba a alguien digno de ser absorbido... —pensó Bu mientras saboreaba sus recuerdos de ajustes que sufrió, tanto físicos como mentales.

Con evoluciones de mente y cuerpo habían venido también evoluciones de propósito.

Bu era un ser que había sido creado para destruir. Estaba destinado a ser una manifestación de la obliteración, superando a los dioses. Su creador tuvo un foco tan absoluto basado en la aniquilación, que Bu no había sido dotado con la capacidad de hablar correctamente.

Pero entonces, con la progresión del tiempo y sus aventuras a través del espacio, ganó una identidad y abrazó el valor de la conciencia verdadera y de la sensibilidad.

Absorber a todos los que había absorbido le permitió tener verdadera inteligencia, táctica y técnica racional... Ahora era una entidad que acariciaba la bendición de poder pensar por sí mismo y detestó sus recuerdos residuales de cuando sus otras encarnaciones habían sido tratadas como robots esclavizados.

¿Cuál era su destino?

Él quería de alguna manera convertirse en la verdadera encarnación de la perfección.

Sabía mucho sobre Cell y todo lo que había intentado lograr, y Bu quería ser mejor que él.

Cell había ganado su supuesta forma «perfecta» a través de la absorción de dos ciborgs, y aunque podía aumentar su fuerza con el tiempo, aquel proceso no estaba ni lo más remotamente cerca de ser tan eficiente como la pura absorción de entidades que Bu realizaba.

Bu reconoció que ésta era una de las cosas en las que era superior a Cell, y se deleitó con el hecho.

Pero para convertirse en el ser más conocedor que su universo había tenido… sí... Eso se había convertido en su sueño supremo, ser no sólo la encarnación de la perfecta capacidad física, sino también la del conocimiento en sí.

Con su recién descubierto conocimiento de otros universos, sin embargo, la esperanza de alcanzar un grado de conocimiento mayor que el experimentado por cualquier otro de todos los universos se estaba convirtiendo en un objetivo aún mayor que estaba tentado a lograr.

Esa era la entidad en la que Bu se había convertido, un aspirante a la divinidad que se dedicaba a investigar métodos y prácticas para lograr la perfección absoluta del cuerpo y la mente.

Sabía que, con la absorción de Broly, sería capaz de avanzar en su búsqueda de la supremacía existencial.

«¡Deberías sentirte honrado de que te considere digno de ser absorbido! —pensó Bu mientras miraba a Broly—. Ahora, ¿cómo voy a liberarte de esa bola de energía?»

Mientras pensaba con celeridad en varias formas efectivas para lograrlo, alguien apareció de repente, ansioso por frustrar sus objetivos… ¡De nuevo!

«¡Lo sabía!»

La voz resonó en su cabeza.

Vegetto apareció utilizando la Transmisión Instantánea y ahora estaba frente a Bu.

Sin embargo, el guerrero fusionado no podría respirar ni sobrevivir mucho tiempo en el espacio. Se había rodeado con un delgado escudo de energía que le protegía de las condiciones de temperatura y presión del espacio, quienes no eran propicias para la vida orgánica.

Sin aire, ni Vegetto ni Bu podían hablar normalmente, y en cambio estaban usando la telepatía...

—¿Qué? ¿Cómo diablos me encontraste? —preguntó el djinn rosado psíquicamente.

Bu estaba furioso. ¡Aunque estaba tan cerca de una mayor perfección, el doble de otro universo del guerrero con quien hubo luchado hace veinte años, estaba tratando de impedir su progreso!

—Oh, noté que necesitaste teletransportarte dos veces para llegar hasta aquí, pero yo nunca he perdido el rastro de Broly —respondió Vegetto psíquicamente.

«Entonces, al final estuve vigilado todo el tiempo —pensó Bu para sí mismo—. Ya debería haber sabido que él intentaría afirmarse como un ejecutor de sus ideales a través del multiverso.»

—No puedes atacarlo —continuó Vegetto—. Las reglas son claras

—¿Reglas? —preguntó Bu—. ¡Estamos a millones de kilómetros del estadio! ¡Las reglas del torneo no se pueden aplicar aquí!

—Majin Bu, te destruí una vez, y puedo volver a hacerlo —sentenció su oponente—. ¡No vas a absorber a Broly!

«¿Una amenaza? ¡Qué arrogante! —pensó Bu para sí mismo—. ¡No es más que un vigilante!»

—Y que vas a hacer? —volvió a cuestionar Bu—. Estoy seguro de que puedo vencerte, ¿pero a una versión debilitada de ti? ¡Tu patético desafío ni siquiera me hace reír!

Vegetto no respondió a la burla.

Sus ojos se encontraron, centrándose en las intenciones y pensamientos del otro. Una pequeña batalla psicológica sucedió durante unos cuantos segundos.

Bu estaba muy seguro de sí mismo. Había visto lo que parecía ser el poder completo de Vegetto como Super saiyano 3 durante la pelea contra Broly, pero ¿lo había visto realmente en todo su esplendor? Bu dudaba que Vegetto se hubiese limitado de alguna manera hacia el final con Broly, ya que parecía muy claro el momento en el que Vegetto tenía la intención de asegurar su victoria sobre Broly.

Vegetto también estaba todavía muy herido y agotado, ya que no había comido suficientes senzu cuando había tenido la oportunidad. A Bu le pareció que por ahora no tendría que considerar la posibilidad de que Vegetto ejerciera un poder mayor al que exhibió durante su pelea con el Saiyano Legendario.

Bu también se preguntaba, especialmente por el estado actual de Vegetto, donde estaban sus refuerzos, y si les había pedido que se unieran a él.

—¿Qué tipo de pelea esperas ofrecerme? Pero vamos, sé realista —preguntó Bu, jocoso—. ¿Cuánto tiempo puedes pasar en el espacio sin respirar?

Bu sonrió al sentir que Vegetto reconocía que sus poderes debilitados no eran en este momento iguales a los de Bu.

—Yo preferiría luchar contra ti de verdad, cuando puedas desafiarme en tu mejor momento —continuó Bu—. ¡Ni te imaginas el poder que tengo ahora!

Las cejas de Vegetto se arquearon durante medio segundo como resultado de la energía destructiva que puso en manifiesto. Con ese rápido esfuerzo destruyó una pequeña parte del cuerpo de Bu que se había separado voluntariamente de su propia pierna en un intento encubierto de absorber a Broly.

Bu se sorprendió por esa acción, pero rápidamente concentró su atención.

—¡Viste que estaba dirigiendo discretamente una parte de mí hacia Broly! Pensé que te distraerías con mis comentarios, ¡pero no ha pasado ni por asomo! ¡Bien hecho! Supongo que no se te puede coger por sorpresa, Vegetto. Y así como esto no me preocupa demasiado, tampoco me sorprendente que hayas dominado la única técnica que puede destruirme.

De hecho, ninguna bola de energía podría haber destruido realmente la parte de Bu que había desplegado para su plan insidioso con motivo de absorber a Broly. Incluso si el material estructural de Bu fuese quemado, triturado o diseminado al extremo, éste siempre lograría regenerarse. Vegetto no era consciente del hecho de que una Genkidama era capaz de erradicar definitivamente a Bu, según el curso diferente de la historia que tomó el Universo 18.

Sin embargo, en su propio universo, había aprendido a proyectar rápidamente una poderosa concentración de energía que podía desintegrar completamente a Bu. Durante una parte de su lucha hace veinte años en los universos 4, 16 y 18, Vegetto había demostrado una versión más rudimentaria de esta técnica.

En los veinte años de vida de Bu desde entonces, nadie más había sido capaz de atacarlo con una técnica tan efectiva.

A pesar de aquella demostración por parte de Vegetto, Bu exudaba confianza. Trataba de mostrar a su oponente —como había mostrado a otros— que nada estaba necesariamente preordinado, y que tenía un arma secreta, un beneficio neto, que podía usar en cualquier momento. Eso solía inspirar miedo, o al menos una ligera desestabilización en la psique del oponente. Pero Vegetto permaneció prácticamente indiferente ante la aparente confianza de Bu. Sabía las características principales de Bu, y aunque sabía que este último había evolucionado mucho en veinte años, también sabía, por eso mismo, que estaría preparado para cualquier cosa.

Bu separó lentamente los brazos, abrió las manos y sonrió. Entonces, el contorno de su cuerpo pareció desdibujarse. Se movía sutilmente, lo que le daba una forma algo transitoria, en lugar de ser claramente perceptible. Entonces eyectó su energía en varias direcciones, dispersando cientos de fragmentos de su cuerpo, con algunos moviéndose hacia Vegetto y otros moviéndose hacia Broly; cada fragmento tomó la forma de la cara de Bu y parecía moverse independientemente.

—¡Mira, Vegetto! ¿Puedes destruir cada una de estas partes de mí?

Vegetto reaccionó con prisa y pasó a su forma básica de Super Saiyano, disparando rápidamente rayos de energía a los fragmentos de Bu que comenzaban a rodearlo. Con gran alacridad, Bu parecía estar creando tantas cabezas como células tenía en su cuerpo..., no infinitas en número, pero algo que muchos a través de los universos considerarían ilimitado.

Vegetto sabía, a pesar del desafío, que haría todo lo posible por destruir todos los fragmentos de Bu...

En el espacio del Universo 16, Bra todavía estaba en medio de tratar de ubicar a su padre a través de la inmensidad del universo en el que se celebraba el torneo.

—¡No puedo encontrarlo! —le dijo a Gohan y a Piccolo.

—Busca en esta dirección —dijo Piccolo mientras señalaba la dirección hacia la que se había dirigido el Final Dragon Flash de Vegetto—. Esa es la dirección a la que Broly fue enviado. No veo a dónde más iría tu padre.

Gohan asintió, con una gota de sudor casi cayendo por su mejilla. Si Broly estaba a punto de...

Gohan interrumpió ese pensamiento ante una repentina revelación, y se volvió para mirar hacia el espacio del cuarto universo.

¡Bu no estaba allí!

Imaginó todo tipo de escenarios para explicar la mutua ausencia de Bu, su padre y Broly.

Temiendo lo peor, Gohan miró a su media hermana y esperó poder encontrar a su padre rápidamente, antes de que fuera demasiado tarde...

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu