DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 5 dias, 9h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126
[Chapter Cover]
Parte 10, Capítulo 49.

PARTE DIEZ: LOS ÚLTIMOS RECURSOS DE VEGETTO

Capítulo 49

Traducido por Thel 'Vadamee (Frartan117); corregido por Kugan


Recorrer el enorme campo de batalla era una tarea peligrosa. Numerosas explosiones sonaban en torno a ellos, golpeándolos y sacándolos de su rumbo. Los cuatro puntos blancos se movían con extrema cautela y sigilo, siguiendo una formación perfecta y coordinada rumbo a una brilla bola de energía. Estaban a punto de cumplir una importante misión.

Después de encontrar muchos obstáculos en su camino, finalmente llegaron. Pasaron el escudo de energía que Vegetto había creado en torno al cuerpo inconsciente de Broly y aterrizaron en el lado izquierdo del pecho del saiyano.

Con un golpe rápido y un pequeño estallido, como cuando se descorcha una botella de vino, los diminutos puntos se convirtieron en pequeñas figuras del tamaño de un pulgar. Los «mini Bus» se sentían felices y orgullosos de ellos mismos.

—¡Bravo, mis camaradas! ¡Finalmente lo hemos logrado! —exclamó uno de ellos.

—Finalmente hemos entrado en territorio enemigo… —dijo otro.

—¡Arriesgando nuestra propia vida! —terminó diciendo el tercer mini Bu mientras mantenía su mano alzado en señal de saludo militar.

—¡Sííí! —dijo un cuarto mientras lloraba de alegría, seguido de sus otros compañeros al poco tiempo.

Ciertamente fue todo un gran éxito. Mientras que las otras partes del cuerpo de Bu estaban luchando con Vegetto, Gohan y Bra, un pequeño escuadrón fue liberado discretamente para cumplir su objetivo principal. ¡Con solo cumplir su misión, su victoria quedaría totalmente asegurada!

—¡Vamos allá! ¡Rodeemos a este tipo!

—¡Sí! ¡Vamos! —respondieron los otros tres al unísono mientras comenzaban a transformarse en una especie de chicle que parecía poder estirarse sin restricciones.

Justo cuando comenzaron a expandirse alrededor de Broly, todos explotaron de repente. No fueron desintegrados, como la técnica de Vegetto les habría hecho, sino que, en cambio, pasaron a un estado de vapor rosado. Esto había permitido a Gohan alejarlos del cuerpo de Broly. Era imposible que esa parte del cuerpo de Bu se reformara en el mismo lugar para tratar de absorber al híper musculado saiyano otra vez.

Para el Universo 16, eso era un enemigo menos. ¡Para Bu, fue una cabronada que justo le detuvieran cuando estaba a punto de cumplir su objetivo!

—¡Mocoso insolente! ¡Jugada muy sucia por tu parte! ¡Ya casi lo había logrado! —le comunicó mentalmente con gran furia una de las cabezas de Bu que estaba junto a Gohan, el cual sudaba profusamente; como resultado de la gravedad cero, el sudor parecía subir en lugar de caer.

—¡Tenemos que aguantar hasta que Broly se enviado de vuelta a su universo! —dijo mentalmente el hijo de Vegetto hacia sus compañeros de batalla, para recalcar que debían tener más cuidado.

No quería volver estar tan cerca de la derrota de nuevo. Si Bu absorbía a Broly, tendría un poder ilimitado, y Gohan no quería ni imaginarse lo que podría llegar a pasar si eso llegase a ocurrir…

En el centro de mando de los vargas, el técnico acababa de reparar el sistema que se encargaba de devolver a los participantes de vuelta a su universo, con su nueva configuración ya programada. En teoría, debía funcionar con normalidad. Se volvió y le dio el mando a distancia al varga que le estaba viendo trabajar, para luego, este último, tendérselo al varga que estaba al mando y al namekiano que lo acompañaba, ambos presentes en la sala; la situación se vio un poco estúpida, ya que el segundo varga solo había cumplido la función de… «intermediario».

—¡Aquí lo tienen ¡Ya está arreglado!

—Bien, devuelve a Broly a su universo entonces —dijo simplemente el otro varga.

¿Qué podía ser más importante que ver si el control, efectivamente, ya funcionaba?

—¿Por qué tendríamos que devolverlo? Él está muy lejos ahora —respondió simple y llanamente el varga, depositando el control a un lado de las consolas de mando—. En serio —continuó—, no es como si nosotros y el resto de participantes estuviésemos siendo directamente amenazados por su presencia.

Habían pasado varios minutos desde que Bra había empezado a luchar contra Bu a solas, ¡y era obvio que él era mucho más fuerte de lo que era ella! ¡También era más fuerte que Gohan! ¡Incluso se veía superior a Vegetto en su estado de Super Saiyano de Nivel 1!

Pero ella no entró en pánico. Al principio estaba encantada de poder pelear contra el oponente del que tanto le habían contado Vegetto y Gohan, aunque estuviera recibiendo una paliza a manos de éste. ¡Bu fue el rival más poderoso al que jamás se hubieran enfrentado! No obstante, estaba empezando a perder la calma. La situación era muy seria, no se veía capaz de recuperar el aliento y esto limitaba su fuerza y eficacia en combate. Se estaba viendo lastrada, aunque después de todo, el Super Saiyano 1 no era su transformación más poderosa…

Después de tomar varios golpes en la cara, sin poder contraatacar por una vez, Bra se comunicó telepáticamente con su familia:

—¡Papá! ¡Es demasiado fuerte! Necesito respirar… Yo… ¡Yo no puedo continuar luchando! —de repente, Bra se dio cuenta de que podía morir en ese lugar si continuaba así. Tras ese pensamiento, sus ojos se iluminaron y se ensancharon. ¡No podía dejar que eso sucediera!

—No pienso morir aquí de esta manera, ¡voy a pasar al siguiente nivel!

Aquella cosa no le estaba permitida, y lo sabía muy bien…

—El siguien… ¡No! ¡Te lo prohíbo! —le gritó Vegetto telepáticamente—. ¡No lo hagas!

—No es el momento para…

Gohan no pudo acabar la frase; ya era demasiado tarde. Bra había liberado toda su fuerza y furia. Los dos miembros de su familia sabían demasiado bien que aquello sólo complicaría las cosas… ¡Esa transformación podía resultar peligrosa para ella misma y su familia!

—Al menos no podrá ocasionar muchos daños colaterales estando en el espacio —terminó pensando su hermano, mientras recordaba rápidamente la primera vez que su hermana se había convertido en Super Saiyana 2.

De repente, un destello enceguecedor fue emitido a través del cuerpo de Bra, haciendo que todos los presentes parasen de luchar y se centrasen únicamente en ella. Las cabezas de Bu se quedaron atónitas durante unos instantes, y luego se prepararon para encarar este nuevo poder. Vegetto y Gohan ya se esperaban lo peor, pero siguieron atacando a Bu durante unos pocos segundos antes de centrarse completamente en Bra.

—Aaah… —dijo Bu mientras mantenía su vista fija en la transformación. Ahora Bra era más poderosa que Gohan, pero eso no le asustaba en absoluto. Ella estaba muy por debajo del nivel de poder de Vegetto, no obstante, su padre estaba muy cansado así que ella era su contrincante más fuerte en ese momento.

Las cuerdas que usaba Bra para sujetar su pelo se rompieron, permitiendo que su pelo se alzase en forma de picos como siempre ocurre en el nivel 2 de Super Saiyano. Sus músculos aumentaron de tamaño, y sus ojos adquirieron una expresión que asustaría a cualquiera. Su mirada parecía propia de alguien no muy estable mentalmente, casi desprovista de cualquier pensamiento racional. ¿O quizás de alguien que estaba totalmente centrada en su oponente?

Cuando estuvo lista, alzó su brazo contra Bu y lanzó su primer ataque. Toda la mitad inferior de su cuerpo desapareció instantáneamente sin dejar ni rastro, para gran sorpresa y consternación del djinn. Comunicadas como una especie de «mente colmena», las pequeñas cabecitas de Bu exclamaban, aterradas: «¡La técnica de Vegetto! ¡Ella también puede matarnos!»

Como si las hubiera oído, Bra se giró y, con un gran barrido de su brazo, lanzó una ola de energía del mismo tipo que había borrado la mitad inferior de Bu. En menos de dos microsegundos, 15 cabezas explotaron, sin dejar rastro. Ella estaba siendo eficiente y muy concentrada…

Concentrada en solo una cosa: destruir todo a su alrededor antes de que se le agotara la energía y el oxígeno. Sin nada más en la cabeza, se volvió a girar para encarar otro grupo de cabezas de Bu situadas alrededor de Vegetto y Gohan. Pero ella no vio a su familia, su mente estaba nublada, solo vio una amenaza, una amenaza a la cual atacó sin compasión.

—¡No! ¡Bra! —le gritó Gohan psíquicamente a Bra unos instantes antes de ser atacado, pero ya era demasiado tarde. No obstante, ¿le habría hecho caso de haber reaccionado antes?

El ataque de Bra era tremendamente rápido, así que no tuvieron tiempo para esquivarlo. Gohan y Vegetto fueron golpeados al mismo tiempo que una veintena de las cabezas de Bu que estaban a su alrededor eran desintegradas. El ataque les ocasionó heridas, quemaduras y cortes por todo el cuerpo, y sus ropas habían quedado totalmente harapientas. Vegetto se había llevado la peor parte… tosió sangre y acto seguido perdió la transformación de Super Saiyano.

—¡Jajajaja! ¡Esta niña es la ostia! —exclamó una de las cabezas mientras empezaba a dividirse en dos.

—¡Pero tú nunca serás capaz de destruirnos a todos! —gritaba otra mientras también se duplicaba.

—¡Gohan! ¡Papa! —Bra se dio cuenta de lo que acababa de hacer. Sus pupilas volvieron a su estado normal y su cabello empezó a flotar libremente en el vacío debido a la pérdida del estado de Super Saiyano; sus ojos se llenaron de lágrimas—. ¡Yo… lo he vuelto a hacer!

Bu hechó una ojeada a sus tres oponentes. Vegetto estaba inconsciente, y Gohan estaba gravemente herido. Este último quizás aún pudiera dar algo de pelea, pero de cualquier manera ¿qué iba a poder hacer contra él? Por su parte, Bra no parecía que tuviera voluntad de seguir luchando; lo único que estaba haciendo era mirar al vacío del espacio sin prestarle atención.

Para Bu, estaba claro que la lucha había terminado; la victoria era suya. Entonces todas las cabezas flotantes se dirigieron de vuelta su cuerpo, que lentamente había empezado a reconstruirse por completo.

—¿Entonces… no queda nadie para detenerme? —preguntó a la nada con una sonrisa maliciosa.

Gohan voló hacia Vegetto tratando de agarrarlo. Ya no había más obstáculos; Buu se volvió hacia Broly para, finalmente, cumplir su objetivo—. Entonces, Broly es mi…¿?!

Su sonrisa desapareció tan pronto como se dio cuenta de que, en el lugar en el que otrora estaba el Saiyano Legendario, ya no había nada.

— —¡No está! —gritó al ver la brillante esfera de energía, el último remanente del ataque que Vegetto le había lanzado a indomable saiyano.

Fue demasiado lento… El Universo 16 lo había distraído durante demasiado tiempo y los estúpidos patos habían tenido tiempo suficiente para reparar el mecanismo que había destruido.

—Esto es importante —dijo firmemente líder de los namekianos mientras apretaba el botón del control remoto. Frente a él, el estúpido varga seguía porfiando:

—¿A quién cojones le importa que ese tío ya no esté en este universo? —preuntaba encogiéndose de hombros.

—Es lo correcto —argumentó otro varga a su lado—. No estamos aquí para interferir con otros universos. Los mandaremos a todos a casa sin importar lo que suceda.

El pequeño idiota volvió a encogerse de hombros. Para él no importaba si Broly permanecía en el universo «20», el «0» o el «3.141.59».

No obstante, lo que él no sabía es que había alguien a quien sí le importaba bastante.

Bu estaba loco de rabia. Empezó a hincharse y a expulsar ese característico vapor blanco por todos los poros de su cuerpo.

Gohan agarró a Vegetto y corrió hacia Bra. Con su padre inconsciente, ella era la única capaz de teletransportarlos de vuelta al estadio. Ellos necesitaban desesperadamente aire; Gohan no tenía mucho tiempo antes de caer en inconsciente debido a la falta de oxígeno en sangre. Sólo tenía que avanzar un poco más y llegar hasta su hermana…

—¡Bra! ¡Espabila! ¡Vamos a regresar! —le dijo a su hermana al mismo tiempo que la sacudía para hacerla reaccionar.

Así, empezó a salir del shock. Ésta miró a Gohan aún con lágrimas en los ojos, temblando. Luego, lentamente se llevó los dos dedos a su frente y buscó la energía que emanaban todas las personas del torneo a millones de kilómetros de distancia.

Bu, habiéndose recuperado totalmente, estaba furioso. Mientras apretaba los dientes con rabia, se lanzó hacia los saiyanos con el puño levantado para atacar. Pero justo cuando iba a golpearlos lo único que su puño encontró fue el vacío del espacio; ya se habían teletransportado…

A unos cientos de metros de la arena, en un paso entre acantilados rocosos, tres personas aparecieron, totalmente agotadas. Bra optó por usar la teletransportación de Kibito para ir a un lugar ausente de miradas ajenas, para no atraer la atención de otros participantes.

La joven se agachó apoyando los brazos en sus rodillas para no caer debido al desgaste energético. Por su parte, su cabello cayó sobre su cuello y la frente debido a la gravedad del asteroide. De este modo se la veía menos amenazadora y más atractiva; le sentaba bien a pesar de que no quisiera reconocerlo. Gohan depositó suavemente a su padre en el suelo, y el saiyano fusionado comenzó instintivamente a respirar el esencial oxígeno. En unos instantes, recuperó la conciencia, pero todavía no podía ponerse de pie.

Después de recuperar el aliento a base de muchas respiraciones, y tratando de olvidar las lesiones que le había ocasionado el ataque de Bra, Gohan se dirigió a Vegetto.

—¡Papa! ¿Estás bien? —preguntó, genuinamente preocupado.

—Creo que sobreviviré —respondió él con una voz tan baja que pareciera un susurro—. Piccolo… Él tiene las senzus, nos encontrará pronto…

Parecía que les sonreía la fortuna. Habían recibido graves heridas y contusiones, pero su misión había tenido éxito al fin y al cabo. Bu no consiguió hacerse infinitamente poderoso absorbiendo a Broly. Su pequeña y peligrosa misión había terminado…

De repente escucharon un ruido. Los tres guerreros del Universo 16 volvieron la mirada hacia el sitio de donde provenía. Al volverse se encontraron con una desagradable imagen: era Bu, y parecía totalmente indemne, como si no hubiera estado peleando hace tan solo unos minutos. Era evidente que estaba furioso: tenía los dientes apretados y sus ojos ardientes expresaban un gran deseo de venganza; su mirada era asesina y parecía estar dispuesto a matarlos, a pesar de estar tan cerca de la arena.

Bra se transformó inmediatamente en Super Saiyana. No habia nada que pensar, ellos tenían que defenderse de esa cosa. Su pelo ahora se veía totalmente despeinado, se le había formado un enredo en el momento en el que sus mechones se levantaron debido a la transformación.

Gohan también se dispuso a pelear forzándose a abrir su ojo derecho, el cual estaba bastante inflamado. Incluso Vegetto consiguió levantarse haciendo acopio de toda su energía. No obstante, no le quedaban fuerzas; ni siquiera era capaz de transformarse en Super Saiyano de Nivel 1. Apenas podía sostenerse, sus piernas temblaban y parecía que iban a ceder en cualquier momento. Hablando para sí mismo, dijo:

—¡Puedo respirar, pero estoy muy herido y no me queda energía! Bra y Gohan deberían ser capaces de…

Vegetto se detuvo. Su preocupación de desvaneció momentáneamente. Bu estaba sonriendo. ¿Era una sonrisa sádica, la sonrisa malévola de un villano victorioso que iba a aplastar sin misericordia a los insectos que habían truncado sus planes? No, no esta vez. Bu sonrió porque… ¡simplemente, estaba feliz!

—¡Felicidades, la batalla ha sido fabulosa, me lo he pasado en grande! Gracias a todos… —dijo mientras se alejaba de regreso al estadio—. ¡Esperaré ansiosamente mis combates contra ustedes en sus mejores condiciones durante el torneo! —finalizó mientras se despedía con un saludo.

Su comportamiento era semejante al cabreo de un niño al que le habían negado un juguete, el demonio rosado decidió olvidarlo y centrarse únicamente en la diversión que había tenido en el proceso. El Bu que Gohan y Vegetto habían conocido en el Universo 16 jamás se habría comportado así…

Bra, todavía transformada en Super Saiyana, no terminaba de creérselo y se mantenía aún alerta. «¿Es algún tipo de truco? —pensó Vegetto mientras seguía jadeando—. ¿Su objetivo realmente era el de absorber a Broly? »

El trío permaneció en silencio durante unos minutos, esperando a estar seguros de que Bu realmente no los atacaría. Una vez que Bu desapareció de su vista mientras se dirigía a la arena, Gohan se volvió hacia su padre y lo ayudó a volar en silencio hacia la misma dirección. Sin atraer la atención, encontraron la entrada trasera a la habitación de su universo. Piccolo, quien finalmente los había detectado, se unió a ellos en la entrada de su respectivo espacio. Antes de entrar vio como Bu volvía al centro de su espacio del Universo 4 unos segundos antes, con los brazos cruzados. El demonio rosado sonrió mientras se deleitaba con la pelea que estaba teniendo lugar en el torneo.

El namekiano no hizo preguntas, sino que les dio unas senzus rápidamente a sus amigos. Ya tendrían tiempo de dar explicaciones cuando estuvieran curados. Gohan comió una, Bra dos y Vegetto se comió dos puñados.

—Gracias, Piccolo— dijo Vegetto mientras veía como sus heridas se curaban

—Les remendaré las ropas también —contestó el namekiano en voz baja, todavía ansioso por saber qué había pasado con Bu y Broly.

Como era de esperar, Vegetto le pidió que entraran en su espacio en silencio. Pasaron por delante de Trunks y Goten, quienes seguían mirando la pelea entre Yamcha y A-18.

En el ala del Universo 18, también se estaban haciendo preguntas al respecto.

—Parece que el Universo 16 viene de dar un paseo… —dijo Vegeta con sus brazos eternamente cruzados.

—Es algo relacionado con Bu —añadió Goku quien, junto a Piccolo, estaba mirando al espacio 4.

Ellos esperaban que Gohan después pudiera explicarles qué sucedió de verdad, aunque ya tenían una idea muy aproximada… En el Universo 17, Cell también se percató de que algo había ocurrido.

—Si luchamos lejos de la arena, nadie se percata… Tomo nota. Pero ¿quién demonios es el tipo del Universo 4? ¿Y para qué quería a Broly? —el bioandroide se preguntaba a sí mismo.

Unos minutos más tarde, Vegetto regresó de su habitación con ropa nueva, seguido por Piccolo, Gohan y Bra.

—¿Qué me he perdido? —le preguntó a Goten y a Trunks inocentemente, como si acabara de regresar de una mera siesta.

—¡Yamcha es un cyborg! —gritó Trunks emocionado por la pelea que estaba viendo.

—¡Es cierto! —añadió Goten con igual entusiasmo.

—¿Qué diantres? —Vegetto estaba asombrado.

Para él, al igual que para muchos otros, la historia del Universo 9 era muy intrigante. Y ya conocía a Krilin, Yamcha y a Tenshinhan, por lo que estaba ansioso por hablar con ellos. Mirando hacia el ring, se dispuso a observar el final de la pelea…

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu