DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 17h., 07m.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133
[Chapter Cover]
Parte 23, Capítulo 111.

PARTE VEINTITRÉS: ENEMIGOS ETERNOS

Capítulo 111

Traducido por Alice

Mientras concluían las reparaciones del ring, uno de los más enérgicos Vargas hizo un anuncio.

 

— ¡Y ahora, estamos en el 15° partido de la segunda ronda! ¡Para esta pelea, Vegeta del universo 13 se enfrentará cara a cara con Raichi del 3er universo! ¡¡¡Permitanme animarlos mientras se dirigen al ring!!!

 

Los dos volaron al campo de batalla sin dudarlo. Cuando el príncipe lo hizo, fue apoyado con palabras de animo de Nappa y Raditz. Acaba a ese máldito Tsuful. ¡Sí, hazlo pedazos! Kakarotto, burlándose, se limitó a decir. Que humillación interuniversal sería si perdiera de algún modo ante un anciano.

 

Ambos luchadores se enfrentaron, el Saiyano notando que Raichi todavía tenía que tocar la arena. Le hubiera gustado atacar de inmediato y sin piedad, pero sabía las reglas. Hasta que el anciano toque el anillo, tocarlo no tendría sentido. En cambio, preparó insultos, comenzando una broma entre ellos.

 

— Entonces, eres el Tsuful que aniquiló a todos los Saiyanos de tu universo.

 

— ¿Eso te llena de odio, no es así? Contestó el Tsuful. Sabes, tu odio no es nada comparado con el mío, con el resto de los Tsufuls que...

 

— ¡Estás equivocado, viejo! Vegeta interrumpió, con una sonrisa en su rostro. Los Tsufuls eran débiles, incapaces de defenderse, no merecían vivir. Si tú, siendo uno de ellos, pudiste destruir a los Saiyanos, eso significaba que no merecian vivir, ¡Bien hecho!

 

Raichi tembló de ira.

 

— El universo pertenece a los fuertes, los que no tienen poder no tienen derecho a existir, concluyó Vegeta.

 

La última poca de paciencia del anciano había sido pisoteada. ¿Cómo se atreve este miserable mono a denigrar la vida inocente, justificando el exterminio de incontables millones bajo el simple pretexto de que eran débiles?

 

Entre los Kaioshin, se sintió el mismo sentimiento. Su función era proteger las vidas de los seres inferiores, ayudándolos a alcanzar la paz, el crecimiento y la prosperidad. Pero este tipo de pensamiento era tiránico, genocida, colocando a Vegeta a la altura de Freezer.

 

— ¡Esta es exactamente la razón por la cual tu raza debería ser exterminada, todos ustedes son unos málditos monstruos!, Gritó Raichi a todo pulmón. He liberado a mi universo de ustedes, sucios monos, y ahora parece que es hora de aniquilar el resto de ustedes. ¡Espero que todos se pudran! Cuando finalmente estés ardiendo en el Infierno, ¡quizás así las almas de mi pueblo finalmente puedan descansar en paz!

 

— Entonces, preparate, viejo estúpido, sonrió Vegeta, adoptando una posición de lucha. Yo, personalmente asesiné al monstruo que aniquiló a los Saiyanos de mi universo. ¿Qué te hace pensar que a ti no te asesinaré a sangre fría también?

 

Raichi levantó sus manos a los lados. ¿Supongo que te refieres a esta criatura y a su pequeña familia?.

Ante sus palabras, tres siluetas aparecieron paradas frente a él. Todos en la arena se sorprendieron ya que tomaron las formas de Freeza, Coola y King Cold del universo 8. Cada uno estaba en su forma original, y miraron a Vegeta con un odio profundo. Sus contrapartes presentes del universo 8 se quedaron sin palabras, mirándose el uno al otro para determinar qué estaba pasando. Incluso los Vargas se sorprendieron bastante.

 

— Pero... ¿no son esos los participantes del universo 8?

 

— ¿Qué esta pasando?

 

— Cálmate, dijo el Varga a cargo. El Dr. Raichi los ha hecho aparecer. Los escaneos de energía indican que las proyecciones se originaron a partir de la bola esférica sobre la que está sentado. Estoy seguro de que no estaban hace un momento, y además, la computadora no los registra como formas de vida reales. En resumen, Raichi de hecho entró solo al ring, por lo tanto, son participantes legales en esta pelea. Además, parece que ellos, son una extensión de él, tocaron el ring. Eso significa que la pelea ahora está oficialmente comenzada.

 

— Espera, ¿entonces Raichi nunca tocó el ring él mismo?

 

— No. Deberías prestar más atención.

 

A continuación, Vegeta del universe 13 sonrió. Oficialmente, la pelea acababa de comenzar. Al ver la cara de su oponente, Raichi se enfureció, ordenando a los demonios del frío que atacaran.

 

— ¡Vengen su muerte! ¡Y tómense su tiempo, hazlo sufrir!

 

Freezer, Coola y Cold, al menos sus fantasmas, se lanzaron hacia el Saiyano en un ataque unificado. Vegeta, sinrio nuevamente, inmediatamente se transformó en Super Saiyano de nivel 2.

 

— ¿¡Esto es una broma, no!? ¡Supere a estos idiotas hace años!

 

Sin dudarlo, se lanzo contra el padre de los demonios con una velocidad deslumbrante, y dio un golpe increíble en la mejilla. Luego, hundiendo al Rey en el suelo, clavó su puño en el pecho del demonio del frío, haciendo que el emperador arrojara sangre. Todo sucedió con tal velocidad que Cold ni siquiera tuvo tiempo de gritar de dolor, simplemente desapareció, sin dejar rastro. El Saiyano se volvió hacia los demás, lamiendo sus labios sádicamente.

 

— Gracioso. Nunca pensé que tendría la oportunidad de matarlos por segunda vez.

 

Los dos hermanos soltaron sus auras a su alrededor en respuesta a la provocación. Los originales del universo 8 estaban estupefactos de que un mono acabara de destruir a su papá de un solo golpe... ¡este era el mismo Rey Cold que acababa de aplastar a un Super Saiyano en la ronda anterior! De hecho, su padre también comenzó a sentirse nervioso. Después de todo, él había provocado deliberadamente a los Saiyanos después de su victoria sobre Baddack. Ahora, después de haber visto el poder de Vegeta, se dio cuenta de que debio ahorrarse sus palabras y su ego en lugar de ceder a la adrenalina. Estaba aún más inquieto al recordar que su próximo oponente era la hija de Vegetto, un hombre cuyo poder era indiscutible y sin rival. Baddack había predicho su derrota después de todo, y si se convirtiera en realidad, muy bien podría ser ella quien diera la paliza. Y, sin embargo, se tranquilizó a sí mismo. Cuando llegara el momento, revelaría todo el alcance de sus habilidades y demostraría una vez más cuál era la raza más poderosa en todos los Universos.

 

Mientras tanto, sus dos hijos se quedaron sin palabras mientras miraban. En la arena, Coola había sufrido otra transformación más allá de la forma original, una que muchos de los participantes ya conocían... pero esta vez su hermano pequeño estaba siguiendo su ejemplo. Con músculos hinchados y largos picos sobresaliendo de su espalda, Freezer también había alcanzado la quinta forma, otorgándole un poder que rivalizaba con su hermano.

 

— Oooh, entonces yo también puedo hacerlo, añadió el Freezer real.

 

— No seas ridículo, replico Coola, irritado. ¡Es solo una ilusión!

 

El hermano mayor estaba perturbado al darse cuenta de que su hermano también podría entrenar hasta la quinta forma. Eso sin duda retrasaría sus planes de desafiar a su padre y obtener el título de número uno en el universo.

 

En el área del Universo 18, Goku y Vegeta intercambiaron palabras emocionados.

 

— Bueno, comenzó Goku, si hubiera seguido mi consejo y se hubiera entrenado, podría haber venido a la Tierra más preparado. Pudo haber sido una batalla increíble, una lástima...

 

— Por lo menos, no hubiera sido tan patético, añadió Vegeta, quien por el momento pareció olvidar que habría sido asesinado por Freezer en ese momento. Aun así, Trunks aún lo hubiera aplastado, nunca serán un rival para un Super Saiyano de sangre real. Honestamente, estoy sorprendido de que su reinado dure tanto, viendo lo débiles que están ahora.

 

En el área al lado de ellos, Cell se rió entre dientes. Él, el ser perfecto, que posee células tanto de Freezer como de Cold, sabía desde hacía mucho tiempo del potencial del demonio del frío para una mayor evolución. Puede llevar años de esfuerzo e impulso, pero quizás se puedan desbloquear más transformaciones. Él mismo no tenía necesidad de estos niveles, porque ya estaba en la cúspide de la perfección en su cuerpo actual. Pero el potencial de los demonios del frío, al igual que el de los Saiyanos, había contribuido en gran medida a su propia fuerza así como también al progreso que había logrado a lo largo de los años a través del entrenamiento.

Bajo la mirada vigilante de todos los presentes, Freeza y Coola se lanzaron a Vegeta a toda velocidad en un suspiro, uno a cada lado del Saiyano del universo 13. Cada uno lanzó su golpe más poderoso al Saiyano, quien logró detener los dos ataques con un solo dedo cada uno.

 

— Patético, apenas son tan fuertes como los originales. Que perdida de tiempo.

 

Aún burlándose de ellos, el Saiyano agarró a ambos fantasmas por el brazo y los golpeó el uno contra el otro, antes de arrojarlos lejos, dejando un largo derrape en el ring. Los dos hermanos se pusieron de pie, tratando de recuperarse.

 

— Mis fantasmas son más poderosos que los originales. Y bajo mis ordenes, no solo controlan mejor su poder, sino que pueden trabajar juntos sin problemas. No los derribarás tan fácilmente.

 

Cada uno de los dos demonios levantó una mano, creando un Kienzan, los mismos discos de energía que Son Goku había enfrentado contra Freezer en Namek, así como contra Cell en el torneo. Los hermanos lanzaron sus discos simultáneamente a Vegeta, quien esquivó hábilmente los discos mortales con los brazos cruzados todo el tiempo. Los ataques se arquearon, siguiendo al Saiyano mientras se movía, pero una vez más los evitó sin esfuerzo, pisando cada disco con un pie como para burlarse de sus oponentes. Luego se lanzó hacia Coola y le plantó una patada en la mejilla izquierda. El demonio se derrumbó en el suelo, pero de alguna manera pudo envolver su cola alrededor de la pierna de Vegeta, esperando sacarlo de balance. O el Saiyano no había reaccionado lo suficientemente rápido, o se había dejado atrapar por la extremidad del demonio. Coola no desperdició su oportunidad, inmediatamente arrojó a Vegeta hacia su hermano, quien aterrizó un poderoso codo en la cara del príncipe. Eso derribó al Saiyano hacia el camino de los dos Kienzan, que una vez más estaban dando vueltas hacia él.

 

— Se acabó, se rió el Tsuful. ¡Serás descuartizado en una pila de carne, Saiyano!

 

Pero el Saiyano mostró una sonrisa. Inmediatamente se detuvo en el aire, sorprendiendo a sus adversarios, y lanzó una onda explosiva que disipó por completo ambos discos de energía. La ola de ki continuó hacia los dos fantasmas, ambos tuvieron que retroceder para evitarlo. Incluso el Tsuful fue golpeado por la ola, aunque arrojó un escudo de energía a su alrededor, que tomó la explosión sin recibir ni una sola grieta.

 

— ¡Qué sorpresa! Vegeta dijo sarcásticamente. Un Tsuful escondido detrás de su escudo de energía. ¡Cobarde!

 

Enfurecido, Raichi ordenó a sus dos fantasmas que volvieran a su posición. Esta vez, entrelazaron sus brazos, de pie uno al lado del otro, y comenzaron a cargar un ataque juntos. Los dos príncipes galácticos superarían la arrogancia del príncipe Saiyano con una ola de energía en aumento. El ataque formó un gran rayo concentrado que Vegeta encontró de frente, elevando un solo brazo para defenderse de él.

 

— Bravo, esto casi me hace cosquillas, se rió, dejando su brazo en su lugar. Ahora, es mi turno. Un pequeño orbe comenzó a formarse en su palma, que aún mantenía el haz de Freeza y Coola en su lugar. Final... Garlic... ¡Cannon!

 

El estallido de Vegeta se expandió desde su mano, envolviendo por completo el otro rayo, cortándolo como un pañuelo de papel. En segundos, había envuelto por completo a los demonios del frío, ambos se evaporaron en el aire. Afortunadamente, el escudo de energía alrededor de la arena se mantuvo firme, pero no sin daños.

 

— ¡Esa explosión logró debilitar el escudo!, Gritó Varga. Rápidamente, desvío el exceso de potencia a la barrera de fotones para compensar. Si el escudo sigue teniendo ataques de esta magnitud, o me atrevo a decir que incluso más fuerte, no durará el torneo. ¡Debemos mantener a nuestros espectadores a salvo!

En el área del universo 18, Vegeta parecía casi complacido. El ataque de su contraparte había sido una inteligente combinación de dos de sus ataques más poderosos, y con un brazo para hacerlo más lujoso. Por supuesto, podía hacerlo mucho mejor, esto estaba a años luz de ser impresionante. Ladeó la cabeza hacia Cell, cuyos brazos también estaban cruzados, parecían aburridos. Después de aplastar a Kakarotto en la siguiente ronda, esperaba enfrentarse al bio-androide en los cuartos de final. Cell solo necesitaría derrotar a Tapion, lo que parecía una conclusión inevitable.

 

En cuanto a los que estaban en el área del universo 13, no eran más que sonrisas, excepto Kakarotto, por supuesto. Mientras que en el área del universo 8, el ambiente era bastante sombrío. Acababan de ver a Vegeta destruir a cada uno de ellos sin esfuerzo, incluso versiones más potentes de ellos.

 

— ¡Bueno, debo admitir que fue bastante satisfactorio! ¿A quién más tienes en esa bola tuya? ¿Se pueden hacer pedidos? Vegeta se rió, teniendo otra idea. ¿Por qué no usas a todo Comando Ginyu mientras preparas algo más?,sería como revivir buenos tiempos, ¿eh, que te parece la idea?

 

La furia de Raichi solo estaba creciendo. Tú... has masacrado a tantas especies diferentes, inocentes, poblaciones enteras... pero, ¿serías capaz de hacer lo mismo con tu propia gente?

Cuando el viejo doctor alzó los brazos, una multitud de siluetas comenzaron a aparecer en toda la arena. Había cientos de ellos, hombres Saiyanos, mujeres, e incluso varios Oozarus gigantescos. Estos no eran simplemente Saiyanos aleatorios, muchos de ellos reconocieron a Vegeta al instante. Fue bastante discordante. Solo en la primera fila se encontraba su padre, el difunto Rey Vegeta, quien le tendió el brazo.

 

— Hijo mio... dijo el Rey, su voz todavía con un aire de realeza.

 

A su lado estaban otros parientes del príncipe, al igual que su primo, así como Gerkin, uno de los pocos mentores que tuvo de niño: el hombre que le había enseñado a crear una luna artificial. Las caras, los fantasmas de su pasado, parecían golpear a Vegeta como un camión. Los recuerdos en su memoria recorrieron su mente, su padre le enseñó las glorias de la raza Saiyana, sus primeras sesiones de entrenamiento, sus primeras batallas cuando era niño, incluso de su primera masacre, el orgullo de ser un príncipe, un sentimiento de grandeza y un grandioso destino que algún día reclamaría...

 

Gohan del universo 18 de repente tuvo un pensamiento preocupante. Oigan, ¿alguien más ve a Broly allí, o soy sólo yo?

 

— Oh, no, dijo Goku, alerta. No creo que este tipo Raichi pueda contener el enorme poder de...

 

No pudo terminar su frase, mientras miraba cara a cara en la arena, sus ojos se detuvieron de repente. Detrás de la gran multitud se encontraba un Saiyano alto, una estatura distinguida que no podía confundirse, ya que estaba de pie con la cabeza por encima de la mayoría de los demás, incluso en su forma básica. Aparentemente, ser un fantasma había eliminado su sed de sangre natural, manteniendo su poder bajo control por el momento. De todos modos, todos los del Universo 18 estaban repentinamente en guardia, hasta el momento eran los únicos que habían visto al amenazante loco de Broly.

 

Mientras tanto, Vegeta del universo 13 no dijo una palabra, fiel a la naturaleza de todos los Vegetas. Para Vegeta del universo 18, reunirse nuevamente con su gente no le hacía feliz ni tampoco lo ponía sentimental. Había hecho las paces hace mucho tiempo con la pérdida de la raza de los Saiyanos, y ciertamente nunca había llorado por ello, su orgullo nunca permitiría tal cosa. Esto se debió, al menos en parte, a que encontró paz en la Tierra y creó una familia nueva y verdadera, la que le permitió volver a encontrar sentido en su existencia. Ya no necesitaba un planeta entero para alzar su nombre, tal como le había dicho a su homólogo del universo 10. Sin embargo, para Vegeta del 13º Universo, era otra historia. Tampoco dijo una sola palabra, asaltado por los recuerdos de su juventud. Solo por su rostro, Raichi estaba jubiloso.

 

— Bueno, dijo, parece que finalmente estás desarmado. Incluso contra un máldito desalmado como tu, la nostalgia puede ser una herramienta poderosa, una que...

 

Sonriendo sádicamente, Vegeta interrumpió su diatriba, señalando con dos dedos al ejército de fantasmas. Con su primer disparo, le voló la cabeza a su primo, causando que la sangre artificial salpicara todo el escudo de Raichi, quien, en estado de shock, no supo de dónde venía exactamente. Aprovechando la sorpresa, Vegeta corrió hacia su padre, lo agarró por la parte posterior de la cabeza y lo obligó a tirarse al suelo.

 

— Hola, padre, ¿aún te consideras digno de ser llamado "Rey"? ¡Observa cuánto te ha sobrepasado tu propio hijo!

 

Luego apretó con su puño el torso del rey Vegeta, causando que se disipara. Sin esperar, el Saiyano desapareció y reapareció detrás de Gerkin, presionando su mano contra la armadura del guerrero. Sintiendo la presión repentina, el antiguo mentor no se atrevió a darse la vuelta. Con las manos apretadas y una gota de sudor corriendo por su frente, comenzó a tartamudear.

 

— ¿V-Vegeta?

 

— Ah, Gerkin, respondió, sonriendo sádicamente. Sabes, en el pasado siempre estaba tan impresionado contigo...

 

— Ah-oh-bueno...

 

Sin moverse, Vegeta envió una ola de energía a través del cuerpo de Gerkin, dejando un enorme agujero cónico en el centro de su vientre.

 

— ¡Bueno, el pasado es el pasado! Se rió, continuando su destrucción masiva mientras se lanzaba contra otro Saiyano. Esta vez fingió una sonrisa casi tierna y emocional. ¡Tú! Jugamos juntos cuando éramos niños, ¿verdad. Luego la decapitó despiadadamente con el dorso de la mano. ¡Ni siquiera recuerdo tu nombre!

 

Ella desapareció en la nada, al igual que muchos otros Saiyanos por docenas cuando se encontraron con el juicio de su príncipe. Incluso el poderoso Oozaru no era nada, con sus grandes torsos velludos ensartados con ráfagas de energía casuales. Vegeta aplastó las cabezas de los guerreros, algunos lo suficientemente desesperados como para intentar una carga salvaje hacia él, con la esperanza de hacer cualquier daño, sin importar cuán minucioso fuera.

— No es justo, se quejó Raditz. Que suerte tiene. Me hubiera encantado la oportunidad de vengarme de todos esos tipos. Yo les mostraría que tan fuerte soy ahora.

 

— Cualquiera de nosotros podría pisotearlos a todos, agregó Nappa.

— Sobrevivimos, ¡así que ahora somos la verdadera y única élite de los Saiyanos!

 

— ¡Maldición!, Gritó Kakarotto. ¡No es justo! ¡Quiero matar a algunos Saiyanos!

 

— Pero, ni siquiera los conoces, dijo Nappa, perturbado.

 

— No me importa nada, respondió el hermano de Raditz, babeando. ¡Quiero hacerlo, eso es todo!

 

En general, las tendencias psicópatas de Kakarotto parecían algo mansas en este momento, en comparación con las de su superior de todos modos. En la arena, continuó torturando a sus amigos y súbditos de antaño sin la más mínima empatía. No importaba quiénes eran: sirvientes, camaradas, incluso maestros. No mostró ningún remordimiento mientras los masacraba a todos, masacrando a su propia gente, para gran consternación de aquellos que miraban la pelea.

 

Un cierto Saiyano, que había sido derrotado en el combate anterior, había hecho su aparicion como sombra en el universo 3 para presenciar la batalla de Raichi. Ver a sus antiguos compañeros de vuelta había sido un shock extremo, especialmente ahora que estaban bajo el control de ese miserable Tsuful. Pero su enojo al ver a sus camaradas esclavizados no era nada comparado con la furia que lo llenó al ver a Vegeta masacrar descaradamente a sus propios súbditos leales, por no mencionar sus puntos de vista flagrantes sobre la fuerza y la debilidad. Antes de que le dieran el regalo de la premonición, cuando todavía conquistaba planetas en nombre de Freezer, el príncipe, quien lo había pasado mal, había pisoteado a sus amigos y antiguos comandos. Baddack siempre había tenido un resentimiento hacia el joven príncipe por su imprudente arrogancia, y verlo cometer tales atrocidades ahora parecía generar un profundo odio dentro de él. Apenas se dio cuenta, pero pequeños relámpagos azules comenzaron a aparecer alrededor de Baddack mientras observaba con ira.

 

Cerca de allí, Vegetto, Goku y Vegeta fueron los únicos que notaron la repentina oleada de poder que emanaba del único Saiyano sobreviviente del universo 3. Todos los demás estaban demasiado absortos viendo la lucha arriba. Reconociendo que los inicios de Super Saiyano de nivel 2 estaban naciendo en su "padre" biológico, Vegetto sonrió en silencio. Pero, se convirtió en decepción cuando Baddack comenzó a calmarse, volviendo a los apartamentos y se fue. Para un Saiyano de pura sangre, loco de rabia, ver a sus amigos destrozados y destruidos, y aun así controlar el rencor dentro de él y sofocar a la bestia... bueno, tal vez podría enseñarle a Bra un par de cosas.

 

Mientras Vegeta continuaba divirtiéndose como un loco, una mano imponente de repente se apoderó de su hombro desde atrás. Una voz gutural, que reconoció de inmediato, siguió con una sonrisa.

 

— Vaya, Vegeta... no te estaras dejando llevar un poco, ¿verdad?

 

— ¡Ja! Contestó el Saiyano, volviéndose hacia ellos. Mira lo que tenemos aquí...

 

Ante él estaban sus tres camaradas del Universo 13: Nappa, Raditz, y un Kakarotto perfectamente calmado y sereno, que le daba una extraña impresión.

 

El verdadero Kakarotto del universo 13, mirando desde el balcón de abajo, no entendió la reacción neutral de su homólogo fantasmal. ¿Por qué estaba esperando atacar al maldito y mandón Vegeta? ¿No sintió el constante deseo de poner a su arrogante príncipe en su lugar? ¿Dónde estaba su sed de sangre?

 

Vegeta sonrió a sus "amigos" mientras el Fantasma de Nappa hizo una última observación.

— Oye, Vegeta. Me pregunto si "tu" Raditz sigue siendo tan débil como "nuestro" Raditz.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu