DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 6 dias, 16h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 6, Capítulo 29.

PARTE SEIS: ¡EL PRIMER COMBATE A MUERTE DE PAN!

Capítulo 29

Traducido por Bardock; corregido por Kugan


—El siguiente combate era entre Caracoru del Universo 10 contra Tapion del Universo 3 —anunció el presentador a través de sus micrófonos—. Pero como ha abandonado, Tapion gana el combate. Les recuerdo que todo el Universo 10 se ha ido y esto ha provocado un gran número de abandonos, pues los combates ya estaban programados con antelación en la tabla de enfrentamientos.

Tan pronto como acabó su explicación, constató que se habían retirado más namekianos que saiyanos.

El espacio 3 permanecía vacío desde la llegada de Son Goku y sus amigos al estadio, e incluso después del comienzo del torneo; Tapion era el primer guerrero de ese universo llamado a luchar. Salió tranquilamente del interior de su espacio al oír su nombre. Fue seguido de alguien más menudo y que parecía levitar, pero se quedó justo en el marco de la puerta por donde Tapion había salido, camuflándose entre las sombras.

Tapion decidió quedarse en el exterior. Ya no tenía la necesidad de esconderse. Era un guerrero de talla mediana. Su cabello era de color naranja y arrufado como un erizo por encima de sus orejas grandes y puntiagudas. Vestía ropa bastante clásica y llevaba una espada muy bella atada a su espalda. Era un espadachín, al igual que Trunks del Universo 12 y Dabra del Universo 11.

Tapion sonrió. Evidentemente, se alegraba de no haber tenido que luchar. De pie en el centro de su espacio, dijo para sí mismo:

—Me parece perfecto. Sólo tengo que esperar a la segunda ronda. Mi adversario será el vencedor del próximo combate. A ver quién gana...

—¡Para el próximo combate —continuó el presentador—, pedimos que salga Sauza del Universo 8... contra Krilin del Universo 9!

Goku se sorprendió gratamente al escuchar ese anuncio:

—¿Eh? ¿Krilin? ¡No lo he visto!

Estaba muy entusiasmado. ¡Aunque fuera de otro universo, era genial ver a su viejo amigo participar en el torneo! ¡No quería perderse ni un detalle del combate, y luego iría a charlar con él!

En los universos 8 y 9, los dos participantes se estaban preparando. Sauza, la mano derecha de Cooler, sonrió. Estaba preparado para luchar y ganar en honor a su señor. ¡Así estaría muy orgulloso de él! Pero antes... efectuó un pequeño baile con sus dos compañeros, quienes no participaban en el torneo, al contrario de los que quedaban del comando Ginyu. El baile carecía de sentido e incluso era vergonzoso. ¡Pero le daba igual! ¡Sauza siempre lo había realizado y, al menos, él no estaba muerto!

Cuando hubieron acabado, bajo la mirada un poco celosa y burlesca de sus rivales del comando Ginyu, tres personas salían del interior del espacio 9, justo situado al lado.

El primero de ellos era un tipo grande, corpulento y pelón. Vestía una túnica de combate y una capa que le cubría los hombros y la espalda. Parecía bastante bien conservado: tenía algunas arrugas visibles en su rostro debido al inevitable paso de los años, pero eso era todo. Se llamaba Ten Shin Han.

Justo detrás de él se hallaba un individuo de casi su misma estatura. Vestía un gi naranja que muchos de los participantes del torneo conocían: ¡era de la escuela de Mutenroshi! Era un participante muy guapo. Se veía fuerte, aunque su musculatura era un poco menos voluminosa que la de su amigo calvo. Contrariamente a éste, tenía una melena larga y oscura a la altura de su espalda. Parecía joven y aparentaba unos veinte años. Era Yamcha.

Cuando los dos guerreros imponentes se detuvieron para observar todo lo que les rodeaba, Yamcha miró hacia la puerta de su espacio, justo detrás de él. ¡Un hombre bajito salía de espaldas! Llevaba un gran caparazón de tortuga encima y parecía calvo. Parecía que no podía ver mucho caminando de espaldas, cosa que se notaba más por los tropezones que sufrió tan pronto como empezaba a caminar hacia el ring. Caminó unos metros haciendo unos movimientos bastante infantiles, igual de idiotas que la pequeña danza realizada en ese momento preciso en el Universo 8. Cuando ya se encontraba al lado del luchador del uniforme naranja, se giró y sonrío.

Era completamente pelón y tenía seis puntitos coloridos en su frente entre sus dos cejas blancas. Lucía una barba de color blanco y gris que se fusionaba con un bigote del mismo color, ¡y sus ojos reflejaban una larga vida llena de aventuras! Parecía el resultado de la fusión entre Krilin y Mutenroshi... pero no era así. Simplemente, Krilin había adoptado el estilo de su antiguo maestro.

—Bueno, es mi turno —dijo guiñando el ojo como si todo el mundo pudiera mirarle de cerca.

Ya era el momento. Sauza se adelantó a Krilin y despegó hacia el ring. El enano pelón saltó inmediatamente para no ser descalificado.

Cuando el jefe del comando Sauza aterró tranquilamente, escuchó un ruido estrepitoso detrás suyo. Se giró y vio que el viejo estaba sentado en el suelo de culo. Se levantó lentamente, se apoyo en el bastón que sostenía con su mano derecha y murmuró:

—Mi caparazón pesa muchísimo en este ring... casi tanto como en el planeta de Kaio… creo que incluso un poco más...

—Un viejo decrépito... —suspiró Sauza—. ¡Será un combate rápido!

Cuando Krilin se alzó, se giró hacia su adversario, quien le había insultado. Frunció una ceja porque lo encontró en su universo hacía mucho tiempo.

—Creo que uno de mis amigos te mató cuando yo era joven... —le dijo a Sauza, insinuando que, efectivamente, su juventud había quedado muy atrás—. ¡Y tú no has envejecido nada desde aquel día! Es injusto... Estoy celoso.

—¿Muerto? ¿Yo? No me hagas reír. Esta vez seré yo quien te liquide.

—Jmm... Tener confianza en uno mismo es algo bueno, pero no hasta este punto, amigo…

Sauza perdió su sonrisa y se abalanzó contra aquél «viejo decrépito». Dotado de una fuerza y de una velocidad que lo situaban entre las diez primeras posiciones de su universo, o incluso entre las cinco primeras, no se pensaba que un viejo pudiera esquivarlo… Pero eso es exactamente lo que Krilin hizo. Saltó dificultosamente por encima de su oponente, esquivando el puñetazo, a pesar de su caparazón que pesaba una tonelada… No, la gravedad estaba aumentada por diez, ¡por lo que ahora pesaba diez toneladas fácil!

Sauza fue capaz de seguir los movimientos de Krilin sin dificultades:

—Tch, ¡detrás! —Dijo burlándose de la «lentitud» del viejo decrépito para ilustrarle que, a pesar de haber esquivado su primer ataque, no se quedaría de brazos cruzados.

Volando por los aires y preparando un golpe con el dorso de su mano, dio en el blanco: asestó un golpe con todas sus fuerzas, pero Krilin, quien se había girado, utilizo su caparazón como si fuera un escudo. Normalmente, cualquier objeto se rompería con un impacto como ese, ¡pero ese no fue el caso!

El caparazón había resistido el golpe y tuvo la sensación de que su mano le ardía. Sauza gritó, intentando contener una pequeña lágrima en su ojo. Era una lesión humillante.

Krilin alzó un dedo como si fuera un profesor dando un consejo muy útil y, cerrando los ojos, dijo:

—Ya lo ves, amigo... No deberías golpear el katchin, eso duele muchísimo.

Algunas personas entre los combatientes de todos los universos se sorprendieron. Conocían el katchin, el metal más duro del universo. La armadura de Cold tenía en pequeñas cantidades. Pero no eran capaces de forjarlo ni usarlo como arma ni armadura.

En el Universo 16, Vegetto y Gohan conocían perfectamente ese metal, así como Gohan del Universo 18 y su padre Goku. Éste, en ambos universos, le lanzó un enorme bloque de aquél material a Gohan, quien se entrenaba con una espada legendaria para erradicar la amenaza de Bu. La espada se rompió bajo la mirada atónita de todos los presentes en ese momento. Entraron en pánico, ya que habían roto la única arma capaz de vencer a Bu...

En el Universo 19, los nano-tecnólogos también conocían ese metal tan preciado e incluso sabían manipularlo y producirlo. Las armaduras de la élite estaban fabricadas, al menos parcialmente, de katchin natural o sintético así como de otros elementos.

Fuese katchin o no, Sauza estaba dispuesto a poner en su lugar a ese enano calvo. ¡Solo había sido un golpe de suerte! Se lanzó contra él vociferando:

—¡Maldito viejo senil! ¡Te voy a dar una lección!

Se frenó instintivamente para evitar un ataque: Krilin había saltado admirablemente encima suyo con sus piernas estiradas y preparadas para golpear el rostro de Sauza sin dificultados ni movimientos innecesarios. Pero, gracias a sus increíbles reflejos, este último se detuvo a tiempo y se las apañó para esquivarlo. Se echó hacia atrás pensando que su adversario pasaría de largo por encima de él.

Pero se equivocó: Krilin se situó a pocos centímetros de él. Restando un breve instante en esa posición como si estuviera flotando por los aires, se giró abruptamente a toda velocidad. Se encontró en una posición ideal para asestar un talonazo en la mejilla izquierda de Sauza.

Fue un golpe fuerte, pero Sauza mantuvo su posición. Sólo reculó un paso a causa del trompazo mientras Krilin aterrizaba con sus piernas de una forma muy elegante y con mucha más flexibilidad que cualquier anciano de su edad.

«Desgraciado... —pensó Sauza con su mejilla ardiendo, roja y apenas raspada—. ¡Es muy ágil y rápido! Pero... —seguía pensando, percatándose de que aún no habían luchado cuerpo a cuerpo—. ¡Este enano no tiene mucho alcance, me aprovecharé de ello!»

Como si hubiera leído el pensamiento de su adversario, Krilin simplemente atacó: extendió su brazo y su puño en dirección al vientre de Sauza. Su movimiento fue muy lento en comparación a lo que realmente podía hacer. Esto le permitió a Sauza recular un paso y aprovechar la manca de alcance del enano.

Rápidamente, Krilin dejó ir su bastón y, con su mano nuevamente libre, cogió la cuerda que hacía servir para atarse su caparazón; liberando su hombro derecho y con un movimiento amplio, usó su caparazón como arma para compensar su falta de alcance. Sauza no tuvo tiempo de prepararse y se quedó sin aliento cuando recibió el golpe de lleno. Incluso su armadura, conocida por su resistencia y flexibilidad, no fue capaz de protegerle. Sus ojos se abrieron debido al dolor que experimentaba.

Krilin seguía sosteniendo su caparazón en su brazo derecho. Le dio la espalda tranquilamente a su enemigo, ya que tenía tiempo de sobra antes de que Sauza se recuperara. A continuación, giró la cabeza hacia él:

—Quizá soy viejo... ¡Pero tú siempre serás un idiota!

Sauza no podía controlarse. ¡Estaba harto de ser humillado!

—¡Basta! —Gritó.

Apretó sus puños y desplegó su poder al máximo. Un aura blanca tintada de violeta lo envolvió. Visiblemente, su mirada se volvió más seria y esta vez atacaría sin permitir ni una sola abertura.

Entonces disparó algunas bolas de energía hacia el pequeño pelón, quien las esquivó con un simple salto. Sauza continuó el asalto, pero Krilin las esquivaba todas escurriéndose en última instancia. Cuando su adversario aumentó la cadencia, Krilin no pudo evadir un tiro. Se protegió detrás de su caparazón. No hubo explosión. Krilin y el caparazón fueron empujados un tiempo por las bolas, hasta que las mismas terminaron siendo desviadas por el caparazón.

Mientras Krilin se acomodaba el caparazón de katchin en la espalda, Sauza volvía a la altura del suelo envuelto aún por su aura malvada y listo para iniciar un nuevo ataque: ahora, se disponía a disparar un gran rayo de luz. Antes de que la onda de energía le tocara, el luchador calvo pareció desaparecer... para reaparecer en el lugar donde estaba su bastón. Lo recogió enseguida y corrió rápidamente hacia Sauza, quien comenzaba a girar la testa hacia él, sorprendido de su velocidad. Krilin atacó con su bastón. Primero, le asestó un golpe en la cabeza, luego en el puño para evitar un golpe de su contrincante seguido por otros en las rodillas y en el talón. Sauza perdió el equilibrio, y Krilin continuó su frenético ataque de golpes terriblemente bien emplazados para derribarlo al suelo. Entonces se alejó ejecutando una serie de saltos hacia atrás.

Sauza se levantó, más enojado que nunca:

—Está bien, eres rápido, ¡pero ahora veamos tu resistencia, vieja tortuga! —Gritó, haciendo aparecer de su brazo derecho un aura violeta dotada de una textura cortadora y crepitante—. ¡Esta técnica es capaz de cortar el metal! —Acabó chillando.

—¿Rayar mi bonito caparazón? —Dijo Krilin frunciendo una ceja—. ¡Ni habar! —Finalizó, dejando ir su bastón.

Después de separar y flexionar ligeramente sus piernas, extendió su brazo derecho hacia el cielo con la palma de su mano abierta y los dedos separados. Concentró su ki e hizo aparecer un disco amarillo que giraba a toda velocidad sobre su mano. Krilin anunció el nombre de la técnica:

—¡Kienzan!

Sauza se precipitó sobre su adversario armado con su brazo derecho reforzado por el aura violeta. Krilin hizo un paso hacia adelante para impulsarse y lanzar el disco contra su enemigo. El ataque giraba velozmente y topó con la técnica de Sauza, la cual parecía poder retenerlo... pero unos segundos más tarde se escucharon unos crujidos intensos al mismo tiempo que el público contenía la respiración.

La espada energética fue trinchada por el disco.

El Kienzan decapitó los dedos de Sauza y todo su torso de forma diagonal antes de seguir su trayecto en dirección a las gradas y luego hacia el cielo estrellado, adquiriendo una forma parabólica extraña, antes de desvanecerse y desaparecer por sí mismo. Sauza se desplomó al suelo.

—Impo… sible... ¡Monstruo... inferior!... —Balbuceó antes de morir, mientras Krilin recogía su bastón.

—Este es el fin que mereces, estoy seguro... —dijo el anciano calvo antes de dirigirse a su espacio.

—¡Victoria de Krilin del Universo 9! Volved a vuestros espacios personales... —dijo el presentador a través de su micrófono.

En la sala de control del estadio, un varga empezó a hablar con uno de sus colegas de trabajo:

—Qué tonto es este presentador, ¿verdad? Uno de los luchadores está muerto; no puede volver a su espacio...

—Creo que le falta un tornillo. Si me preguntas a mí, es el típico trabajador explotado e incompetente...

—Como nosotros... ¿no?

El varga se echó a reír. El otro se le unió enseguida hasta que el jefe de ambos apareció por sorpresa y los despidió luego de encontrar substitutos adecuados...

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu