DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris & Arctika

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez, Logan y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 5 dias, 1h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137138139140
Parte 29 :141142143144145
Parte 30 :146147148149150
[Chapter Cover]
Parte 14, Capítulo 70.

PARTE CATORCE: SAIYANOS, NAMEKIANOS Y OTROS DEMONIOS

Capítulo 70

Traducido por Alice


Todo el mundo esperaba pacientemente, pero pocas personas sabían realmente quién competiría en el combate final de la primera ronda. Había muchos habitantes de mundos diferentes que eran potencialmente próximos.

Considerando a los habitantes de uno de los mundos, uno no podía dejar de preguntarse si el Kaioshin se involucró, ¿o no? En el espacio del Universo 2, hubo al menos una docena de espectadores. Probablemente uno de ellos estaba registrado. Cuatro de ellos ya habían participado: Mary Sue, Arale, Nékomajin Z, y Sun Wukong.

En el universo 6, había dos mujeres en el grupo de cuatro, en el universo 8, un grupo entero de guerreros de diferentes razas y corpulencias. En el noveno universo siendo un joven moreno que también participaba en el torneo, como uno o ambos de los homólogos del universo 16 y 18 llamado Son Gohan. Finalmente, el Universo 19 tenía muchos guerreros equipados con armadura y listos para pelear.

El Varga, armado con un micrófono, puso fin a la especulación. Gritando alegremente, anunció la batalla final de la primera ronda:

— ¡Y ahora la última pelea de la ronda! -comenzó él, tomándose algún tiempo para anunciar los nombres para darle un toque de suspenso.

"De hecho," dijo Raichi del espacio del universo 3. Todavía estaba sentado en su bola luminosa, justo cuando se dirigía a la entrada de su habitación diciendo:

— Esta es la última pelea de la primera ronda... Puedes salir ahora, sin nombre.

No eran sólo tres en este universo, a pesar de lo que Raichi y Tapion habían pensado originalmente, antes de la aparición repentina del Saiyano Baddack que pidió mantener su presencia en secreto.

Había cuatro. Y mientras salía, el luchador finalmente mostró su rostro a la vista de millones de espectadores, el anfitrión terminó su anuncio:

— La última batalla de la primera ronda es Beelzebú del Universo 2 contra el Gran Rey Demonio Piccolo del universo 3.

"Y bueno, el nombre que le dio-.. No lo creía también..." pensó el Varga después de apagar su micrófono.

Piccolo, un nombre que fue bien conocido por muchos de los participantes en este torneo, especialmente entre los dos mundos homólogos, 16 y 18, donde se encontraba Piccolo. Una diferencia evidente existía entre ellos: el Gran Rey Demonio Piccolo, era su padre, ellos eran su reencarnación. Ellos fueron concebidos como un huevo del último aliento de vida que Piccolo Daimao respiró después de su derrota por Son Goku.

El Gran Rey Demonio mantuvo su juventud, lo que significa que fue restaurado para la lucha. Sin duda, había conseguido que la juventud tuviera vida eterna a través de Shenron, como sus contrapartes en muchos otros universos.

En el Universo 2, un Paifu World Cowa, gritó en deleite: "¡Oh, voy a pedirles a los dos un autógrafo!"

¡Paifu era un monstruo y orgulloso de ello! Él encontró que había demasiada gente en este torneo, cuando todos sabían que eran débiles y los monstruos eran los fuertes! Finalmente, la gente vería que los que cambiaron sus pelos no eran los únicos impresionantes, como su amigo Mako. Esta ronda terminaría en belleza ya que el anuncio prometió dos cosas: ¡dos monstruos de la más alta calidad! Piccolo, un nombre que fue bien conocido por muchos de los participantes en este torneo, especialmente entre los dos mundos homólogos, 16 y 18, donde se encontraba Piccolo. Una diferencia evidente existía entre ellos: el Gran Rey Demonio Piccolo, era su padre, ellos eran su reencarnación. Ellos fueron concebidos como un huevo del último aliento de vida que Piccolo Daimao respiró después de su derrota por Son Goku.

El Gran Rey Demonio mantuvo su juventud, lo que significa que fue restaurado para la lucha. Sin duda, había conseguido que la juventud tuviera vida eterna a través de Shenron, como sus contrapartes en muchos otros universos.

En el Universo 2, un Paifu World Cowa, gritó en deleite: "¡Oh, voy a pedirles a los dos un autógrafo!"

¡Paifu era un monstruo y orgulloso de ello! Él encontró que había demasiada gente en este torneo, cuando todos sabían que eran débiles y los monstruos eran los fuertes! Finalmente, la gente vería que los que cambiaron sus pelos no eran los únicos impresionantes, como su amigo Mako. Esta ronda terminaría en belleza ya que el anuncio prometió dos cosas: ¡dos monstruos de la más alta calidad! Beelzebub era bien conocido entre los monstruos y los demonios. Era una de las leyendas de su mundo, y era muy desagradable. Había acabado con un sol que estaba devastando su mundo! Los monstruos preferían la noche después de todo. En cuanto al Gran Rey Demonio, no lo conocía, pero el título hablaba por sí mismo.

Era hora de que los combatientes se acercaran. El célebre Beelzebub se alzaba contra la pared, su capa revoloteaba en el viento gracias a otro habitante, el buen viejo ladrón de aire que hacía fuertes movimientos de balanceo con un abanico. Ya estaba cansado y sudoroso, pero el hecho de que estaba con su príncipe valió la pena!

— Rey de los demonios, ¿eh ?, conozco al Rey de los demonios, ¡y él no se parece a eso! Lamentarás fingir ser mi padre.

En el espacio del universo 11, otro demonio, del mismo color de piel que Beelzebub, aunque algo más oscuro, murmuró: "¡Qué diablillo, me encantaría tener un hijo como él!"

Estaba sentado en silencio en un banco. El agujero en el estómago, el resultado de su lucha contra Cell, había desaparecido. Había quedado completamente curado, tal vez por la ayuda de un Namek.

— Pero ¿por qué te has curado? -gritó Babidi, asombrado de ver a Dabura sin morir en el suelo.

Uh...

A Dabra le hubiera gustado ser más discreto en ese momento, pero ahora...

— ¡Soy yo quien sanó! -prosiguió el Buu gordo con alegría-. ¡Me devolvió este caramelo!

Enotonces, lo mostró: un caramelo todavía envuelto en su pequeño papel coloreado, entre dos de sus gruesos dedos. Estaba orgulloso de no haber empezado todavía.

Babidi, histérico, respondió tan amable como de costumbre:

— ¡No, fue un caramelo que te creaste en el almuerzo!

Majin Buu perdió su sonrisa. Con un poco de cara malhumorada, se volvió para mirar hacia el ring mientras tragaba de repente su caramelo. "Todavía me dieron algunos..."

Por su parte, Babidi no podía hacer nada. Oh, por supuesto tenía que tener un o dos hechizos para sufrir Dabra, pero ahora, ¿por qué molestarse? Limpiaría la pizarra, pero aún así querría perder un momento.

En el espacio ddl universo 13, los cuatro guerreros alli comentaron:

— Tss, otra criatura de este universo 2, gruñó Nappa, no feliz de asistir a un juego futuro sin interés.

— Y otro Namek -añadió Raditz-. ¿No se habrían dado cuenta de que eran superados?

En el espacio del Universo 18, los participantes también especularon el improbable giro de los acontecimientos.

— ¡Bueno, bueno, su Daimao! A pesar de la revelación Son Goku llevaba una sonrisa en su rostro. Este era el enemigo responsable de la muerte de Kulilin en primer lugar, pero Goku lo vengó. No había sentido hacer disturbios al respecto ahora, viendo como era en el pasado.

— Así que esto es todo, el famoso Piccolo Daimao... dijo Son Gohan.

Había oído hablar mucho de él no sólo de Piccolo mismo, sino también de su padre cuando era pequeño. Era obvio que era la primera vez que Gohan podía ver en carne y hueso. Este torneo multiversal fue definitivamente un lugar lleno de sorpresas.

— Siento que hay algo diferente. Dijo Piccolo.

— Sí, ahora que lo mencionas -dijo Goku perdiendo la sonrisa-, también lo siento.

En el espacio del universo 16, otro guerrero lo sentía también:

— Sí, no es el mismo Piccolo que Son Goku enfrentó y derrotó antes. Recuerdo muy bien su fuerza. Es mucho más fuerte aquí... Pero hay algo más... No es sólo Piccolo Daimao...

Los dos luchadores comenzaron a moverse al ring, listos para luchar, pero no en una posición de típico luchador de artes marciales. El luchador del universo tres llevaba una sonrisa perversa mientras su oponente aterrizaba en el ring.

— ¿Quien es ese imbécil ridículo?

— ¡Keuf! ¡No eres un demonio, eres un Namthing como los organizadores! Respondió el pequeño demonio: "Eh, estamos super pesados en esto", pensó al mismo tiempo, pero el luchador no se estremeció y siguió insultando a su oponente:

— ¡Yo soy un demonio! -Por ejemplo, hace unos días me dieron chocolates, y ni siquiera he compartido con mis amigos. Además, los comí justo antes de la cena.

En el espacio del universo 2, Paifun'en se sorprendió:

¡Qué demonio, apuesto a que no se ha cepillado los dientes después, Beelzebú puede hacer cualquier cosa!

El viejo ladrón, para ayudar a la reputación de su príncipe asintió junto al monstruo.

— ¡Oh, sí, sí! -dijo- ¡Nuestro príncipe es terrible!

Piccolo estaba en shock, aunque discretamente. Se preguntó qué habría oído decir que podría considerarse impresionante en cualquier capacidad. Entonces se dio cuenta de que su oponente era un niño. No tenía ni idea del mundo real. ¡Perfecto! Piccolo Daimao adoraba romper niños. No fue difícil devolverle a Beelzebú, siempre armado con su malvada sonrisa:

— Yo, he matado a millones de personas. Dijo el Namekiano.

— ¿Estás loco, estás enfermo? -gritó el pequeño demonio, sorprendido.

— ¿Enfermo? Gritó el Namek corriendo hacia su oponente. ¡Soy el mal! -dijo, lanzando un puñetazo que Beelzebub no tuvo tiempo de esquivar o pararse.

Beelzebub rebotó en el suelo con los pies y regresó al ataque. Sabía que no podía dejarse intimidar. A pesar del dolor en su mejilla por el ataque, trató de olvidarlo mientras apretaba los dientes. Pero Piccolo continuó el ataque con una gran patada vertical, que envió al pequeño demonio volando. Cayó al suelo con una notable fuerza pesada.

— ¡Tiene un gran alcance este tramposo! Pensó el pequeño demonio.

Piccolo cargó de nuevo, cuando de repente creyó oír una voz que le decía que prestara atención a la izquierda. Se detuvo, se volvió hacia su guardia izquierda. Pero no había nada.

Beelzebub lo golpeó con toda su fuerza al oído, y luego se alejó rápidamente.

El Namekiano envió una bola de energía, pero el pequeño demonio esquivó un salto en el costado, como si hubiera adivinado lo que haría. Piccolo volvió a oír una voz en su cabeza: "¡Detrás de ti!"

Instintivamente, él escuchó y se volvió. Sintió una oleada de dolor en su pantorrilla derecha, y luego un golpe pegó en el hueco de su espalda. Lo había sentido, pero no era lo suficientemente poderoso para hacerle perder el equilibrio. Se volvió, golpeando con el pie, que no tocaba el blanco. El demonio se había ido.

— ¡Observa!

— Oh, ya veo -dijo el Gran Rey Demonio. "Sabes comunicarte, ¿verdad ?, puede ser práctico, lo admito...

— Parece que lo adivinó, tendré que darle el golpe secreto, le diré que mire exactamente el lugar al que voy, ¡no se verá y puedo reclamar la victoria! Penso Beelzebub.

— Puedo leer las mentes también, por así decirlo, no trate de decirme en qué dirección vendrá la próxima vez, porque lo voy a contrarrestar.

— ¡Eso no puede ser cierto! ¿Cómo estás haciendo esto? Belcebú estaba completamente sorprendido.

— ¡Supongo que también puedes leer mi mente, que explica cómo lograste evitar unos cuantos disparos... Bueno, solo tengo que acelerar, o no pensar en mi estrategia de batalla!

El cumplió. Pensó en varios buenos momentos de su vida, como su dominación de la Tierra, mientras canalizaba su energía en sus brazos y manos, que brillaban de color amarillo.

Él se detuvo frente a él, sosteniendo su brazo derecho. Voluntariamente lanzó su mano al pie de Beelzebub, para hacerle saltar, y lo hizo. Con la otra mano, Piccolo tiró hacia su enemigo. No podía volar y iba a ser quemado por el ataque.

¡Pero el pequeño diablo rosado todavía tenía algunas sorpresas! Abrió la boca de par en par mientras la bola de energía se lanzaba directamente hacia su cabeza y respiró hondo para tragar... ¡el ataque!

¡No lo mantuvo mucho tiempo en la boca, le quemó ligeramente la lengua! Beelzebub escupió la bola de fuego hacia su oponente. Sorprendido, Piccolo no lo evitó.

Después de la explosión en el ring y el humo despejado, el gran rey demonio Piccolo se levantó erguido, su camisa rasgada ligeramente, su piel quemada ligeramente en algunos lugares.

— No está mal... Pero incluso si el ataque te hubiera matado, apenas me asusta.

Piccolo voló rápidamente a la idea de golpear el pie de Beelzebub. ¡Beelzebub no podía volar, por lo que no podía evitar el ataque al que se asustó! A lo que el gran Rey de los Demonios estaba satisfecho.

El golpe fue poderoso, enviando a Beelzebú chocando contra el ring, enterrando completamente su cabeza mientras sus piernas estaban en el aire. La cuenta regresiva comenzó, pero después de diez segundos, Beelzebub dejó de ser enterrado como un avestruz. Se tambaleó, mirando a su oponente, y cayó sobre su espalda, inconsciente. La cuenta regresiva se reanudó y el tiempo alcanzó treinta segundos sin más movimiento del joven demonio.

— El ganador de la ronda es; ¡El Gran Demonio Rey Piccolo del universo 3!

— Estoy mostrando una cantidad infinita de bondad de haber dejado que un pequeño mosquito como tu viva, comentó el demonio Piccolo.

— Pero por otro lado, sin supervivientes, ¿quién asistirá a mi triunfo?

Dio unos cuantos pasos en el cuadrilátero y rápidamente se encontró de cabeza, con los ojos en los estantes de otros universos, que a su juicio, ahora era el techo. El universo ... Su siguiente oponente seria un Namekiano. Y no cualquier Namekiano... era como él, el Gran Satán, pero al mismo tiempo era diferente.

Tenían muchas cosas en común: eran dos Super Namekianos, dos increíbles guerreros. Y el Rey de Demonios tampoco tenía nada en común con él. Gast no había absorbido a Piccolo.

Piccolo regresó a su habitación cuando varios personajes del universo vinieron para Beelzebub. Un Namekiano curandero vino al mismo tiempo, y comenzó su cuidado, colocando su mano en el pecho del demonio. Se despertó unos segundos después, pero permaneció en el suelo.

— ¡Es una lástima que no tuvieras tiempo de hacer uso de todos tus poderes! Theif lo consoló.

— Sí, pero no estoy seguro de que hubiera cambiado nada, era increíblemente fuerte.

— ¡Eres genial de todos modos! Paifu dijo. "¡Y eres un gran demonio! ¡Su súper merienda entre comidas!"

— Gracias...

Después de dos minutos de cuidado, Beelzebub estaba en mejor forma. Se levantó y, con sus amigos y aficionados, recuperó su espacio en el Universo 2. Al igual que muchos otros, se había convertido en un espectador, como la hermosa Mary Sue, o el mono Sun Wukong.

— Me alegro de haberme encontrado con él de todos modos -confesó Belcebú-. "Si hubiera sido más fuerte, casi no habría muerto, todavía tengo la oportunidad de ver si alguno de esos cuatro es un demonio como mi padre".

— Podría venir también, ¿verdad? -preguntó Paifu.

Esto le permitiría seguir a su ídolo en el momento, y conocer a otro demonio.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu