DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 6 dias, 19h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134135
Parte 28 :136137
[Chapter Cover]
Parte 22, Capítulo 106.

PARTE VEINTIDÓS: EL COMBATE DE LOS PADRES

Capitulo 106

Traducido por Alice

En la anterior ronda, Cold y Bardock ambos demostraron su valor en términos de proveer una pelea impresionante. El demonio del frío demostró al menos ser el doble de fuerte y capaz que su oponente Videl del Universo 9. Toda la audiencia fue sorprendida por su poder, especialmente sus familiares del Universo 8. Igualmente, Bardock enfrentó a su propio hijo, a un Raditz alterno. El duelo parricida forzó a los dos personajes a llegar a sus máximas formas: el Oozaru Raditz y Bardock Super Saiyajin. Ambos fueron verdaderamente excepcionales. A pesar de un momento de debilidad, debido a sus visiones incontrolables del futuro, el poder de Bardock brilló más que el mal chiste de hijo que tenía.

En la segunda ronda, los 2 peleadores estaban completamente seguros de que prevalecerían. Un hecho que desconocían, sin embargo, era que sus hijos habían peleado en Namek en incontables otros universos. El azar es a menudo divertido, a menos de que cierta persona lo estuviese manipulando como en el caso de Broly y Vegetto.

— ¡El Rey Cold del Universo 8 ahora peleará con Bardcok del Universo 3!, dijo el referí Varga.

Los dos guerreros altamente entrenados volaron hacia el ring y aterrizaron. La severidad de la gravedad multiplicada al 100 no era problema para ninguno de ellos. Aún así, Bardock se convirtió en Super Saiyano inmediatamente. El sabía que Cold era más poderoso que él en su estado base. Si el rey de los demonios del frío quería acabar la batalla rápidamente, fácilmente podría atacar a Bardock a toda velocidad y finalizarlo con unos cuantos golpes. Pero Bardock no sentía miedo...

— ¡Esta será tu última batalla, Cold! He visto tu derrota...

Después, fue repentinamente interrumpido por lo que parecía sonar como un grito distorsionado tan solo unos cuantos metros al rededor de él, pero no había nada ahí... aún. Después de unos cuantos segundos, la voz empezó a aumentar de volumen y un sonido parecido a un vidrio quebrándose se escuchó. Después, entre los 2 combatientes en el ring, otra persona más repentinamente apareció. Era el Super Saiyano fusionado. Sus ojos estaban casualmente cerrados y estaba sonriendo. Muy apenas acababa de llegar cuando empezó a presumir:

— ¡Jaja! Debiste suponer que ya he visto este tipo de trucos antes, dimensiones paralelas y todo eso... Salir de ahí fue muy simple. Lo lamentó, mago. ¡Fue tan fácil como hacer lo mismo que Buu y Gotenks hicieron hace 20 años! Y mira, ¡estoy de regreso!

Vegetto finalmente abrió sus ojos, dirigiendo su mirada hacia Bardock y el Rey Cold. Su sonrisa se desvaneció instantaneamente. Ciertamente, el no estaba esperando ver a esos dos. De forma similar, la aparición del Saiyano que derrotó a Broly paralizó a Bardock y a Cold simultáneamente.

— ¿¡Pero, qué!?... Bardock murmuró.

Al escucharlo, La mente de Cold se reconcentró, actuando rápidamente. Si los Vargas no decían nada, eso significaba que la pelea aún estaba en pie, incluso si su oponente pensaba lo contrario debido a la interrupción. Velozmente mandó a Bardock a volar con un derechazo. El peleador del Universo 3 calló tres metros hacia atrás con la quijada adolorida.

— Pero...

Vegetto no comprendió inmediatamente lo que había ocurrido. Treinta segundos antes el estaba enfrentándose a XXI. Después de permanecer al rededor de 15 segundos en la completa obscuridad de otra dimensión, él regresó al ring y encontró a dos peleadores completamente distintos. Mientras que Cold continuaba sus ataques contra Bardack, una chica en el universo 16 llamó a Vegetto.

— ¡Papá, por fin! ¡Idiota!

— Qué mierda está pasando aquí?, Vegetto murmuró, con una gota de sudor resbalando de su cara.

Del otro lado del ring, Bardock muy apenas logró evadir otro golpe de Cold. ¡Espera!, gritó, dándose cuenta de la sonrisa maligna de Cold mientras continuaba.

— ¿!Qué hacen ustedes dos aquí¡?, Vegetto gritó hacia los combatientes, que parecían no escucharlo.

— Ah, finalmente regresó. Sólo espero que los Vargas hagan lo correcto... Buu murmuró desde el universo 4.

Los Kaioshins del universo 1 rapidamente discutieron la situación entre ellos.

— El no sabe cuanto tiempo ha pasado.. dijo el del Sur.

Los Vargas de la torre de control también estaban en discusión, algunos desplumándose por el estress repentino. Parecía que no podían ponerse de acuerdo, mucho menos tomar acción.

— ¡¡¡TODOS deben de oírme cuando hablo!!!, Vegetto gritó, aplastando al ring bajo sus suelas y causando una inmensa difusión de energía por todo el ring. Bardock y Cold fueron detenidos a la fuerza por las botas del Saiyano estampandolos boca-abajo contra el suelo.

Vegetto no estaba acostumbrado a ser ignorado. Estaba esperando una respuesta clara y concisa, mientras que las dos personas al rededor ni siquiera lo tomaban en cuenta. La paciencia no le iba bien a él, de hecho se notaba bastante enfadado y estaba actuando impulsivamente. El era, de hecho, el ser más poderoso de su propio universo, temido por todos, incluso los Kaioshins —Era imposible no respetarlo.

Claro, Bardock trató de parar la pelea cuando Vegeto apareció. Era una clara confusión, ya que él no había sido el que re-inició la batalla. El Rey Cold había entendido la situación perfectamente, pero estaba esperando usar la confusión de los Vargas para ganar una ventaja momentánea sobre su oponente. Unos cuantos golpes gratuitos por lo menos, era mejor que nada. Su defensa sobre esto sería igual de simple: ¡Los organizadores nunca nos dijeron que parásemos de pelear!

A pesar de que inicialmente los Vargas habían sido tomado desprevenidos, como siempre, la repentina furia de Vegetto los despertó. El líder Varga gritó por el micrófono. ¡Alto!. ¡Espera, esto no es bueno! ¡Tiempo!

Vegetto dió un paso atrás, dejando a Bardock y Cold volverse a poner de pie... dolorosamente.

— Vegetto del universo 16, el referí continuó, una vez teniendo la atención de todos.

— ¡Has perdido tu pelea! Por favor abandona el ring

— Oh dios mío.. pensó el Varga, apretando su pico, horrorizado por la posible reacción del participante.

— ¿¿¡¡Cómo demonios perdí!!?? Vegetto respondió, viendo hacia la torre de control.

— Desapareciste por más de 30 segundos. Sonó por los parlantes del estadio.

— ¡Mentira! ¡Sé muy bien que regresé antes de que pasaran 20 segundos!

La hija de Vegetto rápidamente intervinó.

— ¡Has estado ausente las últimas 2 horas, imbécil! ¡Te perdiste de mi pelea entera!

— Dos horas... ¡eso es imposible!

La Kaioshin del Oeste rapidamente llegó volando al ring para encargarse de la situación.

— Descubrimos lo que te ha pasado. XXI te atrapó en una dimensión donde el tiempo fluye diferente. Para ti, fueron unos cuantos segundos, pero para nosotros ha sido una hora y 45 minutos. Hemos tenido más peleas desde entonces.

Aquella revelación dejó al Saiyano fusionado mudo. Él estaba seguro de que ganaría el torneo y ahora simplemente había... ¿perdido?

— ¡Fui engañado! ¡Esa dimensión funcionaba como la habitación del tiempo, sólo que a la inversa!

— Bueno, ¿podemos continuar con nuestra pelea ahora?, dijo Bardock. ¡Piérdete!, le ordenó, tomando ventaja de que estaba dentro de sus derechos hacer eso.

Bardock sabía que era por lo menos cien veces más débil que Vegeto y que la derrota de éste era una buena noticia. Normalmente, el nunca se hubiese atrevido a hablarle al Saiyano fusionado de tal forma, pero sentía algo de alivio al vengar la humillación recibida, sometido contra el piso tan fácilmente.

Cuando Vegetto volteó hacia él, Bardock sintió una extraña sensación, la misma que usualmente ocurría antes de tener sus visiones del futuro, alertándole que una estaba por ocurrir.

Son Gokú del universo 18, siempre jovial, hablando con una Bra frustrada, del universo 16.

— Encontraremos una forma de detener a Vegetto. No es invencible.

— ¡Sí que lo es! Simplemente no comprenden, ¿verdad?. Respondió la chica impetuosa del universo 16.

Esta nueva visión parecía implicar que Vegetto se había convertido en un enemigo no nada más de los del universo 18, sino de su propia hija. ¿Qué estaba escondiendo? La premonición de Bardock también advertía de una explosión agresiva de la chica. Ciertamente, él no le hubiera hablado de esa manera...

Gohan (aunque era imposible saber cuál) entonces estaba levantando un objeto en su mano, una esfera partida a la mitad que mostraba dos estrellas.

— Mientras tengamos esta, el no obtendrá su deseo.

Gohan se veía muy seguro de sí mismo, aunque también un poco tenso... sin embargo, estaba usando sus lentes, una señal de que no estaba a punto de pelear. Pero, ¿quién quería el deseo? ¿Habría posibilidad de que fuera una esfera del dragón? ¿Era una de las bolas mágicas que serían otorgadas al ganador tal y como le habían explicado a él?

También estaba Yamcha del Universo 9, apuntándose a sí mismo de manera segura.

— Has derrotado a todos los demás... pero a mí no puedes tocarme. ¿Eso me hace el más fuerte de todos los universos?

¿Acaso no estaba él eliminado ya del torneo? ¿Por qué estaba en la final? ¿O tan siquiera estaba verdaderamente en el torneo?

Finalmente, un Namek, portando una capa blanca sobre sus hombros, parado al lado de Bra del universo 16 y Vegeta del universo 18.

— Mi voluntad es la única cosa que los mantiene vivos, dijo. ¡Recuérdenlo y sean educados!

— Está bien... lo siento... Bra respondió, de brazos cruzados.

— Sí, perdón o lo que sea, Vegeta gruño desviando su mirada.

Qué sorprendente que esos dos, cada uno reconocido por sus temperamentos, tirasen su orgullo tan fácilmente con la reclamación de un Namek que era mucho más débil que ellos. Y ¿a qué se refería con su voluntad?

Cuando Bardock recobró su control mental de nuevo, Vegetto estaba mirándolo fijamente y aún estaba visiblemente molesto. Parecía haber dicho algo pero el Saiyano no escuchó con claridad lo que dijo. Gohan del universo 16 se acercó desde abajo para hablar con su padre, lo que rápidamente le recordó a Bardock una escena de sus previas visiones. El padre fusionado agarraba a su hijo del cuello como si hubiese sido estrangulado...

— Vamos, papá. Déjalos terminar su pelea.

— ¡No! ¡Espera! ¡No es justo! ¡Fue un truco sucio! ¡En una verdadera pelea, lo hubiera hecho trizas al final!

Bardock apretó sus puños, listo para defenderse. ¡Este podría ser el momento, podría pasar en cualquier segundo!

— ¡Las reglas de este torneo son estúpidas! Dijo Vegetto.

— ¿De verdad piensas eso?, respondió su hijo.

— Has estado ausente por varias horas. ¡Imagina todo lo que tu oponente pudo haber hecho! ¡Tendría el tiempo para destruir la tierra una docena de veces! ¡Podría haber matado a todos nuestros amigos y familiares, y destruido todo lo que se supone que deberías proteger! En una verdadera pelea, hubieras estado igual de indefenso. Perdiste, papá, acéptalo.

— Cállate Gohan... ¡No abandonaré este torneo! Los dientes de Vegetto rechinaban de coraje.

— Sigue actuando como estúpido y terminaremos de vuelta en nuestro propio universo, recuerda que tu actitud nos afecta a todos. Con presionar un botón regresamos todos. Si eso pasa, ¡Pan seguirá muerta, y no permitiré que eso pase!

La Kaioshin del Oeste se aproximó a ellos durante la discusión, con la intención de intervenir en caso de ser necesario. Abajo, el mismo Buu tomó iniciativa, hablándole a un Varga.

— Hey tú, ve y dile a ese tal XXI que queremos una revancha

— Uh...s....sí señor, respondió el varga asustado.

El Varga se apuró hacia el corredor del universo 5, sin saber por qué obedecía a todas las ordenes que le daba. Buu sonrió picaramente.

Arriba, Vegetto no dijo nada. Controló su furia. Después finalmente, habló de nuevo.

— Necesito un poco de tiempo a solas. Siento haberlos molestado.

Después, se teleransportó a quién sabe donde, poniendo dos dedos sobre su frente.

— Ahí va a enfadarse de nuevo... dijo Gohan, bajando la cabeza.

Siempre que Vegetto estaba frustrado, buscaba un lugar lejano donde pudiera estar tranquilo y en soledad. Aquellos del universo 16 no estaban del todo sorprendidos de verlo simplemente desaparecer como lo hizo, probablemente para reflexionar por algún tiempo indefinido. En realidad era un hábito muy molesto de él. De hecho, justo después de la muerte de Buu, se exilió en soledad para reflexionar sobre su nueva existencia. Previamente había tenido que escojer entre Bulma y Milk, para empezar....

— El caso está cerrado, dijo la Kaioshin.

— Ahora pueden continuar su combate. ¡Les gustaría que los Nameks curen sus heridas antes de que comiencen de nuevo?

— Sí. Bardock rápidamente respondió.

— ¡Mierda! El Rey Cold murmuró a sí mismo antes de tomar su turno.

— Fiuu... Creo que mis visiones no volverán a ocurrir por ahora, después de todo. Bardock pensó mientras el Namek lo curaba. Justo cuando el curandero Namek termino, el Varga que había ido hacia la sección del universo 5 regresó del pasillo de forma tímida y dijo:

— XXI no respondió...

Buu clavó una mirada escalofriante al pajarraco, antes de hablar de nuevo, con su voz creciendo progresivamente

— ¿¿¡¡Te es-tás-RIENDO DE MI!!??

Todos voltearon a ver a Buu inmediatamente mientras un repentina atmósfera de peligro era perceptible en el aire. La tensión estaba al máximo y el estadio estaba descendiendo al caos. ¿Qué significaba esta interrupción de Buu? ¿Qué era lo que quería?

A muchos años luz de ahí...

Vegetto encontró una conglomeración de asteroides girando lentamente en el vacío infinito del espacio. Se postró sobre el más grande de ellos y lanzó salvajes ráfagas de ki a los más pequeños, destruyendo cada uno sin remordimiento. Rodeado por una intensa obscuridad total, la luz de sus ataques era la única cosa que brillaba en la penumbra y reflejada sobre su cuerpo y ojos. Vegetto lucía volátil, furioso, mostrando sus dientes.

— ¡Mierda! ¡Una gran oportunidad frustrada por un tramposo mago! Y lo peor...

Vegetto se contuvo, pero solamente por un segundo: la calma antes de la tormenta. Explotó en ira, convirtiéndose en un Super Saiyano de nivel 2. En este universo sin vida ni luz, resplandeció como si fuera el sol.

— ¡¡Quería hacer trizas a Gohan!! Aunque tenía razón, ¡¡quería reventarle el cráneo!!

En unos cuantos segundos, todos los asteroides aledaños habían sido reducidos a nada más que polvo. Todo lo que quedaba era la roca congelada en la que estaba de pie. Pero al haber terminado su furia, empezó a calmarse.

Esta no era la primera vez que tenía un ataque de ira... Ocasionalmente incluso le pasaba con cosas triviales. Esta vez su ira, simplemente se había dirigido a Gohan, con el cual el quería pelear desde siempre, simplemente para sacar la frustración que le tenía.. hasta el punto de incluso considerar lastimar a ¡Pan! O ¡destruir la tierra! Después, él tenía un profundo remordimiento por el simple hecho de pensar tales cosas... pero incluso después de tantos años, ese tipo de pensamientos obscuros continuaban apareciendo de vez en cuando... Aún nunca actuando sobre ninguno de ellos, lo hacía sentir mal con sí mismo. Sentía malestar, desconfianza y coraje interno, cuando eso pasaba, canalizaba su furia de Saiyano y la liberaba en una área remota... un patrón que repetía sin cansancio desde hace años. Pero, ¿por cuánto tiempo más? Hasta ahora, no era un problema real, ya que nunca había hecho ningún daño a nadie.

Él simplemente quería, con todo su ser, ¡pelear!

— Esta frustración me hace ser como Bra... una niña caprichosa incapaz de esconder su propio egoísmo y enojo. Ah bueno... al menos Gohan se lleva bien con los organizadores. Probablemente podríamos negociar algunas otras peleas. O podría pelear con Buu aquí sin que lo supieran, seguramente lo aceptaría. Me preguntó si ese gran Namek del Universo 7 o Cell aceptarían pelear conmigo aquí afuera también...

Vegetto regresó a su estado base y se sentó en lo que quedaba del asteroide.

— Todo saldrá bien al final... todavía puedo controlarme perfectamente después de todo.

Vegetto recordó la discusión con el jefe de los Namek. Se atrevió a revelarle varios miedos personales en ese lapso de tiempo. Uno de esos miedos era que si tenía un hijo, éste podría convertirse en alguien más poderoso que él, y posiblemente cayera presa a sus instintos Saiyanos. Un niño como ese podría crear caos en el universo entero y ser imparable, incluso por su padre. Otro de sus miedos secretos es que algún día podría aburrirse de todo y simplemente destruir el universo, por puro aburrimiento, ningún reto restante, especialmente ningún oponente de su nivel.

De hecho, su hija Bra se había vuelto muy fuerte, y su naturaleza Saiyana causó a Vegetto temer varias veces. En Super Saiyano de nivel 2, Bra estaba completamente fuera de control y era ¡incluso más fuerte que Gohan! En su locura, podría destruir todo...

— Ah... Necesito respirar.

— -------

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu