DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Dragon Ball Multiverse: la novela

Escrito por Loïc Solaris

Adaptado por Killcrom, Bardock, Genghis Khan, Yoshio, NappaSSJS, Kugan, Marcelo Pérez y Alice. Agradecimientos a Adrián_Traductor y King Suguru

¡Redescubre la historia de Dragon Ball Multiverse cargada de nuevos detalles y matices! Esta novela está confirmada como canon por Salagir, quien también ha incluido sus propias adiciones, las cuales no han sido vistas en el manga. Por lo tanto, ¡esta novela es un anexo casi necesario para todo fan de Multiverse!

Próxima página en: 5 dias, 16h.

Intro

Parte 0 :0
Parte 1 :12345

Round 1-1

Parte 2 :678910
Parte 3 :1112131415
Parte 4 :1617181920
Parte 5 :2122232425
Parte 6 :2627282930

Lunch

Parte 7 :3132333435

Round 1-2

Parte 8 :3637383940
Parte 9 :4142434445
Parte 10 :4647484950
Parte 11 :5152535455
Parte 12 :5657585960
Parte 13 :6162636465
Parte 14 :6667686970

Night 1

Parte 15 :7172737475
Parte 16 :7677787980
Parte 17 :8182838485
Parte 18 :8687888990

Round 2-1

Parte 19 :9192939495
Parte 20 :96979899100

Round 2-2

Parte 21 :101102103104105
Parte 22 :106107108109110
Parte 23 :111112113114115

Night 2

Parte 24 :116117118119120

Round 3

Parte 25 :121122123124125
Parte 26 :126127128129130
Parte 27 :131132133134
[Chapter Cover]
Parte 24, Capítulo 117.

Capítulo 117

Traducido por Alice

En los apartamentos de los cuatro Saiyanos, la atmósfera no era exactamente jovial, estaba lejos de eso en realidad. Ni Nappa ni Raditz se atrevieron a decir una palabra frente a su líder recién resucitado, que se apoyó contra la pared, con los brazos cruzados y encerrado en un silencio helado. Kakarotto se había ido a dormir, burlándose de que derrotaría al otro "fracaso de Vegeta", ridiculizando a su líder aún más. Desde entonces, la frente del emperador había estado temblando, las venas sobresalían furiosamente. La tensión parecía que nunca disminuiría, por lo que Raditz finalmente interrumpio.

— Entonces, vaciló, ¿qué vamos a hacer ahora, Vegeta?, Preguntó. Con solo mi hermano menor en el torneo, y dado el nivel de luchadores aquí, no tenemos mucho que esperar. ¿Deberíamos irnos?

— Sí, ese idiota sádico nunca derrotará al otro Vegeta, agregó Nappa. No hay forma de que ese Vegeta sea tan fuerte como tú. Sin duda, probablemente también pueda alcanzar ese nuevo nivel de Super Saiyano, después de todo, Kakarotto no tiene la más mínima oportunidad contra el.

— Nos quedamos hasta el final, interrumpió bruscamente su orgulloso líder Saiyano. Vamos a ser testigos de la humillación de ese tonto por parte de mi contraparte, y después vamos a observar el resto del torneo. Vegeta hizo una breve pausa. Prestaremos atención a los Saiyanos de los otros universos, nunca sabes lo que nos mostrarán. Fue solo por observación que logré entender la evolución del Super Saiyano y trascender al nivel 3. Es posible que aún tengamos que aprender algún otro secreto útil, y no voy a perder la oportunidad.

Nappa asintió, mientras Raditz permanecía en silencio, sumido en sus ideas. Estaba teniendo problemas para llegar a un acuerdo con las acciones de Vegeta en la lucha con Raichi, masacrando a los fantasmas de su propia gente sin dudarlo. Claro, eran fantasmas, él lo sabía. Pero lo que perturbó al hermano mayor de Kakarotto fueron las intenciones de su líder. Su crueldad mientras los masacraba, de manera sádica, era sorprendente para su líder normalmente tranquilo y sereno. Supuso la cuestión de si el emperador era capaz o no de hacer lo mismo con él mismo, Nappa y Kakarotto sin pensarlo dos veces. Eran útiles para él en la administración del universo, actuando como sus embajadores en ciertos sectores, conquistando planetas inexplorados y reprimiendo las rebeliones cuando surgieron.

Pero, ahora que Vegeta había alcanzado un nivel aún más alto, podría llegar a sentir que ya habían dejado de ser utiles para el. Los temores de Raditz estaban bien fundados, y mientras consideraba su propio destino, el Saiyano tuvo un pensamiento. Su sobrino, Gohan del universo 18, le había hablado del viejo Kaioshin y de su habilidad para desatar un poder oculto. Si de alguna manera pudiera convencer a la anciana figura divina de que usaría el poder de vivir una vida tranquila, pacíficamente, en un rincón lejano del universo -uno lleno de buenas peleas y buena comida con su hermano- tal vez, todavía podría obtener el poder. Por supuesto, implicaría eliminar a Vegeta y Nappa. El universo estaría mucho mejor sin ellos, y podría tener lo que siempre quiso. Entonces, secretamente decidió, sin importar el resultado de la pelea de Kakarotto, visitaría el Viejo Kaioshin bajo el pretexto de negociar para recibir el poder místico para sí mismo. Tendría que ser mucho más fuerte que su hermano menor, que era totalmente incontrolable sin alguien claramente superior.

Para los participantes del universo 11, la ansiedad parecía una palabra vaga y distante. Se podía encontrar a Babidi animando a su campeón, prometiéndole montañas de dulces por cada victoria. Majin Buu, en su gran ingenuidad, aplaudió a cada palabra, mientras que Dabra simplemente suspiró desde la esquina. Ya no podía soportar estos intentos cómicos de maldad, que no eran ni una décima parte de la depravación de la que era testigo en su propio mundo, el reino de los demonios. ¡Oh, qué daría por regresar solo un día en su propia dimensión, las llamas de la oscuridad en cascada, las hordas de súcubos que bailan para complacerlo, los meteoros ardientes que cruzan el cielo, si tan solo tuviera el permiso de su maestro! Recordó cada derramamiento de sangre, cada tortura, su corte malvada vitoreándolo, postrándose al pasar. Los guerreros se enfrentarían y lucharían simplemente para ganar su admiración.

Dabra se levantó de repente, hablando.

— Señor, permítame salir unos momentos. Deseo explorar el espacio que rodea este asteroide para... aclarar mis ideas.

— Bien, bien, haz lo que quieras, respondió su amo distraídamente. Estaba claramente demasiado ocupado motivando a Buu para que se preocupara. No es como si realmente me fueras útil ahora que has perdido, así que sal de mi vista, no me importa.

El rey demonio se inclinó, tenso, y luego salió del departamento. Mientras voló al espacio, se encontró con la mirada burlona de Cell, quien al verlo recordó su divertida batalla. Una vez que Dabra estuvo lo suficientemente lejos como para que el ring no fuera más que una manchita insignificante, apretó los puños y expulsó una onda de energía que borró uno de los planetas ficticios decorativos: desapareció sin dejar rastro alguno. La pregunta que el Kaïoshin del Sur le había hecho ardía en su mente.

— Dabra, ¿no dijiste que nunca abandonarías el Reino Demonio?

— Mi amado reino no es nada en comparación con mi lealtad al señor Babidi, había respondido el demonio.

De hecho, él había respondido sinceramente. Cuando el hechicero había entrado por primera vez en su mundo, inicialmente le había tenido poco respeto. Entonces, curiosamente, se había visto obligado a comprometer todos sus servicios al mago de piel amarilla. Babidi le había prometido la emoción de aterrorizar a un mundo similar al suyo: el mundo de los mortales, un lugar que había despreciado durante milenios, insignificante a sus ojos. Una repentina sed de conquista y lucha había nacido dentro de él, y él haría cualquier cosa para que los planes de su señor Babidi se cumplieran. Pero no había experimentado más que desilusión en el momento en que el descerebrado Djinn emergió de su mítico capullo, ¡el supuesto monstruo más destructivo que el universo había conocido jamás! ¡Bah! Aunque no podía negar el poder de la entidad absurda e infantil, incluso ahora sostenía que el Majin no era más que una pérdida de tiempo, y que se volvería contra ellos tarde o temprano. Si las cosas iban a salir mal durante el torneo, él tomaría el asunto en sus propias manos. Con el fin de recuperar algo de valor a los ojos de Babidi, se le ocurriría un plan de algún tipo, si Buu fuera derrotado.

En las horas que siguieron, Dabra destruyó muchos más planetas gaseosos, hasta que finalmente decidió regresar al estadio discretamente, ocultando su energía. De repente, una persona se teletransportó frente a él, sorprendiendo al rey de los demonios. Inmediatamente reconoció la imponente silueta del Kaioshin del Sur, el mismo de quien se había acordado momentos antes.

— Debo insistir en que te abstengas de destruir más planetas superficiales, dijo, con voz bastante severa. Los Vargas gastan recursos y valioso tiempo en crear a cada uno de esos planetas.

— El rey demonio no se disculpa con nadie, se burló. ¡No hay ninguna regla contra estallar algún planeta aquí si así lo quisiera!

— En ese caso, respondió el Kaioshin con voz serena pero severa, no dudes en explicarle a tu señor por qué su participante fue descalificado del torneo y tu grupo regresó al universo 11.

La amenaza era suficiente, ya que Dabra estaba claramente asustado por lo que Babidi podría hacerle si eso ocurría.

Frustrado, gruñó por lo bajo antes de inclinarse levemente.

— Muy bien. Si le parece correcto, me gustaría volver al departamento de mi amo ahora, respondio.

— Espera, te acompañaré, respondió el Kaioshin. Vegetto y yo estamos jugando un pequeño juego.

— ¿A qué viene eso?, Preguntó Dabra, esperando deshacerse del Kaioshin lo más rápido posible.

— Bueno, verás, los Demonios del frío están tratando desesperadamente de poner sus manos en las Dragon Balls. Entonces, los dos nos hemos encargado de teletransportarnos a ellos muy rápidamente, desanimándolos de cualquier búsqueda furtiva o tonta. Asusté tanto a uno de ellos que, en estado de shock, tropezó, se golpeó la cabeza contra el suelo y quedó inconsciente. Tuve que llevarlo todo el camino de vuelta a su nave, pero ellos se encargarán de él. En resumen, somos la patrulla nocturna. ¿Estarías interesado en unirte a nosotros? Sin duda sería una mejor distracción que volar planetas.

— No estoy interesado en algo tan estúpido como eso, gruñó Dabra, el Kaioshin estalló en carcajadas. Prefiero permanecer al lado de mi amo y terminar esta conversación inútil lo más rápido posible.

— Muy bien, dijo el ser divino. Solo recuerda, no más destrucción o cualquier tipo de alboroto, ¿entiendes?

Dabra refunfuñó cuando se separaron, cada uno dirigiéndose a través del área de sus respectivos universos. Mientras volaba, su ojo demoníaco percibió un movimiento sospechoso y apenas perceptible detrás del edificio. Se apresuró al lugar donde lo había visto, escudriñando el suelo bruscamente pero sin encontrar nada fuera de lo común. El demonio asumió que debe haber estado simplemente cansado y no valía la pena mencionar a su señor si no podía probar nada. Pero cuando se fue, un par de ojos brillantes lo siguieron gradualmente mientras se retiraba a su departamento.

Después de asegurarse de que no lo descubrieron, Buu, del universo 4, emergió de su escondite, pero no de todo su cuerpo, sino de una forma miniaturizada de su cabeza. Dio otra rápida mirada, siendo extremadamente cauteloso. Podía sentir la presencia de Vegetto caminando por los pasillos, y había escuchado la conversación de Dabra y el Kaioshin del Sur a distancia, confirmando sus temores: sus escapadas por la noche serían quizás más complicadas de lo que él había esperado. Pero, al ver que estaba todo despejado y que no había sido descubierto, el djinn sonrió.

— ¡Tada!, Exclamó en voz baja. Hasta aquí todo bien. La parte de mí mismo que logré esconder estaba intacta, y ahora, es hora de que este torneo sea un poco más interesante. Veamos, ¿con quién debería empezar...?

Se volvió hacia el apartamento contiguo, el del Universo 3. Supongo que me dirigiré hacia la izquierda. Comenzaré con estos buenos caballeros... susurró, atravesando la pared del apartamento como un fantasma.

Se encontró en el área de la sala de estar, en la que Raichi estaba durmiendo, levitando sobre su bola de cristal justo sobre el suelo. En la habitación contigua, con la puerta abierta de par en par, Tapion también dormía profundamente en su cama, su espada apoyada contra la pared junto a la entrada.

— Primero, Tapion, pensó el Djinn. No debo despertar a Raichi, puede ser perspicaz.

Sin un solo sonido, Buu comenzó a encogerse, disminuyendo su volumen al tamaño de una pelota de tenis. Luego se deslizó lentamente en la habitación, elevándose sobre el compañero de Raichi y pensando. El siguiente oponente será Cell, y por todo lo que sabía de este último, el bio-androide estaba seguro de ganar. Pero, si pudiera encontrar una forma de obligar a Cell a luchar solo contra el monstruo, evitando la debilidad de Tapion... sí. Y mientras estaba en ello, ¿por qué no reforzar algo a la criatura gigante?

— Bien, hagamos esto, pensó, colocando suavemente el extremo de su cresta contra la frente de Tapion. Aquí tienes, una mejor forma de controlar a tu monstruo. De esta forma estarás protegido e invulnerable. ¡Ahora tendremos un espectáculo mucho más entretenido!

Habiendo completado la transferencia de información, se deslizó junto a Raichi, mirándolo cuidadosamente todo el tiempo. Habia leído su mente para asegurarse de que realmente estaba dormido, pero temía que detectara cualquier alteración, ya que el viejo doctor era bastante impredecible: podría tener algún tipo de defensa mental. Pero para él, la ayuda apropiada fue bastante fácil. Buu repitió su gesto de cresta de antes, recargando todos los fantasmas usados durante su batalla anterior.

— Ahí tiene doctor, sonrió Buu. Dado a tu oponente, sería desafortunado que no pudieras usar a todo tu ejército, estoy seguro de que lo necesitarás. No hay necesidad de agregar potencia extra, ahora podrás dar una pelea interesante.

Satisfecho, salió de la habitación. Continuando su camino, pasó las áreas del universo 2, 1, 20 y 19 sin detenerse, ninguno de ellos tenia combatientes en la contienda. Sin embargo, sí echó una mirada hacia el universo 20 con tristeza. Absorber a Broly podría haber resultado verdaderamente invaluable, sin embargo, pensándolo bien, la personalidad tempestuosa del legendario Saiyano podría haber traído el caos a su mente. Negando con la cabeza, continuó, siendo cauteloso con Piccolo, quien levitaba a la entrada del Universo 18. Vegetto, también, estaba teletransportándose a velocidades increibles a través del estadio, a quien Buu evitó cuidadosamente.

— Seamos discretos, hay mucha gente aquí, pensó. Aunque, el que probablemente me haya visto es Piccolo y él está afuera.

Él ya sabía con quién empezar. Flotó lentamente hacia la habitación de sus antiguos enemigos, los dos hijos de Goku y Vegeta. Buu recordó con cierta nostalgia sus legendarios enfrentamientos hace casi dos décadas, cuando aún carecía de una inteligencia decente. En ese momento, ya se había convertido en el ser más poderoso del universo, pero todas las peleas contra Goku, Gotenks, Gohan y Vegetto le habían permitido alcanzar un nivel de existencia que sobrepasaba cualquier otro. Gracias a ellos realmente se había convertido en un ser divino, y ahora estaba obligado a continuar acumulando fuerza, poder y habilidades. Desde entonces, estaban unidos a él, constituyendo una parte importante de lo que era. De hecho, había estado muy contento en el torneo de ver a todos los guerreros Z una vez más, aunque nunca lo admitiría. Volver a vivir la sensación de batalla contra ellos en la Tierra sería un sueño hecho realidad, uno que personalmente aseguraría que estuviera a la altura de las expectativas.

— Son Goku, Vegeta, sé que a ninguno de ustedes les gustaría que los ayuden, pensó, pasando sus habitaciones.

Sospechaba que cada uno de ellos había hecho mejoras increíbles desde que peleó con su alter-ego en su propia dimensión, pero Vegeta en particular parecía estar ocultando algo. Estuvo tentado de investigar, pero la idea de descubrirlo por sí mismo en las próximas peleas fue más emocionante. Llegó a la puerta de la habitación de los dos jóvenes y la atravesó, revoloteando entre sus dos camas y dividiendo su cresta por la mitad. Él lo colocó en sus cabezas.

— ¡En cuanto a ustedes dos, Gotenks absolutamente necesita una ayuda contra mí! La pelea no duraría ni un minuto si usas toda tu fuerza, lo cual es absolutamente necesario. Entonces, les daré todos los secretos que descubrí sobre la fusión durante mi vasta exploración del universo. Con eso, no deberías tener que lidiar con el problema de la expiración de la fusión por más tiempo, ¡solo lucha al compas de tu corazón!

A pesar de sus esperanzas de una confrontación grandiosa, Buu todavía era escéptico. Si bien el poder de los dos niños era increíble, el comportamiento general de Gotenks era todavía infantil y, en general, impropio de un guerrero: podría terminar arruinando su largamente esperada revancha. Buu recordó la insolencia del joven Gotenks y los dos niños cuando eran simples niños, pero parecía como si no hubieran madurado tanto. Suspiró en silencio, esperanzado por lo mejor pero preparado para lo peor.

— ¡Está bien, entonces, a por mi heredero!, Dijo en su interior.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu