DB Multiverse

News1320>Lectura1320>Minicomic1320>Fanarts1320>Los autores1320>FAQ1320>Hilo RSS1320>Bonus1320>Eventos1320>Promos1320>Afiliados1320>Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Hanasia, Reina de los Saiyanos

Escrito por Salagir

Adaptado por Alice

Esta historia tiene lugar en el planeta de los Saiyanos, hace 1000 años, mucho antes de que se convirtieran en los asesinos de poblaciones enteras que sembraron el miedo en toda la galaxia, en la era del Rey Vegeta...
Si alguna vez te has preguntado cómo estas personas tan poderosas vivían como una sociedad, si quieres saber cuál fue el destino de los guerreros legendarios antes de Broly, si las aventuras de un luchador frenético y emocional en un mundo de matones te tentan, entra en el mundo de la saga de Hanasia.

Próxima página en: 38 dias, 17h.


Parte 1 :123
Parte 2 :456789101112131415
[Chapter Cover]
Parte 1, Capítulo 2.

Prehistoria

 

Traducido por Alice

 

Un gran simio camina, él ni siquiera sabe que es uno de los antepasados de los poderosos Saiyanos. El animal está buscando su próxima comida.

A diferencia de su equivalente prehistórico, el Homo Sapiens, no tiene un palo con una roca, ni siquiera una piedra. Pero podemos ver que ha alcanzado un cierto nivel de evolución, ya que lleva unos cueros muy mal ensamblados.

De repente, salta en el aire, un salto impresionante, y cae justo al lado de un enorme herbívoro: 25 metros de largo, con 50 toneladas de peso en la Tierra, 600 toneladas en este planeta. El animal da un rugido y se prepara para huir, pero es demasiado tarde. El depredador ya se ha lanzado sobre su espalda. Con un golpe de gran alcance, aplastó la espina dorsal de su víctima, y el Homo Gorillus Sapien arranca una rama inmediatamente para comerla cruda.

A pesar del tamaño de la bestia, sólo come las partes más tiernas, y luego abandona lo que queda para los carroñeros. Él quiere algo más sofisticado.

 

Sus pasos lo conducen en un bosque y huele a esos pequeños animales que le encanta masticar. Él va lentamente entre los árboles, camina sobre una rama sin notarla, y dispara una trampa. Con un sistema de rotación inteligente, un tronco entero, al final del cual está atado una enorme roca, se precipita hacia él. Gracias a la velocidad de rotación, el mazo ha alcanzado una velocidad increíble, y este gigantesco mazo cayó sobre su cabeza.

Los Tsufuls tardaron mucho tiempo en poner esta trampa en su lugar. ¡Una roca tan grande no se mueve sola! Especialmente en un planeta donde la gravedad es 11,65 G. Desafortunadamente para ellos, este Saiyano es fuerte, rápido y tiene tiempo para colocar sus brazos delante de su cara antes del impacto. Se ha lanzado varias docenas de metros de distancia y su cuerpo atraviesa un árbol. Sus brazos están sangrando, pero está vivo. Él sonríe tontamente mientras huele sangre y vuelve a caminar, sin prestar atención a las varias conchas de tortugas metálicas que están atadas a la trampa y que están sonando mientras se golpean entre sí en un ruido ensordecedor.

Las tortugas de metal han evolucionado hasta tener conchas lisas y brillantes, mucho más resistentes que el hormigón armado. Incluso los Saiyanos no pueden comerlos: no pueden meter sus dedos en los pequeños huecos de las que salen la cabeza y las patas de la bestia, y no pueden desgarrar la concha... Y cuando lo golpean, sólo se deforma sin romperse.

Los Tsufuls, en algunos millones de años, construirán sus primeras armas con hierro y crearán la palanca y esto les permitirá finalmente abrir las tortugas que hasta entonces no habían tenido depredadores.

Por ahora, sólo queman tortugas y luego usan sus conchas como instrumento musical.

 

En un calvero, los Tsufuls pueden oír en la distancia la campana de alarma. Ellos entran en pánico. Están lejos del campo. Empiezan a correr. Pero es demasiado tarde: el depredador los ha encontrado, y ahora está corriendo. Es el doble de grande que ellos. Los últimos miembros del grupo se vuelven hacia atrás, apuntando sus ridículas armas hacia los monstruos. Palos con pedernal afilado, mazos hechos de conchas de tortugas y espinas de cardos gigantes.

La lanza de pedernal se lanza hacia el mono que lo ve venir y tiene bastante tiempo para enviarlo lejos con el dorso de su mano. Una vez que ha llegado a ellos, se ríe del golpe que el Tsuful le ha lanzado con tanta fuerza como pudo. El último de ellos clava su puñal en el vientre del Saiyano. La piel del macaco está arañada y él gime. El Tsuful gime y lamenta que la punta de su arma no haya sido efectiva. No le habría salvado, pero, con ella, el Saiyano ciertamente no habría sido capaz de ir detrás de los otros.

 

Por suerte para el grupo, el Saiyano no tenia hambre y los dejo escapar. Estaban felices de no ser devorados por este Saiyano.

 

Después de esto, regresa a casa, en la llanura. En este lugar, dos Saiyanos están deambulando perezosamente, digiriendo su comida, y un niño se divierte rompiendo piedras, haciendo un ruido que no parece molestar a los monos dormidos. Un último Saiyano está sentado, mirando a lo lejos. Podemos imaginar que él está pensando en el significado de la vida, preguntándose si hay un Dios, o por lo menos preguntándose si iba a llover. Pero incluso si puede hacerlo, el Saiyano se está preguntando por qué la hierba se mueve hacia adelante y hacia atrás, mientras que el viento siempre sopla en la misma dirección. A lo que, interiormente responde "Groump". Esta respuesta parece ser satisfactoria en la medida en que podría traducirse con "Bah".

 

Nuestro pre-Saiyano pasa cerca del joven y sin advertencia le da unas patadas en las costillas. El chico cae a cuatro metros de distancia, gritando. Contrariamente a los que duermen, nuestro héroe encuentra su rabieta insoportable. Se acerca al "pensador" y deja caer las pieles de animales que llevaba en la cabeza que habían sido capturados por los Tsuful.

Entendemos entonces que, en este momento, los Saiyanos no hacian sus propias ropas, las hacen de las pieles que roban a manos de los Tsufuls.

 

Orgulloso de su regalo, el Saiyano dice: "Groump." Lo que es interpretado por el otro por: "¿Nos apareamos?"

A lo que éste responde positivamente en el sentido de que no ha golpeado al otro en la cara.

Y así vivieron en la época prehistórica Saiyanos, Tsufuls, tortugas de metal, brachiosaurus y muchos otros, más o menos felizmente.

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu