DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Hanasia, Reina de los Saiyanos

Escrito por Salagir

Adaptado por Alice

Esta historia tiene lugar en el planeta de los Saiyanos, hace 1000 años, mucho antes de que se convirtieran en los asesinos de poblaciones enteras que sembraron el miedo en toda la galaxia, en la era del Rey Vegeta...
Si alguna vez te has preguntado cómo estas personas tan poderosas vivían como una sociedad, si quieres saber cuál fue el destino de los guerreros legendarios antes de Broly, si las aventuras de un luchador frenético y emocional en un mundo de matones te tentan, entra en el mundo de la saga de Hanasia.

Próxima página en: 38 dias, 20h.


Parte 1 :123
Parte 2 :4567891011121314
[Chapter Cover]
Parte 2, Capítulo 13.

La coalición de las fuerzas armadas

Traducido por Alice

Esta super-tortuga-metálica era más que extraña... y este objeto... ¿Las tortugas de hierro ponian huevos de hierro también?

— Ten cuidado, en comparación con tu fuerza, esto es muy frágil, y sólo tengo uno. Tendrás que ponerlo en su boca. ¡Parece que se ríe a menudo, usa eso!

— ¿Qué es esto?, preguntó Hanasia mientras miraba más de cerca. ¿Es una fruta de metal? Está envenenado, ¿verdad?

— Ex... exactamente. Puedes tocarlo sin peligro. Pero es absolutamente necesario ponerlo en su boca. Es sólo desde el interior que romperemos su invulnerabilidad.

— Es una manera patética de ganar.

— Estamos hablando de la supervivencia de todas las especies en el mundo. No sobre la calidad de la confrontación.

— Sí... en cualquier caso, necesito mis dos manos.

Hanasia jugueteaba con su pelo, imaginaba la posibilidad de conectar golpes sujetando la esfera para golpear, pero era demasiado suave y eso nunca funcionaría. Se frotó la ropa con las yemas de los dedos, las palpó y trató de sujetar la esfera con su ropa, pero estaban demasiado sueltas. Finalmente, tomó una de las piezas de tela que mantuvieron una parte de su pelo unido, e hizo una pequeña mochila que rodeó la esfera. Lo ató con una cuerda que servía de cinturón. Esta se mantuvo bien. Y con su fuerza, podría fácilmente romperla cuando fuera necesario.

Hanasia tomó una respiración profunda y voló hacia su enemigo, que apareció en el humo disipándose.

A pesar del gran poder del ataque de los amigos de la Tortuga, el resultado fue como ella imaginaba. No es que desacreditara el poder de sus ataques en comparación con los suyos, pero comprendió que las explosiones de energía en su cuerpo no tenían ningún efecto.

Por otra parte, el terreno era aún más absurdo. Cráteres de todos los tamaños, todas las formas, todo alrededor. No todos los ataques eran los mismos y cada cráter tenía su propia lógica. Algunos estaban rotos y esparcidos por el suelo y las piedras, otros estaban comprimidos y empujados. Algunos impactos se extendieron, otros se hundieron en la tierra. Algunas rocas estaban carbonizadas, otras brillaban como rocas volcánicas y algunas incluso soltaban humo continuamente. Una aterradora batalla de un aspecto que nunca había visto ni imaginado.

En medio de este telón de fondo, el Milenario se levantó, sacó sus piernas medio enterradas. Un poco sacudido, parecía venir de una simple fiesta de bebida y no de un ataque de todo el ejército de un mundo.

Hanasia no iba a dejar que recuperara los sentidos, y de repente apareció ante él.

Romanesco sabía que había alguien delante de él, pero no vio mucho. El mundo se arremolinaba a su alrededor. Sintió que esa persona le agarró el brazo y lo retorció hacia atrás, lo presionó contra su espalda. Sintió los dedos deslizándose por su cuello y empujando fuertemente sus huesos. Y eso le dio un cosquilleo.

Cosquilleo, eso era lo que ahora tenía en lugar del intenso dolor. No le gustó y quiso atraparla con su mano libre, pero sólo se dio un puñetazo. Entonces él tomó su otro brazo y la persona se dobló bajo su fuerza, él estaba libre.

Hanasia sabía que la fuerza en los brazos de su oponente estaba dividida por diez. ¡Sin embargo, el guerrero fue capaz de superar su agarre con facilidad! Por otra parte, aunque hubiera intentado inmediatamente liberarse, el ataque al punto débil de la clavícula no parecía haber surtido ningun efecto.

Tuvo que atacar de nuevo antes de encontrar todos sus sentidos. Apuntando con el dedo índice y manteniendo los otros dedos doblados, estaba a punto de hacer un ataque del más vil, uno que nunca se habría atrevido a hacer contra un oponente normal. Evitando su mano gigante que vagaba al azar, se encontró frente a él, y su otra mano firmemente sostenía su cuello, levantando su cabeza. Tiró con precisión y con la mayor fuerza posible su índice al cuello, justo entre la vena yugular y el tendón adyacente. Nohabia hueso o músculo allí, sólo la piel que ella podría perforar, a continuación, cogio la vena y la estalló tirando de ella. (Las almas sensibles deben abstenerse de leer esto.)

Hubo un fuerte grito.

Este grito fue de Hanasia, cuyo índice se torció violentamente contra la piel indestructible de su enemigo. Había puesto tanta fuerza, sin dudarlo, que el impacto había roto sus huesos, retorciendo el dedo en la dirección opuesta a su flexión. Hanasia retrocedió unos pasos, sosteniendo su dedo, luego, mientras apretaba los dientes, se inclinaba hacia el otro lado, al menos para poner las piezas en su lugar. El dolor era agudo y latente, pero al menos el dolor constante después era menos fuerte. Sin embargo, no podía pegarle más con esa mano.

Y mientras ella todavía estaba lejos y el Saiyano Milenario recobraba sus sentidos masajeando el cuello, ella juró que nada podría hacerle siqueira un rasguño. ¿Era imposible hacerle algo? ¡Eso no era una cuestión de resistencia aquí, era puramente invencibilidad pura! Era irreal y estaba ante ella, el Saiyano Milenario, que no podía ser tocado con nada.

Todos habían seguido el preciso movimiento de la chica. Y todos estaban sin habla. Todos los Tsuful ahora pensaban como Hanasia: Esta invencibilidad era irreal, y ningún ataque físico haría ningún efecto.

— Pero la chica está sangrando por todas partes... Dijo un técnico.

— Las Saiyanas Milenarias son muy distintas a los machos, o... ella es otra cosa.

— Ella no es "Milenaria". De ningún modo. La masa muscular, la locura destructiva, todo eso no está allí. Además, ya se había transformado ayer, mientras que una vez que comienza el procesamiento, el Saiyano Milenario no se detiene hasta la muerte. Incluso su aura es diferente. Observa los gráficos, las ondas no tienen nada en común.

— Entonces, ¿qué es ella?

— Sólo... muy, muy fuerte.

— ¡Qué casualidad! ¿Y la transformación?

— Puede sucederle a Saiyanos que son muy, muy fuertes.

— Exuberante.

— No mucho. Es una forma de transformación menos extraña que una metamorfosis en un gorila gigante.

— General Nizouki.

— ¿Qué?

— Veremos lo que es la chica más tarde. Deshazte del macho. Envía al general ante sus ojos y haz que vaya al ejército de Saiyanos.

— Pero no le harán daño...

— Tengo dos planes. Y la chica es una de ellas, pero debe sobrevivir.

En eso, Romanesco caminaba en silencio hacia Hanasia. Ella no iba a escapar, esto era inútil. Preparó una onda de energía. Al lanzarlo a su cara, él quedaría cegado. Cuando llegó a su altura, se lo echó en la cara, pero no cambió nada en su movimiento, como si fuese atravesado por una simple brisa. Justo después de lanzar su mano buena, los dedos extendidos, a sus ojos blancos.Pero subconscientemente, tenía miedo de hacerse daño de nuevo, y su ataque no fuera muy rápido. Ni siquiera le tocó la cara, él la agarró por el brazo. Él la arrastró hacia abajo y con una sola mano, aplastó contra el suelo todo el cuerpo de la Super Saiyana. Apretó fuerte y Hanasia gritó de dolor, sintiendo sus músculos estrellándose, y sus huesos rompiéndose.

Lo sentía, era aún más fuerte que hace un minuto. Tenía que hacer que la soltara. Pero era imposible. Ella perforó la roca para hundirse mejor en ella y su otro brazo pareció golpear una barra indestructible. Pensó en cortarse el brazo cuando él mismo la soltó.

Antes de que pudiera respirar o jadear de satisfacción, Hanasia vio el suelo partirse en dos a toda velocidad hacia ella. ¡Romanesco se había levantado y le dio una patada! Una repentina y aterradora patada que cruzó el suelo como si de un estanque se tratara. Hanasia sólo podía ver el miembro que se abalanzaba sobre ella. Parecía que movía los brazos para protegerla en cámara lenta, y sintió que su espinilla calentaba su rostro. Su vista desapareció en ese momento.

En la oscuridad, sintió que su rostro retrocedía, sin dejar contacto con la pierna. Ella pensó por un momento que había terminado cuando su pie se hundió en su estómago. Su conciencia a toda velocidad, vivía lo que eran ciertamente sus últimos momentos en cámara lenta. La piel de su cuerpo no fue aplastada, pero se abrió instantáneamente, ya que la velocidad había convertido a Romanesco en una navaja. El pie se clavó en su estómago a través de sus costillas, sus órganos internos ni siquiera se movieron, preferían ser cortados, estallando dentro.

Es sólo después de que su cuerpo entero fue empujado fuera de la tierra, que su cabeza dejó el contacto de la pierna para irse demasiado rápido, rompiendo su cuello, al parecer. El cuerpo se liberó del pie, dejando atrás un rastro de sangre que fluía.

Y entonces sintió el toque de su espalda en el suelo y ya no sentía nada.

Su pelo volvió a volverse negro y cayó al suelo, una vez más sujeto a la gravedad.

— Maldición, el segundo plan ya no es una opción.

Chiin-Lee se entristeció por la muerte de la chica, no sólo por la pérdida del plan. Pero no tenía ni el tiempo ni el derecho de demostrarlo. No tenía tiempo para pensar en ella, que seguramente tendría que matar de todos modos.

Y luego hubo una diferencia entre esta discusión y las anteriores. Romanesco había visto su fuerza aumentar de nuevo, y aquí, él había golpeado con mucha más fuerza. Decidió golpear muy fuerte y en un segundo, ganó. Le recordó al mundo que no sólo era indestructible...

— Uno menos, dijo un Tsuful, comenzando su frase en un tono feliz, pero después de dos palabras no podía decirlo en otro tono que no fuera de derrota.

Todos sabían que la chica no era un peligro, que ella había llegado a ser su mejor aliado.

La pantalla más grande mostraba el cuerpo en el suelo y sin vida de la chica, la tierra alrededor de ella se encontraba siendo rellenado con un charco de sangre. Chiin-Lee finalmente giró la pantalla en un rincón de la habitación con un movimiento de la mano, y gritó.

— ¡¡¡El general!!!

No necesitaba decir más, Nizouki estaba en la pequeña nave, justo detrás de Romanesco, el infernal Saiyano Milenario.

Romanesco podía oler la sangre y le complacía. Él sumergio sus manos en el líquido rojo, pero las ondas de energía lo golpearon a través de su parte trasera. Se volvió, era su oponente anterior. Lo había olvidado por completo. Se volvió y sonrió nuevamente.

— Me has olvidado, ¿verdad, Romanesco? ¿No soy tu oponente desde el principio? ¡Todavía no me has derrotado!

Y mientras Nizouki le enviaba ondas de energía nuevamente, el módulo a sus pies se encendio y se apresuró, cada vez más rápidamente.

Romanesco saltó y voló tras él.

La tensión era máxima en la sala de control de los Tsuful. Todos sus ataques hasta entonces eran ridículos, su enemigo permanecia totalmente intacto. No habían resuelto el misterio de este segundo Saiyano Milenario y sus ataques eran ineficaces. El plan del virus permaneció, pero Chiin-Lee dudó que bastara para aniquilarlo. La tortuga podría ser destruida por una ola ridícula de energía, y aunque tiene varias dosis, sentía que sólo tendrían derecho a un intento.

Su primer plan no existía más, además de la bomba, era aplastar un frasco de plasma con el virus por la chica, que sería más probable que pudiera acercarse a él, y podría ser capaz de dirigir eficazmente los ojos, boca, cualquier membrana mucosa.

Pero ya no estaba.

El radar indicó que todavía estaba viva, pero ¿por cuántos segundos? La tortuga no tenía suficiente material para sanarla en su actual estado, ¿sería traída al hospital?, eso no cambiaría en nada la situación.

Entonces, dos nuevos puntos aparecieron en el radar.

— ¿Qué son estas nuevas energías?, preguntó mientras traía una gran pantalla de video delante de ella. Otros Tsufuls también fueron sorprendidos y dieron órdenes a las cámaras para apuntar al lugar correcto.

— ¡Mira esos números en el medidor de energía! Están cerca de los otros dos, ¡es aterrador! ¿¿Que es esto??

— ¡¡¡Son unos... monstruos, no son ni Tsufuls ni Saiyanos!!!

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu