DB Multiverse

News Lectura Minicomic Fanarts Los autores FAQ Hilo RSS Bonus Eventos Promos Afiliados Torneo Universos
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Hanasia, Reina de los Saiyanos

Escrito por Salagir

Adaptado por Alice

Esta historia tiene lugar en el planeta de los Saiyanos, hace 1000 años, mucho antes de que se convirtieran en los asesinos de poblaciones enteras que sembraron el miedo en toda la galaxia, en la era del Rey Vegeta...
Si alguna vez te has preguntado cómo estas personas tan poderosas vivían como una sociedad, si quieres saber cuál fue el destino de los guerreros legendarios antes de Broly, si las aventuras de un luchador frenético y emocional en un mundo de matones te tentan, entra en el mundo de la saga de Hanasia.

Próxima página en: 38 dias, 0h.


Parte 1 :123
Parte 2 :456789101112131415
[Chapter Cover]
Parte 2, Capítulo 11.

El principio del fin: Todos contra el Saiyano Milenario

Traducido por Alice

Hanasia estaba echando agua en la frente de su padre.

En la casa de la familia, y en esa misma cama donde su madre había terminado su vida, ahora su padre estaba tendido.

«No te preocupes por mi...» pensó que estaba diciendo, pero Hanasia podía oír otras palabras.

— Estás deprimida, como cuando tu madre murio -murmuró. Hartich trató de levantar el brazo para poner su mano en su rostro, pero no logró hacerlo.

— Sabes, hija mía, dijo en voz alta o simplemente en su cabeza; no soy un buen Saiyano. Cuando recorría el mundo, buscaba algo diferente, pero no lo encontré. Así que traté de ser eso que buscaba, diferente quiero decir. Cuando regresé, me convertí en jefe de una aldea, pero no creo que lo merezca. He puesto toda mi confianza en ti y, lo que es seguro es que realmente eres diferente. Eres la Saiyana más fuerte. Tú eres la más indicada para ser la lider de esta aldea, más que yo, porque puedes sentir la tristeza de otras personas. No, no lo sientes, lo vives. Tú no eres una simple Saiyana. Eres toda una verdadera Saiyana. Cuando los demas sufren, también lo haces tú. Cuando están felices, tu lo estas... Tienes a todos los Saiyanos en ti y por eso eres la Saiyana más fuerte. Podrás guiarlos y pelear a su lado. Tú...

Pero Hanasia nunca escuchó este discurso. Ella solo vio a través de sus lágrimas los ojos de su padre cerrándose mientras su boca seguía moviéndose erráticamente.

Paralelamente, en la base de los Tsuful…

— ¿Bien? ¿Cuál es el problema? ¿Cuál es tu mensaje?

El Tsuful estaba jadeando en la puerta, y no pudo pasar. Sus ojos se movían en todas direcciones. Intentó hablar, pero sus pulmones estaban vacíos. Tuvo que recuperar el aliento una vez más. ¡Qué tranquila era esta sala de control! Pero una especie de ansiedad estaba creciendo y todos los ojos estaban puestos en el mensajero.

Los Tsufuls son personas serias. Sin siquiera saber su nombre, Chiin-Lee ya había hablado varias veces con este empleado y él era una persona seria. Por eso todo el mundo estaba preocupado de verlo sudar, angustiado como si hubiera visto un demonio, incapaz de expresar las noticias que había corrido para contar en persona cuando se podía comunicar fácilmente de una habitación a otra.

Pero no fue lo único que aumentó la inquietud. Detrás de él, y desde la puerta abierta, se oía un inusual rumor de fondo. Todo el edificio era de alto punto de ebullición. Chiin-Lee tomó el micrófono para preguntar qué pasaba en la habitación de al lado. En el videoteléfono, pudo ver que los trabajadores estaban corriendo.

— ¿Qué está pasando? -preguntó con claridad-. Detuvo a aquellos quienes corrian con panico. Miraron el videoteléfono, sorprendidos, como si la pregunta fuera estúpida. De repente consciente de que todavía no había compartido su mensaje, el tipo de la puerta logró tartamudear:

— ¡Hay... Hay dos!

Un haz de luz atravesó el humo y un viento poderoso lo limpió inmediatamente. Todavía de pie en el centro de un cráter de tierra y roca, riendo como un demonio, Romanesco, el Saiyano Milenario, ya no estaba sangrando. Había una mancha negra en su torso: debido al aire caliente que había sido pegado al punto de impacto. Pero ni un rasguño, ni una sola herida.

Ese había sido el ataque más poderoso que podían hacer. Cincuenta Saiyanos juntos, entrenados y sincronizados no podían tocar al Saiyano Milenario. ¿Qué podían hacer ahora? No podían reunir a todo el ejército tan rápido. Era inútil intentar detenerlo. Por otro lado, según los Tsuful, iba a destruir todo en su entorno inmediato mientras tanto. Y se confirmó cuando golpeó el suelo con el puño y lanzó una esfera de poder. El cráter bajo sus pies explotó y el suelo tembló. Nizouki se alejó, haciendo un gesto muy claro: estaba diciendo a los soldados que huyeran.

Cada uno inmediatamente comenzó a salir. Algunos huían a su velocidad, con mucho miedo en el estómago. El Saiyano Milenario lentamente voló y de repente se lanzó sobre uno de ellos que atrapó y sacudió como un sonajero. Nizouki no iba a quedarse aquí y mirar. Tenía una misión y el ejército ya no era su problema. Se fue a su velocidad y, casi a nivel del suelo, voló lo más rápido posible hacia el pueblo de Hanasia. Pero al menos se iba a tomar un día entero para llegar...

Chiin-Lee no lo entendió. La habitación permaneció en silencio también. Todos estaban aquí para seguir el movimiento de la gigantesca tortuga mecánica que volaba sobre el mar hacia el pueblo donde se encontraba el Saiyano Milenario. Pero uno de los técnicos lo había entendido y corrió hacia su teclado.

En la pantalla principal apareció el mapa del mundo, una flecha mostró a la tortuga. Algunos lugares situados con las principales ciudades Saiyanas y el pueblo de la meta que se había añadido para la ocasión. También estaban las ciudades Tsuful. La tortuga estaba usando un camino directo entre una de estas ciudades y el pueblo. El técnico tecleó por un rato y otras marcas aparecieron en este mapa. Una marca intermitente roja que Chiin-Lee conocía: era el marcador de la energía específica del Saiyano Milenario. Esa marca continuó automáticamente cuando la muchacha se había transformado durante el ataque en su aldea.

— ¿Se ha movido? Preguntó alguien en la habitación. Pero otras pantallas e imágenes holográficas continuaron en muchos lugares. En lugar de responder verbalmente a la pregunta de Chiin-Lee sobre el videoteléfono, la gente de la habitación de al lado mostraba imágenes. Una grabación de la sala del trono, imágenes de satélite y otras fuentes.

Otro Saiyano. Otro... Transformado, como la chica. Ahora... son dos.

— Imágenes del satélite del pueblo. ¡Localízame a la chica! -dijo Chiin-Lee, para tranquilizarse.

Mientras avanzaban, observó las imágenes de la sala del trono. El texto indicaba que se trataba de una grabación, mientras que, al lado de ella, pero con menos detalles, podían ver en tiempo real que el Milenario hacía estragos en su camino. Había un montón de dispositivos Tsuful en el palacio y muchas cámaras voladoras habían llegado para enviar mejores imágenes al satélite. El chico llamado Romanesco se enojo durante su lucha y, al instante, se había transformado. Había pasado mucho más rápido que con la chica. Pero lo que era más inquietante es que era mucho más poderoso. Chiin-Lee no había medido los niveles de energía, pero cuando se había transformado, el suelo había sido destruido bajo sus pies, el viento era más fuerte, pero la luz se había extendido por toda la habitación y le había dado una aura mucho más grande. Además, había un cambio sorprendente en todo su cuerpo, no sólo en su cabello. Sus músculos eran gigantes ahora, comparados con su antigua figura de niño, y parecía un monstruo.

¿Tal vez la transformación milenaria era menos impresionante entre las mujeres Saiyanas? O...

— ¡Lo tengo! Exclamó un Tsuful, mostrando una imagen de satélite. La chica salía de su casa. La cámara voladora, que había permanecido en pie, se acercó más.

Los aldeanos se acercaban a la chica y la cámara bajaba para tener mejores imágenes. Se colocó en el techo de un edificio y, acercándose, el Tsuful podía ver las caras de los Saiyanos que ahora rodeaban a la muchacha y hablaban con ella. Ella estaba llorando otra vez.

Chiin-Lee puso las imágenes a un lado y abrió una comunicación con el Saiyano que era el consejero del rey. El consejero tenía una pulsera en el brazo que le permitía comunicarse con el Tsuful. Era un joven combatiente que servía a la familia real y había demostrado ser digno de confianza. De pie en la cima de la torre más alta, estaba observando la lucha del Saiyano desde lejos. Sabía que los Tsuful tarde o temprano tratarían de ponerse en contacto con él y esperaba.

— Asesor, saludos. ¿Cuál es la situación?

— El Saiyano Milenario ha aparecido. El rey está muerto. Nuestro general está reuniendo al ejército. Una parte de ella había luchado al aire libre y todos ellos están muertos. El Saiyano Milenario está matando a los últimos.

Podemos verlo.

— ¿Esta el general Nizouki todavía vivo? -preguntó el asesor. Él es el único que sabe dónde está el Saiyano que ha estado entrenando. Sería necesario que él fuera con él.

— Oh, cierto, el plan de los Saiyanos... Pero era bastante improbable que este general y su guerrero fueran de alguna utilidad.

— "Chiin-Lee", llamó un Tsuful de la habitación de al lado, hemos enviado un avión de guerra hacia la capital. Llegará en media hora. Como la tortuga ya estaba siendo utilizada...

— "Chiin-Lee", dijo otro, hemos encontrado al general. Es el último superviviente del batallón asesinado y actualmente corre hacia el este. El Saiyano Milenario lo ha notado y lo persigue. El general ya ha aanzado varias decenas de kilómetros.

— Hmmm... Él está detrás del general... ¡Llame al capitán del buque de guerra!

— Capitán Aruloku Alebatoru el de la cara con cicatrices, se encontraba en la cubierta superior escuchando Lightning Bold.

— ¿Tienes esos aviones súper rápido? ¿Y podría un Saiyano agarrarse a él, o incluso entrar?

— Sí, y sí, creo que es posible si abrimos la cabina.

— Envía uno de ellos inmediatamente. Manténgalo vacío y controlado a distancia, a toda velocidad hacia el Saiyano Milenario. Hazlo volar cerca del Saiyano que el Milenario está siguiendo.

Nizouki estaba volando lo más rápido posible cuando sintió una presencia bastante estresante detrás de él. Sí, a lo lejos, ¡estaba el Saiyano Milenario siguiéndole los pasos! ¡No estaba destruyendo al azar todo lo que le rodeaba, sino que iba a matar a todos sus enemigos!. Obviamente, el Saiyano Milenario no dejaba una lucha inconclusa…

Iba a atraparlo en unos instantes. No había forma de escapar de él... Pero de repente un extraño aparato apareció a su derecha y voló hacia él cada vez más rápido. Era una cosa voladora hecha de metal y empezó a flotar a su lado. Podría ser un artículo de los Tsuful. Él muy débilmente oyó una voz. Se acercó y vio una especie de asiento en medio del marco. ¡Había un orbe mágico y la voz estaba saliendo de él!

— ¡Entra ahora! ¡Siéntate y deja que se aleje! Es mucho más rápido que tú.

¡Los Tsuful lo estaban ayudando! Qué sorprendente... Pero no podía rechazarlo. Estaba agotado y no tenía elección. Nizouki se arrodilló en el asiento y agarró el respaldo de la silla, cuya anchura era mayor que su altura. Ahora se enfrentaba al Saiyano Milenario que se acercaba cada vez más.

— Dirigite el pueblo de la Saiyana Milenaria, dijo Chiin-Lee. Basa tu velocidad en la velocidad del Saiyano Milenario. Pon un navegador en los comandos del mando a distancia. Si el cazador comienza a lanzar esferas de poder, tenemos que evitarlos, así que necesitamos buenos reflejos. ¡Lightning Bolt! Ve a la aldea también. La tortuga estará allí, como los dos Saiyanos Milenarios. Será el gran lugar de reunión.

— Asesor -dijo ella, usando otra lengua y otro micrófono. Lleva a tu ejército en la dirección que te mostrara el brazalete.

— ¿Cómo sabes a dónde voy? -preguntó Nizouki al orbe.

— Te estamos enviando con el más poderoso Saiyano del mundo, contestó Chiin-Lee.

— El que buscabas. Entonces apagó el micrófono para responder a las miradas de sorpresa que estaba recibiendo de todo el salón: -Bueno, por supuesto. Estaba buscando al mejor Saiyano, ¿no? Bueno, es el otro Saiyano Milenario.

— "Es obvio que estos Tsufuls saben todo sobre nosotros..." pensó Nizouki. "Pero no creo que Hanasia pueda hacer nada. Pero al menos seremos varios los que estaremos allí.

— Está muerto -dijo Hanasia al aldeano-."No tienes que estar triste", dijo uno de ellos. Luchó muy bien.

Entonces, ella vino a la casa a buscar su cuerpo. Cuando salió, los otros ya habían ensanchado el círculo. Estaban listos para el rito funerario. Hanasia respiró profundamente y lanzó al jefe del pueblo hacia arriba. Un escalofrío recorrió su cuerpo al ver los contornos del poderoso cuerpo de su padre cada vez más lejos en el cielo. Había sido lanzado muy alto. Los aldeanos no esperaban menos de su jefe y confiaban perfectamente en la fuerza de su hija. Su movimiento había sido bastante simple, ella no parecía haber usado mucha fuerza. Sin embargo, estaba subiendo a gran velocidad.

Como de costumbre, tuvieron sus esferas de poder preparadas y esperaron a que Hanasia disparara primero. Parecía durar una eternidad. Los más antiguos recordaban que ningún otro jefe había sido tan popular y respetado como lo había sido Hartich. Había sido un jefe muy excepcional. Todos recordaban a su líder en su corazón.

Mientras el cuerpo de su padre caia, Hanasia se rodeó de pronto con un viento poderoso. Todo el polvo en el suelo subió y el aire vibró con estas ondas que Hanasia ya había emitido durante su última pelea, como lo había hecho contra Nizouki, pero no lo sabían. Sin mover sus brazos, todo su cuerpo lanzó una increible esfera de poder que subió y golpeó el cuerpo.

Su tiro fue inmediatamente seguido por otros, pero simplemente se golpearon en el cielo, ya que, Hartich había sido desintegrado segundos antes.

De repente un dolor interno enorme golpeó Hanasia una vez más, pero no era el que ella había estado esperando.

Como un gigantesco y abrumador sentimiento malvado, una presencia amenazadora, mucho peor que la muerte que acababa de presenciar. Ni siquiera era comparable con la sensación que había tenido cuando se enfrentaba al psicópata de ayer, era cien veces peor.

De repente, voló hacia arriba.

Muy lejos, desgracias y cosas convergían hacia el pueblo. Pero el punto más importante era el de la planta baja, en los límites de su vista, donde podía sentir, acercándose a alta velocidad, a la sombra de la muerte violenta que venía a la vista.

Ya no podía pensar en su padre, ya no era el momento. Ahora empezaba a sentirse muy asustada porque sabía que nada bueno iba a suceder.

Lentamente se puso en pie, los demás no se habían movido.

— ¿Qué sucede con Hanasia?

— Un gran poder... la maldad encarnada está llegando. Eso es todo lo que sé. En unos minutos... aquí... todo sera un charco de sangre.

Los aldeanos se miraron, sorprendidos.

— ¡Dejen el pueblo! ¡Huyan!

— Bueno, Hana...

— ¡Ella tiene razón! Gritó uno de los veteranos. ¡Puedo oler la muerte! ¡Viene! "Y voló para verlo con sus propios ojos." Los que podían volar brincaba por los cielos para verlo por sí mismos.

— ¿Esa cosa se acerca?

Los Saiyanos con los sentidos más agudos comenzaron pronto a tener miedo y, a medida que se acercaba, estaban viendo en estos dos puntos próximos algo mucho más aterrador que el invencible luchador de ayer.

Nizouki estaba sorprendido por la velocidad del aparato volador que iba más y más rápido porque Romanesco iba más y más rápido. También se sorprendió de que estuvieran dirigiéndose directamente al lugar de Hanasia. Luego dio un vistazo a lo lejos. Dada su velocidad, era sólo cuestión de segundos. Se preparó para bajar en velocidad.

Esta carrera no había hecho que Romanesco estuviera un poco cansado y tenía todavía más para dar. También vio el pueblo y de repente comprendió que estaba cerca de su objetivo. Vio a varios Saiyanos flotando en el aire. Comprendió que una nueva pelea estaba a punto de comenzar.

— Es Nizouki. ¡Está en un ave voladora de metal!

— Sí -respondió Hanasia. Él... Me trajo al Saiyano Milenario.

— ¿Ese es el Saiyano Milenario? Mira, hay luz a su alrededor.

— ¿Como... el de Hanasia?.

— No, no como el de Hanasia -dijo un viejo Saiyano-.

— Escúchenme, todos ustedes... Grito. Ustedes... No deberan atacarlo. Bajo ninguna circunstancia. ¿Lo han entendido?

— Hemos visto los resultados del análisis del aura. El nivel de poder de la chica está muy por debajo del Saiyano Milenario. Así que, en este duelo hasta la muerte, enviaremos nuestro ataque sólo hacia él. Entonces veremos que haremos, considerando la situación. Nuestras naves llegarán en unos minutos, así que no podemos hacer otra cosa que observar el principio del fin.

— Acaba de llegar al pueblo.

— Lo sé…

Tus comentarios sobre la página:

Cargando comentarios...
[es]
EnglishFrançais日本語中文EspañolItalianoPortuguêsDeutschPolskiNederlandsTurcPortuguês Brasileiro
MagyarGalegoCatalàNorskРусскийRomâniaCroatianEuskeraLietuviškaiKoreanБългарскиעִבְרִית
SvenskaΕλληνικάSuomeksiEspañol Latinoاللغة العربيةFilipinoLatineDanskCorsu